cabezal
 
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

El Estado es el violento

 

Carlos Murillo González

Se define Estado como la institución que posee
el monopolio legítimo de la violencia dentro de un territorio.

Max Weber


¡No se deje engañar! Los sucesos de protesta social del otoño mexicano son en respuesta a la violencia de Estado. Son decenas de miles de asesinatos y desaparecidos; son frecuentes las represiones sociales y es obvia la militarización hacia el Estado policiaco y el terrorismo de Estado como para que el gobierno mexicano finja demencia y quiera voltear la tortilla acusando a la sociedad del desorden, la anomia de la clase política y sus aliados sanguinarios.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Goodbye, Ben


Miguel Ángel Sánchez de Armas


              Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

         El Mundo de España reseñó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.


Más Juego de Ojos

Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

Enlace

EL POR QUIÉN DEL VOTO


Edna Lorena Fuerte


Esta semana es la última previa a las elecciones del 7 de julio en nuestra ciudad, quienes hemos seguido el curso de las campañas, y más aún, nos hemos acercado al sentir de los ciudadanos respecto a las propuestas de los diferentes aspirantes, llegamos a esa semana con una constante pregunta ¿por quién votar?, para algunos preguntarse esto es mera retórica, pues argumentan que entre las opciones que se presentan  no hay una sola que verdaderamente despierte su interés, otros lo preguntan con la sinceridad de quien no encuentra la diferencia sustancial entre las diferentes propuestas, otros lo dicen con el hartazgo de quienes viven a decepción del régimen de partidos, y algunos más lo preguntan con la sinceridad de saber si haría alguna diferencia su voto en medio de un panorama que muchos quieren dar por ya definido.

La experiencia electoral nos muestra que generalmente las reflexiones que entraña esta pregunta, a estas alturas del proceso electoral, culminarán en el abstencionismo, o en aquellos casos de quienes consideran que tienen  la obligación de hacer saber que quieren participar en la elección, pero que no hay ninguna opción que los represente, quizá tiendan a anular su voto.


Más Enlace

 

desde
España


El sueño imposible de Castro y Obama

Germán Gorraiz Lopez

Obama estaría pensando seriamente en el otoño de su Presidencia (Lame Duck), en borrar definitivamente el estigma impreso por la Administración Bush en los aparatos de poder (establishment) tras afirmar en su viaje a Berlín que “la guerra emprendida por George W. Bush no puede ser eterna” y citando a James Madison añadir que "ninguna nación puede preservar su libertad en medio de una guerra continua". Así, tras la significativa erosión de la imagen de EEUU en el mundo tras los sangrantes episodios de vulneración de los Derechos Humanos en Abu Ghraib y Guantánamo, una de las primeras decisiones de Obama tras su investidura en el 2009 fue firmar una orden ejecutiva para exigir el cierre de la prisión en la base naval de Guantánamo en el plazo de un año, pero en su segundo mandato sus asesores todavía siguen buscando los mecanismos legales para finiquitar el "limbo jurídico" de Guantánamo, espacio virtual fruto de la ingeniería jurídica del llamado "Comité de Guerra" ( nombre en clave del selecto grupo de juristas y asesores que trabajaron a las órdenes de la Troika formada por Rumsfeld, Hayden y Cheney), verdaderos detentores del Poder durante el nefasto mandato de George W. Bush.


Más desde España


 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

¿A que no Sabias?

De Nuestros lectores

 

 

 

Oscar de la Riva



1-Chuayffet, titular de Educación, fue director del IFE y Gobernador del Estado de mexica, gracias a Carlos Salinas de Gortari.


2-Videgaray, titular de Hacienda, es el brillante alumno de Pedro Aspe, estratega financiero de Salinas, y responsable de la crisis de 1994.


3-Coldwell, titular de Energía, fue titular de Turismo con Salinas.


4-Claudia Ruiz Massieu, titular de Turismo, es sobrina de salinas.


5-Navarrete Prida, titular del Trabajo, fue colaborador de Jorge Carpizo durante el salinato.


6-Murillo Karam, Procurador, fue Gobernador de Hidalgo, gracias al impulso de Salinas.


7-Emilio Lozoya Austin, director de Pemex, es hijo de Emilio Lozoya Thalmann, director del ISSSTE y Secretario de Energía de Salinas.


8-Francisco Rojas, director de CFE, fue director de Pemex durante el gobierno de Salinas…


¿Ya les queda bien claro, quien los está gobernando?


¿O necesitan más explicaciones?

Ahora díganme, ¿en cuál Municipio, o Estado de la República no se repite este esquema? En TODO México, son unas cuantas familias las que se pasan el gobierno, “el hueso”, y el dinero de TODOS los mexicanos, los mantienen sin progreso, y se roban su dinero!!

Así, ¿cuándo vamos a salir de jodidos? ¿Esto desean para sus hijos y nietos?

¿O mandamos a chingar su madre a estas familias gobernantes y corruptas, y nos aseguramos de que no se vuelva a repetir este tipo de gobierno en México? Hay que “auto-exiliarlos” como se hizo con Carlos Salinas de Gortari.

Pues adelante, ¿Comenzamos esta tarea en el 2015? ¿SALE?
¡PASEN LA VOZ Y UNANSE A LAS CAUSAS (protestas) ACTIVAS EN EL PAIS, A PARTIR DE HOY!

 

Oscar De La Riva

dlro3@yahoo.com

 



Obama y Raúl: réquiem por una época

De Nuestros lectores

 

 

Jaime García Chávez

 

 

 

 

Los gobiernos de los Estados Unidos y de Cuba anunciaron, en indiscutible acontecimiento histórico, la reanudación de relaciones, tras 53 años de ruptura, y no se diga de conflictos significativos para la región, algunos de estos de magnitud mundial, como la famosa crisis de los misiles, que en un mundo bipolar, caracterizado por la Guerra Fría, evidenció la factibilidad del desastre nuclear. La historia del suceso está en proceso de conocerse en algunos detalles que contribuirán a su interpretación, particularmente porque la negociación se llevó en secreto, como suele ser en estos casos, pero a su tiempo, cuando se abra todo este momento de diplomacia, conoceremos las razones de una y otra parte.

 

Es obvio que la apertura de las relaciones diplomáticas marcará el inicio de una compleja negociación de consecuencias geopolíticas muy importantes para esta zona del planeta y, diferendos de volumen pesado, ocuparán las relaciones bilaterales ahora que deja atrás un largo periodo de enconos y sinrazones. El suceso, desde luego, se va a presentar como el producto final en el que no hay vencidos ni vencedores, porque bajo esa lógica no se puede iniciar una plausible reanudación en los términos convencionales, y de acuerdo a los protocolos que rigen mundialmente en la materia. No está de más decir que la noticia no es como un rayo que cae en cielo sereno. Es de esos hechos que diferidos largamente tenían que llegar, tenían que suceder. Los cubanos tienen lo suyo en el oficio diplomático, de sobra es sabido, pero ahora estarán iniciando una etapa en la que los norteamericanos le llevan la ventaja de la fuerza y la experiencia adquirida a lo largo y ancho del planeta, experiencia en la que diplomacia y fuerza corren en paralelo, no nada más esta última como suele exaltarse.

 

Para mí el hecho se presentó en medio de una coincidencia personalísima que no quiero dejar de comentar, así sea sólo en importancia estrictamente individual. El día previo al anuncio de Barak Obama y Raúl Castro, concluí con enorme regusto estético y político, la lectura del libro Réquiem habanero por Fidel, del escritor nacido en Las Palmas de Gran Canaria, J. J. Armas Marcelo, que nos llegó bajo el sello editorial de Alfaguara en la primera edición de mayo de 2014. Sin duda es una novela llamada a trascender, quizá en una nueva línea de los grandes textos sobre dictadores latinoamericanos, por su nivel crítico, el manejo magistral de la ironía y la inteligencia que muestra su autor para reconocer a un país como Cuba, sin desbarrancarse por la denostación de Fidel Castro, sino tomándolo como un referente aún después de que este muera. Precisamente es un réquiem muy particular porque narra las muchas veces que se “mató” a Fidel, la pericia con que éste evitó el “deceso” y, sin duda, la convicción que se fue extendiendo en todo el archipiélago con capital en la legendaria Habana, de que Fidel es inmortal.

 

Magnífico que Armas Marcelo haya escrito su obra antes del suceso que hoy ocupa la atención diplomática internacional, porque sin querer, o a lo mejor queriendo, nos lega un hecho reconocible de manera indubitable: que Fidel, ya vestido sin los atuendos del guerrillero, con su mono encima, enfermo, sin duda en sus últimos días, vivió para encabezar una revolución, sostenerla, navegar en un complejo mundo que le permitió a Cuba una existencia inexplicable, si no fuera por el equilibrio que obligaba sendos poderíos nucleares, para ir sobrellevando una realidad difícil en la que todos los días esperaba una invasión norteamericana que no llegó, ni aún en los tiempos en los que las tropas cubanas se empeñaron en una presencia armada anticolonialista en Etiopía, Angola, Mozambique, para amanecer un día –sí, aún con vida– al reinicio de las relaciones con el imperio, con el monstruo al que alguna vez se refirió para llamar a su destrucción, ya que no había que esperar a ver pasar su cadáver como una especie de regalo del destino. A Fidel se le pueden recriminar muchas cosas, y confieso que no es santo de mi devoción, menos que no luchara con tesón por lo que quería. Y todo parece apuntar que al final, entre libertad y necesidad, apostó por abrirse a los Estados Unidos.

 

Pues bien, cuando recorrí las más de trescientas páginas de la novela del canario, sentí el palpitar de la vida cotidiana de Cuba, su música, sus tragos, sus giros lingüísticos, su brisa, su calor, todo, pero como el relato lo realiza Walter (gualtiel, en el acento de la isla), un agente de la seguridad del estado, dependiente de Raúl Castro, leal a toda prueba al régimen, testigo de sus desvíos y desvaríos, dolido por las incongruencias pero a pesar de todo fiel, se llega a vivir por el lector algo que parece ser un común denominador de las sociedades con modelo soviético: la depresión personal en que vive la gente –el yuyu del descreimiento– que transita hacia los trastornos de bipolaridad y esquizofrenia, porque no se puede vivir un día con el discurso como credo profundo y a la vez en la incongruencia que el autor reconoce, por ejemplo, en la vida de los hijos de la revolución, es decir, los hijos de la cerrada élite del poder, con los suicidios, con eso que el autor llama “usted está lleno de nada”.

 

Para Walter el drama de la cotidiana crisis familiar con su esposa, crítica natural del sistema; la decisión de la hija de emigrar a Barcelona para convertirse en una gran bailarina, con todo lo que eso significa; la treta de Fidel de regalar de vez en cuando un Rolex; la conciencia de que aquel, en un país hecho para la música, no sabía ni tocar un güiro; la denostación del poeta Padilla; “el sexo como el opio del pueblo”; los fusilamientos del héroe nacional Ochoa, que afectó a la familia Laguardia; todo eso deriva en una jubilación personal para operar un taxi habanero en los postreros días de la vida de él, pero sobre todo de un Fidel que empezó a convertirse en eterno de tanto que lo habían matado, lo que agranda su desesperación, paranoia, vivir un frustrado enamoramiento con su bella psiquiatra (potencial delatora). Transpiraba tal celo por la revolución, que le parecía despreciable que al lado de los grandes comandantes pulularan los hombres de negocios, los que se enriquecían de la manera habitual en un país capitalista, despreciado como modelo para la isla.

 

Imagine vivir en una sociedad como la cubana en la que las relaciones políticas se tasaban de la siguiente manera: “el que se pasa es peor que el que se queda corto”; “el que se aflige se afloja”; o la más dramática: “cómo se agarra uno a la última guagua en la vida”. Pero lo que más pesaba, permanentemente, era que en estos años corría por radio bemba la versión de que Fidel se acababa, moría, pero de que tal hecho no iba a deparar para mal el futuro de Cuba. El autor, contra lo que sucede en otras novelas, no extermina a Fidel, no nos narra su hipotético sepelio, porque probablemente lo que estaba por suceder en el futuro no desamparado por el fidelismo, se iniciaría con la reapertura de las relaciones de uno de los últimos bastiones del “socialismo” con su enemigo mortal: los Estados Unidos. Y es que no está de más recordar lo que nos dice el autor, a la hora en la que el discurso La historia me absolverá o la Segunda Declaración de La Habana, se convierten en arqueología: Fidel es un huevos de oro, en los términos en los que el guerrillero del Moncada y Sierra Maestra fue interrogado por un periodista sobre su supuesta circunstancia de castrado, a lo que contestó, histriónico, de la siguiente manera: se bajó los pantalones militares y les enseñó los cojones, hechos y derechos, en su lugar y en orden, pidiendo que no le sacaran fotos para que no se asusten los enemigos, pero eso sí, periodista, “vete y diles que aquí tengo mis huevos, que son de oro…”.

 

En fin, estas líneas son producto de una casualidad: la lectura de un libro, como pudo haber sido cualquier otro, y el anuncio de los oficiantes Barak Obama y Raúl Castro cantando el responso de toda una época. Nuevas relaciones, acontecimiento histórico sin duda. Viraje de la historia.

 

 http://jaimegarciachavez.mx/?p=2320

 

 


Los violentos son ellos

De Nuestros lectores

 
 
Mauricio Merino/El Universal
 
 
Las marchas y las protestas extendidas como una ola por todo el país —y por todo el mundo informado— han tenido su origen en el hartazgo de la gran mayoría de los mexicanos por las violencias que nos están haciendo pedazos, ante la incapacidad y la connivencia de los gobiernos para afrontarlas. Pero ahora resulta que los violentos somos quienes nos quejamos de la violencia. Los violentos somos quienes salimos a protestar por la inacción y la complicidad de los gobernantes; somos los enemigos de la estabilidad, del Proyecto de Nación (así, con mayúsculas) y de la paz del país. Los malos somos quienes nos dolemos de las agresiones que sufrimos todos los días. 
 
 
Es bien conocida la regla de oro de Gonzalo N. Santos: “la mejor forma de solucionar un problema, es no plantearlo”. Según ese argumento típico del autoritario, el enemigo no es quien genera el problema, sino quien lo hace público; y quien debe pagar por las consecuencias es el mensajero de las malas noticias. Luego de casi dos años en los que el gobierno de la República había conseguido acallar, que no resolver, el problema más importante de México, los efectos de la impericia, la prepotencia y la corrupción brotaron como un volcán. 
 
 
Pero cuando el Presidente y sus allegados se duelen por el quebranto de la estabilidad política del país, cuando llaman a la paz y la unidad nacional y amenazan con el uso de la fuerza pública del Estado, no se están refiriendo a los delincuentes, ni a los corruptos que se han rendido ante ellos, ni a los negligentes que han ocupado sus puestos sin ofrecer resultados, sino a quienes salen a denunciarlos. Es a éstos a quienes hay que frenar, pues son éstos quienes se han atrevido a gritar que el Rey va desnudo. 
 
 
Desde su mirador, el Estado no es la organización política superior de la sociedad, sino ese conjunto de puestos y presupuestos que están en sus manos. Así pues, defender al Estado no consiste en garantizar la seguridad de los mexicanos y la vigencia plena de sus derechos, sino en evitar que se mine la imagen y la autoridad de los representantes de esa organización. No atacan tanto al Estado quienes lo corrompen ni quienes lo utilizan para su beneficio privado, cuanto quienes denuncian esos defectos y exigen que los líderes políticos del país honren con su conducta y sus decisiones la autoridad de la que están investidos. El origen de esa confusión es tan simple como profunda: para ellos, el Estado es su patrimonio y quien los denuncia, lastima al Estado. 
 
 
Los malos —los verdaderos malos— pueden hacer sus negocios mientras no se metan con ellos. Los malos no se duelen de la debilidad del Estado sino que la utilizan para su beneficio. Pero no hablan mal de quienes lo representan, ni mucho menos (¡faltaba más!) les exigen que cumplan con su función y que asuman su responsabilidad. En cambio, los que salen a manifestarse a las calles y repiten incansablemente sus protestas por todos lados y con todos los medios que tienen a mano, son sus antagonistas directos. Y aunque se hagan daño entre ellos, los criminales y los corruptos pertenecen al mismo bando, mientras que quienes se atreven a denunciarlos los ponen en entredicho y desafían su potencia. Así pues, es a estos rijosos que salen a manifestarse a la calle y que pasan la voz del agravio, a quienes debe exigirse que guarden silencio y vuelvan a casa. 
 
 
Pero no. No hay ningún Proyecto Nacional que les pertenezca a los poderosos ni que esté amenazado por la denuncia social, porque el único proyecto que puede alegarse en estas horas difíciles es el de la restauración de la democracia y la defensa de los derechos humanos y la ética pública. Nadie es dueño de ese proyecto ni nadie quiere dañarlo cuando sale a exigir que se cumpla. Nadie merece ser insultado, golpeado y vejado por decir públicamente su hartazgo. Los malos son otros.
 
Investigador del CIDE

355 AÑOS DE CIUDAD JUAREZ

De Nuestros lectores


PUNTUALIZANDO

 

 

Abelardo Valenzuela Holguín

 

 

Como juarense no me debe pasar inadvertido el poder comentar sobre el aniversario de nuestra comunidad, los 355 años de la fundación de nuestro antiguo Paso del Norte, hoy convertido en nuestra querida Ciudad Juárez; cada vez más se confirma la enorme generosidad de nuestra comunidad que a lo largo de su historia, siempre ha tenido los brazos abiertos para mucha gente de toda la república mexica mexicana, incluso, de otros países.

 

Aquí sigue nuestra Ciudad con los brazos abiertos, a pesar de muchas vicisitudes y de variados estilos de gobernar dándole nuevas oportunidades de crecimiento en las vidas de toda aquel ciudadano que ha decidido ser juarense por adopción y que ha podido constatar frente a otras ciudades de nuestro país, que la gran diferencia está en la calidad humana de sus habitantes.

 

Pero también, hay que puntualizar que hasta hoy, todos los gobernadores de la entidad no le han dado en los hechos la importancia que tiene nuestra comunidad en la geografía estatal y nacional, ya que nuestra Ciudad ha sido descobijada gradualmente; Juárez está urgido de un gobernador que verdaderamente vea por el desarrollo integral de esta frontera, más allá de los partidos políticos.

 

Ciudad Juárez aunque les duela a muchos es la mayor ciudad del Estado de Chihuahua y es la octava zona metropolitana más grande de México y como tal debe ser considerada. Por eso es inconcebible el desprecio presupuestal y la indolencia de los gobernadores, hacia su mismo desarrollo y crecimiento ordenado, y más si lo comparamos con el impulso que le otorgan a la Ciudad capital.

 

La historia nos indica que Juárez siempre ha sido como acertadamente lo indica nuestro escudo de armas- Refugio de la Libertad y Custodia de la República- ya que es protagónica de muchos cambios en lo social, político y económico a nivel nacional desde siempre, y en más de una ocasión la capital provisional de la República bajo los mandatos de los presidentes: Benito Juárez, Francisco I Madero y Venustiano Carranza.

 

Originalmente nuestra comunidad se le denomino Paso del Norte, posteriormente recibió su actual nombre en 1888 en honor a Benito Juárez quien se refugió en la ciudad durante la segunda intervención Francesa. Últimamente se le dio la designación de “Heroica Ciudad Juárez” pero solo será una connotación simbólica y para fines promocionales, en atención al papel que jugó este municipio durante la Revolución Mexicana.

 

Hay que puntualizar que en 1595, con el permiso del Rey Felipe II de España, iniciaron las exploraciones españolas para colonizar el territorio de Nuevo México, y en 1598 el explorador Juan de Oñate reclamó para el Virreinato de Nueva España la posesión de los territorios más allá del Río Bravo en el punto Paso del Norte.

 

Fue el 8 de diciembre de 1659, cuando el fraile franciscano Fray García de San Francisco fundó lo que hoy es tanto Ciudad Juárez como El Paso Tx, con el nombre de Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de Mansos del Paso del Río del Norte, y construyó la misión de Guadalupe, que hoy se encuentra ubicada a un lado de la catedral de Juárez.

 

Es por ello que durante la Administración de Francisco Villarreal Torres se instituyo la Presea “Fray García de San Francisco” como el máximo reconocimiento que otorga la ciudad a una persona física o moral y fue instituida con motivo de la fundación de Ciudad Juárez, esto hay que puntualizarlo…

 

 

ABELARDO VAENZUELA HOLGUIN

abelardovalenzuelah@gmail.com

 


INCERTIDUMBRE

De Nuestros lectores

 

 

Luis Villegas Montes.

 

 

Así le llamo yo al asunto de los brillitos. Única incertidumbre que me habita. Huelga decir que, por razones estrictamente económicas, decidí no deshacerme del fijador en gel para niñas que compré durante mi aventura duranguense y ahí sigue, en uno de los cajones de mi cómoda. Huelga decir también que Adriana primero se rapa que ponérselo y María, ¡Ay, María!, esa, como su tocaya a medias, María Antonieta, primero se deja cortar la cabeza a que uno solo de sus brillitos (del gel) vaya a ensombrecer el esplendor natural de sus caireles (Lo de “esplendor natural” en este caso es una licencia literaria porque posiblemente, entre las dos, entre tanto mejunje que se ponen, untan, frotan y restriegan, traigan en la cabeza algo parecido a la fórmula de la Coca Cola). Como sea, la incertidumbre que me cimbra el alma un día sí y otro también, deviene de que cada vez que me veo un pelo mal peinado o difícil de aplacar, recurro al famoso frasquito color rosa y procedo. Procedo y en el espejo de la habitación en penumbras todo se ve bien. Lo malo es que salgo y ahí están, reveladores de mi codez, según refiere Adriana entre risas, los famosos brillitos. Yo hago como que la Virgen me habla y la ignoro pues, al fin de cuentas, parado frente al espejo, yo solo veo mis canas en sosiego y franca paz.

 

Entrando en materia, al margen de esas disquisiciones hamletianas (¿me brilla el pelo o no?, he ahí el dilema), en la pasada entrega escribí que la reforma en materia de derechos humanos va a propiciar una administración de justicia lenta, farragosa e incierta y que se iba a “gabachizar” el procedimiento jurisdiccional en nuestro país. Ambas afirmaciones merecen sendos artículos. En primer lugar, sin estirar mucho las cosas, la reforma podemos centrarla en un dispositivo en concreto, el artículo 1º de la Constitución federal que, en lo medular, señala en sus  párrafos 3º y 4º:

 

“Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia.

 

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”.

 

Sin el afán de hacer una reflexión exhaustiva aplicable a todos los órdenes y niveles de autoridad en nuestro País, pues para allá tiende la reforma (e imposible de esbozar siquiera, por otro lado, en tan solo dos páginas), vamos a referirnos al ámbito estrictamente judicial. La consecuencia de dar cabal cumplimiento a dicho dispositivo podemos resumirla en lo siguiente: De aquí en adelante, todos los órganos judiciales deberán ejercer el llamado “control de constitucionalidad”; lo resuelto por aquellos solo surtirá efectos directos para las partes en el proceso (si bien, por su carácter de “precedente” podrá afectar otros negocios); el examen respecto de la constitucionalidad se dará dentro del proceso que origine el acto impugnado con independencia de que se trate de diversas instancias; y, por último, el Juez en turno podrá ejercer esta atribución de manera oficiosa.1

 

Las diferencias apuntadas no son gratuitas u oficiosas; el régimen previo, que subsiste, por cierto, se caracterizaba por encomendar dicha revisión a un solo órgano jurisdiccional con competencia especializada, creado ex profeso; además, la resolución de inconstitucionalidad podía tener efectos generales, su análisis se daba en un proceso distinto a aquel que originó el acto reclamado y dicho tribunal debía ser instado mediante la demanda respectiva.2

 

Es decir, en el pasado inmediato, de ocurrir una vulneración a los derechos humanos (llamadas en nuestro régimen, por décadas, “garantías individuales”, según algunos tratadistas de manera impropia),3 había manera de combatir la respectiva resolución; todo era acudir a la instancia correspondiente y atacar la  inconstitucionalidad del acto o la indebida afectación de derechos, para que un órgano judicial especializado perteneciente al Poder Judicial de la Federación, resolviera el fondo del asunto. Los jueces, por decirlo de algún modo, aplicaban (bien o mal) la Ley y, eventualmente, quien se sintiera injustamente afectado podía reclamarlo y reparar el hecho.

 

Ahora no, dado que cualquier orden y nivel de autoridad -judicial en la especie-, debe revisar la regularidad constitucional (o convencional) del acto, y para colmo, en algunos casos de manera oficiosa, como cuando se trata de menores, por ejemplo, puede ocurrir y ocurre, que al amparo de esa exigencia de “interpretar” las normas relativas a los derechos humanos, se realicen interpretaciones contradictorias, algunas de ellas festivas; no otro es el origen (la disparidad de criterios) de la figura conocida como: “Contradicción de Tesis”, por la cual, alguno de los órganos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que la Ley de Amparo señala (art. 226) resuelve en definitiva el criterio aplicable cuando los sustentadas por las salas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los plenos de Circuito o los tribunales colegiados de circuito, resulten discrepantes entre sí (art. 225). Si eso ocurre al más alto nivel del órgano judicial por excelencia en nuestro País, ¡imagínense el futuro inmediato!

 

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

1 FERRER MAC-GREGOR, Eduardo y SÁNCHEZ GIL, Rubén. Control difuso de constitucionalidad y convencionalidad. Suprema Corte de Justicia de la Nación, Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. México. 2013. Pág. 14.

2 Ibidem.

3 BURGOA ORIHUELA, Ignacio. Las Garantías Individuales. Porrúa. México. 1984. Pág. 164.

 


MADURA GIGANTESCO PROYECTO FERROVIARIO

De Nuestros lectores

 


 

Luis Ochoa Minjares

 

 

   Es casi un hecho que el mejor regalo navideño que pueda recibir el Estado Grande de Chihuahua, sus habitantes y gobernantes, es la noticia de que el gigantesco proyecto ferroviario que unirá el Estado de Nayarit -donde se construirá un moderno puerto marítimo de altura- con San Gerónimo, Chihuahua  y Santa Teresa, EEUU, y con el resto del mundo por el pacífico, está ya más que planchado.

 

   Chihuahua tendrá acceso directo al mar y comunicación con el resto del mundo. Los actuales gobernadores de Nuevo México, Nayarit y Chihuahua, cuyo empeño en hacer una realidad esta mega obra ferroviaria durante sus respectivas gestiones, podría hacerlos merecedores de entrar a las páginas de la historia.

 

   La línea ferroviaria Nayarit-Chihuahua, necesariamente pasará por Samalayuca hacia San Gerónimo, y automáticamente serían descartas las vías que cruzan Ciudad Juárez, vías que la tienen convertida en un verdadero patio de maniobras ferroviarias y sin futuro alguno desde el punto de vista urbano.

 

APRUEBA EL SENADO

LA LEY FERROVIARIA

   El anteayer viernes  se informó que el Senado aprobó en comisiones la nueva ley ferroviaria. Todos serán concesionarios con derecho a la construcción de las nuevas vías ferroviarias, dejando la puerta abierta al desarrollo de proyectos.

 

   En efecto, el Senado reactivó la minuta de Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario, al quitar la figura de concesionario y destinar la función de concesionario a las compañías que decidan participar en el sector. La Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado aprobó por unanimidad el dictamen de la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario  de común acuerdo con la Cámara de Diputados.

 

   El dictamen aprobado por unanimidad será enviado al pleno senatorial y una vez que sea votado podrá ser remitido a San Lázaro, y como los diputados están de acuerdo, el tema podría pasar a la asamblea dentro de las fechas del 15 de diciembre en que concluye el periodo de sesiones, y remitir el decreto al Ejecutivo para su promulgación.

 

COMENTARIOS ACERCA DE

LA REFORMA FERROVIARIA

 Hola Don Luis: Le comparto un par de comentarios a lo de la ley ferroviaria.  Todo planchadito, todo en paz.  Las llamaradas de petate se apagaron y ahora hay pura manita sudada.  Todo en paz y con amor.

 

   Los tiempos confirman que Duarte y Sandoval, gobernadores de Chihuahua y Nayarit, si traen apoyo de la presidencia para el proyecto de Puerto de altura en el Pacífico con su línea ferroviaria a Nuevo México.

 

   Es lógico pensar que uno de los primeros proyectos de nueva concesión será la de los chinos de Nayarit a Chihuahua y la de los chinos con gobierno del estado posiblemente, o los amigos de Duarte, de Juárez a Santa Teresa. Pero hay que esperar a que nazca el bebé a ver a quien se parece. Saludos. Javier Ortiz.

 

¿CUAL LIBERTAD, LA DE

PRENSA O DE EMPRESA?

   Gran oportunidad ofrece el proyecto de reglamentar la difusión de temas “inconvenientes” en los medios impresos para un debate de altura, profundidad y objetividad en el que luzcan su interés, sapiencia y valor nuestros diputados, juristas, sociólogos y también los periodistas.

 

   A simple vista el proyecto de ley que nuestros legisladores elaboraron para meter su cuchara en el contenido que difundan los medios de comunicación, particularmente los impresos, da la impresión de que no tomaron en cuenta la diferencia abismal que existe entre la libertad de prensa y la libertad de empresa, ambas intocables en su esencia y sus fines.

 

   En los países en desarrollo como el nuestro, en la medida en que se consolida el capitalismo como expresión de su crecimiento, presencia también que la prensa como institución adquiere cada vez más las características de una poderosa industria, y la libertad de prensa se confunde con la libertad de empresa.

 

   Tal vez nuestros amigos legisladores lo que intentan es limitar un poquitín la desaforada e irrestricta comercialización y mercantilización de la pornografía, la promoción de las adicciones y demás vicios que nos envilecen.

 

   La libertad de prensa, ni con el pétalo de una rosa tocarla porque ardería Troya nuevamente.    

 

 FUERA MODORRA

TODOS A  VOTAR

   Prácticamente ya estamos inmersos en los preparativos del proceso electoral de junio del 2015. Todos los ciudadanos chihuahuenses, hombres y mujeres, acudiremos a las urnas electorales a depositar nuestro voto a favor del partido político y los candidatos que más se acomoden a nuestro modo de pensar y a nuestros anhelos y esperanzas. Votar es el único camino para fortalecer nuestra democracia.

 

   Quien no vota no cuenta para nada en la vida cívica y política de su comunidad. Una forma de suicidio civil es sustraerse por malos consejos, por apatía, por modorra o indiferencia al cumplimiento de los deberes cívicos. Otro modo de auto eliminarse del conjunto social en el que se vive, es no ejercer los derechos inherentes a todo ciudadano en un sistema democrático.

 

   El Estado mexicano invierte considerables recursos provenientes de los impuestos que pagamos para mantener e impulsar la democracia en nuestro país. Los partidos políticos están considerados constitucionalmente como entidades sociales de interés público porque son los instrumentos de que se sirve el pueblo para organizarse políticamente.

 

    La ciudadanización de los organismos electorales es el fruto de un gran esfuerzo de los mexicanos y sus gobiernos para transparentar la democracia y poner al cuidado de los ciudadanos el manejo de todos los procesos de selección y elección de nuestros gobernantes municipales, estatales y federales. LOM.

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 336

 

Gotera

    2.81.
    En devaluados pesos constantes y sonantes, es regalo navideño de Peña Nieto a la mesa del trabajador.
    Dos enteros y sus centavos (.81 para la zona A, .68 para la B), al margen de la hueca retórica, pintan de lleno la política neoliberal del 'para que te alcance para más'.
    Así, por más años de los que tenga memoria cualquier longevo mexicano, el sueldo  pierde de nuevo una porción de su poder adquisitivo, en lo que viene a ser la transferencia de riqueza vía la institucional y alevosa garruña.
    La quinta parte de un kilo de tortillas...o, como dicen en la calle: 'ni p'a la ruta'.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

JUAREZ: EL ''MODELO'' QUE NO FUNCIONA

Víctor M. Quintana Silveyra

 

El Estado mexicano no resuelve los grandes problemas nacionales: los pospone o hace como si los resolviera…y los empeora. Lo revela así el reciente enfrentamiento de ex-autodefensas en La Ruana. El “modelo Michoacán” hace agua, pero también el “modelo Juárez”, como puede observarse en el repunte de la violencia a esa frontera y sus  municipios aledaños.

El sábado 6 de diciembre, en Guadalupe, en el Valle de Juárez, fueron desaparecidos tres jóvenes. Los encontraron el jueves 11, asesinados, en uno de tantos arenales de esta región. Los identificaron como  Elmer García Archuleta, psicólogo recién egresado de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, su hermano Edgar y el primo de ambos,  Gabriel Gándara Archuleta.  El padre de los primeros fue asesinado hace un año  en la cabecera municipal de  Guadalupe cuando asaltaron un taller de su propiedad. La hermana de Gabriel, Ericka, quien fue la única mujer policía de dicho municipio fue desaparecida en 2010 y su cadáver encontrado en un canal de aguas negras. Genealogías de muerte que se viven por acá. Familias completas asesinadas o desaparecidas, como la familia Reyes Salazar, cuyos sobrevivientes muerden ahora la amargura del exilio en los Estados Unidos, como el de varios niños que jugaban beisbol en Loma Blanca…



Más Palabra

La Nota Nostra

Perdónenos

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Sl a historia no se equivoca Antonio López de Santa Ana vendió tres estados a ala union americana, algunos coinciden que firmó el contrato de compra-venta bajo la astucia de un cañón de una carabina en su sien; otro simplemente lo tildan de un maldito traidor que deseaba ganarse una tajo de dinero, como buen político, sin embargo había adeudos entre Méjico y la recién fundada Unión americana, así que había que pagarles, sin embargo la “la tranza” nunca se desvinculó de Toñito, que resultó ser  un ególatra patológico de lo pior.

 

Más nota

Mediometro

Son casi 28 mil millones, entre la deuda que dejó el anterior gobernador y el actual ¿Dónde quedaron?
Ya fueron convertidos en ranchos y edificios
Mienten José Reyes Baeza y la SHCP
Se los repartieron los del club
Los gastaron en despensas electorales
No existe tal; César Duarte tiene razón
Serán fondo para el banco social-particular
Será capital para invertir en el Fraking
Se fueron a la campaña de Peña Nieto
     Resultados

DesdeJuárez

Mi padre y Fiesta Juárez 2014

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Mañana se inaugura la Feria, ahora llamada Fiesta Juárez.

La verdad, me pregunto ¿qué beneficios trae a la ciudad este evento hoy en día? Y la pregunta es honesta pues lo ignoro.

Cuando era joven, me encantaba ir a la Feria. Era una cantinota y me encantaba beber en ella. Había grupos de rock y todo era muy divertido. Recuerdo que una vez en un juego nos sacamos una botella de vino tinto y ante la desesperación de beberla terminamos por abrirla con un clavo que encontramos en el piso.

Recuerdo que un amigo de una amiga, era promotor de certámenes de belleza en la ciudad. La Feria era uno de sus lugares preferido para reclutar chicas guapas por ser un lugar donde mucha gente usa sus mejores atuendos para lucirse.

La gente paseando comiendo y comprando baratijas. Era bonita la Feria. La disfruté mucho.


Mas Juárez

chileKNqueso

Perder el Estado

 

Francisco Flores Legarda


“Ni esto ni lo otro, vivamos sin andar definiendo.”
Jodorowsky


Tener una aproximación de lo que está sucediendo en México no alcanza con el registro de noticias sobre un país que, periodísticamente, se ha vuelto nota roja. Aproximarnos a lo que sucede, en medio de la impudicia política y los sentimientos de venganza que han emergido y multiplicado, al desamparo de 43 estudiantes normalistas de cuyas anunciadas osamentas ya se prepara un festín más de la lucha por el poder.

Cómo abordar el nuevo pico informativo generado por la conferencia de prensa, dada por el procurador Jesús Murillo Karam, el viernes 7 de noviembre.Desde la PGR se presentó una crónica basada en la confesión de tres participantes, ejecutores de los normalistas de Ayotzinapa.Exterminio expedito, sin adorno de ideología, etnia o religión alguna, el gélido cumplimiento de órdenes ahorradoras de cualquier justificación, como eco porfiriano de ¡Mátenlos en caliente! Lo ordenó el jefe, en este caso José Luis Abarca, en calidad de presidente municipal de Iguala, Guerrero. Conferencia estremecedora que no se puede resumir en la frase “Ya me canse”. Sin considerar su significación no articulada en frase alguna por el Procurador, bien pudo haber dicho y con razón: el Estado está perdido.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2014, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com