cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

La traición de Sicilia

 

Carlos Murillo González

A la gente de Ciudad Juárez, por su valentía y resistencia ¡Kita Shiwe!
 

La caravana por la paz en cabezada por el poeta Javier Sicilia y cuya terminación en Ciudad Juárez en los primeros días de julio llamó la atención nacional e internacionalmente, pudo haber sido el parteaguas de una verdadera agenda nacional surgida desde y para la sociedad de no haber sido traicionada por quienes la sugirieron y encabezaron.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Visita al palacio verde


Miguel Angel Sánchez de Armas


Un felino enorme y metiche. Un sujeto duro y descorazonado que hace pareja con otro blandengue y pocoseso. Un diminuto can y una insufrible, sabihonda y parlanchina adolescente: tales son los integrantes de la improbable pandilla que viaja por un lejano país en busca de un palacio verde regenteado por un misterioso personaje quien, según la leyenda, tiene el poder para cumplir los más oscuros deseos y los medios para satisfacer los caprichos más desorbitados. En su aventura, la banda no duda en valerse del engaño, la traición y la hechicería para lograr su meta. Dos mujeres son asesinadas, numerosos seres exterminados y varios pueblos sometidos a los apetitos de la quinteta en el transcurso de la historia que culmina con el exilio del regente del palacio verde y la usurpación de su trono.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JUÁREZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Son inevitables unas nuevas Elecciones en España?

Germán Gorraiz Lopez

La utopía de Pablo Iglesias tras las Elecciones del 28-A era la formación de un Gobierno de Cambio PSOE-Unidas Podemos que diera prioridad a la implementación del llamado Estado social y democrático de Derecho y a una regeneración democrática (mediante la extirpación del cáncer metastásico de la corrupción que habría fagocitado todos los estamentos del Estado español), aunado con una reforma posibilista de la Constitución del 78, intento fallido debido a la impaciencia de Pablo Iglesias por “alcanzar los cielos por asalto” en lugar de transitar por la senda marcada por il poverello D´Assisi: “Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Sindéresis
 

 

Ultraje a la Suprema Corte de Justicia


“Se amado por quien no amas.”
Jodorowsky


Imagine usted que una mañana soleada un grupo de ciudadanos quiere tomar por la fuerza un edificio público. Los ciudadanos marchan por las principales arterias de la ciudad, llegan al recinto y se encuentran con un grupo de policías que tiene instrucciones de impedir el acceso, en aras de mantener el orden público. Uno de los manifestantes, acalorado, cansado, tenso, ve su manifestación frustrada: la valla policiaca es simplemente imposible de franquear. Ante esto, el participante opta por insultar a los policías: “corruptos”, “cerdos” y un largo etcétera. El descontento aumenta mientras corre el tiempo, y ahora decide dirigir sus ataques hacia un policía en particular. El policía, al principio, no se inmuta. No mueve ni un músculo de su rostro. El manifestante continúa insultándolo y acerca su rostro al suyo cada vez más. El policía empieza a gesticular y retrocede un poco, pero no cede. Sigue firme en su posición. Al ver que sus acciones no irritan al policía, el ciudadano aumenta el tono y el volumen de sus insultos. Ante esto, otro policía que presenciaba la escena desde el principio, se exaspera y detiene al manifestante. Él, al momento de ser detenido, le pide al policía razón por la cual lo están metiendo en una patrulla. El policía le responde que ha cometido el delito de ultraje a la autoridad, según se encuentra detallado en los Penales correspondientes. El manifestante, agobiado, asustado, pregunta: “¿qué es ultraje?” Acto seguido, se encuentra detrás de unos barrotes. ¿Es correcta la actuación del manifestante? No, no lo es. Al policía se le debe respeto. ¿Es constitucional la norma del Código Penal que faculta al policía para detener al ciudadano? Tampoco. En una nuez, esto fue lo que discutió y resolvió nuestra Suprema Corte.

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ultraje a la Suprema

 

Corte de Justicia

 

 

 

Francisco Flores Legarda

 

 

“Se amado por quien no amas.”

Jodorowsky

 


Imagine usted que una mañana soleada un grupo de ciudadanos quiere tomar por la fuerza un edificio público. Los ciudadanos marchan por las principales arterias de la ciudad, llegan al recinto y se encuentran con un grupo de policías que tiene instrucciones de impedir el acceso, en aras de mantener el orden público. Uno de los manifestantes, acalorado, cansado, tenso, ve su manifestación frustrada: la valla policiaca es simplemente imposible de franquear. Ante esto, el participante opta por insultar a los policías: “corruptos”, “cerdos” y un largo etcétera. El descontento aumenta mientras corre el tiempo, y ahora decide dirigir sus ataques hacia un policía en particular. El policía, al principio, no se inmuta. No mueve ni un músculo de su rostro. El manifestante continúa insultándolo y acerca su rostro al suyo cada vez más. El policía empieza a gesticular y retrocede un poco, pero no cede. Sigue firme en su posición. Al ver que sus acciones no irritan al policía, el ciudadano aumenta el tono y el volumen de sus insultos. Ante esto, otro policía que presenciaba la escena desde el principio, se exaspera y detiene al manifestante. Él, al momento de ser detenido, le pide al policía razón por la cual lo están metiendo en una patrulla. El policía le responde que ha cometido el delito de ultraje a la autoridad, según se encuentra detallado en los Penales correspondientes. El manifestante, agobiado, asustado, pregunta: “¿qué es ultraje?” Acto seguido, se encuentra detrás de unos barrotes. ¿Es correcta la actuación del manifestante? No, no lo es. Al policía se le debe respeto. ¿Es constitucional la norma del Código Penal que faculta al policía para detener al ciudadano? Tampoco. En una nuez, esto fue lo que discutió y resolvió nuestra Suprema Corte.

 

Hubo tres posiciones al respecto. La primera, liderada por el ministro Cossío y plasmada en el proyecto, defendía la inconstitucionalidad del artículo por ser violatorio del derecho a la libertad de expresión. Según Cossío, el tipo penal era tan vago y amplio que dentro de su hipótesis podrían caer conductas que se encontraban amparadas por el derecho de la libertad de expresión; como por ejemplo, el discurso político. La retórica política, a veces incendiaria, a veces chocante o repugnante, debe ser protegida a toda costa en una democracia constitucional. Entra en lo que la jurisprudencia ha denominado como discurso protegido; es decir, aquél que debe mantenerse vivo a toda costa, incólume a la intervención estatal.  Por esto, concluía Cossío, secundado por el ministro Gutiérrez Ortiz Mena, la norma, si bien tenía un fin constitucionalmente lícito –“proteger de ataques graves que dañen o pongan en peligro bienes jurídicos fundamentales, que de suyo justifiquen la intervención penal del Estado”—,1 no era necesaria ni idónea, ya que el tipo penal, tal cual está redactado, puede lesionar el derecho fundamental a la libertad de expresión de forma grave. Y el otro valor protegido, el orden público, podía salvaguardarse a través de medidas menos gravosas, como una sanción administrativa.

 

La segunda posición también consideró inconstitucional la norma, pero por razones diversas. En concreto, porque la consideraban violatoria del principio de taxatividad. En efecto, el derecho penal, al ser la expresión del brazo más temible del Estado, su dimensión punitiva, obedece a parámetros distintos de configuración y aplicación. La ley tiene que ser exactamente aplicable al caso. Es decir, los hechos que se presentan en el mundo –el que alguien prive de la vida a otro, o se apodere de un bien ajeno— tienen que poder ser subsumidos en los conceptos de la norma. Hay una relación de ajuste de la norma hacia el mundo. Y porque es imposible describir con palabras todos los hechos del mundo –si así fuera necesitaríamos una novela rusa para configurar un solo delito— es que se hace especial hincapié en que las normas penales deben evitar los problemas de ambigüedad y vaguedad semántica. Se busca, pues, que los conceptos que se utilicen tengan un significado fácilmente descifrable por el común denominador de las personas. De aquí emana la importancia del principio de taxatividad: de la necesidad de que el ciudadano sepa qué reacción esperar del Estado cuando actúa de tal o cual manera. Así, el debate aquí se puede simplificar con la pregunta que hace nuestro manifestante hipotético, al que dimos vida en la introducción de este ensayo, “¿qué es ultraje?”. En torno a esta pregunta giró el debate de este grupo de ministros, quienes coincidieron que el verbo ultrajar es, de suyo, polisémico. Es decir, tiene varios significados que se mueven en un espectro semántico bastante amplio: desde la agresión verbal hasta la física, y con varias modalidades. Al no poder desentrañar un significado claro y preciso, concluyeron los ministros, la norma es inconstitucionalidad por violar el principio de taxatividad.

 

El tercer grupo de ministros –conformado por la ministra Luna Ramos y el ministro Pardo— defendía la constitucionalidad de la norma. En su apreciación, el significado de ultraje es claro, y además recalcaban que el significado podía ser precisado por el juez al momento de su aplicación.2 Aquí también se consideró que el valor protegido por la norma es de suma importancia. El principio de salvaguarda del orden público justifica que exista una norma de naturaleza penal que lo garantice, ya que su función es la de posibilitar a que la seguridad pública “se realice de manera eficiente y adecuada”.3

 

Ahora bien, ¿qué se puede concluir de las tres posiciones? Que las dos primeras caen en el juego de qué fue primero, si el huevo o la gallina. La posición de Cossío, a mi parecer, veía el lado más profundo del abismo sin fijarse en sus barrancos. Para concluir que hay una violación a la libertad de expresión necesariamente se debe partir de la violación al principio de taxatividad. Al ser la norma ambigua, entonces podía hacer referencia a hechos, a circunstancias que no deben ser normadas, como el discurso político. Lo que no se puede es hacerlo al revés. Una norma que viola la libertad de expresión no necesariamente adolece de ambigüedad. Ahí sí tiene razón el ministro Zaldívar: la violación a la taxatividad conlleva la violación diferida o indirecta de otros derechos4 (expresión, derecho de petición), pero la violación es, primero, a este principio. De ahí su importancia para proteger el principio de legalidad, piedra angular del Estado de derecho.

 

Otra cuestión importante de este asunto es que deja algunas preguntas en el aire que se tocaron de forma tangencial en el debate: ¿cómo debe ser la interacción entre los ciudadanos y las autoridades?, ¿qué umbral de tolerancia es el exigible a las policías frente a los insultos de los ciudadanos?, ¿debe reglamentarse o basta con los demás delitos que sancionan las lesiones y sus equivalentes? La posición de Luna Ramos y de Pardo, aunque no la comparto, invita a una reflexión interesante: hasta dónde el garantizar el orden público nos permite ejercer nuestros derechos, y en qué casos el ejercicio de los derechos puede trasgredir el orden público. Otra vez: el huevo y la gallina. Con la diferencia de que, aquí, el orden de los factores sí altera el producto. Si no me creen, pregúntenle al manifestante, en el ejemplo hipotético, que planteé en este ensayo lleno de hipótesis.

 

Salud y larga vida y luchar para vivir.

 

  

Profesor por oposición de la Facultad de Derecho de la UACH

@profesor_F

Freelance

 

 

 

Francisco Flores Legarda

[email protected]

[email protected]

Twitter @profesor_F

 

 

  ----

Martín Vivanco. Abogado por la Escuela Libre de Derecho; maestro en argumentación jurídica por la Universidad de Alicante; maestro en teoría política por la London School of Economics and Political Science; doctorando en derecho por la Universidad de Chile. Twitter: @MartinVivanco

1 Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 7.

2 El Ministro Pardo estableció que “ultraje” es un elemento normativo de valoración cultural. SCJN,  “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 16.

3 SCJN, “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 15.

4 Ibid., p. 46.

 


  Imprime este texto


Más Información de chileKNqueso

Seis sexenios corrieron
LA FELICIDAD
Pueden ser malos y buenos
Un amigo me contó
No la represión a los periodistas
Beneficio de los malandros
La cartilla moral
Este trío son la misma gata
Información falsa
Francisco Toledo
El tercer informe
Colgar papeles
La estafa maestra del Queso
El Foro
Organizaciones civiles
Principios éticos de los universitarios
Muere la sociedad civil
Atentados de odio
Legalizar la corrupción
Manuel Gómez Morin

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Herida pareja de adultos mayores
al volcar en la Panamericana
| Portada
Hallan cadáver de hombre
tirado en baldío del suroriente
| Portada
Dañan palmeras y cilindros en
camellón de la Heroico Colegio
| Portada
Visita al palacio verde
| Juego de Ojos
Seis sexenios corrieron
| chileKNqueso
Emite Protección Civil
alerta amarilla por lluvias
| Portada
Lo balean afuera de La Choza,
herido maneja al hospital
| Portada
Herido en ataque a balazos
en calles de Ampliación Aeropuerto
| Portada
Lesionados al hospital tras
un ataque gatillero en Eco 2000
| Portada
Entrega Desarrollo Social apoyos
alimenticios en cuatro colonias
| Portada
Fallece motociclista al chocar contra
una Van en bulevar Independencia
| Portada
Conmemora Presidente Municipal el
527 aniversario del Día de la Raza
| Portada
Reacreditan Administración
y Contaduría en la UACJ
| Portada
Iba por la visa con documentos falsos;
lo atrapan al salir del Consulado
| Portada
Da banderazo Alcalde a carrera
Chupacabras 100 KMS 2019
| Portada
Tirotean a pareja en intento
de ejecución en la Constituyentes
| Portada
Continúa durante todo
octubre el ''Mes del Testamento''
| Portada
Ejecuta comando a dos hombres
en colonia Luis Echeverría
| Portada
Continuarán días frescos
para el fin de semana: PC
| Portada
Asiste Alcalde a 2da Reunión de Conferencias Nacionales de Secretarios de Seguridad del Sistema Penitenciario y Seguridad Pública Municipal | Portada


Gotera

    Con sombrero ajeno.
    Obvio, la receta al déficit seguro es gastar más de lo que ingresa. Así, en el derroche, tiene el gobierno estatal la ruta directa a los números rojos año con año.
    Para este que termina, necesitará que alguien le preste, le regale o hallarse tirada la pequeña suma de 2 mil millones de pesos, ha dicho el gobernador.
    Y ya ha puesto los ojos en el gobierno federal, le exigirá esa cifra para antes de que termine 2019.
    En el inter --y desde inicio de la administración, puro gozo y relajo: Sueldos superiores al del mismísimo presidente de la nación para todo el robusto gabinete.
    La otra malversación legal es por el lado del cuerpo entero, que de tan sobrado se mira obeso por el número de empleados que cualquiera puede ver, haciendo como que hacen en las oficinas estatales.
    También como de fiado, son los programas y obras que Javier dispensa con trama electoral por algunas zonas de la entidad, pues igual, vía 'rescate', pretende cobrarlos a la federación.
    Todo un desfalco que Corral piensa remediar ahí por diciembre...en sablazo a santaclos.


Más Gotera

Leviatán

El Príncipe


Ramón Quintana Woodstock

 

Iniciando la década de los ochentas era un niño, mi vecino Gustavo era un joven que se movía en silla de ruedas, pero eso no era su peculiaridad principal, Gustavo era un tipo brillante, a parte de ser sumamente inteligente, dibujaba de manera extraordinaria, sumado a esto,  era un perdido romántico, su colección no era tan basta, pero dentro de sus ídolos estaba un tipo llamado José José, entonces por primera vez “escuché” la música del Príncipe explicada por Gustavo, tal vez para la edad que tenía, el que escribe, no entendía nada pero tengo muy presentes las caratulas de los discos y una que otra frase en la que Gustavo se detenía para analizar su mensaje.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Taiwán y su progreso ecónómico / “Ensayo”

 

Miguel Angel Sánchez de Armas

 

Era muy común caminar por los tianguis y encontrar cajas enormes de herramientas por muy bajo precio, era la década de los ochentas y la euforia por tener estos implementos básicos para meterle mano al auto o para limpiar el patio eran muy palpables. Luego en un día de uso, las posibilidades de que sirvieran eran muchas, pero no así, el echo de que fueran duraderas. La mala fama los de los productos taiwaneses también salió a flote, ya que básicamente estaban diseñados para salir del apuro y no para que perduraran toda la vida, entonces esa idea de tener una herramienta en casa por poco dinero que a la postre te sacaría de las vicisitudes del momento embonó bien con la ideología del mexicano, quien se caracteriza por no hacer planes duraderos, no invierte y no ahorra, así que en cada hogar había alguna herramienta de fabricación taiwanesa.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
 [tally] 12%
Represalia por no haber votado por el PAN
 [tally] 35%
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
 [tally] 6%
Se guarda el dinero para la campaña del '21
 [tally] 0%
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
 [tally] 18%
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
 [tally] 0%
Demasiado dinero en propaganda oficial
 [tally] 6%
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
 [tally] 0%
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
 [tally] 24%
Este sondeo de opinin no tiene valor estadstico, responde tan slo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean manifestarse.

DesdeJuárez

Crónica de una marcha, desfilamos para proteger el agua del desierto

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

El domingo 8 de septiembre, aproximadamente 60 personas del Frente Ecosocial Paso del Norte, asistieron a Samalayuca para un conversatorio. En la lista de asistencia se anotaron 150 personas… las otras 90 eran vecinos del lugar.

Se habló de los riesgos de poner una mina en la zona, habitantes de Samalayuca cuestionaban sobre los “candados ecológicos” que se prometen pues las tolvaneras no se pueden detener y no hay disponibilidad de agua, según la CONAGUA (DOF 08-02-2018).

Al calor del debate se acordó manifestarse en Samalayuca en la fiesta del Grito, el 15 de septiembre y como si de un augurio se tratara una tolvanera nos cortó la visibilidad. ¿Qué candado podría detener esto? Gritó una voz femenina que se perdía entre el ruido del viento igual que una imagen difusa por la tierra.


Mas Juárez

Sindéresis

Seis sexenios corrieron

 

Francisco Flores Legarda


El actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador está decidido ha desmontar la arquitectura del neoliberalismo a la mexicana. Las continuidades se apreciarán con mayor claridad al tiempo de una valoración reposada que le corresponderá al historiador que se lo proponga. Algunas estructuras subyacen, eso nos lo ha enseñado Claude Levi-Strauss. El proceso de las civilizaciones es de préstamos y continuidades, observó Fernand Braudel.

El corte de separación del neoliberalismo a la mexicana está en marcha. Antes, un breve apunte sobre ese neoliberalismo criollo, que requirió de una transición y una consolidación. La transición comenzó en diciembre de 1982 con una delimitación de las responsabilidades del Estado por las vías de hecho, mientras se ingeniaba el marco jurídico ad hoc. Reducción paulatina de una serie de compromisos populares (salario remunerador, reparto agrario, pensiones, etc.) y la afirmación de garantías a los emprendedores (ampliación de su competencia en actividades entonces exclusivas del Estado y desregulación del comercio).


Mas información

 

 

© Copyright 2019, Arrobajuarez.com.
[email protected]