cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA -VENTA -Suscribase Suscribase

Trasfondo

Ley de seguridad, vuelta al autoritarismo

 

Carlos Murillo González

Culpable o no, ahora tu libertad está en juego
Eduardo Cisneros
 

El fascismo trata afanosamente por establecerse de manera legal en México de mano de la clase política, esa amenaza permanente de hombres y mujeres sin escrúpulos capaces de escupir a su madre o vender la patria si es necesario con tal de seguir mamando del poder. La criminalización de la sociedad no sólo lleva en marcha lo que tiene Calderón de presidente espurio, ahora también será una excusa para reprimir cualquier manifestación legítima u antigubernamental.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Memoria de Los heraldos negros


Miguel Angel Sánchez de Armas


A más de cien años de que César Vallejo diera a la poesía universal su impronta inmortal, su obra sigue igual de vigorosa y vigente, quizá más porque escasos han sido los grandes bardos que puedan opacar su legado. Esto lo apunto como dato y con cierta tristeza.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LA NECESIDAD DE ORGANIZARNOS PARA EL PLEBISCITO: EN FAVOR O EN CONTRA, DEL PROYECTO JUÁREZ ILUMINADO


Leobardo Alvarado


SOBRE EL PLEBISCITO aprobado por el Instituto Estatal Electoral para que sean las y los ciudadanos quienes decidan si desean el proyecto Juárez Iluminado, vale recordar la historia local reciente.

El año 2005 se buscó el referéndum para impedir que se llevara a cabo lo que coloquialmente se conoció como "Ciudad Vallina"; o la propuesta del desarrollo del Plan San Jerónimo. Entonces el Congreso Local negó esa posibilidad, pese que de las alrededor de 44 mil firmas que se necesitaban para avanzar el proceso, las y los ciudadanos que participamos de aquel momento logramos recabar más de 55 mil firmas.[1] En este sentido es importante reconocer el papel preponderante que tuvo el Consejo Ciudadano por el Desarrollo Social donde confluíamos diversas organizaciones de la sociedad civil.
 


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Será el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

Germán Gorraiz Lopez


“La crisis es la mejor bendición que le puede suceder a personas

y países porque la crisis trae progresos” (Albert Einstein).
 

El khaos y el coronavirus

Shakespeare, por boca de un asustado Enrique IV expresa el miedo y la impotencia del hombre debido a la ausencia de certezas ante el caos de la mudanza : “¡Dios mío, si tuviésemos la opción de leer en el libro del destino y ver del tiempo las revoluciones, ver cómo la ocasión se burla y cómo llena el cambio la copa de Mudanza con diversos colores”.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

Belicosos


Renward García Medrano


Es difícil entender la lógica de los políticos; a veces ni ellos la entienden y se limitan a repetir patrones de conducta que funcionaron hace cincuenta años.  Algunos tienen un espíritu camorrista y suelen estallar con facilidad –“son de mecha corta”, dicen sus amigos– pero por motivos del todo incomprensibles, no dan la cara; agravian, calumnian, descalifican, desprestigian a sus adversarios, pero jamás mencionan sus nombres, como si quisieran evadir la responsabilidad de sus palabras.

Este lenguaje zahiriente pero indirecto, pudo ser útil a mediados del siglo XX, cuando había un partido hegemónico y un sistema piramidal de ejercicio del poder político, en el que un exceso verbal podría ser muy costoso. Pero en el siglo XXI y en un país que tuvo una transición democrática profunda y pacífica, el doble lenguaje de otros tiempos suena tan artificial como sonaría Shakira si quisiera adoptar el estilo de Libertad Lamarque. 

Los políticos de otros países tampoco suelen ser confiables, pero son menos barrocos. Lula, por ejemplo, tiene un talante optimista y llama a las cosas por su nombre; la actitud de Obama es abierta; destila eficacia y claridad. Pero el panismo en el poder sigue estancado en el rencor social soterrado que sale a la luz en el discurso ambiguo pero de una violencia emocional intimidante.


Más por los caminos

 

 

 

 
Sindéresis
 

 

Ultraje a la Suprema Corte de Justicia


“Se amado por quien no amas.”
Jodorowsky


Imagine usted que una mañana soleada un grupo de ciudadanos quiere tomar por la fuerza un edificio público. Los ciudadanos marchan por las principales arterias de la ciudad, llegan al recinto y se encuentran con un grupo de policías que tiene instrucciones de impedir el acceso, en aras de mantener el orden público. Uno de los manifestantes, acalorado, cansado, tenso, ve su manifestación frustrada: la valla policiaca es simplemente imposible de franquear. Ante esto, el participante opta por insultar a los policías: “corruptos”, “cerdos” y un largo etcétera. El descontento aumenta mientras corre el tiempo, y ahora decide dirigir sus ataques hacia un policía en particular. El policía, al principio, no se inmuta. No mueve ni un músculo de su rostro. El manifestante continúa insultándolo y acerca su rostro al suyo cada vez más. El policía empieza a gesticular y retrocede un poco, pero no cede. Sigue firme en su posición. Al ver que sus acciones no irritan al policía, el ciudadano aumenta el tono y el volumen de sus insultos. Ante esto, otro policía que presenciaba la escena desde el principio, se exaspera y detiene al manifestante. Él, al momento de ser detenido, le pide al policía razón por la cual lo están metiendo en una patrulla. El policía le responde que ha cometido el delito de ultraje a la autoridad, según se encuentra detallado en los Penales correspondientes. El manifestante, agobiado, asustado, pregunta: “¿qué es ultraje?” Acto seguido, se encuentra detrás de unos barrotes. ¿Es correcta la actuación del manifestante? No, no lo es. Al policía se le debe respeto. ¿Es constitucional la norma del Código Penal que faculta al policía para detener al ciudadano? Tampoco. En una nuez, esto fue lo que discutió y resolvió nuestra Suprema Corte.

Francisco Flores Legarda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ultraje a la Suprema

 

Corte de Justicia

 

 

 

Francisco Flores Legarda

 

 

“Se amado por quien no amas.”

Jodorowsky

 


Imagine usted que una mañana soleada un grupo de ciudadanos quiere tomar por la fuerza un edificio público. Los ciudadanos marchan por las principales arterias de la ciudad, llegan al recinto y se encuentran con un grupo de policías que tiene instrucciones de impedir el acceso, en aras de mantener el orden público. Uno de los manifestantes, acalorado, cansado, tenso, ve su manifestación frustrada: la valla policiaca es simplemente imposible de franquear. Ante esto, el participante opta por insultar a los policías: “corruptos”, “cerdos” y un largo etcétera. El descontento aumenta mientras corre el tiempo, y ahora decide dirigir sus ataques hacia un policía en particular. El policía, al principio, no se inmuta. No mueve ni un músculo de su rostro. El manifestante continúa insultándolo y acerca su rostro al suyo cada vez más. El policía empieza a gesticular y retrocede un poco, pero no cede. Sigue firme en su posición. Al ver que sus acciones no irritan al policía, el ciudadano aumenta el tono y el volumen de sus insultos. Ante esto, otro policía que presenciaba la escena desde el principio, se exaspera y detiene al manifestante. Él, al momento de ser detenido, le pide al policía razón por la cual lo están metiendo en una patrulla. El policía le responde que ha cometido el delito de ultraje a la autoridad, según se encuentra detallado en los Penales correspondientes. El manifestante, agobiado, asustado, pregunta: “¿qué es ultraje?” Acto seguido, se encuentra detrás de unos barrotes. ¿Es correcta la actuación del manifestante? No, no lo es. Al policía se le debe respeto. ¿Es constitucional la norma del Código Penal que faculta al policía para detener al ciudadano? Tampoco. En una nuez, esto fue lo que discutió y resolvió nuestra Suprema Corte.

 

Hubo tres posiciones al respecto. La primera, liderada por el ministro Cossío y plasmada en el proyecto, defendía la inconstitucionalidad del artículo por ser violatorio del derecho a la libertad de expresión. Según Cossío, el tipo penal era tan vago y amplio que dentro de su hipótesis podrían caer conductas que se encontraban amparadas por el derecho de la libertad de expresión; como por ejemplo, el discurso político. La retórica política, a veces incendiaria, a veces chocante o repugnante, debe ser protegida a toda costa en una democracia constitucional. Entra en lo que la jurisprudencia ha denominado como discurso protegido; es decir, aquél que debe mantenerse vivo a toda costa, incólume a la intervención estatal.  Por esto, concluía Cossío, secundado por el ministro Gutiérrez Ortiz Mena, la norma, si bien tenía un fin constitucionalmente lícito –“proteger de ataques graves que dañen o pongan en peligro bienes jurídicos fundamentales, que de suyo justifiquen la intervención penal del Estado”—,1 no era necesaria ni idónea, ya que el tipo penal, tal cual está redactado, puede lesionar el derecho fundamental a la libertad de expresión de forma grave. Y el otro valor protegido, el orden público, podía salvaguardarse a través de medidas menos gravosas, como una sanción administrativa.

 

La segunda posición también consideró inconstitucional la norma, pero por razones diversas. En concreto, porque la consideraban violatoria del principio de taxatividad. En efecto, el derecho penal, al ser la expresión del brazo más temible del Estado, su dimensión punitiva, obedece a parámetros distintos de configuración y aplicación. La ley tiene que ser exactamente aplicable al caso. Es decir, los hechos que se presentan en el mundo –el que alguien prive de la vida a otro, o se apodere de un bien ajeno— tienen que poder ser subsumidos en los conceptos de la norma. Hay una relación de ajuste de la norma hacia el mundo. Y porque es imposible describir con palabras todos los hechos del mundo –si así fuera necesitaríamos una novela rusa para configurar un solo delito— es que se hace especial hincapié en que las normas penales deben evitar los problemas de ambigüedad y vaguedad semántica. Se busca, pues, que los conceptos que se utilicen tengan un significado fácilmente descifrable por el común denominador de las personas. De aquí emana la importancia del principio de taxatividad: de la necesidad de que el ciudadano sepa qué reacción esperar del Estado cuando actúa de tal o cual manera. Así, el debate aquí se puede simplificar con la pregunta que hace nuestro manifestante hipotético, al que dimos vida en la introducción de este ensayo, “¿qué es ultraje?”. En torno a esta pregunta giró el debate de este grupo de ministros, quienes coincidieron que el verbo ultrajar es, de suyo, polisémico. Es decir, tiene varios significados que se mueven en un espectro semántico bastante amplio: desde la agresión verbal hasta la física, y con varias modalidades. Al no poder desentrañar un significado claro y preciso, concluyeron los ministros, la norma es inconstitucionalidad por violar el principio de taxatividad.

 

El tercer grupo de ministros –conformado por la ministra Luna Ramos y el ministro Pardo— defendía la constitucionalidad de la norma. En su apreciación, el significado de ultraje es claro, y además recalcaban que el significado podía ser precisado por el juez al momento de su aplicación.2 Aquí también se consideró que el valor protegido por la norma es de suma importancia. El principio de salvaguarda del orden público justifica que exista una norma de naturaleza penal que lo garantice, ya que su función es la de posibilitar a que la seguridad pública “se realice de manera eficiente y adecuada”.3

 

Ahora bien, ¿qué se puede concluir de las tres posiciones? Que las dos primeras caen en el juego de qué fue primero, si el huevo o la gallina. La posición de Cossío, a mi parecer, veía el lado más profundo del abismo sin fijarse en sus barrancos. Para concluir que hay una violación a la libertad de expresión necesariamente se debe partir de la violación al principio de taxatividad. Al ser la norma ambigua, entonces podía hacer referencia a hechos, a circunstancias que no deben ser normadas, como el discurso político. Lo que no se puede es hacerlo al revés. Una norma que viola la libertad de expresión no necesariamente adolece de ambigüedad. Ahí sí tiene razón el ministro Zaldívar: la violación a la taxatividad conlleva la violación diferida o indirecta de otros derechos4 (expresión, derecho de petición), pero la violación es, primero, a este principio. De ahí su importancia para proteger el principio de legalidad, piedra angular del Estado de derecho.

 

Otra cuestión importante de este asunto es que deja algunas preguntas en el aire que se tocaron de forma tangencial en el debate: ¿cómo debe ser la interacción entre los ciudadanos y las autoridades?, ¿qué umbral de tolerancia es el exigible a las policías frente a los insultos de los ciudadanos?, ¿debe reglamentarse o basta con los demás delitos que sancionan las lesiones y sus equivalentes? La posición de Luna Ramos y de Pardo, aunque no la comparto, invita a una reflexión interesante: hasta dónde el garantizar el orden público nos permite ejercer nuestros derechos, y en qué casos el ejercicio de los derechos puede trasgredir el orden público. Otra vez: el huevo y la gallina. Con la diferencia de que, aquí, el orden de los factores sí altera el producto. Si no me creen, pregúntenle al manifestante, en el ejemplo hipotético, que planteé en este ensayo lleno de hipótesis.

 

Salud y larga vida y luchar para vivir.

 

  

Profesor por oposición de la Facultad de Derecho de la UACH

@profesor_F

Freelance

 

 

 

Francisco Flores Legarda

[email protected]

[email protected]

Twitter @profesor_F

 

 

  ----

Martín Vivanco. Abogado por la Escuela Libre de Derecho; maestro en argumentación jurídica por la Universidad de Alicante; maestro en teoría política por la London School of Economics and Political Science; doctorando en derecho por la Universidad de Chile. Twitter: @MartinVivanco

1 Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 7.

2 El Ministro Pardo estableció que “ultraje” es un elemento normativo de valoración cultural. SCJN,  “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 16.

3 SCJN, “Contenido de la versión taquigráfica de la sesión pública ordinaria del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, 3 de marzo de 2016, p. 15.

4 Ibid., p. 46.

 


  Imprime este texto


Más Información de chileKNqueso

No es verdad que a las mujeres…..
Las dos desgracias
Una historia de amor
¿Y Salinas de Gortari?
Discapacidad intelectual
Maltrato a los estudiantes universitarios
Corríjanme si soy impreciso
Poder oligárquico
Desigualdad social
Todos a cantar
La tercera vía
Respeto
Afirmaciones sin sustento
Principios éticos de los universitarios
Daños colaterales
LA TERCERA GUERRA MUNDIAL
Teología política
El año nuevo, ricos y pobres
CARTA PARA EL NIÑO DIOS
La Navidad: Una Celebración de la Pobreza

 
PUBLICIDAD
MÁS INFORMACIÓN

Evacuan el Cenaltec
tras amenaza de bomba
| Portada
Lesionadas 4 personas por quemaduras
y monóxido en Canto Calabria
| Portada
Trasladan a reo del Cereso a otro
penal en medio de intenso operativo
| Portada
Arrojan cuerpo encobijado
en calles de Riberas del Bravo
| Portada
Arde maleza y basura en
baldío adjunto al Camino Real
| Portada
Balacean en De las Torres a escoltas
del Comisionado de Seguridad; uno grave
| Portada
Invitan a participar este jueves
en la Segunda Feria Integral de Salud
| Portada
Lo asesinan al anochecer en la
colonia Infonavit Juárez Nuevo
| Portada
A la alza, pero sólo
hasta los 16º C.: PC
| Portada
Se reúne Alcalde con empresarios
paseños de la Central Business Association
| Portada
Celebrarán el Día Nacional Peraj en
el Complejo Deportivo de la UACJ
| Portada
Hallan manos humanas en un
baldío de colonia Margaritas
| Portada
Inaugura Alcalde repavimentación
en la avenida De los Aztecas
| Portada
Asegura Guardia Nacional 56 y medio
kilos 'cristal' y 3 kilos de heroína
| Portada
Muere moticiclista embestido por
una camioneta sobre Tecnológico
| Portada
Emite Protección Civil alerta
amarilla por temperaturas bajo cero
| Portada
Con doble turno supera Programa
Emergente de Bacheo los 32 mil metros
| Portada
Vinculan a proceso a presunto
asesino del estudiante de la UACJ
| Portada
Asesinan sicarios a joven
en calles de colonia El Jarudo
| Portada
Hieren a balazos a joven en un
crucero de Infonavit Juárez Nuevo
| Portada


Gotera

   No que no traibas, piojoso!

   Cuando a los juarenses les llega el ¡arriba las manos! del recibo del agua, ya no hay nada  que hacer.

   No papacito! no, ya no son 250, ahora son 800 pesos los que tienes que aflojar, dice el del antifaz azul.

   ¡A ver, ese del minimote, empínate un poco más roñoso! que no te veo la cartera.

   Que con permiso de quién? pues nada más y nada menos que del mero mero jefe de la banda de gobierno.

   Que por qué?

   Pues porque se le hinchan los bigotes, por que con toda alevosía puede meter la mano a la bolsa de la madre o padre de familia y llevarse hasta lo de las medicinas.

   Porque muy lejos de la sensibilidad social, para los traficantes hídricos no hay 'ley del mercado' que valga-, desde luego, se trata de un monopolio.

   Y finalmente, porque para saquear a los que 'menos saben, menos tienen y menos pueden' no hace falta más que la la frialdad mercantilista, la tarascada y, a guiguis...el seguro refugio de la impunidad.


Más Gotera

Leviatán

“Muerte al violador premio a la infidelidad”


Ramón Quintana Woodstock

 

“Muerte al violador premio a la infidelidad”… “nada de sostén, nada de pastillas que las tome él”

…en la década de los 80s sorprendió la lirica de esta rola que invadía el ambiente iberoamericano, sobresale porque no eran tiempos de rebelión femenina, eran tiempos de guerrilla y devaluación económica; la palabra “empoderamiento” aun no aparecía en el diccionario del género y cuando todo parecía revuelto entre la juventud descarriada de los ochentas, esta pieza en castellano le daba dirección a tantos desheredados que buscaban en el rock en inglés un pivote de escape.



Más Leviatán

La Nota Nostra

La actitud es lo que cuenta

 

Ramón Quintana Woodstock

 

En tiempos del Führer, era un acto normal hacer mañaneras no solo en la mañana, la voz de Hitler desfilaba todo el día, las estaciones de radio estaban controladas por el gobierno del tirano, no se movía una silaba sin el que el dictador dijera algo, era un momento de zenit, pero ya se había trabajado muchísimo en ello, previamente el autor de los campos de concentración rogó para que le dieran el poder, el blanco eran los empresarios, por supuesto que el dinero era algo sustancial, les pidió que le apoyaran para sacar de Alemania del atolladero, y los empresarios movidos por el discurso impecable del nacionalismo le dieron el voto y así mismo, el poder. La promesa era la bonanza para sus factorías, por supuesto que con ese billete de cambio, los adinerados le dieron todo su soporte, al puro estilo priista -para ponerlo en contexto-.

 

Mediometro

¿Por qué no hay obra pública importante de Gobierno del Estado en Ciudad Juárez?
No hay dinero, como afirma el gobernador
 [tally] 16%
Represalia por no haber votado por el PAN
 [tally] 28%
Como dice Corral: es "lo que Juárez merece"
 [tally] 8%
Se guarda el dinero para la campaña del '21
 [tally] 4%
Porque el gober se volvió 'chihuahuita'
 [tally] 20%
Se usa el presupuesto para 'cultivar' voto panista
 [tally] 0%
Demasiado dinero en propaganda oficial
 [tally] 4%
Se da el recurso a grupos y asociaciones 'azules'
 [tally] 0%
No alcanza porque funcionarios tienen supersueldos
 [tally] 20%
Este sondeo de opinión no tiene valor estadístico, responde tan sólo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean manifestarse.

DesdeJuárez

Fetichismo: Objeto al que se rinde culto o reverencia sin ninguna justificación, como los retratos de algunos revolucionarios

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Si te molesta que alguien piense, viva y sea distinto a ti, te recomiendo dos cosas. Una deja de leer esto, que tengas lindo día y se feliz. La otra… ve a terapia, lo necesitas.

No trataré un tema tan polémico como el aborto, la libre determinación de la personalidad o la legalización de la marihuana para su uso recreativo. Pero sí es un tema sumamente sensible.

¿Cómo lo sé? Mi padre me lo enseñó. Sí, él era un cabrón muy sabio. Sabía de todo. Pero para él, el conocimiento no tenía sentido. Era más una cuestión de estatus, le gustaba sentirse superior y adoraba corregir a gente ignorante, más si cabía una burla de por medio.


Mas Juárez

Sindéresis

No es verdad que a las mujeres…..

 

Francisco Flores Legarda


“Ladrón sagrado borro mis reflejos
Placer de nunca más saber quién soy.”

Jodorowsky


A las mujeres le gusta el abuso sino marcharían.

El maltrato a las mujeres es algo raro y aislado.

Sucede en familias de bajos ingresos y etnias.

No hay manera de romper con las relaciones abusivas.

Hombres adictos a las drogas, parados, con estrés en el trabajo…


Mas información

 

 

© Copyright 2020, Arrobajuarez.com.
[email protected]