cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Manuel Buendía, in memoriam


Miguel Angel Sánchez de Armas


Cada año, en la misma fecha de mayo, publico la misma columna. Sólo actualizo el tiempo transcurrido. Es la machacona esperanza de que algún día sabremos la verdad: quién tomó la decisión, quién organizó el operativo, quiénes consiguieron el arma, planearon la emboscada y jalaron el gatillo; quiénes protegieron –o eliminaron- a los pistoleros.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Análisis descriptivo de la información oficial disponible sobre el COVID en Ciudad Juárez y el estado de Chihuahua


Leobardo Alvarado


Introducción

La crisis del coronavirus es multidimensional: de salud, económica, política y cultural. Es una crisis porque se trata de una situación o coyuntura que supone cambios que tornan ineficaces y ponen en riesgo procesos sociales, estructuras, objetivos y modos de actuar tradicionales, conocidos, usuales y experimentados.  Las crisis cuestionan la eficacia de esos factores sobre los resultados o expectativas que prevalecían antes de esa coyuntura. Generan inestabilidad, incertidumbre y temor. Pueden generar reacciones inesperadas y efectos que agudizan o mitigan las causas que producen la nueva situación o coyuntura. Es multidimensional, porque siendo una crisis de salud provocada por la diseminación de un nuevo virus, impacta las estructuras económicas y políticas y estimula nuevas formas de pensar y actuar en torno a muchos temas de la vida social, como son la responsabilidad individual y la vida en colectividad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Bendeciría EE.UU. un golpe blando en España?

Germán Gorraiz Lopez

Tras la implementación por el Gobierno de Sánchez del Estado de Alarma debido a la crisis del COVID-19, la sui generis democracia española habría devenido en una seudoautocracia en la que todos los poderes quedan concentrados en el Presidente y en su brazo ejecutor, el Ministerio de Sanidad. En esta tesitura, la oposición se encuentra desarbolada al verse incapaz de evitar la aparición en el BOE de los sucesivos Decretos-Leyes implementados por el Gobierno, quedándole tan sólo el recurso al pataleo traducido en caceroladas y escraches.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Un amigo de Dios

Comenzamos con un acertijo. ¿Podrá el lector adivinar de quién hablo? Un escritor, nacido alrededor de 1890, es famoso por tres novelas. La primera es corta, elegante, un clásico inmediato. La segunda, su obra maestra, presenta a los mismos personajes, aunque es más larga y compleja, e incorpora en forma creciente elementos míticos y lingüísticos. La tercera es enorme, una locura, ilegible. Una pista: no se trata de Joyce.

Un escritor, nacido alrededor de 1890, denunció la producción masiva, el estruendo del tráfico y la crueldad y fealdad de la vida moderna europea, y amó los árboles y la verdura de la campiña inglesa en donde vivió de niño, así como a las pequeñas y delicadas criaturas con las que se topó en las leyendas nórdicas. Una pista: no se trata de D. H. Lawrence.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un amigo de Dios

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

          Comenzamos con un acertijo. ¿Podrá el lector adivinar de quién hablo? Un escritor, nacido alrededor de 1890, es famoso por tres novelas. La primera es corta, elegante, un clásico inmediato. La segunda, su obra maestra, presenta a los mismos personajes, aunque es más larga y compleja, e incorpora en forma creciente elementos míticos y lingüísticos. La tercera es enorme, una locura, ilegible. Una pista: no se trata de Joyce.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, denunció la producción masiva, el estruendo del tráfico y la crueldad y fealdad de la vida moderna europea, y amó los árboles y la verdura de la campiña inglesa en donde vivió de niño, así como a las pequeñas y delicadas criaturas con las que se topó en las leyendas nórdicas. Una pista: no se trata de D. H. Lawrence.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, mezcló porciones de literatura antigua en su propia obra maestra, incorporándolas magistralmente conforme avanzaba. Una pista: no se trata de Pound.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, se declaró monárquico y católico. Una pista: no se trata de Eliot.

 

          Los más antiguos de mis lectores –antiguos en el sentido clásico- quizá hayan adivinado ya de quién hablo. Y si son de mi edad y fueron como yo vagamundos y en su camino a Damasco se toparon en un callejón con el graffiti “¡Frodo vive!”, entonces ya lo saben de cierto. Para los más jóvenes, quizá un cuento les ayude:

 

          “Había una vez un cuarentón, profesor de lingüística y filología, que sabía más que nadie en el mundo sobre las antiguas lenguas nórdicas y el Beowulf. El maestro había quedado huérfano muy joven, y el ejército de su país lo mandó a una guerra terrible en cuyas trincheras estuvo a punto de perder la vida. Anegado en el lodo sanguinolento, y apabullado por el estruendo del cañón y la metralla y los lamentos de amigos y enemigos, quizá haya imaginado el mundo que creó cuando muchos años después interrumpiera por un momento la calificación de un examen para escribir al reverso de la hoja: “En un agujero en el suelo vivía un hobbit”.

 

          El escritor de quien hablo, nacido alrededor de 1890 en África del Sur, es J.R.R. Tolkien (John Ronald Reuel) hoy una referencia doméstica gracias a Hollywood, pero en mi adolescencia vicario de un rito arcano cuyos miembros nos reconocíamos por señas secretas y conjuras pronunciadas en voz baja como esa de: “¡Frodo vive!” Hoy me asombra que haya sido hasta fines de los ochenta que encontré en mi propio país con quien hablar sobre la tetralogía de Tolkien y sus asonancias y disonancias con, entre otros, Joyce, Lawrence, Pound y Eliot, de la manera juguetona que se consigna al inicio de este texto y que ojalá fuera mía, pero lo es de Jenny Turner, la espléndida periodista autora de Razones para amar a Tolkien.

 

          He aquí un personaje deslumbrante y paradójico. De él se dice que era aburrido en una sociedad y un siglo de tiesuras, y que su devoción por la filología se percibía anticuada incluso entonces. Pero la obra de este flemático inglés nacido en Sudáfrica, quien nunca alzaba la voz, vestía siempre en tweed y chaleco y fumaba pipa, despertó una corriente pasional pocas veces vista en la literatura. Jenny Turner confiesa que le asusta haber pasado “demasiado tiempo” de su adolescencia en compañía del demiurgo de El señor de los anillos y que ya adulta si bien encuentra los libros repetitivos y “ruidosos”, estos siguen conectándose a su espíritu de manera inquietante. “Hay una succión, un algo primigenio que se transmite entre ambos, como cuando una nave espacial se enchufa a la nave madre. Es como el seno materno, es un alivio infantil... que también es como un hoyo negro”. Escalofriante memoria, pero humana y generosa si la comparamos con otros juicios, como el de mi admirado Edmund Wilson: “Hipertrofiado... Un libro infantil que de alguna manera se salió de madre... Una pobreza creativa casi patética...”. John Heath-Stubbs estima que la obra es “Una mezcla de Wagner y el osito Winnie Pooh, mientras Germaine Greer exclama que fue “su pesadilla”.

 

          Vaya, pues. Supongo que el viejo profesor, tan enemigo de las pasiones terrenas, nunca imaginó que la obra iniciada con la frase, “En un agujero en el suelo vivía un hobbit”, fuera a despertar tantas y tan opuestas durante tantas generaciones, pues a estas alturas del siglo y mal que me pese gracias al cine, la cofradía tolkiense es ya una muchedumbre. No escapa a la aguda e inteligente mirada de Jenny Turner la paradoja: si los libros son tan criticables, ¿por qué a tantos millones les han apasionado?

 

         No es una pregunta fácil. El Hobbit (1937) me encontró en una librería del extranjero aún adolescente y lo compré por no dejar, por tener algo que leer en el vuelo de 13 horas que me esperaba por la noche. En el aeropuerto comencé la lectura y a la mitad del vuelo maldije no haber adquirido los tres tomos de la secuencia, conocida como El Señor de los Anillos (1954).

 

         Una mirada crítica descubre inconsistencias en el texto, en los diálogos, en los personajes y en la narrativa. Yo extirparía a Tom Bombadil, un personaje arbóreo que transcurre cantando tonadillas hueras y que no tiene mayor consecuencia en el resto de la historia, y trabajaría la estructura interna de algunos protagonistas así como la lógica de varios episodios (y ya que de utopías hablamos, también sacaría del mercado la horrenda traducción de Taurus con su majadera “castellanización” de nombres que en vez de un Bilbo Baggins nos sirve un “Bilbo Bolsón” amén de otras aberraciones asestadas a la obra del viejo profesor.)

 

          Pero como dicen los sajones, al final del día lo que me queda es una profunda identificación con la obra, una suerte de simbiosis que, ahora lo pienso, tiene en verdad algo de misterio sobrecogedor. La leo y la releo; sé de memoria pasajes enteros; y cada vez que la visito descubro en ella algo novedoso. Quizá ahí esté la explicación. Tolkien fue capaz de comunicarse con otros espíritus en un nivel anímico primario que escapa a toda explicación y que tiene como hilo conductor las emociones y sensaciones más humanas.

 

          ¿Y quién fue este personaje, esa suerte de hobbit mayor? John Ronald Reuel Tolkien nació el domingo 3 de enero de 1892 en Bloemfontein, África del Sur, después de un parto difícil y prolongado. A ese país habían emigrado sus padres en busca de fortuna, y ahí creció, un niño débil y enfermizo. A la muerte del padre en 1896, la madre regresó a Inglaterra, en 1900 se convirtió al catolicismo y en 1904 murió de diabetes, enfermedad incurable en la época.

 

          La madre es un personaje fascinante por derecho propio y estoy convencido de que su personalidad impregna a los espíritus etéreos y fuertes de las pocas mujeres en la obra de J.R.R. Antes de casarse con Arthur Tolkien a los 21 años había sido misionera de la Iglesia Unitaria en África y, créalo o no el lector, ¡impartió catecismo en el harén del sultán de Zanzíbar!

 

          Ahora bien, imaginémonos a esta familia de la clase media pobre en la Inglaterra anglicana y victoriana de entonces y las consecuencias que sin duda esto tuvo en la sensible personalidad del niño J.R.R.. ¿Recuerda el lector a Shelob, el mefistofélico ser que en forma de tarántula gigante custodia el paso de Cirith Ungol a Mordor por donde deben transitar Bilbo y Samwise merced a las intrigas de Gólum? Pues en Sudáfrica el niño Tolkien tuvo experiencias memorables: un encuentro con una peluda tarántula, que lo picó, y con una serpiente. Y un sirviente de la familia “lo tomó prestado” durante varios días para llevarlo a su aldea y presumirlo a su extensa parentela, con las consecuencias que el lector podrá imaginar. Creo que su niñez africana, su adolescencia en la campiña inglesa, su estancia en las trincheras en la primera guerra mundial -donde el gas mostaza daño su salud para siempre y en donde perdió a la mayoría de sus amigos- , su vida enclaustrada como profesor de filología y sajón antiguo… toda su existencia, pues, está reflejada en la saga de los Baggins, desde la fiesta a la que asisten los enanos sin invitación, hasta la última escena en que Bilbo, Frodo y otros personajes abandonan para siempre la inolvidable Tierra Media.

 

          Pero me estoy saliendo de tono. Si el viejo profesor pudiera leer estas cuartillas y en particular el anterior párrafo, sin duda las haría confeti, ya que detestaba a los críticos y a los exégetas... ¡y a fe mía que tenía razón! Así que en resumen diré que los cuatro libros de la saga (El Hobbit,  El Señor de los Anillos, Las dos torres y El regreso del rey), con El Silmarilion integran una república abierta a quien desee pedir la ciudadanía del país mayor del gozo, que es la tierra de la imaginación.

 

  Nota bene. Reuel, el tercer nombre de Tolkien (John Ronald), es un apelativo heredado de padres a hijos en esa familia, y quiere decir, literalmente, “Amigo de Dios”. Sin duda el escritor lo fue.

 

10 de noviembre de 2019.

 

  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas: Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Manuel Buendía, in memoriam
Creación en las tinieblas
La sombra del revolucionario
El género del silencio
La peste
El incidente de Tampico
Escribir en el apando
Retorno a Macondo
El león y el unicornio
Después del coronavirus
Morir de amor
El niño Fidencio
Todo se desmorona
Un libro llamado Ulises
Memoria de Los heraldos negros
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
La Bestia
Diablo crucificado
¡Nunca más!
Mercaderes de la muerte

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Venía con 176 mil dólares ocultos
en el auto; lo atrapan en Presidio
| Portada
Rescatan bomberos a trabajador
atrapado en derrumbe en de La Torres
| Portada
Caen en la colonia Obrera
con casi 4 kilos de cocaína
| Portada
Sicarios asesinan a joven en
colonia Cazadores Juarenses
| Portada
Llevaba 26 libras de 'cristal'
y cae en el De Las Américas
| Portada
Se quema auto a las puertas
de un taller en la Morelos
| Portada
Reparan más de 81 mil metros bajo
el Programa Emergente de Bacheo
| Portada
Tumba tráiler dos postes
de Telmex en la zona centro
| Portada
Caliente fin
de semana: PC
| Portada
Participa Presidente Municipal en inauguración del Hospital para Pacientes COVID-19 en Recuperación del IMSS | Portada
Llama UACJ a inscripciones
en línea para próximo semestre
| Portada
Otras siete, y llega Juárez a
las 313 muertes por Covid-19
| Portada
Balean, asesinan a joven
en arroyo de Rancho Anapra
| Portada
Al alza, a los 41º C. y
20% de lluvia probable: PC
| Portada
Matan a balazos a joven en
calles de la División del Norte
| Portada
Autoriza Cabildo donación de predios
a favor de instituciones educativas
| Portada
Arrestan a 9 policias de Gobierno del
Estado por desvalijar una vivienda
| Portada
Asesinan sicarios a un
joven en colonia Niños Héroes
| Portada
Lesionado en intento de
ejecución en colonia El Mezquital
| Portada
Realizará UACJ el coloquio
sobre la postpandemia COVID-19
| Portada


Gotera

    'Nadar de muertito'.

    Paros.

    Protestas.

    Y plantones, de nada sirvieron.

    Nadie en Gobierno del Estado escuchó a los obreros en repetidos actos de inconformidad contra las decenas de maquilas que se negaron a cerrar para evitar el contagio del Covid-19.

    De principio a fin, a lo largo de nueve semanas, el gobernador y su patronal gabinete de trabajo, social, de salud y economía nadaron de muertito para cumplir con la vergonzante meta de omisión y vista gorda.

    Eso sí, fue todo un desafío de magia, conmiseración y malabarismo en la mayor feria de korima y limosna que se haya visto en el rancho como aparato distractor y a fin de aparentar el mayor esfuerzo por aliviar las carencias del pobrerío.

    En ese empeño, GobEdo emparejó ese largo tenederete de distracción y sana-sana-colita-de-rana precisamente a ese tramo de primera, segunda y tercera fase de la pandemia.

    Todo menos parar la maquila y el transporte contaminantes.

    Hasta lo imposible se hizo porque pasara inadvertido el incumplimiento del decreto federal que ordenaba el cierre de toda empresa de actividad no esencial.

    Cosa tan escandalosa que por supuesto todo mundo de enteró de la ilegal operación de buena parte de la industria extranjera durante la Jornada Nacional de Sana Distancia (Jnsd / 23 de marzo-30 de mayo) que recién termina.

    Irregularidad que sin duda derivó en la infeccción y muerte de trabajadores, aunque no haya autoridad que trabaje por establecer en qué medida.

    Pero uff¡ al fin termina el chorrillo, don Javier ya no tendrá porque escurrir el bulto, y pronto se verá como sale ufano a decir que Juárez reanuda la --para muchos miles nunca interrumpida-- actividad de maquila en el ramo automotriz, ya 'esencializada' a partir de junio.

    La mortandad de ese trecho y sector irá, aquí sí, al archivo muerto, se le echará tierra al asunto...y nadie pagará por esas muertes forzadas.


Más Gotera

Leviatán

El DJ


Ramón Quintana Woodstock

 

Lo recuerdo bien, era cualquier tarde después de salir de la maquiladora, acudí a ese lugar donde vendían discos de acetato, en uno de los pasillos estaba aquel hombre de pelillo largo, creo que era 1990, me acerqué porque creí conocerlo, en efecto, era Joel el ex compañero de la segunda preparatoria en la que intenté culminar mis estudios, al igual que yo, también salió fulminado. Teníamos cosas en común: pertenecíamos a la clase del proletariado, y a la periferia de la ciudad, pero mejor aún, nos gustaba la música.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Carta al Viejo del Costal

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Cuídate Viejo del Costal, porque ha llegado un estratega que está reinventando todo, es un personajazo que levanta ámpula en donde se pare, él perfecciona los estándares, los reinventa y los hace a su modo y la gente se le entrega cual torero en el Coso de Insurgentes. Te digo que te cuides porque  es bueno con el lenguaje, maneja a las masas como blandengues, lo que dice siempre causa controversia porque lo que dice es ley, no tiene clemencia (ni prudencia) cuando dice, ni como lo dice, es encantador con las viejitas porque ha revivido palabras que ya tenían epitafio.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
 [tally] 13%
Represalia por no haber votado por el PAN
 [tally] 22%
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
 [tally] 6%
Se guarda el dinero para la campaña del '21
 [tally] 3%
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
 [tally] 31%
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
 [tally] 0%
Demasiado dinero en propaganda oficial
 [tally] 9%
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
 [tally] 0%
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
 [tally] 16%
Este sondeo de opinión no tiene valor estadístico, responde tan sólo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean manifestarse.

DesdeJuárez

La pandemia no frena la política

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Sé lo que tengo que decir, pero cómo empezar.

Tal vez sea por la emergencia sanitaria y la falta de cervezas. Dicen que ya surtieron las tiendas de nuevo. ¿Será?

Un amigo tiene un restaurante. A veces abre, otras no. Para vender necesita comprar insumos, si no vende suficiente el costo es mayor a la ganancias. Ante esa situación resulta menos riesgoso no abrir. Pero no abrir implicará ¿cerrar definitivamente?


Mas Juárez

Sindéresis

El virus de la ultraderecha

 

Francisco Flores Legarda


“Confiar no es saber todo sobre alguien, sino no necesitar saberlo.”
Jodorowsky


El sábado 30 de mayo se manifestaron sobre ruedas, en varias ciudades del país, un conjunto de ciudadanos atendiendo a la convocatoria de una organización de ultraderecha. El número de participantes, sus consignas antidemocráticas, todos los dislates que pusieron en pancartas y circularon en redes, no son suficientes para negarle atención al hecho de esta movilización. Sin ignorar su pequeñez, merece un análisis provisorio y preventivo. Por ello, a continuación, sugiero dos esquemas para poner al alcance de quien esto lee, las posibilidades nefastas de esa protesta motorizada. Su ansia golpista releva sus máscaras.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
[email protected]