cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

Coprofagia

 

Carlos Murillo González

"...a ustedes los mandan a que nos repriman porque son los más jodidos..."
Padre de desaparecida a policías antimotines que lo golpearon.
 

El miércoles 12  de enero del 2015 Ciudad Juárez amaneció oliendo a mierda. Cientos (o tal vez miles) de soldados, policías de los tres niveles de gobierno, infiltrados, golpeadores (del PRI, of course) agentes de tránsito, todo un ejército para proteger a un sujeto que se dice presidente de este país.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Señor y esclavo de la palabra


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Este mes se conmemora el medio siglo de la muerte de uno de los hombres emblemáticos de la historia contemporánea. Durante los últimos veinte años de su vida Winston Churchill fue aclamado como el más grande inglés de su tiempo y a su muerte, el 24 de enero de 1965 a los 91 años de edad, millones de seres humanos le guardaron luto en todos los rincones de la tierra. Con su nombre se han bautizado desde buques de guerra hasta cigarrillos; los libros sobre su vida y obra podrían llenar una biblioteca; la televisión y el cine lo estelarizaron; los cuadros que pintó se venden a precios exorbitantes en las galerías más afamadas y sus frases y dichos han sido inmortalizadas en letras de bronce en recintos cívicos en todas las latitudes.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

Pancho Barrio y el capítulo Juárez de Unión Ciudadana: Una contradicción


Leobardo Alvarado


(Con esta entrega, el destacado activista social por los derechos culturales y humanos, Leobardo Alvarado, ocasional colaborador de esta página, inicia su participación periódica y fija en este espacio. @Juárez le da la bienvenida)

 

Es una contradicción insalvable o es la posibilidad de una tensión creativa[1] para el movimiento social de Unión Ciudadana la presencia de Francisco Barrio en sus filas. Qué significa en aras de la denuncia contra el gobernador Cesar Duarte, al acudir al fenómeno Todos Unidos Contra… sin reflexionar sobre las motivaciones intrínsecas en la lucha social.

Por supuesto que Pancho Barrio no representa para nada la integridad y transparencia que dice tener, no al menos para buena parte de la sociedad civil organizada y muchos otros ciudadanos y ciudadanas de Ciudad Juárez. Por eso hay razón cuando se argumenta que Barrio apuesta al cinismo y al olvido y se extiende la pregunta sobre qué es lo que busca el movimiento social al oxigenar a éstos actores políticos que han contribuido a la debacle de este país

(http://juarezdialoga.

org/ls-articulistas/

francisco-barrio

-el-cinismo-y-el-olvido/).


Más MarcaPasos

 

desde
España


El nuevo rapto de Europa

Germán Gorraiz Lopez

Europa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial) y el colapso económico que se está haciendo visible en los países periféricos y emergentes, previsiblemente acabará generando la desmembración de la actual Unión Europea y el retorno a escenarios ya olvidados de compartimentos estancos y proteccionismo económico.

Origen de la crisis

Factores exógenos: La política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EEUU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras, lo que ha originado la desestabilización económica global y la entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales, dibujándose un escenario a cinco años en el que se podría regresar al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial y posterior finiquito a la globalización económica.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

Vientos de impunidad

De Nuestros lectores


 

Jaime García Chávez

 

 

 

Es frecuente que en nuestro país se sostenga la existencia de un gran déficit legislativo para combatir la corrupción y su hermana gemela, la impunidad. Es una idea arraigada que hay que tomar con todas las reservas del caso, porque tras de ella está la confesión de la impotencia para emprender esa tarea, o bien un argumento interesado para que prevalezca por encima de los deseos de quienes anhelan para su país la instauración de gobiernos honrados en los que la separación entre lo público y los privado sea un presupuesto infranqueable para favorecer los mejores intereses de la sociedad, harta de una corrupción sin límites que amenaza con derruir al país mismo.

 

La semana que hoy inicia tiene en su haber el 5 de febrero, el día de la Constitución en recuerdo de la de 1857 y de la actual, promulgada en 1917, justo el año en el que empezó a decrecer la violencia desatada por la revolución y las luchas fratricidas que sobrevinieron después y que han quedado en el imaginario colectivo, emblematizadas por los crímenes de cuando menos cuatro personajes señeros en la historia nacional: Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Emiliano Zapata y Francisco Villa, todos ellos homicidios arteros por los que nunca nadie respondió con el castigo correspondiente y con el apego irrestricto a la legalidad.

 

Nuestro constitucionalismo contiene de origen un precepto valioso si se viera coronado por una cultura política fincada en la responsabilidad y en la voluntad de quien aplica las normas del código básico, o la interpreta de manera rotunda y obligatoria, cual sería el papel de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ese precepto establece el concepto de soberanía nacional como presupuesto esencial del derecho público y se le confiere al pueblo, del cual emana toda legalidad y legitimidad de la propia representación política. Y además, algo que me parece de importancia nodal: el poder público dimana del pueblo, se instituye para beneficio de este. En otras palabras, si el gobierno es de instituciones, las instituciones sólo o únicamente se pueden entender axiológicamente cuando están al servicio de la sociedad, no de las élites del poder ni mucho menos de las catervas burocráticas, que desligadas de los grandes intereses nacionales, actúan como mafias exclusivamente para su beneficio.

 

Cuando en las luchas anticorrupción, o en otras muchas que se dan en favor de la vigencia plena de un Estado de Derecho se invocan estos principios, es frecuente que la respuesta sea que al no haber una reglamentación precisa, se hacen inaplicables. Se camina a contrapelo de lo que sucede en las democracias avanzadas donde un precepto de índole supremo en la pirámide jurídica, realmente está por encima de todo, haya o no legislación secundaria. En los países que tengo en mente, las cortes supremas o los tribunales constitucionales no dudan en establecer el andamiaje para que sus constituciones, garantes del pacto social, prevalezcan contra viento y marea. Ente nosotros desgraciadamente no es así y nos encontramos de manera ancestral con una realidad: la Constitución convertida en simple retórica y el más descarnado divorcio entre lo que dice la ley y la realidad. Así, el presidencialismo mexicano, antigualla que hay que superar si queremos darle viabilidad a los más altos intereses del país, está fortificado en la más grotesca impunidad que hace del titular de ese altísimo cargo, un intocable durante y después del ejercicio del cargo. El caso mexicano es proverbial. Ya no digamos comparado con las democracias parlamentarias que dan gran flexibilidad para acometer el castigo de los responsables de hechos de corrupción o la obligada dimisión de gobiernos cuando se dan las crisis de confianza, sino también en el más connotado sistema presidencialista, como el de Estados Unidos, donde el presidente puede caer de acuerdo a las circunstancias concretas, como tuvimos oportunidad de verlo en el escándalo Watergate, que obligó a Richard Nixon a dejar la conducción del poderoso país. Aquí no pasa eso y en cambio hemos tenido presidentes profundamente corruptos, como Miguel Alemán, Luis Echeverría, José López Portillo o Carlos Salinas, y el actual Peña Nieto amenaza con alcanzar indicadores altamente alarmantes. En otras palabras, estos oscuros personajes jamás han aquilatado que las instituciones que han ocupado son para solventar el beneficio del pueblo y este hecho, en el concierto de las grandes economías mundiales, se visualiza como la bola negra al país en materia de seriedad para la inversión y la confianza por el respeto, pongamos por caso, de los derechos humanos, como bien alecciona el caso Ayotzinapa, gravísimo pero no el único.

 

Y si el presidente de la república puede, hacia abajo de las jerarquías, los gobernadores hacen lo mismo, los presidentes municipales y hasta los caciques, que en muchas regiones del país cuentan con un poder permanente envidiable hasta por los que detentan el poder formal, muchas veces producto también de esas voluntades que se expresan en agencias informales. Sobre el país, y al parecer de manera inequívoca, aparecen negros nubarrones de corrupción, movidos por vientos a modo de la impunidad. Los escándalos que en menos de dos años ha acumulado el gobierno peñanietista, parecen que lejos de obligar a rectificaciones de fondo, se han convertido en la mejor soldadura para blindar con placas de acero a la clase política, convirtiéndola en algo intocable. Pareciera que el grito de guerra de los actuales equipos que detentan el poder es: a nosotros nadie nos hace nada, hagan lo que hagan no lograrán el castigo de ninguno. Este clamor es el producto de la corrupción que se edifica con el cemento de las más oscuras complicidades, de los favores que se construyen arriba para amalgamar murallas con las que al parecer no se puede abrir una sola fisura para castigar a quienes transgreden la ley al ejercitar la corrupción más descarada. En otras palabras, es la práctica de la divisa de que en México el crimen sí paga, y además paga bien.

 

En Chihuahua hay una fuerte lucha cívica contra la corrupción del gobierno duartista. Los extremos de esa corrupción están arraigados ya en la conciencia como hechos reprobables e inconmovibles. Un enriquecimiento que no tiene explicación alguna y cuyo origen se encuentra en la negrura del ejercicio del cargo público, los conflictos de intereses en que ha caído el secretario Jaime Herrera, al desempeñarse cínicamente en una dualidad absolutamente incompatible de encargado de las finanzas públicas, apoderado de un banco y apalancador del mismo desde el erario. El agravio es obvio, todo mundo lo ve, pero aún así sobre este reclamo se abate el viento de la impunidad. Si Jesús Murillo Karam se condujo en el asunto Ayotzinapa de la manera que lo hizo, favorecer a César Duarte con una caprichosa resolución para presentárnoslo como un recto hombre de Estado, no le será gran problema.

 

Eso es el peligro que estamos corriendo y no es el mayor, el mismo es producto de una conducta previsible y proveniente de quienes están en el pacto de corrupción e impunidad de la clase política gobernante. Ellos están para taparse unos a otros; quienes estamos en las trincheras de la lucha cívica en favor de un Estado con responsabilidades, con rendición de cuentas y apegado a Derecho, hemos hecho una apuesta precisamente por las instituciones que la Constitución preceptúa existentes para beneficio del pueblo. Tan se burla el sentido de la Constitución, que César Duarte ya tiene en su haber el proyecto de la impunidad que le ha confeccionado como traje a la medida la PGR. Y el mensaje no puede ser más claro: quienes están apoderados del estado son sagrados e intocables, para eso han hecho méritos en campaña. Nada que no se haya visto, hoy, ayer y antier. Pero ese, con todo y todo, no es el peligro mayor.

 

En realidad lo que me preocupa es el grado de postración para soportar que las cosas sigan en ese estado y que además se agraven ante la indolencia. Al respecto siempre he recordado la frase del fundador del conservadurismo, sí del conservadurismo: “Lo único que necesita el mal para triunfar, es que los hombres buenos no hagan nada”, dijo el parlamentario de Bristol, Edmundo Burke. Chihuahua hoy es un gran almacén de agravios; para proteger a la casta política ya se anuncian vientos de impunidad con el sello de Jesús Murillo Karam.

 

Olvidaba recordar que, más temprano que tarde, ese postulado, que también está en el artículo 39, puede convertirse en el más poderoso grito de guerra en manos de los ciudadanos: “El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”.

 

Sí, hay vientos de impunidad, esos nunca se han ido. Lo importante es si vamos a permitir que continúen haciendo todos sus estropicios y condenándonos a padecer y sufrir una tiranía tan rústica como la que padece Chihuahua. Bien dijo Francisco Barrio a la hora de constituir Unión Ciudadana: nosotros sí sabemos qué pueden hacer nuestros adversarios, lo que ignoran es de lo que somos capaces nosotros.

 

 

garciachavez.jaime@gmail.com

http://jaimegarciachavez.mx/?p=2463

 

 


NO ME DEJEN MORIR ASÍ. 2ª DE 3 PARTES (O EL CAMINO DE LA SELVA)

De Nuestros lectores



 

 

Luis Villegas Montes

 

 

Y no solo el lavado de dinero proveniente del crimen organizado es una de las consecuencias de la adopción de este tipo de medidas; la reconstrucción de la economía mundial, impuesta por ambas instituciones, ha añadido al empobrecimiento de los países y de sus habitantes una serie de distorsiones que afectan su escala de creencias o valores previos. Por ejemplo, la proliferación de una desesperada clase baja ha propiciado que sus integrantes estén dispuestos a cualquier cosa con tal de allegarse de recursos económicos, como podría ser vender sus propios órganos o robar órganos de los demás.1

 

Es decir, si en uno de los rubros fundamentales de la convivencia -la equidad y el desarrollo económico (que además constituyen supuestos para generar otros tipos de igualdad)- los logros han sido tan magros, por no decir que prácticamente inexistentes, este discurso de avanzada en pos de una tutela efectiva de los derechos humanos orientada desde el ámbito exterior, ¿qué tan efectiva puede llegar a ser? ¿Cómo los países de la región pueden constituirse o erigirse en modelos paradigmáticos si ni siquiera son capaces de darle de comer a sus pobres?

 

Amén de que esta intrusión genera problemas de constitucionalidad en el ámbito interno; particularmente para estados federados, como el nuestro.

 

De los distintos argumentos empleados por la Corte, en su oportunidad, sobre el particular, destaca el reconocimiento de los tratados como “compromisos internacionales asumidos por el Estado mexicano en su conjunto y comprometen a todas sus autoridades frente a la comunidad internacional”2 -afirmación que por mayoría de razón es aplicable al marco de protección de los derechos humanos en vigor tras la reforma de 2011-. Empero, esta es una interpretación que afecta la autonomía de los estados y vulnera el federalismo establecido en la Carta Magna pues los estados de la República no pueden verse vulnerados por determinaciones provenientes de ningún órgano o nivel de autoridad más allá de lo estrictamente establecido en la propia Constitución. Afirmar otra cosa es subvertir el sistema federal consagrado en su artículo 40 y aplicar de manera defectuosa el mandato contenido en el artículo 124 de su texto: Ni el Presidente de la República, ni el Senado, ni la Suprema Corte de Justicia, ni el Congreso de la Unión, ninguno de estos poderes están facultados para imponerle al Estado mexicano obligaciones “en cualquier materia”. Como se ha sostenido por una porción de la doctrina: “Esta afirmación (la de supremacía de los órganos del Estado) es propia de los estados totalitarios y que carecen de los principios básicos de todo Estado Constitucional. […] La realidad, es que la totalidad de los poderes públicos del Estado mexicano (Federación, estados, gobierno del Distrito Federal, y gobierno municipal), son poderes constituidos por la Constitución. En este sentido, ningún Poder constituido puede imponerle ninguna obligación al Estado mexicano […], sino que es precisamente al revés: La Constitución Federal le impone a los poderes constituidos del Estado mexicano una serie de obligaciones y les otorga una serie de competencias constitucionales”.3

 

Si bien el Estado mexicano está representado por el Presidente de la República en su carácter de Jefe de Estado, lo cierto es que como servidor público no puede actuar fuera del marco de sus atribuciones; y al celebrar un tratado, aún y cuando cuente con la aprobación del Senado, no es posible que lo celebre sobre materias que son ajenas a su órbita de competencia a partir de la distribución que la propia Carta Magna realiza. El federalismo se caracteriza precisamente por ser un régimen que distribuye desde la Constitución, distintas competencias a favor de los entes federales y estatales; de ahí que la celebración de un tratado que resuelva asuntos “de bulto”, que no distinga con absoluta precisión su contenido, para armonizarlo con el régimen federal y, en lo particular, las materias reservadas a las entidades federativas, no puede ser aceptado así nomás.

 

Avanzar por esa senda es retomar el camino de la selva: “Yo Tarzán; tú chita” (Lo admito, en mi caso particular, esta afirmación se presta a debate).

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

1 CHO, Hyuksoo, ZHANG, Man y TANSUHAJ, Patriya. “An Empirical Study on International Human Organ Trafficking: Effects of Globalization” in Innovative Marketing, Volume 5, Issue 3, 2009. Business Perspectives. Pp. 66-74. Pág. 67.

2 Véase también: Becerra Ramírez, Manuel; Carpizo, Jorge; Corzo Sosa, Edgar y López-Ayllón, Sergio, "Tratados internacionales. Se ubican jerárquicamente por encima de las leyes y en un segundo plano respecto de la Constitución federal (Amparo en Revisión 1475/98)", Cuestiones Constitucionales. Revista Mexicana de Derecho Constitucional, núm. 3, julio-diciembre de 2000, pp. 169-208.

3 FAYA VIESCA, Jacinto. Teoría Constitucional. Porrúa. México. 2002. Pág. 297.

 

 


LAS ENSEÑANZAS DE AYOTZINAPA

De Nuestros lectores


 

 

Tomás Oropeza Berumen

 

 

La búsqueda incesante de los 43 estudiantes de la escuela Normal Raúl Isidro Burgos, víctimas de desaparición forzada desde la madrugada del 27 de septiembre, a cargo de sus familiares, compañeros de escuela y organizaciones sociales, habrá de continuar hasta que se conozca con precisión su paradero. No puede ser de otra manera a pesar de que para Enrique Peña Nieto, el jefe del narco estado mexicano, ya es hora de “superar” este trágico episodio.

 

Al cumplirse 4 meses de la trágica noche de Iguala, en la que además de desaparecer a los 43 normalistas la policía de ese municipio, coludida con delincuentes, y cuando menos con la complicidad del ejército y la policía federal, asesinó a otros tres estudiantes y a igual número de habitantes de aquélla población cuyo nombre náhuatl que significa río de calabacitas o tortuguitas es conocido mundialmente, la PGR sigue empeñada en ocultar la verdad de lo que ahí ocurrió y del paradero de los jóvenes.

 

La tesis de procurador Jesús Murillo Karam, quien no se ha cansado de repetir que los muchachos fueron incinerados en un basurero de Cocula por una banda de delincuentes, obedeciendo  la orden del presidente municipal de Iguala, el perredista José Luis Abarca, se ha desplomado al conocerse que tanto la Policía Federal como las fuerzas armadas tuvieron conocimiento e intervinieron en los hechos. Así como por la imposibilidad de que cremar a 43 personas en el citado basurero demostrada por los científicos: Jorge Antonio Montemayor Aldrete, del Instituto de Física de la UNAM y Pablo Ugalde Vélez, de la UAM, quienes han planteado la necesidad de examinar los hornos crematorios y los documentos sobre el consumo de gas de los cuarteles militares de esa región del país.

 

La verdad no es tan sencilla como quiere hacernos creer el gobierno a través de sus voceros, Murillo Karam y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

 

Lo que resulta claro es que la desaparición forzada de los 43, junto con el asesinato de los otros 3 normalistas es un crimen de Estado, porque es resultado de la colusión del gobierno de Guerrero y el Enrique Peña, a través del ejército y la policía federal y los aparatos de “inteligencia” (Cisen) con las bandas de narcos que operan en ese estado y que son utilizadas para realizar el trabajo sucio contra la población dentro de una estrategia de contrainsurgencia para destruir las organizaciones populares, campesinas, estudiantiles, etc., sembrando el terror para despejar el camino a las empresas capitalistas interesadas en explotar los recursos naturales y a la población, sin resistencia social. Por ejemplo, la mina a cielo abierto de Mezcala explotada por la canadiense Gold Corp ubicada a 50 kilómetros de Iguala donde según reportaje de Mónica Cruz de la agencia Reuters (julio/2011) hay 141 mil kilos de oro. También ahí se hallan otras dos minas a cielo abierto de la misma empresa, Los Filos y El Bermejal (la mina de oro más rica del país, que opera desde el 2008).

 

El caso Ayotzinapa no puede cerrarse por decreto. A los 43 normalistas se los llevaron vivos y vivos los tiene que presentar el gobierno. Además de las 10 razones por las cuales los padres de los muchachos rechazaron la versión de la PGR y el intento de Peña Nieto por darle carpetazo, hay más líneas de investigación para indagar.

 

Es imposible que el Estado mexicano lo haga, porque sus aparatos de represión, todos los partidos políticos, etc., están involucrados, constituyen un narco estado. Tendrán que seguir siendo los  padres de los normalistas, apoyados por instancias internacionales y nacionales como el Centro Prodh, la CIDH y sobre todo por los millones de ojos y oídos del pueblo quienes construyan la verdad.

 

Ni en Guerrero, ni en el país puede haber “normalidad” como la que permitió la desaparición de más de 22 mil personas, miles de feminicidios, elecciones fraudulentas, reformas  contra el pueblo, etc. Por eso es correcta la posición del movimiento popular guerrerense que ha decidido impedir las elecciones.

 

 

Tadet Economía
sintesis2008@gmail.com

 

 


CAYO VERRES=CESAR DUARTE / MARCO TULIO CICERON = ABOGADO Y SENADOR

De Nuestros lectores

 


 

CAYO  VERRES=CESAR DUARTE.

MARCO TULIO CICERON = ABOGADO Y SENADOR

 


Esta historia comienza en roma en el siglo I A.C. y esta historia es de un hombre de principios, apasionado e idealista en un mundo dominado por la corrupción, los intereses económicos y la falta de escrúpulos de los políticos.es la historia de la tiránica lucha de Marco Tulio Cicerón, el mayor orador de la historia.

 

“poder” entiendo el poder oficial, el poder político, lo que en latín se conoce como “IMPERIUM”, el poder  sobre la vida y la muerte con el que el Estado  inviste al individuo. Cientos de hombres han ambicionado ese poder, pero Cicerón fue un personaje único en la historia  de la república por el hecho de pretenderlo sin más recurso que su talento y su trabajo “no permanecí sin hacer nada ni siquiera cuando no tuve nada que hacer; como consecuencia, el completo ocio fue algo que nunca llegue a conocer.”

 

Un abogado de fama oye muchas historias de mala suerte, ¿Quién te ha robado?

 

El gobernador de Sicilia, Cayo Verres.

 

Escucha –le dijo en tono reconfortante- tu caso es sólido. Está claro que Verres es un corrupto. Abusa  de la hospitalidad. Roba. Levanta falso testimonio y amaña los juicios para obtener sentencias condenatorias.

 

Esa clase de tipos son los que hacen que la corrupción tenga mala fama.

 

Marco Tulio Ciceron siempre insistía en que no era tarea de un abogado preocuparse de si su cliente era culpable o no, eso correspondía al tribunal.

 

Esta mañana  se ha presentado en mi casa un hombre inocente que ha recibido un trato vergonzoso, monstruoso y cruel de manos de uno de nosotros, que, al oírlo, hasta los mismísimos dioses se han echado a llorar. Me refiero al honorable Estenio de termas, que vive en la miserable, mal gobernada y desdichada provincia de Sicilia. (Chihuahua).

 

Estenio nos pide que lo protejamos no solo de un ladrón, ¡sino de la persona que se supone debe perseguir a los ladrones!-.

No tenemos forma de saber si lo que estamos escuchando  es cierto o no. Cayo Verres, (Cesar Duarte) un distinguido miembro de esta orden (PRI), ha sido difamado sin que haya tenido la oportunidad de defenderse.

 

Yo digo que ningún hombre de honor puede formar parte  del Senado y quedarse de brazos cruzados  viendo cómo queda impune tamaña corrupción, conociendo los hechos tienes el deber de hacerlos públicos. Ya que como gobernador en activo goza de inmunidad

 

Caballeros, un viejo aforismo de los comerciantes de Mar cello dice que el pescado se pudre desde la cabeza hacia la cola. Pues bien, si hay algo que realmente se está pudriendo en la Roma de nuestros días….es la cabeza misma ha empezado por arriba ¡¡ha empezado en el senado! (presidencia de la república) se trata de una cabeza hinchada por el veneno de la corrupción y supurante de orgullo y arrogancia…la mano que empuñe el cuchillo deberá ser fuerte y de nervios templados, pero os digo que ese hombre llegara. No está lejos. Vuestros poderes serán restaurados, os lo prometo. Por muy dura que sea la lucha.

 

-lo que Verres (Cesar Duarte) gobierna no es una provincia- es un estado criminal de cabo a rabo.

 

¡El hombre honrado debe apartarse para que el canalla triunfe! ¿es esta la justicia?

 

Bien tengo  en mi mano una solicitud de procesamiento, los abogados lo llamamos un postulatus. Y estoy aquí para notificaros que es mi intención que Cayo Verres (Cesar Duarte) comparezca ante la justicia por los crímenes y desmanes que ha cometido durante  su tiempo como gobernador  de Sicilia (chihuahua),… si resulta condenado, además de tener que pagar lo que ha robado perderá sus derechos civiles de ciudadano. Así que luchara como un animal acorralado. Será una lucha larga y difícil,…, mis esperanzas para el futuro, la reputación que tan tempranamente he ganado. No obstante, ¡lo hago con la convicción de que la justicia prevalecerá!

 

Hago lo que estoy haciendo por el bien de mi país.-y y con deliberada lentitud camino hacia donde se hallaba Verres (DUARTE) y lo señalo con el dedo-, ¡he aquí un monstruo de maldad, avaricia y osadía sin igual! ¿Quién puede culparme de llevar ante los tribunales a un hombre así? Decidme en nombre de todo lo que es justo y sagrado, ¡que mejor servicio puedo prestar a mi país en semejantes circunstancias?

 

Verres (Cesar Duarte), en absoluto ofendido por aquellas palabras, se limitó a menear la cabeza mientras miraba con aire desafiante a Ciceron… (Jaime García Chávez y Javier Corral).   

 

 

Tomado del libro escrito por ROBERT HARRIS. TITULADO IMPERIUM, editorial Grijalbo, novela histórica.  literaria@randomhousemondadori.com.mx

 

”Una joya literaria  en todos los sentidos, que como reflejo de los políticos actuales no tiene parangón.”

 

The independent.

 

 -

 

Pedro Jesús Domínguez

pedrojesusdom@live.com.mx

 

 


NO ME DEJEN MORIR ASÍ. 2ª DE 3
PARTES (O EL CAMINO DE LA SELVA)

De Nuestros lectores




Luis Villegas Montes

 

Y no solo el lavado de dinero proveniente del crimen organizado es una de las consecuencias de la adopción de este tipo de medidas; la reconstrucción de la economía mundial, impuesta por ambas instituciones, ha añadido al empobrecimiento de los países y de sus habitantes una serie de distorsiones que afectan su escala de creencias o valores previos. Por ejemplo, la proliferación de una desesperada clase baja ha propiciado que sus integrantes estén dispuestos a cualquier cosa con tal de allegarse de recursos económicos, como podría ser vender sus propios órganos o robar órganos de los demás.1

 

Es decir, si en uno de los rubros fundamentales de la convivencia -la equidad y el desarrollo económico (que además constituyen supuestos para generar otros tipos de igualdad)- los logros han sido tan magros, por no decir que prácticamente inexistentes, este discurso de avanzada en pos de una tutela efectiva de los derechos humanos orientada desde el ámbito exterior, ¿qué tan efectiva puede llegar a ser? ¿Cómo los países de la región pueden constituirse o erigirse en modelos paradigmáticos si ni siquiera son capaces de darle de comer a sus pobres?

 

Amén de que esta intrusión genera problemas de constitucionalidad en el ámbito interno; particularmente para estados federados, como el nuestro.

 

De los distintos argumentos empleados por la Corte, en su oportunidad, sobre el particular, destaca el reconocimiento de los tratados como “compromisos internacionales asumidos por el Estado mexicano en su conjunto y comprometen a todas sus autoridades frente a la comunidad internacional”2 -afirmación que por mayoría de razón es aplicable al marco de protección de los derechos humanos en vigor tras la reforma de 2011-. Empero, esta es una interpretación que afecta la autonomía de los estados y vulnera el federalismo establecido en la Carta Magna pues los estados de la República no pueden verse vulnerados por determinaciones provenientes de ningún órgano o nivel de autoridad más allá de lo estrictamente establecido en la propia Constitución. Afirmar otra cosa es subvertir el sistema federal consagrado en su artículo 40 y aplicar de manera defectuosa el mandato contenido en el artículo 124 de su texto: Ni el Presidente de la República, ni el Senado, ni la Suprema Corte de Justicia, ni el Congreso de la Unión, ninguno de estos poderes están facultados para imponerle al Estado mexicano obligaciones “en cualquier materia”. Como se ha sostenido por una porción de la doctrina: “Esta afirmación (la de supremacía de los órganos del Estado) es propia de los estados totalitarios y que carecen de los principios básicos de todo Estado Constitucional. […] La realidad, es que la totalidad de los poderes públicos del Estado mexicano (Federación, estados, gobierno del Distrito Federal, y gobierno municipal), son poderes constituidos por la Constitución. En este sentido, ningún Poder constituido puede imponerle ninguna obligación al Estado mexicano […], sino que es precisamente al revés: La Constitución Federal le impone a los poderes constituidos del Estado mexicano una serie de obligaciones y les otorga una serie de competencias constitucionales”.3

 

Si bien el Estado mexicano está representado por el Presidente de la República en su carácter de Jefe de Estado, lo cierto es que como servidor público no puede actuar fuera del marco de sus atribuciones; y al celebrar un tratado, aún y cuando cuente con la aprobación del Senado, no es posible que lo celebre sobre materias que son ajenas a su órbita de competencia a partir de la distribución que la propia Carta Magna realiza. El federalismo se caracteriza precisamente por ser un régimen que distribuye desde la Constitución, distintas competencias a favor de los entes federales y estatales; de ahí que la celebración de un tratado que resuelva asuntos “de bulto”, que no distinga con absoluta precisión su contenido, para armonizarlo con el régimen federal y, en lo particular, las materias reservadas a las entidades federativas, no puede ser aceptado así nomás.

 

Avanzar por esa senda es retomar el camino de la selva: “Yo Tarzán; tú chita” (Lo admito, en mi caso particular, esta afirmación se presta a debate).

 

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 

1 CHO, Hyuksoo, ZHANG, Man y TANSUHAJ, Patriya. “An Empirical Study on International Human Organ Trafficking: Effects of Globalization” in Innovative Marketing, Volume 5, Issue 3, 2009. Business Perspectives. Pp. 66-74. Pág. 67.

2 Véase también: Becerra Ramírez, Manuel; Carpizo, Jorge; Corzo Sosa, Edgar y López-Ayllón, Sergio, "Tratados internacionales. Se ubican jerárquicamente por encima de las leyes y en un segundo plano respecto de la Constitución federal (Amparo en Revisión 1475/98)", Cuestiones Constitucionales. Revista Mexicana de Derecho Constitucional, núm. 3, julio-diciembre de 2000, pp. 169-208.

3 FAYA VIESCA, Jacinto. Teoría Constitucional. Porrúa. México. 2002. Pág. 297.

 


Es el Junior de Videgaray
el Secretario de Hacienda

De Nuestros lectores



Si quienes apoyan o apoyamos esa denuncia contra quien ha causado un holocausto corrupto en el estado debemos entender que la lucha sigue, y que si esto que hizo corral en la cámara de senadores no hubiera ocurrido, las cosas seguirían sin pasar nada,como paso en Coahuila, son tan hábiles los priistas que con su poder en COAHUILA NO PASO NADA Y HASTA EL HERMANO DEL GOBERNANTE CORRUPTO HEREDO EL ESTADO, CLARO ESE DINERO FUE APARAR AL PRI Y A LA CAMPAÑA DE PEÑA NIETO. QUE CHIHUAHUA, SEA UN CHIHUAHUAZO-CHINGAZO  CONTRA LA CORRUPCIÓN. ADELANTE CIUDADANOS DE CHIHUAHUA, QUE LOS CORRUPTOS CAIGAN.

 

POBRE IMBÉCIL HIJO DEL CORRUPTO DE HACIENDA.




VEANLO Y CIRCULENLO ANTES DE QUE LO QUITEN (POBRE MEXICO)

Necesita unos buches de tachuelas este fino hijo.... de Papi...!!!!!

PARA ESTO NOS SUBIO VIDEGARAY LOS IMPUESTOS A TODOS LOS MEXICANOS.-
PARA CRIAR UN PATAN COMO ESTE QUE NO LE PIDE NADA AL HIJO DE VALLEJO
EL DE MICHOACAN
CHEQUEN LAS PLACAS DIPLOMATICAS DEL AUDI DEL NIÑO QUE SEGURAMENTE
PERTENECE A LA SHCP.
SON LOS HIJOS PREPOTENTES Y LADRONES MILLONARIOS DEL PRI.
CIRCULEN ESTO POR TODO EL PAIS PARA QUE SE ENTEREN LA CLASE DE
POLITICOS QUE MANDAN EN ESTE PAIS
OJALA VIDEGARAY RENUNCIE COMO VALLEJO POR ESTE TIPO DE HIJOS DE
RATEROS Y PREPOTENTES.
Qué vergüenza!...prepotencia del hijo de Luis Videgaray
Perdón por la boquita del junior de uno de los más polémicos
funcionarios del gobierno de epn, así estamos de jodidos....!!!
 


https://www.facebook.com/photo.php?v=10202086495917907&set=vb.1652637565&type=2&theater

                                         
-

Pedro Jesús Domínguez
pedrojesusdom@live.com.mx
 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 336

 

Gotera

    Sangre que ciega.
    Así como el Corrido de Chihuahua, de larga letra que sólo alcanza hasta Villa Ahumada, igual el ojo corto del ombudsman, José Luis Armendáriz, tampoco llega a Juárez.
    Aunque la frontera atraviesa por estos días -otro tanto dirán el sur y la sierra- una de las eufemísticas y recurrentes "atípicas olas" de ejecuciones, el guardián de los derechos humanos afirma ante el Congreso que Chihuahua es "un estado en paz y seguro".
    De acá, con el silencio asiente la fantasmal mesa de seguridad...pero porque no se sabe si está secuestrada, o vive.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

ANTE LA EMERGENCIA, PLATAFORMA LEGISLATIVA COMUN

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La indignación puede expresarse –y ganar- por la vía electoral. Eso nos muestra La victoria de Syriza en Grecia. Con todo lo que haya que cambiar no deja de ser una referencia para la multitud de indignadas e indignados que todos los días brotan en este país por múltiples y muy justificadas causas.

La vida pública del país sigue deteriorándose en aspectos fundamentales en este inicio de proceso electoral federal.

El  carpetazo de la PGR a la desaparición forzada de los 43 de Ayotzinapa echa aún más leña al fuego, no se ha dado respuesta a la demanda de justicia de toda la Nación. Mucho menos se arroja luz sobre la desaparición forzada de más de veinte mil compatriotas estos últimos años. La intervención federal en Michoacán fracasó, como toda la estrategia anticrimen. A pesar de las aprensiones de notables capos la violencia sigue corroyendo ese estado, como también  Guerrero, Tamaulipas, Chihuahua, Durango, el Estado de México y varios más.



Más Palabra

La Nota Nostra

Las gelatinas

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Acá por la vieja periferia de Juárez, en los años mozos de su servidor, había cosas que ya no se repiten, cosas sencillas pero heroicas, aún más que la bandera que nos esclaviza y más heroicas que el propio nombre de mi ciudad. El señor que bajaba por la aterrada calle Begonias -nunca supe su nombre- cargaba con una vitrina como mochila, era de vidrio puro y con entrepaños que permitía dividir el producto que vendía, uno encima del otro sin amontonarse. Eran gelatinas. De muchos y muy amplios colores, algunas de un sólo lustre y otras con varios. El arte culinario se derramaba enterito porque a parte, los extremos gozaban de una arquitectura extraordinaria.  No crea usted que eran una simple y llana cosa redonda. No. La obra del artista gelatinero era muy generosa, aquello parecía un pastel en miniatura.

 

Más nota

Mediometro

Son casi 28 mil millones, entre la deuda que dejó el anterior gobernador y el actual ¿Dónde quedaron?
Ya fueron convertidos en ranchos y edificios
Mienten José Reyes Baeza y la SHCP
Se los repartieron los del club
Los gastaron en despensas electorales
No existe tal; César Duarte tiene razón
Serán fondo para el banco social-particular
Será capital para invertir en el Fraking
Se fueron a la campaña de Peña Nieto
     Resultados

DesdeJuárez

Jodido por donde se mire

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Jodido por donde se mire que Pedro Joaquín Codwell ande arreglando problemas de Juárez por encargo del presidente.

Aquí los puntos:

1.- La Secretaría de Energía tiene por obligación hacer cumplir un total de 21 leyes federales. ¿En qué momento le quedará oportunidad al Secretario de atender algo que por ley no le compete? Es decir, que lo hace como un favor.

2.- Si Codwell se da el tiempo para atender lo que no debe, entonces es probable que no este haciendo bien su trabajo. Pero para averiguar basta con ver su currículum. Siempre ha vivido del presupuesto público. Desde que fue diputado en 1974. Sí. Es un político viejísimo, de esos que estaban desde Echeverría. ¿Qué sabe Codwell de administrar energía? Para eso tenemos al Subsecretario Leonardo Beltrán que tiene una experiencia de 10 años en esa dependencia. Pero entonces ¿para qué le pagamos $ 141,976.32 libres al mes? Eso sin contar viáticos y otras prerrogativas que seguramente tiene y que a cualquier mortal nos costarían un ojo de la cara.
 


Mas Juárez

chileKNqueso

Lucha por el poder

 

Francisco Flores Legarda


“En la Naturaleza nada ni nadie está de más.”
Jodorowsky
 

Considerar prácticas periodísticas como acciones pecaminosas es evidencia de que la división de la sociedad y de las fuerzas políticas ha calado hondo. Pero acaso la división, la diferencia, no es consustancial a la pluralidad y al juego democrático. O se aspira a una homogeneidad medieval. Al hablar de pecados periodísticos se coquetea con la retórica maniquea, del periodismo bueno (virtuoso) y el malo (vicioso), da pie para escamotear el debate ideológico y ponerle velo a la lucha por el poder. Por eso no pasa desapercibida la escritura periódica de un personaje identificado con el régimen,  José Carreño Carlón.

En siete pecados capitales de los medios (El Universal 14-01-2015) el artículo en cuestión hace una advertencia hacia actores que juegan una comedia de enredos “que puede terminar en tragedia”. Lo que signifique tragedia para el autor, tendría que ponerlo en los términos de posibilidad para no caer en el “pecado” de estridencia que se condena en el cuerpo del artículo.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2015, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com