cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Morir de amor


Miguel Angel Sánchez de Armas


En El Lencero, muy cerca de Xalapa, se encuentra el casco de una hacienda que fue de Santa Anna. Es una casona bella y fresca, rodeada de jardines y un lago en el que se deslizan cisnes negros altivos y ausentes. A un costado, la capilla que el Generalísimo levantó para una de sus bodas.

El visitante que pasea por los prados o toma asiento a la sombra de una higuera centenaria, si es sensible y de espíritu abierto, puede escuchar el murmullo de voces del pasado y sentir cómo, en pequeñas pulsaciones, un efluvio de cantos apenas perceptibles le penetra e ilumina.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JUÁREZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Provocará el coronavirus el final de la distopía de Donald Trump?

Germán Gorraiz Lopez

El inesperado triunfo de Donald Trump en las Presidenciales de EEUU supuso la irrupción del llamado “escenario teleonómico” (en contraposición al ”escenario teleológico” imperante en las últimas décadas) que vendrá marcado por dosis extremas de volatilidad y que tendría su plasmación en la elección de Donald Trump y el retorno del “White Power”. Según una encuesta de la NBC, el 54% de la población blanca estaría “enfadada con el sistema”, frente al 43 % de los latinos y el 33% de los afroamericanos que siguen confiando en el sueño americano, lo que habría llevado a los votantes blancos a apoyar las posiciones políticamente incorrectas y refractarias a los dictados del estabishment tradicional republicano de Donald Trump.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Juego de Ojos
 

 

Un amigo de Dios

Comenzamos con un acertijo. ¿Podrá el lector adivinar de quién hablo? Un escritor, nacido alrededor de 1890, es famoso por tres novelas. La primera es corta, elegante, un clásico inmediato. La segunda, su obra maestra, presenta a los mismos personajes, aunque es más larga y compleja, e incorpora en forma creciente elementos míticos y lingüísticos. La tercera es enorme, una locura, ilegible. Una pista: no se trata de Joyce.

Un escritor, nacido alrededor de 1890, denunció la producción masiva, el estruendo del tráfico y la crueldad y fealdad de la vida moderna europea, y amó los árboles y la verdura de la campiña inglesa en donde vivió de niño, así como a las pequeñas y delicadas criaturas con las que se topó en las leyendas nórdicas. Una pista: no se trata de D. H. Lawrence.

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un amigo de Dios

 

 

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

 

 

          Comenzamos con un acertijo. ¿Podrá el lector adivinar de quién hablo? Un escritor, nacido alrededor de 1890, es famoso por tres novelas. La primera es corta, elegante, un clásico inmediato. La segunda, su obra maestra, presenta a los mismos personajes, aunque es más larga y compleja, e incorpora en forma creciente elementos míticos y lingüísticos. La tercera es enorme, una locura, ilegible. Una pista: no se trata de Joyce.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, denunció la producción masiva, el estruendo del tráfico y la crueldad y fealdad de la vida moderna europea, y amó los árboles y la verdura de la campiña inglesa en donde vivió de niño, así como a las pequeñas y delicadas criaturas con las que se topó en las leyendas nórdicas. Una pista: no se trata de D. H. Lawrence.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, mezcló porciones de literatura antigua en su propia obra maestra, incorporándolas magistralmente conforme avanzaba. Una pista: no se trata de Pound.

 

          Un escritor, nacido alrededor de 1890, se declaró monárquico y católico. Una pista: no se trata de Eliot.

 

          Los más antiguos de mis lectores –antiguos en el sentido clásico- quizá hayan adivinado ya de quién hablo. Y si son de mi edad y fueron como yo vagamundos y en su camino a Damasco se toparon en un callejón con el graffiti “¡Frodo vive!”, entonces ya lo saben de cierto. Para los más jóvenes, quizá un cuento les ayude:

 

          “Había una vez un cuarentón, profesor de lingüística y filología, que sabía más que nadie en el mundo sobre las antiguas lenguas nórdicas y el Beowulf. El maestro había quedado huérfano muy joven, y el ejército de su país lo mandó a una guerra terrible en cuyas trincheras estuvo a punto de perder la vida. Anegado en el lodo sanguinolento, y apabullado por el estruendo del cañón y la metralla y los lamentos de amigos y enemigos, quizá haya imaginado el mundo que creó cuando muchos años después interrumpiera por un momento la calificación de un examen para escribir al reverso de la hoja: “En un agujero en el suelo vivía un hobbit”.

 

          El escritor de quien hablo, nacido alrededor de 1890 en África del Sur, es J.R.R. Tolkien (John Ronald Reuel) hoy una referencia doméstica gracias a Hollywood, pero en mi adolescencia vicario de un rito arcano cuyos miembros nos reconocíamos por señas secretas y conjuras pronunciadas en voz baja como esa de: “¡Frodo vive!” Hoy me asombra que haya sido hasta fines de los ochenta que encontré en mi propio país con quien hablar sobre la tetralogía de Tolkien y sus asonancias y disonancias con, entre otros, Joyce, Lawrence, Pound y Eliot, de la manera juguetona que se consigna al inicio de este texto y que ojalá fuera mía, pero lo es de Jenny Turner, la espléndida periodista autora de Razones para amar a Tolkien.

 

          He aquí un personaje deslumbrante y paradójico. De él se dice que era aburrido en una sociedad y un siglo de tiesuras, y que su devoción por la filología se percibía anticuada incluso entonces. Pero la obra de este flemático inglés nacido en Sudáfrica, quien nunca alzaba la voz, vestía siempre en tweed y chaleco y fumaba pipa, despertó una corriente pasional pocas veces vista en la literatura. Jenny Turner confiesa que le asusta haber pasado “demasiado tiempo” de su adolescencia en compañía del demiurgo de El señor de los anillos y que ya adulta si bien encuentra los libros repetitivos y “ruidosos”, estos siguen conectándose a su espíritu de manera inquietante. “Hay una succión, un algo primigenio que se transmite entre ambos, como cuando una nave espacial se enchufa a la nave madre. Es como el seno materno, es un alivio infantil... que también es como un hoyo negro”. Escalofriante memoria, pero humana y generosa si la comparamos con otros juicios, como el de mi admirado Edmund Wilson: “Hipertrofiado... Un libro infantil que de alguna manera se salió de madre... Una pobreza creativa casi patética...”. John Heath-Stubbs estima que la obra es “Una mezcla de Wagner y el osito Winnie Pooh, mientras Germaine Greer exclama que fue “su pesadilla”.

 

          Vaya, pues. Supongo que el viejo profesor, tan enemigo de las pasiones terrenas, nunca imaginó que la obra iniciada con la frase, “En un agujero en el suelo vivía un hobbit”, fuera a despertar tantas y tan opuestas durante tantas generaciones, pues a estas alturas del siglo y mal que me pese gracias al cine, la cofradía tolkiense es ya una muchedumbre. No escapa a la aguda e inteligente mirada de Jenny Turner la paradoja: si los libros son tan criticables, ¿por qué a tantos millones les han apasionado?

 

         No es una pregunta fácil. El Hobbit (1937) me encontró en una librería del extranjero aún adolescente y lo compré por no dejar, por tener algo que leer en el vuelo de 13 horas que me esperaba por la noche. En el aeropuerto comencé la lectura y a la mitad del vuelo maldije no haber adquirido los tres tomos de la secuencia, conocida como El Señor de los Anillos (1954).

 

         Una mirada crítica descubre inconsistencias en el texto, en los diálogos, en los personajes y en la narrativa. Yo extirparía a Tom Bombadil, un personaje arbóreo que transcurre cantando tonadillas hueras y que no tiene mayor consecuencia en el resto de la historia, y trabajaría la estructura interna de algunos protagonistas así como la lógica de varios episodios (y ya que de utopías hablamos, también sacaría del mercado la horrenda traducción de Taurus con su majadera “castellanización” de nombres que en vez de un Bilbo Baggins nos sirve un “Bilbo Bolsón” amén de otras aberraciones asestadas a la obra del viejo profesor.)

 

          Pero como dicen los sajones, al final del día lo que me queda es una profunda identificación con la obra, una suerte de simbiosis que, ahora lo pienso, tiene en verdad algo de misterio sobrecogedor. La leo y la releo; sé de memoria pasajes enteros; y cada vez que la visito descubro en ella algo novedoso. Quizá ahí esté la explicación. Tolkien fue capaz de comunicarse con otros espíritus en un nivel anímico primario que escapa a toda explicación y que tiene como hilo conductor las emociones y sensaciones más humanas.

 

          ¿Y quién fue este personaje, esa suerte de hobbit mayor? John Ronald Reuel Tolkien nació el domingo 3 de enero de 1892 en Bloemfontein, África del Sur, después de un parto difícil y prolongado. A ese país habían emigrado sus padres en busca de fortuna, y ahí creció, un niño débil y enfermizo. A la muerte del padre en 1896, la madre regresó a Inglaterra, en 1900 se convirtió al catolicismo y en 1904 murió de diabetes, enfermedad incurable en la época.

 

          La madre es un personaje fascinante por derecho propio y estoy convencido de que su personalidad impregna a los espíritus etéreos y fuertes de las pocas mujeres en la obra de J.R.R. Antes de casarse con Arthur Tolkien a los 21 años había sido misionera de la Iglesia Unitaria en África y, créalo o no el lector, ¡impartió catecismo en el harén del sultán de Zanzíbar!

 

          Ahora bien, imaginémonos a esta familia de la clase media pobre en la Inglaterra anglicana y victoriana de entonces y las consecuencias que sin duda esto tuvo en la sensible personalidad del niño J.R.R.. ¿Recuerda el lector a Shelob, el mefistofélico ser que en forma de tarántula gigante custodia el paso de Cirith Ungol a Mordor por donde deben transitar Bilbo y Samwise merced a las intrigas de Gólum? Pues en Sudáfrica el niño Tolkien tuvo experiencias memorables: un encuentro con una peluda tarántula, que lo picó, y con una serpiente. Y un sirviente de la familia “lo tomó prestado” durante varios días para llevarlo a su aldea y presumirlo a su extensa parentela, con las consecuencias que el lector podrá imaginar. Creo que su niñez africana, su adolescencia en la campiña inglesa, su estancia en las trincheras en la primera guerra mundial -donde el gas mostaza daño su salud para siempre y en donde perdió a la mayoría de sus amigos- , su vida enclaustrada como profesor de filología y sajón antiguo… toda su existencia, pues, está reflejada en la saga de los Baggins, desde la fiesta a la que asisten los enanos sin invitación, hasta la última escena en que Bilbo, Frodo y otros personajes abandonan para siempre la inolvidable Tierra Media.

 

          Pero me estoy saliendo de tono. Si el viejo profesor pudiera leer estas cuartillas y en particular el anterior párrafo, sin duda las haría confeti, ya que detestaba a los críticos y a los exégetas... ¡y a fe mía que tenía razón! Así que en resumen diré que los cuatro libros de la saga (El Hobbit,  El Señor de los Anillos, Las dos torres y El regreso del rey), con El Silmarilion integran una república abierta a quien desee pedir la ciudadanía del país mayor del gozo, que es la tierra de la imaginación.

 

  Nota bene. Reuel, el tercer nombre de Tolkien (John Ronald), es un apelativo heredado de padres a hijos en esa familia, y quiere decir, literalmente, “Amigo de Dios”. Sin duda el escritor lo fue.

 

10 de noviembre de 2019.

 

  

☛ @juegodeojos  â˜› facebook.com/JuegoDeOjos â˜› sanchezdearmas.mx

 

 

Miguel Ángel Sánchez de Armas

[email protected]

[email protected]

[email protected]

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

 

 

 -------------------------

Miguel Ángel Sánchez de Armas: Profesor del postgrado en comunicación de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México. Doctor en comunicación por la Universidad de Sevilla. Autor de diversos libros, entre ellos Apuntes para una historia de la televisión mexicana; El enjambre y las abejas: reflexiones sobre comunicación y democracia, y En estado de gracia. Conversaciones con Edmundo Valadés. Fundador de la Revista Mexicana de Comunicación y de la Fundación Manuel Buendía, A.C. Ha sido conferencista en universidades del país y del extranjero y tiene numerosas participaciones en congresos nacionales e internacionales. Ejerce el periodismo desde 1968. Su columna semanal “Juego de ojos” se publica en México, Estados Unidos, Sudamérica y España.

 

 


  Imprime este texto


Más Información de Juego de Ojos

Morir de amor
El niño Fidencio
Todo se desmorona
Un libro llamado Ulises
Memoria de Los heraldos negros
Una cineasta nazi llamada Leni Riefenstahl
La Bestia
Diablo crucificado
¡Nunca más!
Mercaderes de la muerte
Una vida en el karroo
De adjetivos y lugares comunes
Esa montaña...
La venganza de los Asturias
Ensalada invernal
Recuperar el pasado
Ve y dilo en la montaña
Jesús Blancornelas, in memoriam
El judío errante
Un amigo de Dios

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Muere hombre en incendio; acaba fuego con 5 domicilios en la Pánfilo Natera | Portada
Choca y queda atrapada en su
auto en Paseo de la Victoria
| Portada
Amaina viento y disminuye la
temperatura para fin de semana: PC
| Portada
Retira Regulación Comercial al 80 por
ciento de ambulantes de la zona centro
| Portada
Con una soga al cuello lo tiran
en calles de la División del Norte
| Portada
Sofocan bomberos incendio en
baldío de Paseos de Zaragoza
| Portada
Lo matan a tiros frente a su
domicilio en la Gómez Morín
| Portada
Asesinan gatilleros a joven en
la colonia Revolución Mexicana
| Portada
Reprueban juarenses con
un 4.09 al Gobernador Javier Corral, en encuesta del Plan Estrratégico
| Portada
Al hospital tras intento de
ejecuión en Granjas Polo Gamboa
| Portada
Entregará Municipio a partir de hoy 5 mil
mascarillas N95 a hospitales en la ciudad
| Portada
Lo balean en intento de ejecución
en la colonia Independencia Sur
| Portada
| Gotera
El sismo nos recuerda que estamos en
una zona tectónicamente activa: UACJ
| Portada
Se hunde el drenaje
sobre la Tecnológico
| Portada
Lo matan gatilleros al llegar a
su casa en la colonia Santa Rosa
| Portada
Balean a joven en intento de
ejecución en colonia Morelos
| Portada
Se aplican protocolos contra coronavirus
en aeropuerto y central de autobuses
| Portada
Vientos por encima
de los 80 km/h.: PC
| Portada
Promoverá Estado juicio político contra
Juez Octavo de Distrito por caso Ramírez
| Portada


Gotera

   Vivan los frijoles!

   Entre comer y no, hay una diferencia, diría en medio de largo bostezo Perogrullo, pero el absurdo es que existan quienes no masquen la obviedad.

   Quizá porque, afortunados, nunca han escuchado el gruñido de las tripas o porque, ni siquieran sepan de los millones de mexicanos que no dan, o no daban las tres comidas.

   Eso hablaría de ignorancia o de insensibilidad (dado que la mitad de los mexicanos vive en pobreza), aunque seguramente no pocos habrá quienes, en cambio, maldigan la asignación de pensiones desde el clasismo, la fobia y el odio al jodido.

   Es que no saben que hincar el diente, para los hambrientos y los de avanzada edad, es un aleluya! No hay mejor celebración de la vida.

   Eso, y no otra cosa, significan los apoyos económicos para la multitud de los amados y respetables ciruelones que han agotado su fuerza de trabajo y ahora, en un acto de reciprocidad, han quedado inscritos en esa línea de la vida de la comida asegurada.

   Además, es claro que nunca será poco lo que sí alcanza para mover las quijadas y hasta para invitar a otros a sentarse a la mesa.

   Pero México entero observa con asombro que hay aquellos como la bancada completa del PAN en la Cámara de Diputados, que han votado, desde su doctrina partidista, en contra de elevar a rango constitucional los programas sociales de la 4T

   Uta!...¿y el solidarismo, y el bien común, y el humanismo apá?


Más Gotera

Leviatán

“Muerte al violador premio a la infidelidad”


Ramón Quintana Woodstock

 

“Muerte al violador premio a la infidelidad”… “nada de sostén, nada de pastillas que las tome él”

…en la década de los 80s sorprendió la lirica de esta rola que invadía el ambiente iberoamericano, sobresale porque no eran tiempos de rebelión femenina, eran tiempos de guerrilla y devaluación económica; la palabra “empoderamiento” aun no aparecía en el diccionario del género y cuando todo parecía revuelto entre la juventud descarriada de los ochentas, esta pieza en castellano le daba dirección a tantos desheredados que buscaban en el rock en inglés un pivote de escape.



Más Leviatán

La Nota Nostra

La actitud es lo que cuenta

 

Ramón Quintana Woodstock

 

En tiempos del Führer, era un acto normal hacer mañaneras no solo en la mañana, la voz de Hitler desfilaba todo el día, las estaciones de radio estaban controladas por el gobierno del tirano, no se movía una silaba sin el que el dictador dijera algo, era un momento de zenit, pero ya se había trabajado muchísimo en ello, previamente el autor de los campos de concentración rogó para que le dieran el poder, el blanco eran los empresarios, por supuesto que el dinero era algo sustancial, les pidió que le apoyaran para sacar de Alemania del atolladero, y los empresarios movidos por el discurso impecable del nacionalismo le dieron el voto y así mismo, el poder. La promesa era la bonanza para sus factorías, por supuesto que con ese billete de cambio, los adinerados le dieron todo su soporte, al puro estilo priista -para ponerlo en contexto-.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
Represalia por no haber votado por el PAN
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
Se guarda el dinero para la campaña del '21
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
Demasiado dinero en propaganda oficial
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
     Resultados

DesdeJuárez

Fetichismo: Objeto al que se rinde culto o reverencia sin ninguna justificación, como los retratos de algunos revolucionarios

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Si te molesta que alguien piense, viva y sea distinto a ti, te recomiendo dos cosas. Una deja de leer esto, que tengas lindo día y se feliz. La otra… ve a terapia, lo necesitas.

No trataré un tema tan polémico como el aborto, la libre determinación de la personalidad o la legalización de la marihuana para su uso recreativo. Pero sí es un tema sumamente sensible.

¿Cómo lo sé? Mi padre me lo enseñó. Sí, él era un cabrón muy sabio. Sabía de todo. Pero para él, el conocimiento no tenía sentido. Era más una cuestión de estatus, le gustaba sentirse superior y adoraba corregir a gente ignorante, más si cabía una burla de por medio.


Mas Juárez

Sindéresis

Coronavirus con el miedo

 

Francisco Flores Legarda


Si la realidad no corresponde a tus ilusiones,
 lo que está mal son tus ilusiones y no la realidad.

Jorodowsky


"Predecir es difícil, especialmente el futuro", decía el físico danés Niels Bohr. La incapacidad de predecir la evolución de la epidemia por el coronavirus covid-19 ha llevado a la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona. Ello muestra que la evidencia científica y los esfuerzos de comunicación de expertos y autoridades son cada vez más insuficientes para una gestión efectiva del riesgo. Resulta paradójico que un sector puntero como el de la telefonía móvil haya preferido quedarse en casa, cuando nunca antes tanta gente dispuso de tanta información y en tiempo real sobre una epidemia, y después de que las autoridades del país más directamente afectado, China, hayan tomado las medidas de salud pública más drásticas de los últimos cien años. El resultado es una epidemia global de desconfianza, el preludio del miedo y quizá del conflicto abierto.


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
[email protected]