cabezal
 
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

Independencia del Gringo

 

Carlos Murillo González

El primero de enero de 1994 es una fecha simbólica para México por que formalmente nos unimos a Estados Unidos y Canadá a través del Tratado de Libre Comercio (TLC) como “socios comerciales”. Mano de obra barata, grandes recursos energéticos y riquezas naturales para nutrir el voraz apetito y way of living de la potencia de América del Norte llamada Estados Unidos de América (EEUU).


Más Trasfondo

 

Juego de Ojos

Escribir en las tinieblas


Miguel Ángel Sánchez de Armas


En mayo de 2007, cuando las cenizas de otro conflicto en el Medio Oriente humeaban, dediqué una entrega de JdO al dolor insondable de un padre a quien le fue arrebatado un trozo de alma. Yo, que no soy antisemita, ni antipalestino, ni antiárabe, ni antiyanqui, ni antiruso, y que sólo poseo una minúscula voz, pienso que ya es tiempo de prestar oídos a quienes como Oz, como Avnery o como Grossman, creen que en ese rincón del mundo al que muchos vemos como la Tierra Santa y en el que muchos creemos, hay lugar para más de una morada. Pero es la clase política –la que azuza los disparos y la que patrocina a los bandos-, la que impide que los pueblos se den la mano y caminen juntos.

Aquí la columna publicada hace siete años. Cambiándole algunas fechas y nombres pareciera escrita con motivo de los más recientes acontecimientos.

David Grossman perdió un hijo en la guerra el año pasado. Grossman es judío y vive en Israel. Hace unas semanas dio fe de la tristeza a la que se enfrenta un escritor -el oficiante más solitario del mundo- cuando el dolor puede ser más grande que la vida. La ausencia de su amado Ari es una espina clavada en el costado, pero las razones por las que el joven fue arrebatado de este mundo son otros tantos cardos en el alma del escritor.


Más Juego de Ojos

Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

Enlace

EL POR QUIÉN DEL VOTO


Edna Lorena Fuerte


Esta semana es la última previa a las elecciones del 7 de julio en nuestra ciudad, quienes hemos seguido el curso de las campañas, y más aún, nos hemos acercado al sentir de los ciudadanos respecto a las propuestas de los diferentes aspirantes, llegamos a esa semana con una constante pregunta ¿por quién votar?, para algunos preguntarse esto es mera retórica, pues argumentan que entre las opciones que se presentan  no hay una sola que verdaderamente despierte su interés, otros lo preguntan con la sinceridad de quien no encuentra la diferencia sustancial entre las diferentes propuestas, otros lo dicen con el hartazgo de quienes viven a decepción del régimen de partidos, y algunos más lo preguntan con la sinceridad de saber si haría alguna diferencia su voto en medio de un panorama que muchos quieren dar por ya definido.

La experiencia electoral nos muestra que generalmente las reflexiones que entraña esta pregunta, a estas alturas del proceso electoral, culminarán en el abstencionismo, o en aquellos casos de quienes consideran que tienen  la obligación de hacer saber que quieren participar en la elección, pero que no hay ninguna opción que los represente, quizá tiendan a anular su voto.


Más Enlace

 

desde
España


Hacia el estancamiento económico mundial

Germán Gorraiz Lopez



El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos, por lo que la irrupción de la crisis económica en la aldea global ha provocado la aparición de nuevos retos para gobiernos e instituciones sumidas en el desconcierto y en la incredulidad.

Así, la política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EEUU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras ( costo estimado de 4,5 Billones de para países como EEUU, Reino Unido y Japón y 2,5 Billones para la UE), aunado con elestallido de la burbuja inmobiliaria que ha provocado el hundimiento del castillo de naipes económico de Estados como Florida, California y New York y de los países periféricos europeos ( Irlanda, Italia, Grecia, Portugal y España) pues su economía se ha basado en el último decenio en la conocida “dieta mediterránea”cuyos ingredientes principales eran el “boom” urbanístico, el turismo y el consumo interno y que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa (2008), lo que ha originado la desestabilización económica global y el estancamiento o entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales.


Más desde España


 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

¿CUÁNDO NOS PREGUNTARON?

De Nuestros lectores

 

 

 

 

¿CUÁNDO NOS PREGUNTARON?

 

 

Tomás Oropeza Berumen

 

 

Ante el “debate” que actualmente  se desarrolla en las alturas acerca de la conveniencia o no  de aumentar el salario mínimo, los verdaderos afectados por la política salarial impuesta a sangre y fuego a la clase obrera desde hace más  tres décadas siguen sin manifestar su punto de vista.

 

Los trabajadores peor remunerados, con los empleos más precarios, sobre explotados y sin prestaciones no han sido invitados a la mesa donde patrones, burócratas  y algunos economistas –todos ellos con salarios millonarios- tratan de inventar fórmulas para que los grandes productores de mercancías y servicios puedan venderlas, pues debido al enorme desempleo y a la miseria de los mexicanos las fábricas y el comercio están semiparalizados. Esto, en parte es consecuencia de la actual política económica, pero sobre todo de la  crisis mundial de sobreproducción relativa que vive el capitalismo globalizado.

 

La preocupación de las agrupaciones empresariales, así como del equipo de EPN, los Chicago Boys de Hacienda y el Banco de México, es que el incremento salarial provoque inflación. Pero nada les importa la pobreza de los 6. 7 millones de  personas (datos del Inegi)  cuyas familias  subsisten con 67 pesos diarios, cifra que según el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) apenas alcanza para adquirir la canasta alimentaria básica para una persona. Por lo que un padre o madre de familia tendría que ganar unos 335 pesos al día para darle de comer a una familia de cinco integrantes.

 

Otros están peor: De los 44.6 millones de personas que conforman la población económicamente activa del país, a 4.1 millones no les pagan un centavo, es decir realizan trabajo esclavo.

 

Pero según los economistas al servicio del sistema, preocupados exclusivamente por cumplir con los mandatos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que supuestamente garantizarían el buen funcionamiento del capitalismo,   los obreros tendrán que seguir aguantando, sacrificando a sus hijos para que no haya inflación y los ricos sean cada vez más ricos y poderosos.

 

Pero surge la pregunta: ¿Acaso los casi 45 millones de trabajadores y trabajadoras, los que no reciben ningún pago por su actividad, los de salario mínimo, los que ganan un poco más, los desempleados y la familia de todos ellos, es decir la gran mayoría de los cien millones de mexicanos  fueron consultados para decidir la implementación de la actual política económica? 

Claro que nunca se les preguntó si estan de acuerdo en que los dueños de las fábricas, bancos y la tierra se apropien de la tajada del león de la riqueza  que producen los que trabajan por sueldos miserables.

 Tampoco se les preguntó si están de acuerdo en que la política económica la decidan un puñado de burócratas  preocupados exclusivamente por las ganancias de sus patrones y su propio enriquecimiento. Es imposible que la burguesía y su gobierno hagan una pregunta semejante, sería absurdo.

 

En una sociedad capitalista como la mexicana a los trabajadores se les paga por debajo del valor de su fuerza de trabajo, que es es igual a lo que cuesta la canasta de bienes y servicios requeridos para su consumo y el de su familia en un nivel digno. 

Pero aunque se le pague lo que vale su fuerza de trabajo, el trabajador produce  durante la jornada laboral el valor equivalente al salario, esto es el tiempo de trabajo pago o tiempo de trabajo necesario y en el resto de la jornada, en el tiempo NO PAGADO, produce un plusvalor.  Y el dueño de la fábrica o el taller, la maquiladora, etc. se apropia de ambas fracciones de valor porque es el dueño de los medios de producción y por consiguiente de todo lo producido.  Una parte de ese nuevo valor producido por los obreros se los  paga como salario, la otra se la queda.

 

A todos los trabajadores del país se les debería pagar mucho más, pero eso no va a ocurrir mientras no luchen por arrancarle a la patronal un incremento general de salarios. Lo cual no terminaría con la explotación, simplemente la reduciría un poco, les daría un respiro en el camino de acumular fuerzas para la lucha por una transformación radical del país.


La clase trabajadora, que sigue siendo una clase en sí, sin consciencia de su fuerza y de sus intereses opuestos a los de la burguesía, debe elevar la mira de la lucha, proponerse  alcanzar metas más importantes y ser consciente de que no necesita de amos, ni gobernantes para producir los valores de uso que requiere   para vivir. De  que puede tomar en sus manos los medios de producción, suprimiendo la propiedad privada de las grandes fábricas, tierras y comercios para su administración por los propios productores en armonía con la naturaleza.

 Y desde luego deberá tomar en cuenta que esto no será posible sin un cambio revolucionario que acabe con la dictadura del capital y su Estado.

 

--

Lea
SINTESIS DE COYUNTURA

tadet economia sintesis2008@gmail.com

 

 


La deuda de Chihuahua; la fortuna de César Duarte

De Nuestros lectores

 

 

 

La deuda de Chihuahua; la fortuna de César Duarte

 

 

Javier Corral Jurado

 

 

 

 


El próximo fin de semana el gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, rendirá su Cuarto Informe de Gobierno. Es muy probable que se repita el boato y el dispendio que ha caracterizado a esa ceremonia de vanagloria personal. Repletos los medios de comunicación de su imagen, su voz y su presencia, se exaltarán sus dichos, se inventarán bondades y obras. Ese ha sido el estilo, sustituir con propaganda el fracaso, reemplazar el derecho a la información con gacetillas de mentiras y convenios de publicidad.
 
Pero ni aún así, se habrán podido aplacar los ecos del sonoro abucheo que, por tercera ocasión consecutiva, se llevó el mandatario estatal en la noche del grito de independencia. La verdadera sanción de la opinión pública a su mandato y para efectos históricos, la más importante para un político.


Vive Chihuahua una época oscura a manos de un gobierno faccioso y corrupto. No sólo las organizaciones civiles y los centros de investigación nacionales colocan a Chihuahua entre las entidades con mayor nivel de corrupción, también lo asienta en sus estadísticas, ni más ni menos, que el INEGI. Como en pocos momentos de nuestra historia regional, superados los casos más patéticos de autoritarismo, en nuestro estado se borró por completo la línea que separa y divide las funciones de los tres poderes, definidos, controlados y sometidos por el gobernador; también se borró la línea que separa la función pública de los negocios particulares, superada cualquier etapa de diezmo como comisión a constructores y prestadores de servicios. En paradoja grotesca, brilla en Chihuahua la opacidad. Ocultos los datos esenciales del desglose presupuestal, las inversiones, los mecanismos FINANCIEROS .


La corrupción política que vive mi entrañable tierra, tiene como fondo el enorme endeudamiento al que nos llevó la actual administración estatal. En un año, Chihuahua se convirtió en el estado con el mayor incremento de DEUDA , la elevó en 2013 en un 79% con respecto al año anterior. Mientras en el año 2012, su DEUDA  respecto al Producto Interno Bruto por Entidad Federativa (PIBE) era de 5.6% (un número de por sí alto, casi el doble de la cifra media nacional), se elevó al 9%, triplicando el promedio comprendido por las 32 entidades.
 
Según el reporte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del segundo trimestre al cierre del 30 de junio de 2014, Chihuahua tiene una deuda de 41 mil 603 millones de pesos.


Tomando en cuenta los datos de la SHCP, la entidad federativa que tiene la mayor cantidad de deuda pública en términos absolutos es el Distrito Federal. Debe 61 mil millones de pesos, mientras que Chihuahua debe alrededor de 42 mil millones. No obstante, cuando comparamos el porcentaje del PIBE, observamos que, por el enorme PIB de la capital, su deuda a penas representa el 2.2%, colocándose en el lugar 19 en México. Mientras Chihuahua bajo el mismo esquema tiene un saldo del 9%, colocándose en el primer lugar nacional.


Mientras se sofoca el futuro de Chihuahua con esta carga irresponsable, el del Gobernador del estado aparece con porvenir y prosperidad; no sólo no debe, sino que ahora se dedica a prestar como uno de los socios -el mayoritario por cierto-, del nuevo Banco Unión Progreso. El hasta hace poco tiempo líder cenecista, ha transitado meteóricamente a convertirse en un nuevo rico de la entidad, pero todo indica que a diferencia de muchos de nuestros acaudalados paisanos, el suyo es un enriquecimiento ilícito. Si el patrimonio personal es la suma de los ingresos fruto del trabajo, la renta, el rendimiento, la donación y la herencia, a César Duarte Jáquez no le alcanza juntándolas todas.
 
Desde hace más de dos años y de diferentes latitudes del Estado -incluidos los intramuros del propio gobierno y su mismo partido-, se empezó hablar del incremento patrimonial del gobernador, que compraba aquí y allá algunos de los mejores ranchos, que se hacía del 
HOTEL  Soberano en la capital del estado, que remodelaba propiedades de su familia. Sin mayores datos el rumor creció exponencialmente, tanto así que el propio gobernador salió a desmentir que andaba de comprador en los medios de comunicación que jamás habían tocado el asunto.


Sin embargo ahora, la Procuraduría General de la República, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Fiscalía Estatal de Chihuahua tienen en su poder una documentada denuncia de hechos por los delitos tipificados por el Código Penal Federal tales como Peculado, Enriquecimiento ilícito, Ejercicio Abusivo de Funciones, uso indebido de atribuciones y facultades y los demás que resulten cometidos no sólo en perjuicio del patrimonio del Estado de Chihuahua sino los que resulten relativos por actos violatorios de la legislación bancaria y los correlativos a estos de la legislación penal del estado de Chihuahua, cometidos por el gobernador César Horacio Duarte Jáquez, Jaime Ramón Herrera Corral, Carlos Gerardo Hermosillo Arteaga y en contra de quien o quienes más resulten responsables como sujetos.


Se trata de la denuncia presentada por Jaime García Chávez, uno de los líderes más singulares de la izquierda Chihuahuense a la que encabezó en pos de la gubernatura del estado en 1992. Abogado de profesión, laboralista en ese ejercicio, su vocación ha sido la justicia y es intransitable su honestidad. Hace poco renunció al PRD, pero no abandonó el deber cívico ni la acción política; la desarrolla a través de su portal de internet y su página en facebook. Tomó la causa de la anticorrupción de tiempo completo. Ahora la endereza contra César Duarte Jáquez, y decididamente lo voy a acompañar y a respaldar en esta cruzada valiente y ejemplar.


El 21 de marzo fue aprobada por la junta de gobierno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la creación del Banco Progreso de Chihuahua SA, del cual Jaime Herrera Corral, Secretario de Hacienda del Gobierno Estatal, es fundador y funcionario, mientras que el Gobernador del Estado es uno de los principales socios con la adquisición del 15 % de las acciones, vía el contrato de Fideicomiso 744743, de Administración e Inversión, formado por él y su señora esposa Bertha Olga Gómez Fong, formalizado ante el notario público número 6, en noviembre de 2012, con una aportación de 65 millones de pesos con el objetivo de que la fiduciaria, Banco Mercantil del Norte S.A., efectuara la adquisición de acciones del Banco Progreso de Chihuahua SA de CV.


Esa institución bancaria es una fusión de Unión de Crédito Progreso SA, Akala SA de CV, Sociedad Financiera Popular y Única Casa de Cambio SA. A ésta el gobierno del estado ha conducido depósitos, con bajísimas tasas de interés, por 834 millones de pesos. Fondeo que por cierto sirvió para que Banco Unión Progreso adquiriera un crédito de grupo FINANCIERO  Scotiabank Inverlat SA, que ni más ni menos, tenía contra el adeudo del propietario del HOTEL  Soberano.


La denuncia que se puede consultar completa en mi página de internet: www.javiercorral.org pone al descubierto una sofisticada maquinación fraudulenta de la ley y de los recursos económicos que administran el gobernador y varios de sus más cercanos colaboradores. Con un arsenal de pruebas bajo su brazo todavía en reserva, para observar primero el comportamiento de las autoridades en el desahogo de las investigaciones, la denuncia de Jaime García Chávez sentará un precedente muy importante en la lucha contra la corrupción.


Como el mismo lo señala: "Esa importancia, se destaca en función de que han sido los medios institucionales bancarios utilizados por el gobernador de Chihuahua, como instrumentos para maquinar una parte de su enriquecimiento ilícito que se deriva de utilizar los recursos económicos del Estado en beneficio propio y de su esposa, así como de los funcionarios que en complicidad con César Horacio Duarte Jáquez, han propiciado e instrumentado el engaño a las autoridades financieras del país para lograr dicha fusión, dado que su pública participación como impulsor de la fusión de las empresas citadas y la consecuente creación del Banco Progreso de Chihuahua, S.A. de C.V., la distracción y utilización de recursos económicos del estado para la publicidad de la autorización del nuevo banco como logro de su gestión gubernamental, ocultando ante la población chihuahuense su haber accionario del capital social del Banco Progreso de Chihuahua, S.A. de C.V., y que toda esa maquinación delictiva, bajo el diseño de actos jurídicos de aparente legalidad, no tenía otro fin que obtener su propio beneficio, por fusionarse también en él los roles de gobernador y socio de la empresa bancaria mencionada, con un evidente conflicto de intereses en razón de las decisiones de carácter financiero que como gobernador tomó en beneficio de las instituciones financieras que se fusionaron y por ende en el suyo propio así como de sus allegados y cómplices, que ahora son socios del Banco Progreso de Chihuahua, S.A. de C.V".


En un momento en el que el presidente de la República ha enviado una iniciativa al Congreso para crear la Fiscalía Nacional Autónoma, presumiblemente como un compromiso en contra de la corrupción, veremos hasta dónde llega realmente esa voluntad.


Los ciudadanos de Chihuahua no tenemos otra alternativa que la de exigir que esa voluntad llegue hasta sus últimas consecuencias.

PD. Antier despedimos a Luis Herrera González, quien murió a los 83 años de edad. Fue su vida un testimonio pleno de verticalidad. La congruencia entre el pensar, el decir y el hacer.  Leal a su Partido, fiel a su Patria, concretó esos ideales en su familia y sus amigos, a quienes nos llenó de amor y fe. Su ejemplo es una herencia moral para nosotros.  


Porque la vida nos dio el privilegio de su amistad, y eso nos llena de orgullo. De él podemos decir que fue hombre completo, ciudadano cabal. En todos los ámbitos fue excepcional e integro: En su vida personal, familiar, profesional, política, periodística y en el servicio público.


Luis Herrera González es un pilar de la historia de Chihuahua y de su larga lucha por la Democracia, desde la causa que él abrazó como la fundamental de su vida: La rehabilitación moral de la política, a través de Acción Nacional.
 
Nos duele su desaparición física, pero sabemos que vivirá para siempre entre nosotros, porque su espíritu es inmenso y su huella es indeleble.

Nuestro abrazo solidario a su familia; hermanos, hijos y nietos. Dejo asentado en estas líneas el testimonio público de admiración, reconocimiento y respeto a un hombre que en mucho marcó mi vida y la de mi esposa Cinthia Aidee. Y celebramos, confiados en el Poder de lo Alto, saberlo ahora reunido con Martha, su inseparable compañera.
Él vivirá para siempre en nuestros corazones. 

 

 

javiercorral.chihuahua@gmail.com

 

 


Contra la denuncia formal, el libelo

De Nuestros lectores

 

 

Contra la denuncia formal, el libelo

 

 

Jaime García Chávez

 

 

 

 

 

 

Hace unos días presenté, dándole voz a los sin voz, una denuncia penal contra el gobernador de nuestra entidad. En una democracia avanzada, un hecho como este, sin ser ordinario, al menos no cobra las tonalidades que aquí observamos y padecemos. Hay una muy usual: alguien mueve los hilos de un títere y oculto espera los beneficios. Bajo esa divisa el títere también –así se sugiere– algo lleva, al recurrir a la calumnia y la difamación, que al final algo deja, entre otras cosas, la ventaja que da no estampar una firma y dar un rostro visible a quien hace las graves afirmaciones. Es, ni más ni menos, la arcaica idea de que sólo unos cuantos tienen el privilegio de pensar, investigar o estar informados. Al resto, a la inmensa mayoría de los ciudadanos, se les encapsula en una cuna que alguien mece. Se trata de viejas patrañas de los enemigos de la cultura democrática.

 

Pero hay otra práctica igual o más deleznable: convertir al denunciante en una sabandija, logrero de circunstancia, abyecto, corrupto, buscador de fines ocultos e inconfesables y, en esa línea, a quien se atreve a dar la cara y poner su pecho se le puede decir asesino y delincuente; si está entrado en años, decrépito, asignándole vicios y degradaciones con el fin de vertebrar un desprecio popular generalizado. Desde el poder se alimenta una “literatura” de la descalificación, descrédito y denostación, como la que hemos tenido aquí en México a la sombra del arraigado autoritarismo. Carlos Monsiváis, al que tanto debe la construcción de una nueva cultura en el país, algún día habló de los libelos y de eso que catalogó como una especie de técnica de la difamación con la que los poderosos alimentaban su autoconvencimiento para aplastar los movimientos sociales. En esos libelos aparecen personajes inexistentes, que estuvieron como “testigos” cuando se cometieron las fechorías, una suerte de notarios públicos de la calumnia que dan fe de hechos abominables, que narran para prevenir a las buenas personas de no caer en los hoyancos de la provocación. Ya estirada la pluma, estos escritorzuelos se la dan hasta de maestros para mostrar su enorme asombro por la comisión de vilezas que jamás habrían imaginado, en una conducta de un hombre o una mujer.

 

Si revisamos la historia, así fueron denostados, por sólo dar un manojo de nombres, Hidalgo, Juárez, Madero, en un pasado remoto; o personajes a los que se clasificó como verdaderos monstruos de nuestro presente: Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, y no se diga Andrés Manuel López Obrador a quien, acorde con esta literatura, se le tildó como “un peligro para México”. Hablo de un fenómeno de larga data, que lo mismo ha afectado a personalidades destacadas como las que menciono y a miles de personas que en pequeñas, medianas y grandes luchas se han parado a la mitad del foro para poner los puntos sobre las íes. Esta narrativa se alimenta de una visión maniquea en la que los virtuosos y los buenos están de un lado y los malos y los perversos del otro. Algo así como la lucha del bien contra el mal, por cierto, desentendiéndose de aquella fábula de Augusto Monterroso, que describe cómo las buenas artes del mal se ponen en acción para hacer quedar bien al bien.

 

La primera noticia que tuve hace muchos años de estas malas artes literarias, fue con motivo del Movimiento de 1968 y la publicación de El Móndrigo, bítacora del Consejo Nacional de Huelga, aparecida misteriosamente en los estanquillos de la prensa en 1969 y cuya factura editorial provenía de una inexistente casa denominada “Alba Roja”, obviamente para que el engaño fuera mayor. Con dos dedos de frente fue fácil llegar a los sótanos de la Secretaría de Gobernación, encabezada entonces por Luis Echeverría; y a Fernando Gutiérrez Barrios, en el mando de la policía política; y a ambos, bajo la sombra de Gustavo Díaz Ordaz. No está demás subrayar que después se demostró que los tres, además de sus cargos en México, eran agentes de la CIA, en aguda etapa de la Guerra Fría. En El Móndrigo, los limpios líderes del Movimiento del 68 quedan reducidos, en unos casos, a simples agentes del gobierno y de los grupos políticos con grandes ambiciones al interior del mismo. Se dedican al engaño, a llevar a los estudiantes con los ojos tapados al matadero, con innobles propósitos y sin importarles ni los medios ni las consecuencias de ponerlos en acción. Para darle dramatismo, se pronuncia la contundente frase en latín Alea jacta est (la suerte está echada); después vendrá la matanza del 2 de octubre que el gobierno no hizo, sino que es producto de la irresponsabilidad a que se llevó a los jóvenes. Es una “literatura” cargada de amenazas, calumnias y difamaciones.

 

La dialéctica de estos escritos tiene otras muestras destacadas. Al libro Madera, del profesor José Santos Valdés, le sobrevino una edición de engaño llamado ¡Qué poca Mad… era! de José Santos Valdés, para denigrar la guerrilla de Arturo Gámiz García y Pablo Gómez Ramírez, sacrificados el 23 de septiembre, durante el asalto al cuartel de Madera, en 1965. El autor de este libelo fue un tal Prudencio Godines Jr. del que no se sabe nada, menos de su progenitor. En otro momento de la historia reciente, cuando don Daniel Cosío Villegas escribía con su filosa pluma en el periódico Excélsior de Julio Scherer, circuló el pasquín Danny El Travieso, descalificándolo por el financiamiento de fundaciones norteamericanas para la elaboración de la historia moderna de México. Ese periódico a la vez recibió los dardos de dos inexistentes escritorzuelos, José Luis Franco Guerrero y Efrén Aguirre, seguramente dos plumas hospedadas en los sótanos de la Secretaría de Gobernación de aquellos años. Un día después de nuestra derrota en la Universidad Autónoma de Chihuahua, en 1974, me llegó por correo un folleto muy bien impreso y empastado que daba cuenta de la lucha en la que había participado al lado de muchos otros, en la perspectiva de la difamación y la calumnia.

 

Pues bien, esa literatura no se ha ido, y ahora que regresa el PRI al poder, ha vuelto por sus fueros. Aquí en Chihuahua hay evidencias de ello, aunque ahora bajo el empleo de las nuevas tecnologías, en este caso instaladas por allá en el C-4 de Chihuahua. Desde ahí actúan los que se adiestraron antes en la lectura de El Móndrigo, Danny El Travieso y demás. Los destinatarios aparentes son los disidentes, los pocos periodistas incómodos, de los cuales se puede decir lo que se quiera porque no hay límites en la escritura de la denostación basada en la ficción. Conocedor de estas malas artes de la política fue –es, de hecho– el actual secretario general de gobierno del estado, Raymundo Romero. Por eso no extraña que los mismos mecanismos y las mismas tretas se estén poniendo en escena para los que disentimos del gobierno actual de Chihuahua y además agitamos a las instituciones de la república para que se tomen medidas correctoras, pues no se puede vivir en un estado de corrupción como el de Chihuahua, es ya insoportable. Por eso, quienes levantamos la voz, en automático quedamos en el territorio de la maldad y la perversión; somos el tumor canceroso que se debe extirpar. Esto lo estoy viendo y padeciendo hoy, aquí, ahora. Es una política de riesgo, de alto riesgo, en momentos tan propicios a la provocación, al río revuelto, a la vendetta. Se dan cuenta de eso, pero no les importa.

 

Me preocupa, finalmente, que a la presentación de la denuncia contra Duarte abunden las felicitaciones por la valentía, generosas pero que no se hacen cargo de los argumentos de fondo; las bendiciones y el llamamiento para que me encomiende a Dios, que me ponga un chaleco antibalas, tenga una salida al exilio, me arme o pida la protección ante la ausencia de mi propio cuerpo protector. Todo eso me preocupa, pero lo que más preocupa es que tengamos ese horrible parecido con la mula de noria que da vueltas y vueltas sobre el mismo sitio sin cambiar nada. Tenemos que cambiar las cosas. Porque yo no puedo, bajo ninguna circunstancia, aceptar lo que se insinúa en la denostación de la que he sido objeto, por más respuesta de este gobierno. Y no puedo porque tengo memoria y aún el vigor para estar de pie. Cuando fui joven me decían que la poca edad me llevaba a juicios que la madurez iba a corregir (incluso Luis Fuentes Molinar me llegó a decir que al filo de los treinta años me convertiría en militante del PRI). Cuando fui maduro se me veía como el ambicioso, calculador que todo lo quería. Y seguí adelante. Ahora, que estoy a punto de cumplir setenta años, se me acusa de decrepitud. ¿Qué puede pensar un viejo con resentimientos de un brillante gobierno como el de Duarte? Sólo necedades.

 

Pero no es cierto y me atengo al funcionamiento de las instituciones, que si actúan van a esclarecer la abyección en que vivimos, y si se quedan inmóviles estarán corroborando con su silencio que todo lo que se ha dicho es verdad, y desgraciadamente una verdad pequeña de una realidad mayor y más grave.

 

Todo esto lo recordé al filo de concluir la lectura de una estupenda novela que me hizo creer más en las dificultades para cambiar la realidad en que vivimos, El último tango de Salvador Allende, de Roberto Ampuero, que por cierto me regaló uno de los dos o tres amigos que me quedan en el PRI.

 

 

 http://jaimegarciachavez.mx/?p=1789

 

 


ADIÓS, INGENIERO HERRERA

De Nuestros lectores

 

 

 

ADIÓS, INGENIERO HERRERA.

 

 

Luis Villegas Montes.

 

 

Como ha ocurrido tantas veces en el pasado, escritos ya los párrafos que debía enviar esta semana, debo dejarlos reposar y marchitarse en el cajón virtual del ordenador.

 

Falleció el Ingeniero Luis Herrera González; referirlo, debería bastar para intentar decirlo todo, tanto pierde el PAN, tanto pierde Chihuahua, tanto pierde México; pero no, creo que no basta. Y no basta porque para las generaciones actuales de panistas, la presencia y la figura del Ingeniero Luis Herrera podrían parecer desdibujadas por el correr de los años y su precario estado de salud de los últimos tiempos. De ahí la necesidad de escribir estas líneas en calidad de testimonio, de recordación. La vida partidista del Ingeniero en las filas de Acción Nacional empezó pronto, en 1960. Al momento de su fallecimiento, el Ingeniero era Consejero Nacional Vitalicio; desde 1992 hasta 2007, fue Consejero local y miembro del Comité Directivo Estatal; fue Presidente de este último en dos ocasiones, en 1962 y en 1975; e igualmente, fue candidato a Diputado Federal dos veces, en 1982 y en 1988. En el servicio público, fue Director General de Servicios Públicos Municipales del Ayuntamiento de Chihuahua en la administración 1983-1986, durante el gobierno de don Luis H. Álvarez. Igualmente, fue Director General de Comunicaciones y Obras Públicas del Gobierno del Estado con Francisco Barrio Terrazas; y en el periodo de Vicente Fox, fungió como Delegado Federal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Su desempeño público le valió el rechazo de unos cuantos, los menos, los envidiosos, los mezquinos, pero el afecto y la admiración de muchos, de los más, dentro y fuera del PAN.

 

El párrafo anterior da cuenta de lo obvio: El Ingeniero Luis Herrera estuvo en el PAN desde siempre, en las “duras” y en las “maduras”; o, lo que es lo mismo, en las buenas y en las malas. Sin embargo, para los panistas de hogaño, esos pocos rasgos biográficos quizá no basten para comprender a cabalidad quién fue y cuánto le debemos al Ingeniero Herrera (que era como a él le gustaba que le llamaran).

 

Ser panista en 1960 parecía una locura; pero continuar siéndolo durante los siguientes 54 años, constituye una hazaña difícil de entender para quienes cuentan con menos de treinta años de edad. Tuve en mis manos para copiar, y después regresé a su propietario, un folleto de 1978 relativo a la reforma política impulsada por el inefable José López Portillo, que reza en parte:

 

“La situación política en el país indica, muy a las claras, que lo que el gobierno pretende es inyectar vitaminas de emergencia al moribundo espíritu político de los mexicanos. La verdad, monda y desnuda, es que el desplome del interés de los mexicanos respecto a elecciones, candidatos, tarea de los diputados, senadores, gobernadores y en general por toda la cosa pública, ha llegado a un límite alarmante. La existencia de un partido oficial, sostenido con los fondos públicos y una estructura, legal y práctica, […] aunado todo esto a un sistema de verdadera esclavitud política que ata al PRI a empleados del Gobierno, sindicalizados y campesinos y los obliga a participar en sus filas, han dado por resultado que la mayoría de los mexicanos, con claro conocimiento de la realidad, rehúse participar con su voto en lo que sabe perfectamente solo es farsa y simulación. […]

 

Muchas de los graves problemas que aquejan a México (corrupción, en tantos órdenes de la vida nacional, despilfarro, demagogia en el campo, desnaturalización de la vida sindical, falta de representatividad en la Integración del poder público, etc.), se derivan de procesos electorales amañados y fraudulentos, que indiscutiblemente continuarán rigiendo la vida política de México, con una ‘reforma’ como la que comentamos".

 

Y al final del texto se lee: “Comité Directivo Regional. Luis Herrera González. Presidente”. De eso, precisamente, estamos hablando; hoy en día, podemos contar con instituciones electorales confiables, y aunque seguimos siendo testigos de un PRI ramplón, cuya apuesta más elevada del quehacer político es alentar el abstencionismo, el “acarreo” y el poder de la nómina -un PRI que teme dar la cara y da el tradicional “Grito de Independencia” perdido en el fragor de los cohetes por temor al repudio ciudadano-, no es el PRI de hace 30, 40 o 50 años. Ese PRI, el PRI que le tocó vivir al Ingeniero Herrera y a los miles de panistas que, como él, se jugaban la honra y la vida por sus convicciones políticas, era un PRI distinto al de ahora (niñato melifluo y podrido); un PRI con “dientes” que mordía sin piedad a sus adversarios; un PRI de perros amaestrados que acechaban a los manifestantes de oposición durante sus mítines; un PRI de soldados que impertérritos custodiaban el fraude electoral; un PRI que cortaba la energía eléctrica y las líneas telefónicas de los comités del PAN para frenarlos en su labor; un PRI que disolvía a balazos las asambleas y reuniones de ciudadanos que intentaban hacer algo por la Patria rota y saqueada; un PRI que no dudaba en robar urnas o “embarazarlas”, en “rasurar” padrones o en comprar votos, lucrando con la miseria y el hambre de millones de mexicanos, un PRI que “desaparecía” adversarios políticos. A ese PRI no había modo de enfrentarlo, y a ese PAN no había modo de entenderlo, sin la talla de hombres y mujeres como el Ingeniero Luis Herrera González, quien vivió su vida con reciedumbre de carácter, con voluntad inquebrantable, con claridad de pensamiento, con valentía infatigable y con una honradez a toda prueba. Descanse en paz, Ingeniero.

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 


LAS CANCIONES PROHIBIDAS DEL BUKI

De Nuestros lectores

 

 

 

LAS CANCIONES PROHIBIDAS DEL BUKI

 

 

Por: Víctor M. Quintana Silveyra

 

 

Aunque usted no lo crea, en este estado no sólo se prohíben los narcocorridos. Ahora que se contrató a Marco Antonio Solís, El Buki, para cantar la Noche del Grito en el Palacio de Gobierno, no faltó un mal asesor del gobernador que le susurró al oído que se le impidiera al michoacano interpretar la noche patria algunos de sus éxitos, no vaya a ser que se alebreste el respetable y se incentiven los abucheos, gritos irrespetuosos, increpaciones, silbidos, etc. Como reza el dicho popular: “El que con leche se quema hasta al jocoque le sopla”.

 

No sabemos si se le hizo caso al tal asesor. Sin embargo, Logramos rescatar una parte de la lista de las canciones proscritas y de los comentarios que él hizo al respecto:

 

Las canciones que no debe interpretar Marco Antonio Solís y el por qué de cada una de ellas:

 

·         A dónde vamos a parar:   la gente podría terminar así la estrofa: “con una deuda tan descomunal…”

·         Tu cárcel: más de alguno tendrá la ocurrencia de recordar en voz alta la fuga del Cereso de Delicias y de otros más, y eso no le va a gustar al Fiscal General.

·         La venia bendita: nada que rememore la tan criticada consagración del estado a los sagrados corazones en abril de 2013. Somos laicos otra vez.

·         El peor de mis fracasos: prohibidísima, la raza va a empezar a corear al unísono:¡¡El Vivebús, el Vivebús¡¡

·         Acepto mi derrota: nada de futurismos electoreros.

·         Si no te hubieras ido: Cómo cantar esa si ni siquiera se digna venir para acá Peña Nieto.

·         Si te pudiera mentir: ¿qué tal si a los primeros compases el público empieza a increpar al ICHITAIP o a la Auditoría Superior?

·         Siempre tu a mi lado: los ardidos van a empezar a pedir la separación de poderes.

·         Cómo me haces falta:   no faltará quien complete: un buen director de comunicación social e imagen.   

·         Morenita: nada de propaganda gratis para la competencia.

·         Mi plegaria: Alguien puede murmurar: “Que me inviten al equipo de Peña Nieto”.

·         Y ahora te vas: no es conveniente adelantar los cambios en el gabinete.

·        Capricho: puede suscitar gritos muy variados: el palenque, el traslado del mausoleo de Villa, el nuevo balcón del Palacio, etc.

·        Sin lado izquierdo: hay que proteger a nuestros aliados en el Congreso del Estado.

 

 

Para que el Buki no se sienta al ver menguado notablemente su repertorio, el mismo asesor recomienda que se le pida interpretar varias veces las siguientes canciones:

·         Casas de cartón: para que la gente se acuerde del auge del negocio viviendero del sexenio pasado.

·         No voy a llorar y No me arrepiento, para desalentar a críticos y habliches.

·        Tu ingratitud: para que el público se dé cuenta de lo que se pierde.

 

No sabemos si al tal asesor se le va a hacer caso, pero no hay que dejarse impresionar y acudir a disfrutar de la noche del grito. Con canciones o sin canciones prohibidas.

 

 


Anatomía de un Grito: gobierno a la defensiva

De Nuestros lectores

 

 

 

 

Anatomía de un Grito: gobierno a la defensiva

 

 

Jaime García Chávez

 

 

Tocqueville afirmó en su obra clásica que la democracia se advierte más en las pequeñas que en las grandes cosas. Un ejemplo basta: un gobernante sencillo, amable, austero, moderado en sus bienes, nos lleva a pensar en un tipo que privilegia la mejor comunicación con sus conciudadanos; en cambio otro que alcanza el rango de barroco, arrogante, ambicioso, presuntuoso, nos lleva invariablemente a reconocer una personalidad divorciada de la buena cultura democrática. Es obvio que no estamos en presencia de una regla invariable, exclusivamente se trata de cómo lo aparente sirve para clasificar o cómo, atrás del barniz o las vestiduras, se puede conjeturar de quién estamos hablando. En nuestra cultura política, bruñida a lo largo de muchos siglos en los que la herencia colonial y los presidencialismos extremos de Porfirio Díaz a Salinas, por indicar dos especímenes memorables, se advierten las personalidades, lo que termina por ser la nota esencial que los define.

 

Por el objeto de estudio que tuvo Tocqueville en La democracia en América, es obvio que esas pequeñas cosas tuvieron que ver con el Estado nuevo que surgió luego de la Independencia de las Trece Colonias y la fundación de una república democrática. Pero tomando su punto de partida en sentido contrario, podemos afirmar que también el autoritarismo se siente más en las cosas pequeñas que en las grandes, aunque ciertamente éstas siempre se magnifican más allá de lo creíble racionalmente, no obstante que a nuestra clase política, pragmática como lo es, si lo irracional le sirve, también lo emplea.

 

Desglosando la anatomía del pasado 15 de septiembre en la ciudad de Chihuahua, podremos entender mejor lo que he dicho hasta ahora. La celebración cívica del 204 aniversario del inicio de la Independencia en el curato de Dolores se antoja una conmemoración sencilla, prácticamente del tono de las muchas que ha habido: revestidas con discursos patrióticos, el tradicional grito y la fiesta merecida para recordar cómo México se fue despojando de un colonialismo que se inició en 1521 cuando Hernán Cortés se apoderó de la gran Tenochtitlán. Pero realmente, en los tiempos que corren esta sencillez se ve alterada porque las multitudes que se forman aprovechan la oportunidad para cobrarle deudas al mal gobierno, del que por cierto pidió la muerte el ilustrado don Miguel Hidalgo y Costilla. En la coyuntura pudimos ver en Chihuahua un gobierno a la defensiva y no debe resultar extraño que se tome esta categoría propia de la guerra, pues ello es usual y casi un lugar común desde que Clausewitz demostró que la guerra es la continuación de la política por otros medios, siendo lo contrario también verdad.

 

El gobierno actual, en este contexto, vio en sus críticos y adversarios a sus enemigos a vencer y no contando con la libertad de iniciativa que permite disponer una buena ofensiva, optó por ocupar su fortaleza y su poder para desde ahí sofocarlos. Abundo en el concepto, desde el punto de vista político y militar, la ofensiva es la manera de obrar de una fuerza que ataca a su enemigo, en cambio la defensiva es la actitud en que se coloca la misma para resistir y rechazar una agresión. El que toma la ofensiva busca al adversario para destruirlo, esforzándose en impedir su propia destrucción. En el hecho que comento hay una salvedad: los adversarios del gobierno no se propusieron mayor ofensiva que rechiflarle al mandamás, gritarle dos o tres de sus calamidades, denostarlo como recurso para el repudio, sin hacerse cargo que los arcos detectores de metal no descubren los sentimientos de las personas. En realidad lo que vimos escenificado fue una lucha de David contra Goliat y a éste con déficit de imaginación.

 

Por sabido no me refiero a lo que casi es un protocolo para la ceremonia del Grito de Independencia, tiene mucho más de un siglo introyectándose en la conciencia de los mexicanos. Así las cosas, modificarlo se convirtió en el recurso de la manipulación y, por ende, en el desprecio de la sociedad entera. De entrada la participación espontánea se alteró: hubo un acarreo para formar un amortiguador humano entre el balcón escenográfico y el resto de la multitud. Los seccionales del PRI pusieron su cuota, alentados por el circo que presidiría El Buki en la etapa orgiástica del evento. Quisieron arrastrar a los modestos burócratas y profesores y no dudo que hayan logrado su propósito, pero fue loable la resistencia de no pocos. Luego, a las afueras de la fortaleza, había un cordón impenetrable y aborregado, además, dispuesto a proteger al jefe. En otras palabras, el grito como la ceremonia para un solo hombre. Pero no bastó con eso. El palacio de gobierno se convirtió en un búnker custodiado policiaca y militarmente, con barreras metálicas y suficientes arcos detectores de metales. También, por supuesto, a los policías se les adiestró para que reconocieran en cualquier punto a los muy conocidos “agitadores” que alteran los sueños del gobierno. Pero tampoco eso bastó, y aquí viene la maniobra defensiva, por cierto costosísima, limitada a unos cuantos minutos. O sea, el instante que “salva la dignidad”.

 

Un medio digital propaló que se buscaba una bomba explosiva dentro del recinto del palacio de gobierno, de la cual jamás se supo absolutamente nada. Fue un simple distractor para ahuyentar opositores a los que se les habría cargado el delito. Minutos antes de la ceremonia se entregaron a la multitud un conjunto de pelotas gigantes, livianas y levitantes, para que la multitud se distrajera rebotándolas de mano en mano, porque corrían como suele verse que corren en las playas de veraneo. Eran las pelotas del gobernador con la leyenda infaltable de “Chihuahua Vive”. Estamos a unos minutos de la hora del grito, cuando todo el dispositivo de pirotecnia con las ensordecedoras detonaciones, permitieron una rápida entrada y salida de César Duarte a su balcón para loar a los héroes que nos dieron patria; escuchó el himno nacional porque no podía eludirlo, para adentrarse de nuevo tras los muros de su fortaleza. Las pantallas distribuidas estratégicamente en el evento, no dieron cuenta, difundiendo otras imágenes, de la ceremonia intramuros de abanderamiento, del homenaje en el Altar a la Patria (sitio donde fue fusilado Hidalgo y sus correligionarios), ni de cómo se aproximaba el momento culminante y cívico de la noche, como un recurso, inédito, para privar de aviso a quienes querían cobrar con rechiflas el abuso del poder actual. Al himno de Chihuahua le fue mal: en su premura, Duarte no lo cantó. Aún así, hubo gritos de protesta, pero no en la magnitud que los temían en palacio, donde se regocijaron de que habían salvado la honra y hasta se repartían diplomas verbales. Lo demás ya era la orgía que un día después concluye en crudas, desveladas y dolores de cabeza. El lenitivo sería recordar que se vio a El Buki en persona y a Beatriz Adriana entre los comensales de la élite, que gozó reposadamente dentro de la sede del poder Ejecutivo.

 

De manera instantánea algunos nos enteramos de la maniobra. El periódico Ahoramismo de Alejandro Salmón y La Opción, de Osbaldo Salvador, reportaron profesionalmente los indicios inequívocos de la maniobra, que permitieron reconstruir los hechos a la luz de los testimonios de no pocas personas asistentes. Otros medios digitales también aportaron datos de lo que se catalogó como “pillar por sorpresa” a una multitud que se suponía iba a realizar una espontánea protesta, que a la postre tuvo verificativo pero no en la escala temida. Varios rayos láser portátiles, rojos y verdes, brincotearon sobre los rostros y cuerpos de los huéspedes del llamado megabalcón. Este periódico que tienes en tus manos, describió bien lo que para mí es una maniobra cuando nos dijo que “los que asistieron a dar el Grito de Independencia, fueron sorprendidos por los fuegos pirotécnicos, que fueron lanzados minutos antes de que el gobernador César Duarte Jáquez, saliera al balcón a lanzar los tradicionales vivas de independencia… Este año se cambió por alguna razón el orden del tradicional grito… Un repentino estruendo, seguido de múltiples luces tricolores, sorprendieron a los asistentes” (El Heraldo de Chihuahua, 16/09/2014, en crónica de Emanuel Fernández).

 

Luego se dijo que asistieron 100 o 110 mil almas, que no caben ni de cinco por metro cuadrado en el polígono aledaño al evento. La mentira perfecta, en boca del poder, para describir cómo la sociedad se ha lanzado a los espacios públicos. Otra mentira, porque mentir es propicio para magnificar sucesos, más cuando en el vértice del suceso esencial se coloca a salvo la figura del gobernante.

 

Creo tener razón: también en las pequeñas cosas se advierte más la dominante presencia de un autoritarismo que, para fortuna de todos los chihuahuenses, se encuentra a la defensiva. Ojalá y también tuviéramos la capacidad de ver lo grande que obviamente es más temible y desgarrador. Probablemente otras batallas, sí puedan mostrarlo, evidenciarlo, en el futuro cercano.

 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 336

 

Gotera

    !Crash¡
    Tronó la rutera atorada de punta y cola en el lateral norponiente del aúnhueleanuevo Distribuidor Vial Sanders.
    El accidente lo es pero no.
    Sucederá una y otra vez que los autobuses intenten dar ese giro porque, como se sabía desde las maquetas, el flamante elefante de concreto fue mal diseñado y peor ejecutado.
    No, no es la excepción, es la constante de la mentada regla, porque sucede cuando aún no seca la inundación de Juárez a Ocampo, y ramal de la Juárez, que conforman la otra magna obra, el túnel de la 16, garrapateada por la misma Federación.
    Ya parecen escucharse las carcajadas, pues recibidas de conformidad, obvio que no cabrá el reclamo en esas brillantes obras de ingeniería vial
    Y mientras el tren corra libre...a'i los indios de juarenses que se chenguin.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

EN CHIHUAHUA SE DENUNCIA LA VIOLENCIA DE ESTADO CONTRA LAS MUJERES

Víctor M. Quintana Silveyra

 

A los cuatro vientos debe difundirse lo que del 21 al 23 de septiembre se denunció y sentenció desde la ciudad de Chihuahua. Cuando en un espacio, así sea sólo simbólico y de conciencia, se escuchan casos como los presentados en la audiencia final del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre “Feminicidio y violencia de género” es deber de conciencia informar,  indignar.

Dos días fueron insuficientes para que tanta mujer de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Chiapas, Guerrero, Sinaloa y otros estados  vertiera sus agravios ante las conmovidas juezas. Estas leyeron la sentencia final junto a la Cruz de Clavos, memorial de las mujeres asesinadas, frente al Palacio de Gobierno, en cuya acera está la placa que señala el lugar donde cayó asesinada Marisela Escobedo, cuando protestaba por el feminicidio de su hija Rubí.



Más Palabra

La Nota Nostra

Lamberto Quintero

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Nos llegó el tiempo del rock en tu idioma y para cuestiones de identidad mi vecino era de la misma rodada, y del mismísimo entorno social. Vecinos desde nacidos, nos inclinamos por algo que no se escuchaba en la periferia. Asi que como adolescentes buscábamos a los símiles. Era tiempo de maquila, cerveza y baile. Como es ya conocido, el salario de aquellas sólo alcanzaba para una cosa, nunca para dos, es decir, o dabas chivo o bebías. Tal vez la segunda opción era la más conducente ya que la edad y la testosterona obligaban a participar muy de cerca en los tugurios. La curiosidad y la vida ligera eran factores que no pasaban desapercibidos, así que experimentar y pasársela bien era lo propio.

Los fines de semana, con anticipación traficaban las invitaciones de bodas o quinceañeras de alguien que jamás conocimos, el asunto era no gastar, repito, o dabas chivo o pistiabas. El hecho de tener acceso a una fiesta, significaba “barra libre”. Una invitación que decía: “dos personas”, pero entrábamos tres o cuatro, era una gratificación merecida después de una semana empresarial desgastante. Asi que a nuestras manos llegó el pase para una fiesta en el Hotel San Antonio. Éramos tres chavos simuladamente rockeros, el pelo apenas llegaba a la barbilla, portábamos collares vistosos y arracada en la oreja.

 

Más nota

Mediometro

Son casi 28 mil millones, entre la deuda que dejó el anterior gobernador y el actual ¿Dónde quedaron?
Ya fueron convertidos en ranchos y edificios
Mienten José Reyes Baeza y la SHCP
Se los repartieron los del club
Los gastaron en despensas electorales
No existe tal; César Duarte tiene razón
Serán fondo para el banco social-particular
Será capital para invertir en el Fraking
Se fueron a la campaña de Peña Nieto
     Resultados

DesdeJuárez

Shit!

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

El lunes tuve que ir por el dinero del pequeño grupo de ahorro que hemos formado con madres y padres de familia de una primaria en la Fronteriza. Para llegar, debo salir a las 7:00 AM, en bicicleta me voy por el borde del Río Bravo.

En esta ocasión el río tenía corriente, lo cual me pareció muy raro, pero se deberá a que tengo poco usándolo como ruta. Había patos, garzas y otras aves pequeñas. Ver los patos levantar el vuelo de manera acelerada cuando pasaba cerca de ello es un espectáculo que sólo es opacado por la chocolatosa agua del río.

Me bajé del borde del río en la calle oro y de ahí subí hasta la 16 de septiembre. Entonces fue cuando los charcos aparecieron. Muchos por todas partes. Seguí la 16 hasta donde deja de ser de un sólo sentido. ¡Oh sí! Ya puedo subir esa pendiente sin bajarme de la bicicleta. Bajo hasta la calle Mariano Matamoros y esa es la que me lleva hasta la colonia Fronteriza. ¡Y no! Para subir esa pendiente si debo bajarme de la bicicleta y empujarla los últimos 100 metros.


Mas Juárez

chileKNqueso

La inseguridad que nos agobia

 

Francisco Flores Legarda


“Cosecharás mejor si te preocupas
de saber lo que estás sembrando”

Jodorowsky


Cuesta trabajo hacer conclusiones con el acceso a la información instantánea. Por ejemplo, soy renuente a considerar al Dr. Mireles un luchador social. El que se haya enemistado con el gobierno, sin conocer la causa de fondo, me genera suspicacia ¿Qué pasó en esa ruptura?

Así, en todo el capítulo de la inseguridad que nos agobia, las cifras oficiales que indican su disminución no alteran mi estado de alerta, pues la percepción se fortalece cuando los enfrentamientos entre bandas delictivas dejan ejecutados en su disputa (Uruapan), cuando a través de videos un delincuente hace ostentación de impunidad, como para preguntarse ¿De quién aprendió Servando Gómez? Pues no muestra improvisación, sino cálculo y dominio sobre su entorno. Conoce a todos y todos lo conocen a él.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2014, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com