cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Manuel Buendía, in memoriam


Miguel Angel Sánchez de Armas


Cada año, en la misma fecha de mayo, publico la misma columna. Sólo actualizo el tiempo transcurrido. Es la machacona esperanza de que algún día sabremos la verdad: quién tomó la decisión, quién organizó el operativo, quiénes consiguieron el arma, planearon la emboscada y jalaron el gatillo; quiénes protegieron –o eliminaron- a los pistoleros.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Bendeciría EE.UU. un golpe blando en España?

Germán Gorraiz Lopez

Tras la implementación por el Gobierno de Sánchez del Estado de Alarma debido a la crisis del COVID-19, la sui generis democracia española habría devenido en una seudoautocracia en la que todos los poderes quedan concentrados en el Presidente y en su brazo ejecutor, el Ministerio de Sanidad. En esta tesitura, la oposición se encuentra desarbolada al verse incapaz de evitar la aparición en el BOE de los sucesivos Decretos-Leyes implementados por el Gobierno, quedándole tan sólo el recurso al pataleo traducido en caceroladas y escraches.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

La Bestia

Era un joven de intensos ojos azules, apuesto como gacela y dado a la melancolía, seductor de mujeres y hombres, que un día comenzó a perder la vista y dejó su vida de molicie en Londres para irse a vivir al Sudán. En los siguientes años se convirtió en uno de los más extraordinarios peregrinos y escritores del siglo, tan grande como los novelistas de aventuras del XIX pero a diferencia de muchos de ellos, trotamundos real y no mental.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Bestia

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

  

   Era un joven de intensos ojos azules, apuesto como gacela y dado a la melancolía, seductor de mujeres y hombres, que un día comenzó a perder la vista y dejó su vida de molicie en Londres para irse a vivir al Sudán. En los siguientes años se convirtió en uno de los más extraordinarios peregrinos y escritores del siglo, tan grande como los novelistas de aventuras del XIX pero a diferencia de muchos de ellos, trotamundos real y no mental.

 

   Para retomar el juego de una entrega pasada, doy al lector una pista: no hablo de Joseph Conrad, aunque mucho tuvo en común con el sin par autor de Nostromo. Separados por más de un siglo, tienen en su abrevar de la cultura de la pérfida Albión un común hilo espiritual, aunque como todos sabemos Conrad nació como Józef Teodor Konrad NaÅ‚Ä™cz-Korzeniowski en Berdichev, en la Polonia ocupada por los rusos, hoy Ucrania, y nuestro personaje, al igual que Byron, vio la primera luz en Sheffield, en el verde corazón de Inglaterra.

 

   Ambos fueron esforzados, obsesivos vagamundos. Conrad se embarcó a los 16 años, luchó en España en las filas del ejército de don Carlos, viajó hasta el extremo del mundo de entonces -el archipiélago malayo y el río Congo- escribió 13 novelas y su pasión amorosa lo llevó a las puertas del suicidio. Nuestro autor en cambio fue más que navegante, caminante. Recorrió a pie los desiertos de África, las áridas extensiones de la Patagonia y los misteriosos eriales australianos en donde el tiempo se detuvo en una época anterior a la memoria del hombre.

 

   Tuvo amores indiscriminados sin que se sepa si alguno le dolió como para quitarse la vida, publicó seis libros y al morir en Francia en 1989 de una misteriosa enfermedad, después revelada como sida, dejó preparado el sugerente título ¿Qué hago yo aquí?, con el que cimentó la leyenda que se había forjado a sí mismo durante años, pues fue, como dijo un impaciente corresponsal de Babelia en marzo de 1997, “¡un señor que [siempre] dejaba pistas falsas!”.

 

   Habrá ya columbrado el lector que hablamos de Bruce Chatwin, una de las personalidades literarias más atractivas de nuestra época, aunque su obra sigue siendo poco conocida en México. Federico Campbell le dedicó una de sus “Horas del lobo” en Milenio, pero hasta donde sé los lectores aztecas de este inglés errante forman un club tan hermético y reducido como en su tiempo fueron los seguidores americanos de Tolkien, así que sin duda estamos en el feliz y propicio momento de un aggiornamento literario. Elevemos una oración para que Hollywood lo descubra, lo lleve a la Gran Pantalla y los editores nos inunden con nuevas ediciones de sus libros… quiera Dios que con mejores traducciones que las argentinas de Tolkien... digo, para no pasar pena ajena.

 

    Los libros de Chatwin no son de fácil clasificación. Uno de sus más conocidos, En Patagonia, acepta muchas lecturas. Es sin duda una novela, pero también un diario de viajes, muy cercano, incluso en estilo, a Far Away and Long Ago de William Henry Hudson, el delicioso volumen de recuerdos aparecido en 1918. Dice la Encarta que “sus viajes por Dahomey y Brasil dieron lugar a una novela sobre el primitivo comercio de esclavos, El virrey de Ouidah (1980). La colina negra (1982) describe la vida en una granja galesa. Para muchos, la obra más importante de Chatwin es La línea de la canción (1987), una meditación sobre el nomadismo y los aborígenes australianos —mezcla de filosofía, fábula, libro de viajes y novela— que escapa a toda definición. El misterioso relato Utz (1988) es un espléndido retrato psicológico de un obsesivo coleccionista checo de porcelana de Meissen”.

 

   Supongo que en términos generales se puede decir de su obra que es la memoria de un observador dividida en episodios convencionalmente llamados libros por el resto de los mortales. Tampoco la vida o la personalidad de Bruce puede insertarse en un molde. Creo que Chatwin se encuentra en un apartado de seres humanos no fácilmente clasificables.

 

   Este inglés de Sheffield que nació a las ocho y media de la tarde de un caluroso 13 de mayo del año de Dios 1940 en el seno de una familia de clase media “sin pretensiones”, fue con el tiempo un misterio y una revelación para quienes le rodearon. Al igual que Tolkien, tuvo una niñez enfermiza. A los nueve años su tío favorito fue asesinado en algún lugar del África Occidental Británica, extenso territorio en donde hoy se asientan Nigeria, Gambia, Sierra Leona, Benin, Ghana y parte del Camerún, y esto avivó la imaginación del muchacho, quien de inmediato se puso a leer todo lo que encontró sobre ese rincón del Imperio.

 

   Su madre se llamaba Margherite y gustaba de confiar a sus amistades que el parto del pequeño Bruce había sido difícil, “pero el bebé increíblemente bello”. Su padre era un abogado tranquilo, juicioso y muy respetado.

 

    La apostura –belleza se diría- y una capacidad casi ilimitada, obsesiva, para la conversación, fueron dos de sus rasgos. Tan distinguido era su porte que naturalmente todos los que trataban con él lo asumían aristócrata, o no inglés, como fue el caso de la esposa de Carlos Fuentes, según nos dice Nicholas Shakespeare, su biógrafo.

 

   Pero no sólo las mujeres del pueblo lo encontraban irresistible. La gran escritora y activista Susan Sontag dijo de él (en traducción libre mía): “Era asombroso mirarlo. Hay muy pocos en este mundo con una figura tan cautivante y encantadora... el estómago se comprime y el corazón pierde un latido, pues no estamos preparados para esa imagen. Lo vi en Jack Kennedy y Bruce lo poseía. No es sólo belleza... es una luminosidad, es algo en la mirada... y ejerce su fascinación sobre ambos sexos...”

 

   “Un niño, un trozo de piel de brontosaurio, una tierra remota”. Así comienza En la Patagonia, el libro con el que Bruce Chatwin debutó a los 37 años y con el que alcanzaría fama como escritor. “Con él, y con los que siguieron, contribuyó a crear un nuevo estilo en la literatura de viajes, una forma de escribir que sería imitada hasta la saciedad”, dice Isidoro Merino. Y Javier Reverte recuerda que para este escritor ser nómada fue sello distintivo combinado con una poco común solidez literaria, quizá debido a que, de nuevo Reverte, “el viaje literario es el más rentable porque lo haces tres veces: al planearlo, al pisar el camino y al escribirlo”.

 

   Shakespeare conoció a Chatwin en Londres en 1982 y es interesante su recuerdo. Lo visitó en su estudio de Eaton Place en donde una bicicleta estaba recargada en la pared y un libro de Flaubert tirado el suelo. “Era más joven de lo que había imaginado, con aspecto de refugiado polaco, anoréxico, pantalones anchos, pelo gris rubio, ojos azules, facciones afiladas y verbo como navaja [...] No dejó de parlotear desde el momento en que ingresé a su pequeña habitación del ático. En minutos me había dado el teléfono del rey de la Patagonia, el del rey de Creta, el del heredero del trono azteca y el de un guitarrista de Boston que se creía Dios”.

 

  A Chatwin no le gustaba dar entrevistas, pero Shakespeare lo convenció de que participara en una mesa en televisión con la oferta de compartir créditos con el mismísimo Borges. Bruce llegó primero al estudio y cuando vio aparecer al Gran Viejo comenzó a parlotear sobre sus libros y su obra. “¡Es un genio!”, dijo en voz alta. “No puede uno salir sin su Borges. Es como empacar el cepillo de dientes”.

 

   Don Jorge Luis, quien avanzaba por el pasillo de la televisora del brazo de Shakespeare, escuchó, se detuvo, alzó un poco el rostro y sin dirigirse a nadie en particular, exclamó: “¡Qué antihigiénico!”

 

   En retrospectiva alguien podría decir que Chatwin fue personalidad maniática, obsesivo-compulsiva. Era muy capaz de dar el primer paso de un viaje que podría ser de uno o mil kilómetros, sin más equipaje que su libreta parisina de hojas gruesas y pastas de piel en donde anotaba en letra minúscula –más pequeña cuanto más personal era la entrada- sus observaciones sobre todo lo que cruzara su camino.

 

   Me divierte imaginar la sorpresa de un jeque en Benin, de unos alemanes ortodoxos en el sur de Argentina o de una familia de aborígenes en Queensland, al aparecérseles este inglés desgarbado en la tienda, en el establo o entre los arbustos y decirles, como si fuera una visita familiar largamente esperada, “Hola, soy Bruce Chatwin. ¿Charlamos?”

 

   En un artículo publicado en LAWeekly en marzo del 2000, Shakespeare recuerda que Joan Didion dijo: “Nos contamos cuentos a nosotros mismos para sobrevivir” y cree que esto fue “más cierto para Chatwin que para la mayoría de nosotros. Cuando le pregunté a Salman Rushdie ‘¿Qué es esa Bestia que Bruce intenta mantener a raya?’, respondió con gran agudeza: ‘La Bestia es la verdad sobre sí mismo. La gran verdad que oculta es su verdadera identidad’.

 

   “No fue sino hasta sus últimos meses, cuando enfermó, que la verdad salió a luz. Diez años después de una visita al África Occidental, en la tarde del 12 de septiembre de 1986, Bruce fue internado en el pabellón de emergencias del Hospital Churchill de Oxford. Su ficha de ingreso sólo lo identificó como escritor de viajes de 46 años, vih positivo”.

 

 

9 de febrero de 2020.

 

  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas: Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Manuel Buendía, in memoriam
Creación en las tinieblas
La sombra del revolucionario
El género del silencio
La peste
El incidente de Tampico
Escribir en el apando
Retorno a Macondo
El león y el unicornio
Después del coronavirus
Morir de amor
El niño Fidencio
Todo se desmorona
Un libro llamado Ulises
Memoria de Los heraldos negros
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
La Bestia
Diablo crucificado
¡Nunca más!
Mercaderes de la muerte

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Venía con 176 mil dólares ocultos
en el auto; lo atrapan en Presidio
| Portada
Rescatan bomberos a trabajador
atrapado en derrumbe en de La Torres
| Portada
Caen en la colonia Obrera
con casi 4 kilos de cocaína
| Portada
Sicarios asesinan a joven en
colonia Cazadores Juarenses
| Portada
Llevaba 26 libras de 'cristal'
y cae en el De Las Américas
| Portada
Se quema auto a las puertas
de un taller en la Morelos
| Portada
Reparan más de 81 mil metros bajo
el Programa Emergente de Bacheo
| Portada
Tumba tráiler dos postes
de Telmex en la zona centro
| Portada
Caliente fin
de semana: PC
| Portada
Participa Presidente Municipal en inauguración del Hospital para Pacientes COVID-19 en Recuperación del IMSS | Portada
Llama UACJ a inscripciones
en línea para próximo semestre
| Portada
Otras siete, y llega Juárez a
las 313 muertes por Covid-19
| Portada
Balean, asesinan a joven
en arroyo de Rancho Anapra
| Portada
Al alza, a los 41º C. y
20% de lluvia probable: PC
| Portada
Matan a balazos a joven en
calles de la División del Norte
| Portada
Autoriza Cabildo donación de predios
a favor de instituciones educativas
| Portada
Arrestan a 9 policias de Gobierno del
Estado por desvalijar una vivienda
| Portada
Asesinan sicarios a un
joven en colonia Niños Héroes
| Portada
Lesionado en intento de
ejecución en colonia El Mezquital
| Portada
Realizará UACJ el coloquio
sobre la postpandemia COVID-19
| Portada


Gotera

    'Nadar de muertito'.

    Paros.

    Protestas.

    Y plantones, de nada sirvieron.

    Nadie en Gobierno del Estado escuchó a los obreros en repetidos actos de inconformidad contra las decenas de maquilas que se negaron a cerrar para evitar el contagio del Covid-19.

    De principio a fin, a lo largo de nueve semanas, el gobernador y su patronal gabinete de trabajo, social, de salud y economía nadaron de muertito para cumplir con la vergonzante meta de omisión y vista gorda.

    Eso sí, fue todo un desafío de magia, conmiseración y malabarismo en la mayor feria de korima y limosna que se haya visto en el rancho como aparato distractor y a fin de aparentar el mayor esfuerzo por aliviar las carencias del pobrerío.

    En ese empeño, GobEdo emparejó ese largo tenederete de distracción y sana-sana-colita-de-rana precisamente a ese tramo de primera, segunda y tercera fase de la pandemia.

    Todo menos parar la maquila y el transporte contaminantes.

    Hasta lo imposible se hizo porque pasara inadvertido el incumplimiento del decreto federal que ordenaba el cierre de toda empresa de actividad no esencial.

    Cosa tan escandalosa que por supuesto todo mundo de enteró de la ilegal operación de buena parte de la industria extranjera durante la Jornada Nacional de Sana Distancia (Jnsd / 23 de marzo-30 de mayo) que recién termina.

    Irregularidad que sin duda derivó en la infeccción y muerte de trabajadores, aunque no haya autoridad que trabaje por establecer en qué medida.

    Pero uff¡ al fin termina el chorrillo, don Javier ya no tendrá porque escurrir el bulto, y pronto se verá como sale ufano a decir que Juárez reanuda la --para muchos miles nunca interrumpida-- actividad de maquila en el ramo automotriz, ya 'esencializada' a partir de junio.

    La mortandad de ese trecho y sector irá, aquí sí, al archivo muerto, se le echará tierra al asunto...y nadie pagará por esas muertes forzadas.


Más Gotera

Leviatán

El DJ


Ramón Quintana Woodstock

 

Lo recuerdo bien, era cualquier tarde después de salir de la maquiladora, acudí a ese lugar donde vendían discos de acetato, en uno de los pasillos estaba aquel hombre de pelillo largo, creo que era 1990, me acerqué porque creí conocerlo, en efecto, era Joel el ex compañero de la segunda preparatoria en la que intenté culminar mis estudios, al igual que yo, también salió fulminado. Teníamos cosas en común: pertenecíamos a la clase del proletariado, y a la periferia de la ciudad, pero mejor aún, nos gustaba la música.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Carta al Viejo del Costal

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Cuídate Viejo del Costal, porque ha llegado un estratega que está reinventando todo, es un personajazo que levanta ámpula en donde se pare, él perfecciona los estándares, los reinventa y los hace a su modo y la gente se le entrega cual torero en el Coso de Insurgentes. Te digo que te cuides porque  es bueno con el lenguaje, maneja a las masas como blandengues, lo que dice siempre causa controversia porque lo que dice es ley, no tiene clemencia (ni prudencia) cuando dice, ni como lo dice, es encantador con las viejitas porque ha revivido palabras que ya tenían epitafio.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
 [tally] 13%
Represalia por no haber votado por el PAN
 [tally] 22%
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
 [tally] 6%
Se guarda el dinero para la campaña del '21
 [tally] 3%
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
 [tally] 31%
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
 [tally] 0%
Demasiado dinero en propaganda oficial
 [tally] 9%
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
 [tally] 0%
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
 [tally] 16%
Este sondeo de opinión no tiene valor estadístico, responde tan sólo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean manifestarse.

DesdeJuárez

La pandemia no frena la política

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Sé lo que tengo que decir, pero cómo empezar.

Tal vez sea por la emergencia sanitaria y la falta de cervezas. Dicen que ya surtieron las tiendas de nuevo. ¿Será?

Un amigo tiene un restaurante. A veces abre, otras no. Para vender necesita comprar insumos, si no vende suficiente el costo es mayor a la ganancias. Ante esa situación resulta menos riesgoso no abrir. Pero no abrir implicará ¿cerrar definitivamente?


Mas Juárez

Sindéresis

El virus de la ultraderecha

 

Francisco Flores Legarda


“Confiar no es saber todo sobre alguien, sino no necesitar saberlo.”
Jodorowsky


El sábado 30 de mayo se manifestaron sobre ruedas, en varias ciudades del país, un conjunto de ciudadanos atendiendo a la convocatoria de una organización de ultraderecha. El número de participantes, sus consignas antidemocráticas, todos los dislates que pusieron en pancartas y circularon en redes, no son suficientes para negarle atención al hecho de esta movilización. Sin ignorar su pequeñez, merece un análisis provisorio y preventivo. Por ello, a continuación, sugiero dos esquemas para poner al alcance de quien esto lee, las posibilidades nefastas de esa protesta motorizada. Su ansia golpista releva sus máscaras.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
[email protected]