Leviatán

Desorden Público

Un joven víctima de la sobreprotección de su madre, suele sentarse con los pies encima de la posadera, dice incoherencias y se lo repite a él mismo una y otra vez, además, camina de puntitas para no agredir con más peso al planeta tierra. La representante de una actriz que sueña con ser mejor que su propia representada. Por otro lado, una ingenua, ñoña, que en su primera cita va tejiendo toda una escena de encuentro, en donde augura ser amada…necesitada.

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

 

 

 

Desorden Público

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock

 

 

 

Un joven víctima de la sobreprotección de su madre, suele sentarse con los pies encima de la posadera, dice incoherencias y se lo repite a él mismo una y otra vez, además, camina de puntitas para no agredir con más peso al planeta tierra. La representante de una actriz que sueña con ser mejor que su propia representada. Por otro lado, una ingenua, ñoña, que en su primera cita va tejiendo toda una escena de encuentro, en donde augura ser amada…necesitada. 

 

Personajes de la cotidianeidad que convergen en el trasporte, ellos no lo saben pero van haciendo un escándalo en la cabeza del protagonista, quien tiene la capacidad de poder escuchar lo que van pensando los otros, no se sabe si aquello es una virtud o simplemente lo asecha la demencia. Tal condición lo perturba pero también es una juego de morbo que lo lleva una y otra vez al mismo sitio donde le sucede consuetudinariamente el evento.

 

Se trata Max, un actor fracasado que busca volver a su profesión, pero es indiscutible que su corta iniciativa no lo volverá a poner en los tablados nuevamente, es un tipo narcisista que se la pasa pensando en él mismo y en cómo solucionar ese problema de sacar las voces de su cabeza, que conversan como en una película entera, nutrida de imágenes y situaciones en las que él solo permanece de espectador, pero desesperado porque aquello es en contra de su voluntad.

 

Desorden Público es una obra de teatro que muestra las capacidades histriónicas de los actores, cada uno de ellos desarrolla hasta tres personajes, abismalmente diferentes entre sí, esa virtud camaleónica de cambiarse de careta, está sustentada por la dirección de César Cabrera, quien junto con la compañía de teatro Telón de Arena, llevan tres lustros creando y contando historias. Desorden Público es una obra altamente recomendable, por momentos es jocosa o irónica, lleva un sabor agridulce que le permitirá reír o desesperarse.

 

Estoy seguro que le gustará, o si no, que me trague el leviatán.,

 

 

 Del 5 al 29 de julio, de jueves a domingo, 8:00 p.m.

 

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
[email protected]

FB: Ramón Quintana W.

 

 

 

Ramón Quintana Woodstock
[email protected]


Ramón Quintana Woodstockes Licenciado en Derecho, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Licenciado en Psicología, con maestría en Investigacion. Es oriundo de Cd. Juárez en la zona poniente-periferica. Es comunicador en el IMER, fotgrafo de ocasión y columnista por necesidad. FB: Ramón Quintana Woodstock. El-mail: [email protected]

 

 


Martes, 10 de Julio de 2018

Cerrar ventana