cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

De caminos, grupos e identidades


Miguel Angel Sánchez de Armas


El mundo parece huérfano de aspiraciones. La descomposición social que se expresa en violencia, discriminación, asesinatos, racismo, desempleo, migración forzada, enfrentamiento partidista, ambición política, sexismo, homofobia y muchos otros desencantos colectivos, ha tenido un efecto colateral: una ausencia de propuestas y tendencias culturales.

Esta ausencia es más acusada en la literatura, pues el signo de nuestros tiempos ha sido la imagen, acompañada del florecimiento de productos visuales de todo tipo -no sólo artísticos. Hace tiempo que la publicidad ejerce un relevante dominio en este terreno.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España

Por los caminos de Sancho


 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Tres plumas africanas


De tarde en tarde llega a nuestras manos un libro que se nos mete al corazón y a las entrañas. Pienso que todo lector habrá vivido esta experiencia por lo menos una vez en la vida. Algunos afortunados la experimentamos una y otra vez.

Con esto en mente, presento tres títulos que llenarán esa propuesta. Los tres ­germinaron en el continente que Conrad llamara “negro” sin tener idea del caleidoscopio de tonos, luces y emociones que encierra el territorio del cual somos originarios y que tan ajeno nos es.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

Tres plumas africanas

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

 

    De tarde en tarde llega a nuestras manos un libro que se nos mete al corazón y a las entrañas. Pienso que todo lector habrá vivido esta experiencia por lo menos una vez en la vida. Algunos afortunados la experimentamos una y otra vez.

 

    Con esto en mente, presento tres títulos que llenarán esa propuesta. Los tres ­germinaron en el continente que Conrad llamara “negro” sin tener idea del caleidoscopio de tonos, luces y emociones que encierra el territorio del cual somos originarios y que tan ajeno nos es.

 

    Se trata de Llora, el país amado, del sudafricano Alan Stewart Paton; Todo se desmorona del nigeriano Chinua Achebe y Diablo crucificado, del keniano Ngugi wa Thiong’o.

 

    En la comarca que llamamos “occidental” nos contemplamos el ombligo como si fuera la yema del cosmos y poco o nada nos dicen nombres como Mohamed Dib, Amos Totuola, Rui Knpfli, José Craveirinha, Mongo Beti, Peter Abrahams, Ferdinand Oyono, Kofi Awoonor, Gabriel Okara, William Conton, Agostinho Neto o Shaaban Robert, por mencionar algunos de la legión de alucinantes autores originarios de esa parte del mundo que Józef Teodor, grande como fue, no pudo ni ver y seguramente no habría querido leer.

 

    Decir que mis tres autores son naturales de la más alta cumbre literaria es un lugar común que sin duda me acarreará un rapapolvo del maestro H.M., pero aún así debo correr el riesgo. Considero mi deber la evangelización de quienes no han tenido la fortuna de acercarse a la literatura nacida entre Túnez y Puerto Elizabeth.

 

    La literatura africana escrita, lo mismo que mucha de la latinoamericana, está en deuda con la tradición oral. Los proverbios y las adivinanzas transmiten códigos de conducta y a menudo reflejan la cultura del habitante, mientras que los mitos y las leyendas, dice un experto cuyo nombre se me escapa, “ponen de manifiesto la creencia en lo sobrenatural, además de explicar los orígenes y el desarrollo de los estados, clanes y otras organizaciones sociales de importancia”. Nada más hay que ver el parentezco en primer grado entre Cien años de soledad y Mi vida en la maleza de fantasmas.

 

    Alan Paton nació en Pietermaritzburg, Natal, Africa del Sur, en 1903, unos siete meses después del fin de la guerra boer. Su padre, un inmigrante escocés, era un estenógrafo judicial y aspirante a poeta. La familia de su madre era la tercera generación de colonos británicos en Natal. Sus primeros recuerdos fueron de la belleza del mundo a su alrededor, el esplendor de las flores y el trinar de los pájaros.

 

    También se deleitaba en las palabras, los cuentos y las narraciones bíblicas que sus padres, miembros de la estricta secta de los cristadelfianos, le acercaron. Alan fue un lector precoz y de niño descubrió a Scott, a Dickens y a Brooke.

 

    Fue durante 13 años director del reformatorio Diepkloof y en 1946 se costeó un viaje para estudiar institutos correccionales en varios países. En un hotel en Trondheim, Noruega, comenzó a escribir Llora, el país amado y concluyó la novela el día de Navidad del mismo año en San Francisco. A su muerte en 1988 se habían vendido más de 15 millones de ejemplares y había inspirado dos películas.

 

    Es la historia conmovedora de Stephen Kumalo, un pastor negro que abandona su iglesia en el pequeño pueblo de Ixopo para buscar en Johannesburgo a su hijo y a su hermana, de quienes no ha tenido noticias en varios años. En la ciudad descubre que su hermana es una prostituta desvencijada y triste y que su hijo ha asesinado al primogénito de un ranchero blanco de Ixopo. Regresa a su pueblo con el hijo de su hermana y la novia embarazada de su hijo para enfrentar al ranchero, su vecino.

 

    Chinua Achebe nació el 16 de noviembre de 1930 en Ogidi, al sur de Nigeria, en la ribera del Níger, en el seno de la más importante tribu de esa parte del mundo, los ibo. Fue el quinto de cinco hermanos hijos de un misionero cristiano que creía en la educación moderna y mandó a su prole a escuelas coloniales británicas al mismo tiempo que convivía con familiares que ofrecían sacrificio a los dioses antiguos.

 

    Ese encuentro de mundos, por no decir colisión, es la sustancia de la primer novela de Achebe, Things Fall Apart, aparecida en 1958.

 

    El libro describe los efectos en la sociedad ibo de la llegada de los colonizadores y misioneros europeos a finales del siglo XIX. Según los críticos, Todo se desmorona, aparecida poco antes de la independencia de Nigeria cuando Achebe tenía 28 años, impulsó la reconsideración de la literatura en el mundo de lengua inglesa.

 

    De acuerdo a Wole Solyinka, fue la primera novela en inglés que habla desde el interior de un personaje africano “más que presentarlo en el contexto exótico en que lo ubicarían los blancos”. De esta novela se han publicado más de diez millones de ejemplares en 45 idiomas incluido el español, lo que la convierte en una de las más leídas del siglo XX.

 

    La estadounidense Toni Morrison, Nobel como Solyinka, confesó que Achebe fue el responsable de su romance con la literatura africana y una influencia seminal en sus inicios literarios. “Vivía su mundo de una manera diferente a la mía, insistiendo en escribir fuera de la visión de los blancos, no en contra de ella. Su valor y su generosidad permean su obra... y es difícil describir la devastación y el mal de tal forma que el texto en sí no sea maligno o devastador”.

 

    El 18 de noviembre del 2000 Maya Jaggi publicó un perfil de Achebe en The Guardian. Vale la pena reproducir el párrafo introductorio, pues revela al posible lector mexicano el peso que el novelista nigeriano tiene en el mundo:

 

    “Mientras Nelson Mandela transcurría 27 años en prisión, encontró consuelo y fortaleza en un escritor en cuya compañía los muros de la prisión se derrumbaron. Para Mandela, la grandeza de Chinua Achebe radica en que insertó al África en el mundo sin perder sus raíces africanas. Al tiempo que el nigeriano Achebe utilizaba la pluma para liberar al continente de su pasado, dijo el ex presidente sudafricano, ‘ambos, en nuestras circunstancias particulares y en el contexto de la dominación blanca del continente, nos convertimos en luchadores por la libertad’”. 

 

    Ngugi wa Thiong’o nació en 1938 en la congregación de Kamiriithu en el distrito Kaimbu, una zona conocida como “la meseta blanca” en la Kenya dominada por los ingleses. Fue el quinto hijo de la tercera de las cuatro esposas de su padre, un agricultor degradado a jornalero por un decreto imperial británico en 1915. Su tribu, los kikuyu, es el mayor grupo étnico de Kenya.

 

    Aquella infancia y adolescencia transcurrida en una suerte de esquizofrenia cultural marcaría la obra de Thiong’o, un kikuyu-africano y occidental-cristiano, educado en una escuela inglesa y en las universidades de Makerere en Kampala (Uganda) y Leeds (Inglaterra): hombre tribal heredero de una cultura enfrentada al occidente, despojado de su lengua e inserto en el mundo del colonialismo como catedrático en universidades estructuradas conforme al modelo europeo.

 

    Aunque poco o nada nos diga su nombre en estas latitudes, Ngugi wa Thiong’o es una de las cumbres de la literatura africana y universal. En Kenya sus libros están prohibidos desde que en 1977 el “padre de la patria”, Jomo Kenyatta, y su vicepresidente, Daniel arap Moi, lo encarcelaron y desmantelaron el teatro al aire libre en el que se presentaba su obra Me casaré cuando yo quiera, que habla de la injusticia y la inequidad en aquella nación.

 

    El arresto fue al amparo de un “decreto de seguridad pública”, pues aparentemente en Kenya el teatro y la literatura eran instrumentos de disolución social. Se confirma que en un régimen autoritario –sea nacional, estatal o municipal-, la primera víctima es la inteligencia; la segunda, la verdad.

 

    Parece cuento sobre políticos mexicanos la siguiente anécdota verdadera: apareció un libro de Thiong’o basado en una leyenda kikuyo en la que un luchador social, Matigari, jura alzarse en armas para lograr la independencia del país.

 

    Al popularizarse la historia del relato, el gobierno keniano se alarmó. Parece que a nadie se le ocurrió leer el libro antes de que el ministerio público expidiera una orden de aprehensión en contra del peligrosísimo “agitador revolucionario Matigari” por conspirar para derrocar al régimen.

 

    Podría uno morirse de risa con el chiste de si no fuera por el baño de sangre que provocó la cacería de aquel “alzado en letras” y por supuesto Thiong’o fue a dar con sus huesos a una mazmorra.

 

    Al salir de la cárcel, en una asombrosa y ejemplar decisión, dio un giro a su vida: renunció al inglés, el idioma colonial en el que fue educado; al cristianismo, que fue su religión impuesta; a los valores culturales de Occidente y a su nombre, que hasta entonces había sido James Thiong’o Ngugi.

 

    El fruto de esa decisión fue la primera novela moderna escrita en kikuyu, su idioma materno: Caitaani Muthara-ini (Diablo crucificado), publicada en 1980, con la que clava definitivamente la tapa del ataúd sobre su pasado colonial. Diablo crucificado fue escrita en prisión, sobre tiras de papel sanitario.

 

    Y nada más para que quede clara la esquizofrencia en que vivimos los “occidentales”: una editorial inglesa tradujo el libro al idioma imperial y pronto se convirtió en un best-seller.

 

    Bendita Albión.

 

 


de septiembre de  2020.

 

  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

De caminos, grupos e identidades
Los ‘’obreros de la historia’’
El Volcán Solitario
El Gran Profesor
A un joven escritor
Para decir México
Tres plumas africanas
Asesinato en San Francisco
El Gran Cronopio
Los paradigmas
Enola Gay y Little Boy
El príncipe de la palabra
Sueños de la pandemia
El paladín de la lengua
“Un hombre ha muerto de muerte natural”
El gringo y lo gringo
Chicxulub
La lección del Cerro de Las Campanas
En el México insurgente
Actualidad de Watergate

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Acribillado, lo asesinan en un
baldío de colonia Granjas Unidas
| Portada
Llama Alcalde a juarenses
a realizar trámites en línea durante
las próximas dos semanas
| Portada
Tireotean, matan a joven en
colonia Ricardo Flores Magón
| Portada
Hallan cadáver de hombre a
cielo abierto en Valle del Márquez
| Portada
Asomo de lluvia
hasta de un 60%: PC
| Portada
Ejecutan a balazos a joven
en avenida de Los Aztecas
| Portada
Lo asesinan en una
tapias de El Barreal
| Portada
Interviene la municipal 106 fiesta con
aglomeración riesgosa de Covid-19
| Portada
Balacean fachadas de Los Manantial
Montebello; sin lesionados
| Portada
Mueren otros 18 y sube Juárez a
los 1 mil 100 decesos por Covid-19
| Portada
Acribillan a morir a joven en
una vivienda de la Felipe Angeles
| Portada
Desaparece un niño de 10
años en Riveras del Bravo 7
| Portada
Pide Alcalde Armando Cabada apoyo para Juárez al Presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir Covid-19 | Portada
Matan sicarios a un joven en su vivienda de Urbivilla del Campo | Portada
Lo matan a tiros al abrir la
puerta de su casa en la Galeana
| Portada
Pide Gobierno Municipal tener
cuidado con información falsa que se difunde a través de redes sociales
| Portada
Entra este domingo el Horario de
Invierno para el interior del país
| Portada
Mueren otros 12 y se elevan a 1 mil
082 los decesos por Covid-19 en Juárez
| Portada
Interviene la municipal en 12 fiestas
privadas en esfuerzo contra el Covid-19
| Portada
Gana Mario Delgado con ventaja
de 17.2% la dirigencia de Morena
| Portada


Gotera

  

   Que sirvan las otras.

   Así se le ha visto en este último tramo de gobierno, divertido en el juego de la politiquería sobre todo en el exterior de la entidad, en la pura chunga de la autopromoción, en interminables festivales opositores.

   Activo para sí y su partido pero ajeno a lo verdaderamente primordial que resulta ser la epidemia del Covid-19 para los chihuahuenses, ahora en medio de aguda reinfección.

   En esos ánimos electorales, el gobernador no tuvo en las últimos meses más tema que el artificial drama del agua de La Boquilla, de instalaciones secuestradas por sus correligionarios para evitar el pago de líquido a los EUA bajo el Tratado de 1944.

   Ha viajado a otros estados de la república en convites de la agrupación de gobernadores separatistas, y lo hizo también a la Ciudad de México, más de lo que ha visitado Ciudad Juárez renovado epicentro de la mortandad estatal por el coronavirus.

   Va por esos otros lugares haciendo valer el dicho de 'candil de la calle y oscuridad de la casa', en defensa de quienes se esfuerzan por creer que la entrega de agua, como desde hace 76 años, es un despojo, y así con ese traje de redentor cosechar el voto local para el '21 y por supuesto también en pos de voluntades para la grande del '24.

   Y es ahora cuando el prolongado descuido pasa la factura con alta tasa de contagios y muertes sobre todo en la olvidada frontera, donde la ausencia del Gobierno Estatal se ha hecho más que notoria en la regulación del transporte público de masivo contagio.

   El repunte con el mayor pico de contagios y muertes, ha sido negado por el gobernador, que no solo tardó cinco días para aludir a la situación, sino que lo hizo para negar que se trate de un rebrote.

   El aceleramiento de la pandemia es tal que ya para este sábado Chihuahua aparecía en primer lugar en las gráficas nacionales de ocupación de camas.

 

   Pero el gobernante sigue con la agenda volteada...busca votos cuando en realidad los pierde.


Más Gotera

Leviatán

El último Cheyen viviente, el Sullivan


Ramón Quintana Woodstock

 

Hoy murió un viejo conocido, éramos amigos de ocasión, pero nos apreciábamos bastante. Allá en mis inicios en la radio yo le enviaba saludos como “el último Cheyen viviente” debido a que jugaba fut bol americano con los Cheyenes de la preparatoria Altavista. La penúltima vez que lo vi fue en El Eugenios, en esa ocasión me platicó que el que escribe, en cierta guarapeta de dolor por una dama, las copas excedieron la razón y me tuvo que llevar a casa, hecho un costal, pero lo más importante: “Reymon, caminamos rumbo a mi casa, y te llevaste un estacionómetro, te detuviste y lo sacaste”. -¡queeeeeee! Realmente el amor me tenía loco y borracho, tan es así que no recuerdo ese pasaje, aunque recuerdo muy bien el día y a la que provocó mi tristeza. Era muy joven y me...



Más Leviatán

La Nota Nostra

El más divertido

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Me levanto muy temprano desde siempre, mi madre me condujo por ese espinoso camino de dormir poco y vivir mucho, lo disfruto encantadoramente, ahora subirme a la moto y respirar el aire limpio rumbo a Villahumada me resulta una desfibrilación cardiaca. En el mismo tenor, he invitado a varios conocidos a que visiten el parque, porque eso es como ponerle un centavo a la rocola que te da muchas canciones de alegría, pero el parque ahora es como un desierto, la gente no quiere ejercitarse cuando menos para fortalecer las defensas, pero si está tragando como animal, ahí no hay pandemia que valga….

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Entre la ineptitud, el engaño y la traición

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hay cosas que son tan evidentes que sólo se podrían pasar por alto por ignorancia o complicidad.

Tres muy concretas.

1)   El gobierno municipal hace licitaciones con claros indicios de estar amañadas. Es decir, elaboradas para que un proveedor en particular gane el contrato. Esto significa que hacen negocios turbios con el dinero público. Nombres, datos y todo lo necesario se puede encontrar aquí: https://planjuarez.org/riesgo-de-corrupcion-en-contrataciones-municipales/ Puedes ignorarlo, pero el riesgo existe.


Mas Juárez

Sindéresis

Rápidos y furiosos ¿El poder judicial sometido?

 

Francisco Flores Legarda


Cada vez que alguien hace un comentario o emite una opinión con relación a un caso de corrupción inmediatamente aparecen los llamados:

Rápidos y furiosos

Si los rápidos porque mas tardas en darle intro a un comentario en que aparezcan muchos contradiciendo tu comentario o sacando otros casos que no tienen nada que ver con el comentario en mención o la opinión que emites.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
[email protected]