cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

El problema no es votar

 

Carlos Murillo González

Hay mucha confusión y descontento ante las “elecciones” del 5 de junio a celebrarse en el estado de Chihuahua. El problema no es votar (la cosa más sencilla del mundo) sino todo el entramado, la cultura, los intereses detrás del ejercicio electoral.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

EL CONFORT TRÁGICO DEL PRESENTE PROCESO ELECTORAL


Leobardo Alvarado


Por confort trágico podemos entender la existencia de un estadio de pasividad política manifiesta. Es hablar de una comodidad política construida. Es el reflejo dinámico de esa confortabilidad política. La tragedia asumida desde el confort político, en tanto destino manifiesto. El confort trágico lo representan los tres hombres y las dos mujeres, todos candidatos a perder la elección para el ayuntamiento de Juárez.

La realidad es que se pelean votos finitos. Mejor dicho, se disputan votos ya dados. Ni siquiera se los pelean. Un ejemplo, a estas alturas ni siquiera hay una efervescencia notoria en la que como otros años sucede se toma el puente al revés por ser emblemático en procesos electorales. No hay una movilización amplia por ninguno de ellos y ellas. Ninguno de esos candidatos o candidatas hablan de la realidad, prefieren las promesas a sabiendas que no ilusionan.


Más MarcaPasos

 

desde
España


El pulso geopolítico EEUU-Rusia en América Latina

Germán Gorraiz Lopez

La división de Ucrania en dos mitades casi simétricas ( quedando el Sur y Este del país-incluida Crimea- bajo la órbita rusa mientras el Centro y Oeste de la actual Ucrania navegarán tras la estela de la UE), significó “de facto” el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría Rusia-EEUU, siendo Putin plenamente consciente de la nueva dinámica acción-reacción en la que verán envueltas las relaciones ruso-estadounidenses a partir de este momento. Así, EEUU se servirá de la Alianza Panamericana, refinado proyecto de ingeniería geopolítica cuya finalidad última sería dinamitar el proyecto integracionista representado por la UNASUR e intensificar la política de aislamiento de los Gobiernos progresista-populista de la región, en especial de Venezuela tras quedar huérfana del alma mater de la Revolución Bolivariana (Chávez) mediante la estrategia kentiana del “palo y la zanahoria” que conjugará la ayuda económica y la firma de acuerdos preferenciales con países ideológicamente afines con los intentos de desestabilización de los Gobiernos de corte populista-progresista (Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Venezuela), convirtiendo de paso a Colombia en el portaaviones continental de EEUU.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

Los chihuahuenses no somos de hule

De Nuestros lectores

  

 

 

 

Por Jaime García Chávez

 

 

 

6 de Duarte 6. Sí, como suelen decir los más consagrados carteles que invitan a la lidia de toros bravíos. El prestigiado diario Reforma de la Ciudad de México, publicó este viernes seis puntos por los que se va a recordar a César Duarte. Obviamente hay muchos más, pero el rotativo seleccionó unos cuantos botones de muestra, que por sí solos descalifican al PRI para continuar al frente de Chihuahua con un nuevo gobierno por cinco años más, en la persona de Enrique Serrano, que se prohijó precisamente a lo largo del sexenio que fenece enhorabuena.

 

Lo que son las cosas: si uno abre el periódico Reforma en su encuesta que da cuenta de la ventaja que favorece a Serrano y en otra página lee los seis botones, no tiene menos que quedar perplejo. Es paradójico que quienes teniendo y padeciendo esas evidencias respondieran así a la encuesta. Pero veamos, uno a uno, los seis temas que marcaron a César Duarte a lo largo de los últimos años y que esperamos no se amplíen con otro, en breve, que hable de violencia y fraude electoral en una reñida elección como la que hay en Chihuahua.

 

Empecemos por el hecho que aún duele y estremeció a Chihuahua: el asesinato de Marisela Escobedo, la madre de Rubí Frayre que cayó a unos cuantos días de inaugurada la administración duartista y a las puertas del Palacio de Gobierno. Marisela emblematiza la negación que hay en Chihuahua a la plena vigencia de los derechos humanos, es la encarnación de un negro mensaje que claro nos dice que luchar por los derechos humanos, como víctima en este caso, puede costar la vida y demostrar que la impunidad reina y gobierna en Chihuahua.

 

Pero el suceso tuvo consecuencias más hondas: César Duarte marcó un precedente de abolición del Poder Judicial en el estado de Chihuahua, primero imponiendo decisiones que no le competían y luego dando un golpe de mano al Poder Judicial para ponerlo a su servicio, en el cual contó inexplicadamente con el concurso de los diputados panistas en el Congreso local. Después vino la pésima novela policiaca de El Wicked y el desánimo profundo en la sociedad chihuahuense al percatarse de que los derechos humanos en el estado importan un soberano bledo y que lo que realmente está en primer lugar para César Duarte es tratar de demostrar, contra viento y marea, que el poder es para poder, aunque eso signifique represión, puertas cerradas, compra de la prensa, corrupción de los partidos, y tantas y tantas aristas de un desgobierno que se puso diametralmente de espaldas a la sociedad chihuahuense.

 

No está de más recordar que precisamente cuando Marisela Escobedo fue asesinada, se produjo la alternativa de encarar a fondo a un gobierno que se disponía a transitar hacia la tiranía; pero los que pudieron hacerlo, en su momento se replegaron. Creían en los famosos plazos de gracia, y aquí estamos prácticamente seis años después.

 

Luego viene el affaire Unión Progreso, que el periódico Reforma lo estima como el escándalo del sexenio por la amplia gama de delitos ligados a la corrupción política. Es una causa abierta ante la PGR y tiene un expediente (AP/PGR/UEAF/001/2014-09) que está vivo, en trámite y que más temprano que tarde tendrá que llegar a los tribunales para un debido proceso contra César Duarte y sus cómplices, Jaime Herrera Corral, secretario de Hacienda, y Carlos Hermosillo, hoy preventivamente diputado federal con fuero. Se equivocaría rotundamente el cacique si piensa que la denuncia tuvo un motivo específicamente electoral. Se trata de una causa que llegó para quedarse, que sostendré porque soy precisamente el denunciante, y que tendrá que encarar, ya, sin contar en su haber, con los recursos que deviene del estado para el patrocinio de su impunidad. Hace meses César Duarte lanzó la bravuconada de que nos veríamos cuando terminara su administración, como retando a duelo. Y sí, nos vamos a ver a la salida, pero en los tribunales: él ya sin padrinos, y yo en mi misma circunstancia, que nunca los he tenido.

 

Luego viene la deuda. A decir de Reforma, el caso más alarmante que se registra en la república, pues la misma alcanza 236 por ciento más de la que se tenía en octubre de 2010, cuando reemplazó al mediocre José Reyes Baeza. Se ha empeñado el coro duartista en negar esto, pero en aritmética, y no se diga en matemáticas, los números son los números. Si en Chihuahua se instalara un nuevo gobierno aquí habría una veta enorme para ajustarle las cuentas al duartismo.

 

A continuación se muestra la famosa “consagración” del estado al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María que realizó la dualidad César Duarte-Constancio Miranda. Se trata de una violación al Estado laico que dispone la Constitución de la república, una ofensa a la religiosidad de los católicos y un burdo proceso para darle legitimidad a una tiranía. Quienes cuestionamos esto, para nada estamos preconizando un discurso que ofenda la fe de los católicos, simplemente nos colocamos en los supuestos del Estado de derecho y levantamos la voz, y además lo hicimos abriendo la única instancia legal para que este asunto tuviese las sanciones que la misma ley dispone. Por separado, vale decir sin concierto alguno, tanto Javier Corral como el que esto escribe presentamos queja por este evento ante la Secretaría de Gobernación, que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong, quien a este momento no se ha dignado a dictar proveído alguno. Don Quijote diría: “con la iglesia hemos topado, Sancho”. Cuando de decir de Reforma, este es un hecho que marca, vale subrayar quién lo dice, un medio totalmente alejado de todo jacobinismo, seguramente como ambos quejosos.

 

En quinto lugar viene el tema Juan Gabriel, al que se cataloga como el “consentido priísta del sexenio” y amenizador de los cumpleaños del cacique. Se le tomó a mal porque fue una espuma que le exhibió con claridad a todos los chihuahuenses la banalidad y el dispendio que carcomió al gobierno que fenece. En esto hasta el mismo autor y cantante salió perdiendo, pero él lo hizo por gusto, y como dice el refrán, a cada quien su gusto lo engorda.

 

Y por fin, la última marca: el accidente del helicóptero, de alguna manera emblema de una corrupción que creció en espiral por una pésima conducción del estado. La prepotencia, la presunción, el delito y el posterior dispendio de adquirir otra aeronave cuando las finanzas están en ruinas. Tan emblemático fue este accidente que el piloto del helicóptero, convaleciente en el hospital, caracterizó sin proponérselo al cacique que resultó casi ileso: “Tenemos un gobernador de hule”.

 

Y puede ser que César Duarte sea sintético y eso explique por qué actuó así durante todos estos años, agraviando a propios y extraños en el estado de Chihuahua. Lo que me niego a pensar es que la ciudadanía de Chihuahua sea de hule y refrende a los verdugos.

 

 

http://jaimegarciachavez.mx/?p=4765

 

 

 


En pocas palabras… Serrano se lo llevó

De Nuestros lectores


 

Salvador Campoya

 

 

Sin ánimo de buscar un triunfador absoluto o hacer un contraste de lo acontecido en el debate que se celebró en la capital del Estado, entre los contendientes a la gubernatura en el próximo proceso del 5 de junio, debemos resaltar algo. Que el debate de las ideas jamás llegó al Centro de Convenciones y prueba de ello fue el formato del debate.

 

Con todo y eso, nos permitió ver a los candidatos en su justa dimensión. Un Corral inventándole hermanos al gobernador y alebrestado por el revés de Barraza, un Barraza que no paso de ser un Chacho, malo para leer y construir frases en la improvisación, un Cruz Pérez crecido, Beltrán del Rio al estilo hippie, amor y paz y buena propuesta, Javier Félix causando pena ajena al momento de querer sacar sus gráficas y su propuesta del plebiscito, que nunca nadie le dijo, que así se llama lo que estaba proponiendo.

 

En fin, Enrique Serrano los hizo confluir en su persona, Corral y los demás lo atacaron viéndolo y en ocasiones asumiendo, que será el hombre en el gobierno. Javier Félix le dijo con relación a la educación “espero que lo haga” sentando con ello que en octubre habitara palacio. Congruente e impecable, sin sudar calenturas ajenas, este debate, en pocas palabras Serrano se lo llevó.

 

 


Origen y auge de las lumpenburguesías latinoamericanas

De Nuestros lectores

 


Elites económicas y decadencia sistémica[1]

 

 

 

Jorge Beinstein

 

 


 A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la reflexión en torno del “modelo económico” que la derecha estaba intentando imponer. Se trató no solo de hurgar en los curriculum vitae de ministros, secretarios de estado y otros altos funcionarios sino sobre todo en la avalancha de decretos que desde el primer día de gobierno se precipitaron sobre el país. Buscarle coherencia estratégica a ese conjunto fue una tarea ardua que a cada paso chocaba con contradicciones que obligaban a desechar hipótesis sin que se pudiera llegar a un esquema mínimamente riguroso. La mayor de ellas fue probablemente la flagrante contradicción entre medidas que destruyen el mercado interno para favorecer a una supuesta ola exportadora evidentemente inviable ante el repliegue de la economía global, otra es la suba de las tasas de interés que comprime al consumo y a las inversiones a la espera de una ilusoria llegada de fondos provenientes de un sistema financiero internacional en crisis que lo único que puede brindar es el armado de bicicletas especulativas .

 

Algunos optaron por resolver el tema adoptando definiciones abstractas tan generales como poco operativas (“modelo favorable al gran capital”, “restauración neoliberal”, etc.), otros decidieron seguir el estudio pero cada vez que llegaban a una conclusión satisfactoria aparecía un nuevo hecho que les tiraba abajo el edificio intelectual construido y finalmente unos pocos, entre los que me encuentro, llegamos a la conclusión de que buscar una coherencia estratégica general en esas decisiones no era una tarea fácil pero tampoco difícil sino sencillamente imposible. La llegada de la derecha al gobierno no significa el reemplazo del modelo anterior (desarrollista, neokeynesiano o como se lo quiera calificar) por un nuevo modelo (elitista) de desarrollo, sino simplemente el inicio de un gigantesco saqueo donde cada banda de saqueadores obtiene el botín que puede obtener en el menor tiempo posible y luego de conseguido pugna por más a costa de las víctimas pero también si es necesario de sus competidores. La anunciada libertad del mercado no significó la instalación de un nuevo orden sino el despliegue de fuerzas entrópicas, el país burgués no realizó una reconversión elitista-exportadora sino que se sumergió en un gigantesco proceso destructivo.  

 

Si estudiamos los objetivos económicos reales de otras derechas latinoamericanas como las de Venezuela, Ecuador o Brasil encontraremos similitudes sorprendentes con el caso argentino, incoherencias de todo tipo, autismos desenfrenados que ignoran el contexto global así como las consecuencias desestabilizadoras de sus acciones o “proyectos” generadores de destrucciones sociales desmesuradas y posibles efectos boomerang contra la propia derecha[2]. Es evidente que el cortoplacismo y la satisfacción de apetitos parciales domina el escenario.

 

En la década de 1980 pero sobre todo en los años 1990 el discurso neoliberal desbordaba optimismo, el “fantasma comunista” había implotado y el planeta quedaba a disposición de la única superpotencia: los Estados Unidos, el libre mercado aparecía con su imagen triunfalista prometiendo prosperidad para todos. Como sabemos esa avalancha no era portadora de prosperidad sino de especulación financiera, mientras la tasas de crecimiento económico real global seguían descendiendo tendencialmente desde los años 1970 (y hasta la actualidad) la masa financiera comenzó a expandirse en progresión geométrica.  Se estaban produciendo cambios de fondo en el sistema, mutaciones en sus principales protagonistas que obligaban a una reconceptualización. En el comando de la nave capitalista global comenzaban a ser desplazados los burgueses titulares de empresas productoras de objetos útiles, inútiles o abiertamente nocivos y su corte de ingenieros industriales, militares uniformados y políticos solemnes, y empezaban a asomar especuladores financieros, payasos y mercenarios despiadados, la criminalidad anterior medianamente estructurada comenzaba a ser remplazada por un sistema caótico mucho más letal. Se retiraba el productivismo keynesiano (heredero el viejo productivismo liberal) y comenzaba a instalarse el parasitismo neoliberal.

 

El concepto de lumpenburguesía

 

Existen antecedentes de ese concepto, por ejemplo en Marx cuando describía a la monarquía orleanista de Francia (1830-1848) como un sistema bajo la dominación de la aristocracia financiera señalando que “en las cumbres de la sociedad burguesa se propagó el desenfreno por la satisfacción de los apetitos más malsanos y desordenados, que a cada paso chocaban con las mismas leyes de la burguesía , desenfreno en el que, por la ley natural, va a buscar su satisfacción la riqueza procedente del juego, desenfreno por el que el placer se convierte en crápula y en que confluyen el dinero, el lodo y la sangre. La aristocracia financiera, lo mismo en sus métodos de adquisición, que en sus placeres, no es más que el renacimiento del lumpenproletariado en las cumbres de la sociedad burguesa”[3]. La aristocracia financiera aparecía en ese enfoque claramente diferenciada de la burguesía industrial, clase explotadora insertada en el proceso productivo. Se trataba, según Marx, de un sector instalado en la cima de la sociedad que lograba enriquecerse “no mediante la producción sino mediante el escamoteo de la riqueza ajena ya creada[4]. Ubiquemos dicha descripción en el contexto del siglo XIX europeo occidental marcado por el ascenso del capitalismo industrial donde esa aristocracia navegando entre la usura y el saqueo aparecía como una irrupción históricamente anómala destinada a ser desplazada tarde o temprano por el avance de la modernidad. Marx señalaba que hacia el final del ciclo orleanista “La burguesía industrial veía sus intereses en peligro, la pequeña burguesía estaba moralmente indignada, la imaginación popular se sublevaba. París estaba inundado de libelos. “La dinastía de los Rothschild”, “Los usureros, reyes de la época”, etc. en lo que se denunciaba y anatematizaba, con más o menos ingenio, la dominación de la aristocracia financiera” [5].

 

Resulta notable ver aparecer a los Rothschild como “usureros”, imagen claramente precapitalista, cuando en las décadas que siguieron y hasta la Primera Guerra Mundial simbolizaron al capitalismo más sofisticado y moderno. Karl Polanyi los idealizaba como pieza clave de la Haute Finance europea instrumento decisivo, según él, en el desarrollo equilibrado del capitalismo liberal, cumpliendo una función armonizadora poniéndose por encima de los nacionalismos, anudando compromisos y negocios que atravesaban las fronteras estatales calmando así la disputas interimperialistas. Describiendo a la Europa de las últimas décadas del siglo XIX Polanyi explicaba que: “los Rothschild no estaban sujetos a un gobierno; como una familia, incorporaban el principio abstracto del internacionalismo; su lealtad se entregaba a una firma, cuyo crédito se había convertido en la única conexión supranacional entre el gobierno político y el esfuerzo industrial en una economía mundial que crecía con rapidez[6].

 

Lo que para Marx era una anomalía, un resto degenerado del pasado, para Polanyi era una pieza clave de la “Pax Europea”, del progreso liberal de Occidente quebrado en 1914.  La permanencia de los Rothschild y de sus colegas banqueros durante todo el largo ciclo del despegue y consolidación industrial de Europa demostró que no se trataba de una anomalía sino de una componente parasitaria indisociable (aunque no hegemónica en ese ciclo) de la reproducción capitalista. Por otra parte el estallido de 1914 y lo que siguió desmintió la imagen de cúpula armonizadora, estableciendo acuerdos, negocios que imponían equilibrios. Sus refinamientos y su aspecto “pacificador” formaban parte de un doble juego peligroso pero muy rentable, por un lado alentaban de manera discreta toda clase de aventuras coloniales y ambiciones nacionalistas como por ejemplo las carreras armamentistas (y de inmediato pasaban la cuenta) y por otro las calmaban cuando amenazaban producir desastres, pero esa sucesión de excitantes y calmantes aplicadas a monstruos que absorbían drogas cada vez mas fuertes terminó como tenía que terminar: con un gigantesco estallido bajo la forma de Primera Guerra Mundial.

 

El concepto de “lumpenburguesía” aparece por primera vez hacia fines de los años 1950 a través de algunos textos de “Ernest Germain” seudónimo empleado por Ernest Mandel haciendo referencia a la burguesía de Brasil que el autor consideraba una clase semicolonial, “atrasada”, no completamente “burguesa” (en el sentido moderno-occidental del término). Fue retomado más adelante, en los años 1960-1970 por André Gunder Frank generalizándolo a las burguesías latinoamericanas[7]. Tanto Mandel como Gunder Frank establecían la diferencia entre las burguesías centrales: estructuradas, imperialistas, tecnológicamente sofisticadas y las burguesías periféricas, subdesarrolladas, semicoloniales, caóticas, en fin: lumpenburguesas (burguesías degradadas).

 

Pero ese esquema empezó a ser desmentido por la realidad desde los años 1970 con la declinación del keynesianismo productivista y sus acompañantes reguladores e integradores.  Se desató el proceso de transnacionalización y financierización del capitalismo global que desde comienzos de los años 1990 (con la implosión de la URSS y la aceleración del ingreso de China en la economía de mercado) adquirió un ritmo desenfrenado y una extensión planetaria. Mientras se desaceleraba la economía productiva crecía exponencialmente la especulación financiera, una de sus componentes principales, los productos financieros derivados equivalían a unas dos veces el Producto Bruto Mundial en el 2000 y representaban en 2008 unas 12 veces el Producto Bruto Mundial, por su parte la masa financiera global (derivados y otros papeles) equivalía en ese momento a una 20 veces el Producto Bruto Mundial. Hegemonía financiera apabullante que transformó completamente la naturaleza de la elites económicas del planeta, la desregulación (es decir la violación creciente de todas las normas), el cortoplacismo, las dinámicas depredadoras, fueron los comportamientos dominantes produciendo veloces concentraciones de ingresos tanto en los países centrales como en los periféricos, marginaciones sociales, deterioros institucionales (incluidas las crisis de representatividad). 

 

Todo ello se ha agravado desde la crisis financiera de 2008 confirmando la existencia de una lumpenburguesía global dominante (resultado de la decadencia sistémica general) cuyos hábitos de especulación y saqueo enlazan con ascensos militaristas que potencian su irracionalidad, los Estados Unidos se encuentran en el centro de esa peligrosa fuga hacia adelante. Escalada militar en el Este de Europa, Medio Oriente y Asia del Este acompañada por claros síntomas de descontrol financiero donde por ejemplo el Deustche Bank acumula actualmente unos 75 billones de dólares en productos financieros derivados[8], papeles altamente volátiles que representaban en 2015 unas 22 veces el Producto Bruto Interno de Alemania y unas 4,6 veces el Producto Bruto Interno de toda la Unión Europea, del otro lado del Atlántico solo cinco grandes bancos norteamericanos (Citigroup, JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America y Morgan Stanley) acumulaban derivados por cerca de 250 billones de dólares[9], equivalentes a 3,4 veces veces el Producto Bruto Mundial o bien unas 14 veces el Producto Bruto Interno de los Estados Unidos. Imaginemos las consecuencias económicas globales del muy probable desplome de esa masa de papeles, mientras tanto los grandes lobos de Wall Street juegan alegremente al poker admirados por pequeñas aves carroñeras de la periferia deseosas de “abrirse al mundo” y participar del festín. 

 

América Latina

 

América Latina no ha quedado fuera de esa mutación de carácter global. Existe un consenso bastante amplio en cuanto a la configuración de las elites económicas latinoamericanas durante las dos primeras etapas de la “modernización” regional (es decir su integración plena al capitalismo) entre fines del siglo XIX y mediados del siglo XX: la agro-minera-exportadora con sus correspondientes “oligarquías” seguida por el llamado período (industrializante) de sustitución de importaciones con la emergencia de burguesías industriales locales. Especificidades nacionales de distinto tipo muestran casos que van desde la inexistencia de  “segunda etapa” en pequeños países casi sin industrias hasta desarrollos industriales significativos como en Brasil, Argentina o México con burguesías y empresas estatales poderosas. Desde prolongaciones industriales de las viejas oligarquías hasta irrupciones de clases nuevas , advenedizos no completamente admitidos por las viejas elites hasta integraciones de negocios donde los viejos apellidos se mezclaban con los de los recién llegados.

 

En torno de los años 1960-1970 el proceso de industrialización fue siendo acorralado por la debilidad de los mercados internos y su dependencia tecnológica y de las divisas proporcionadas por las exportaciones primarias tradicionales, apabullado por un capitalismo global que impuso ajustes y destruyó o se apoderó de tejidos productivos locales. La transnacionalización y financierización globales se expresaron en la región como desarrollo del subdesarrollo, firmas occidentales que pasaron a dominar áreas industriales decisivas mientras bancos europeos y norteamericanos hacía lo propio con el sector financiero, al mismo tiempo se agudizaba la exclusión social urbana y rural. La llamada etapa de industrialización por sustitución de importaciones había significado el fortalecimiento del Estado y en varios casos importantes la “nacionalización” de una porción significativa de las elites dominantes con la emergencia de burguesías industriales nacionales inestables, pero eso comenzó a ser revertido desde los años 1960-1970 y el proceso de colonización se aceleró en los años 1990.   

 

Lo que ahora constatamos son combinaciones entre asentamientos de empresas transnacionales dominantes en la banca, el comercio, los medios de comunicación, la industria, etc. rodeados por círculos multiformes de burgueses locales completamente transnacionalizados en sus niveles más altos rodeados a su vez por sectores intermedios de distinto peso. Los grupos locales se caracterizan por una dinámica de tipo “financiero” combinando a gran velocidad toda clase de negocios legales, semilegales o abiertamente ilegales, desde la industria o el agrobusiness hasta el narcotráfico pasando por operaciones especulativas o comerciales más o menos opacas. Es posible investigar a una gran empresa industrial mexicana, brasileña o argentina y descubrir lazos con negocios turbios, colocaciones en paraísos fiscales, etc. o a una importante cerealera realizando inversiones inmobiliarias en convergencia con blanqueos de fondos provenientes de una red-narco a su vez asociada a un gran grupo mediático. Las elites económicas latinoamericanas aparecen como una parte integrante de la lumpenburguesía global, son su sombra periférica, ni más ni menos degradada que sus paradigmas internacionales. Muy por debajo de todo ese universo sobreviven pequeños y medianos empresarios industriales, agrícolas o ganaderos que no forman parte de las elites pero que si consiguen ingresar al ascensor de la prosperidad inevitablemente son capturados por la cultura de los negocios confusos, si no lo hacen se estancan en el mejor de los casos o emprenden el camino del descenso.

 

Aunque cuando estudiamos a esas elites rápidamente descubrimos que su dinámica puramente “económica” solo existe en nuestra imaginación, un negocio inmobiliario de gran envergadura seguramente requiere conexiones judiciales, políticas, mediáticas, etc., por su parte para llegar a los niveles más altos de la mafia judicial es necesario disponer de buenas conexiones con círculos de negocios, políticos, mediáticos, etc. y ser exitoso en la carrera política requiere fondos y coberturas mediáticas y judiciales. En suma, se trata en la práctica de un complejo conjunto de articulaciones mafiosas, grupos de poder transectoriales vinculados a, más o menos subordinados a (o formando parte de) tramas extra-regionales a través de canales de diverso tipo: el aparato de inteligencia de los Estados Unidos, un mega banco occidental, una red clandestina de negocios, alguna empresa industrial transnacional, etc. 

 

A comienzos del siglo XX la elites latinoamericanas formaban parte de una división internacional del trabajo donde la periferia agropecuaria-minera exportadora se integraba de manera colonial a los capitalismos centrales industrializados, en aquellos tiempos Inglaterra era el polo dominante[10]. Luego llegó el siglo XX y su recorrido de crisis, guerras, revoluciones y contrarrevoluciones, keynesianismos, fascismos, socialismos… pero al final de ese siglo todo ese mundo quedaba enterrado, triunfaba el neoliberalismo y el capitalismo globalizado y cuando este entró en crisis en América Latina emergieron y se instalaron las experiencias progresistas que intentaron resolver las crisis de gobernabilidad con políticas de inclusión social a sistemas que eran más o menos reformados buscando hacerlos más productivos, menos sometidos a los Estados Unidos, más igualitarios y democráticos. Las elites dominantes se pusieron histéricas, aunque no habían sido seriamente desplazadas perdían posiciones de poder, se les escapaban de las manos negocios suculentos y su agresividad fue en aumento a medida que la crisis global dificultaba sus operaciones. Por su parte los Estados Unidos en retroceso geopolítico global acentuó sus presiones sobre la región intentando su recolonización. Al comenzar el año 2016 los progresismos han  sido acorralados como en Brasil o Venezuela o derrocados como en Paraguay o Argentina, Obama se frota las manos y sus buitres se lanzan al ataque, los capriles y macris cantan victoria convencidos de que estamos retornando a la “normalidad” (colonial), pero no es así; en realidad estamos ingresando en una nueva etapa histórica de duración incierta marcada por una crisis deflacionaria global que se va agravando acompañada por señales alarmantes de guerra. 

 

Las éĺites dominantes locales no son el sujeto de una nueva gobernabilidad sino el objeto de un proceso de decadencia que las desborda, peor aún esas lumpenburguesías aportan crisis a la crisis más allá de sus manipulaciones mediáticas que tratan de demostrar lo contrario, creen tener mucho poder pero no son más que instrumentos ciegos de un futuro sombrío. Aunque la declinación real del sistema abre la posibilidad de un renacimiento popular, seguramente difícil, doloroso, no escrito en manuales, ni siguiendo rutas bien pavimentadas y previsibles.                        

  



[1]    Este texto ha sido publicado en el número 6 de la revista Maiz, Facultad de Periodismo y Ciencias de la Comunicación – Universidad Nacional de La Plata, Argentina, Mayo de 2016.

[2]    Jorge Beinstein, "Serra contra o Mercosul: o auge das direitas loucas na América Latina" http://cartamaior.com.br/?/Editoria/Internacional/Serra-contra-o-Mercosul-o-auge-das-direitas-loucas-na-America-Latina%0D%0A/6/15507

[3]    Carlos Marx, “Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850”,  en Carlos Marx-Federico Engels, Obras Escogidas, Tomo I, páginas 128-129, Editorial Progreso, Moscú 1966.

[4]    Ibid.

[5]    Ibid.

[6]    Karl Polanyi, “The Great Transformation.The Political and Economic Origins of Our Time”, Bacon Press, Boston, Massachusetts, 2001.

[7]    Andre Gunder Frank, “Lumpenburguesía: lumpendesarrollo”, Colección Cuadernos de América, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 1970.

[8]    Tyler Durden, "Is Deutsche Bank The Next Lehman?", Zero Hedge, http://www.zerohedge.com/news/2015-06-12/deutsche-bank-next-lehman

[9]    Michael Snyder, "Financial Armageddon Approaches", INFOWARS, http://www.infowars.com/financial-armageddon-approaches-u-s-banks-have-247-trillion-dollars-of-exposure-to-derivatives/

[10]  "La inversión de las naciones industriales, en especial de Inglaterra, fluyó hacia América Latina. Entre 1870 y 1913, el valor de las inversiones británicas aumentó de 85 millones de libras esterlinas a 757 millones, una multiplicación casi por nueve en cuatro décadas. Hacia 1913, los inversores británicos poseían aproximadamente dos tercios del total de la inversión extranjera". Skidmore, Thomas E. y Smith, Peter H., "Historia contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo XX", Ed. Grijalbo. 4a. edición, España, 1996.

 

 

 


REBELIÓN EN LA GRANJA UNIVERSITARIA

De Nuestros lectores


 

 

Tomás Oropeza B.

 

(Taller de Economía del Trabajo de la Facultad de Economía, UNAM)

 


La indignación y el creciente descontento de los profesores de la UNAM con su precaria situación laboral  y la antidemocrática administración del rector Enrique Graue Wiechers se manifestó el pasado 16 de mayo con un paro de 24 horas  en la Facultad de Economía.  


En esa escuela la administración del director Eduardo Vega le ha sumado a los salarios de miseria,  inestabilidad laboral y falta de oportunidades para mejorar sus condiciones,  los malos tratos y hostigamiento  a los docentes de mayor edad para que se jubilen “y dejen sus lugares a los jóvenes”. Así les dijeron a la maestra de tiempo completo Magdalena Galindo y al profesor de asignatura Rodolfo Miravete,  los funcionarios cuya destitución exige la Asamblea de Profesores de Economía: Mario Alberto Morales, Jefe de la División de Estudios Profesionales; Rosa Carmina Rodriguez Contreras, Secretaria General y de la Jefa del Departamento de Historia Iliana Quintanar Zárate.


La indignación de profesores que durante décadas han soportado estoicamente salarios miserables (apenas 84 pesos por hora clase)  inseguridad laboral (se les contrata por semestre), que los directores metan a la planta académica a sus “cuates” sin hacer examen de oposición mediante el artículo 59 que le da ese privilegio mafioso a todos los directores de la UNAM,  etc. está evidenciando que el hartazgo generalizado del personal docente ya llegó a un punto crítico y que podría transformarse en una rebelión magisterial universitaria pues  también los maestros de tiempo completo e investigadores  están sufriendo el embate para que se jubilen con pensiones que equivalen a la cuarta parte de sus ingresos actuales, ya que al retirarse dejan de percibir una serie de estímulos y prestaciones que aumentan sus sueldos.

En la universidad más importante del país, donde se realiza cerca del 50% de la investigación; hoy laboran 39, 500 académicos de los que 31, 101 son de asignatura (78% están contratados por hora clase) los cuales imparten más del 80 por ciento del tiempo de clases y se les contrata por semestre. Hay quienes llevan más de 30 años impartiendo cátedra y siguen sin definitividad. Muchos han estudiado maestrías y doctorados, pero debido a la imposición del Subprograma para la Renovación del Personal Académico, quedan excluidos porque establece que sólo podrán participar en los concursos para plazas de profesores de tiempo completo, menores de 37 años con grado de doctor. Lo cual es discriminatorio, anticonstitucional y violatorio de los Derechos Humanos.

Otra arbitrariedad que está cometiendo la burocracia de la UNAM contra el profesorado es la implementación de un programa de jubilación mediante el cual pretende deshacerse, “como trapos viejos” , de académicos que han contribuido a la formación profesional de varias generaciones enviándolos a sobrevivir en una pobreza mayor a la que ya padecen, como lo demuestra la encuesta del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía (CAM).

El programa de jubilación de rectoría está dirigido a profesores de asignatura inexistentes en la mayor parte de las escuelas universitarias, pues dice que es para quienes imparten arriba de 20 horas semanales de clase ( y en Economía solo es posible dar como máximo 10) que tengan 30 años de antigüedad y 70 años de edad o más. Requisitos que la inmensa mayoría no cubre.
El paro magisterial en Economía fue un éxito y está destapando la caja de pandora de la UNAM donde el presupuesto se maneja a capricho, pagando salarios del miedo a la inmensa mayoría de profesores, sueldos millonarios a sus funcionarios ineptos y mafiosos y donde no existe la menor democracia en ningún nivel.


El año pasado el presupuesto asignado a la UNAM fue de 39, 382 millones de pesos, cómo se ejerció. No se sabe a ciencia cierta. Se nos informó que el 61% fue para docencia; 26% para investigación; 8% para extensión universitaria y 5%  para gestión institucional. Pero no sabemos cuánto se va a sueldos de la alta burocracia, de los directivos, etc. cuyos salarios están muy arriba de lo que se paga a quienes entre 1999 y 2016 han calificado la fuerza de trabajo de más de 5 millones de jóvenes.

En el Foro para analizar la precariedad laboral del magisteria universitario realizado en el marco del paro en Economía, al que acudieron solidariamente y para unir esfuerzos en la lucha que comienza profesores de Arquitectura, Filosofía y Letras, Ciencias Políticas, Ciencias, Antropología, CCHs, Prepas y Química, Trabajo Social, entre otras se expresó que es necesario construir un gran frente democrático de los profesores, trabajadores y estudiantes para transformar la UNAM.

Por lo pronto hay consenso en las siguientes DEMANDAS:


Derogación del Programa de Renovación del Personal Docente
Basificación y aumento general de salarios académicos
Elaborar junto con los profesores un Programa  de Retiro Voluntario que les garantice una vida digna en la jubilación.
Incremento de  la matrícula estudiantil

 

 


DRAGÓN ROJO Y RANCHO GRANDE: GESTOS DE AMISTAD. 1ª. DE DOS PARTES.

De Nuestros lectores

 

 

 

Luis Villegas Montes

 

 

Al parecer, no podían ser más disimiles los títulos que, unidos, encabezan estas líneas; paso a explicarlos.

 

Tengo a mi merced, uno en mis manos y el otro a punto del arribo, dos ejemplares de la novela Dragón Rojo.1 ¿Cómo ocurrió ese pequeño prodigio -yo que ayer no tenía ninguno-? Resulta que mi pedigüeña posdata de uno de mis tantos artículos derivó en el milagro de esa magia singular que me encuentra con sendos ejemplares de dicha obra. Dos almas caritativas y buenas se dieron a la tarea de buscarlo y hacérmelo llegar.

 

La identidad de ambos permanece en el anonimato pues, al menos en uno de los casos, decir su nombre lo compromete; baste decir que, procedente de la Ciudad de México llegó mi amigo, como suele llegar, generoso y sonriente, con el libro en la mano y diciéndome más o menos que cómo era posible que hiciera yo quedar mal, y para colmo de manera pública, a su adorada ciudad, afirmando que no se podía conseguir el mentado libro. Sólo para demostrarme palmariamente su acuciosidad y diligencia, por un lado; y por otro, que la urbe magnífica no está para decepcionar a nadie -en nada-, emprendió él la búsqueda con el resultado que acabo de narrar.

 

El segundo ejemplar está por llegar. Una lectora gentil de Ciudad Juárez, a quien por lo demás frecuento desde hace muchos años gracias a la militancia política, realizó las gestiones necesarias para conseguirlo y lo depositó, a su vez, en las manos de mi buen amigo el arquitecto Javier de la Fuente quien ayer, ni más ni menos, me escribió: “Ya Luis […]”; ha sido tanta la expectativa (empezando por el Adolfo) que, me imagino, sólo faltó escribir: “Fue libro”.

 

Contados los pormenores de cómo es que obtuvimos los dos libros, el título de estos párrafos continúa sin ser explicado. Procedo.

 

Resulta que mi amigo proveniente del otrora Distrito Federal, me pidió perentoria, aunque gentilmente, que escribiera un desagravio de la metrópoli, lo que hago con mucho gusto, contando una anécdota: Antes de vivir en ella -en la que transcurrieron, con intermitencias, siete años de mi vida-, recuerdo cómo odiaba que alguien dijera de mi natal Chihuahua que era un “rancho grande”; lo escuchaba yo decir e, ipso facto, me “paraba de pestañas”. “¡¿Pero cómo es posible?!” -me preguntaba yo de manera retórica, en el colmo del melodrama-, con el ánimo turbio del estupor y de la rabia. Me voy a México, transcurren los siete años, y regreso. Después del primer mes que estuve aquí ya de modo definitivo, sin cines, ni teatros, ni exposiciones, ni museos, ni espectáculos, ni sitios de interés bastantes -o que no estén alejados cinco horas-, exclamé para mí: “¡Pinche Rancho Grande!”; y aquí sigo. Amo Chihuahua profundamente -amo mi ciudad y amo mi Estado- y me siento orgulloso de ser chihuahuense; allende estos lares si escucho su corrido se me enchina la piel y se me estruja el alma, pero, de que es un rancho grande, es un rancho grande que no da, ya ven, ¡ni para encontrar un p… libro!

 

Por otra parte, a modo de modesta retribución a mi amiga juarense (a eso me comprometí de manera explícita), comento algunas de mis últimas lecturas, en el entendido, ya dicho alguna vez, de que tengo rato que no leo novelas entre semana, excepto cuando me voy de patita de perro, que es cuando aprovecho y me atraganto leyendo. Pues bien, me decía ella que algunas de mis sugerencias le han resultado de provecho, aquí vamos.

 

¿Recuerdan ustedes el megapuente del mes de marzo? Yo sí. Entre el 18 y el 27 leí ocho novelas; y todavía saboreo el placer de algunas de esas lecturas. Justamente hace dos años, escribí: “Camus. ‘El Extranjero’. ¿Hace cuánto lo leí? No lo sé. Ni idea. Solo sé que si no lo hubiera leído cuando lo leí (y olvidado a tiempo), lo más posible es que no podría escribir las líneas que escribí. Como tampoco sería capaz de entender el mundo como lo entiendo. Georg Christoph Lichtenberg dice: ‘Olvido la mayor parte de lo que he leído, así como lo que he comido; pero sé que estas dos cosas contribuyen por igual a sustentar mi espíritu y mi cuerpo’.2 Y es así. No sé qué comí el año pasado para estas fechas, ni el mes pasado, vamos, ¡ni siquiera la semana pasada! Pero sí sé que de no haberlo hecho, de no haberme alimentado, hoy estaría muerto. Pues de no haber leído lo que leí, hoy estaría vacío; mi alma estaría deshabitada, carecería de vida interior”.

 

Pues bien, mi primera lectura, prácticamente devoré el libro y lo leí de corrido, fue “Cinco Esquinas”, de Mario Vargas Llosa.3

 

Continuará…

 

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

1 HARRIS, Thomas. Dragón Rojo. Círculo de Lectores. México. 1983.

2 Citado en SCHWANITZ, Dietrich. “La Cultura: Todo lo que hay que saber”. Punto de Lectura. España. 2006. Pág. 586.

3 VARGAS LLOSA, Mario. Cinco esquinas. Alfaguara. México. 2016.

 

 


CARTA A UN AMIGO

De Nuestros lectores

 

 

 

En los últimos años el luchador social y amigo Víctor Quintana Silveyra  ha militado en el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Leí que  se procesa su expulsión, y que el dirigente absoluto de ese partido, Andrés Manuel López Obrador (Amlo), ha calificado como <traidor> a Víctor. El juicio ha concluido, lo demás es bisutería. En noviembre de 2012 envié a Víctor unas cuantas líneas. Reproduzco algunos pasajes y actualizo otros, la ocasión lo amerita.

 

<<Hace tiempo –decía entonces a Víctor- que no te comento nada y hoy lo hago pues tuve una incómoda sensación cuando leí hace días que te convertiste en el sumo sacerdote regional del proyecto de formación de un nuevo partido político nacional encabezado por López Obrador. Como sabes, este hombre genera dispares apreciaciones. Pero reconozcamos que es un político audaz, hábil, eficaz demagogo que emite lineamientos digeribles para multitudes y encarna ideas clásicas del PRI de la época de Luis Echeverría; es un líder anclado, pues, en un pasado muy patrimonial y autoritario, pero con un populismo exitoso. Acostumbra calificar a sus oponentes de peleles y en los hechos convierte en zombies a sus operadores más cercanos. Estarás conciente de que esto te impondrá la penosa tarea de evitar convertirte en pieza y títere disponible en su ajedrez personal. Salvo las prédicas de que él representa la salvación del país, no se advierten en su discurso ideas claras y viables para desarrollar a México en el contexto del mundo globalizado; anuncia, eso sí, amplias distribuciones de la riqueza pública acompañadas de promesas moralistas de honestidad y combate a la corrupción. Con su liderazgo tropical no habría naufragio ni hundimiento, dice. Tiene una fe fanática en sus ambiciones y  justamente ese fanatismo  conlleva silenciosos riesgos en los procesos sociales, pues los fanáticos, como decía Ernest Renán, temen más a la libertad (de criterio y a la opinión propia de sus correligionarios) que a la persecución de sus oponentes, es más, se dicen siempre acosados, víctimas del hostigamiento, y se nutren con vigorosas energías de cualquier contratiempo atribuido por norma a sus detractores.Como todo personaje fanático, tu nuevo líder (Amlo) pregona una superioridad moral y se coloca él mismo por encima de las pasiones mundanas y transmite a su seguidores esa fe que hace ver que las montañas se mueven en lugar de mover las montañas, esto es, logra la prestidigitación ideológica de ilusionar con transformaciones futuras, pero que  no pudo, o no quiso, hacer cuando estuvo en posiciones de poder. Y así como en el siglo XVII se acuñó el dicho aquel: <calumnia que algo queda>, ahora vemos el artificio de <embauca que algo deja>.

 

     No sobra recordar que en El Verdadero Creyente Eric Hoffer dice que “los movimientos de masas pueden surgir y extenderse sin creer en un Dios, pero nunca sin creer en un demonio”.  Siguiendo este patrón de conducta, Amlo ha fabricado desde hace tiempo su demonio favorito para consumo popular: Carlos Salinas de Gortari, a quien en ocasiones ubica en un grupo conspirador (“la mafia en el poder”), otras veces lo asocia con el duopolio televisivo (Televisa y TV Azteca). En sus tiempos, Stalin tuvo su demonio consentido: León Trotsky; Hitler satanizó a comunistas y a judíos; Fidel Castro y Hugo Chávez apuntan hacia el imperialismo norteamericano. Algo similar pasó con la izquierda mexicana del siglo XX: era también este imperio yanqui el eje de la demonología en sus tiempos. En este comportamiento, pues, tu líder Amlo se ajusta al patrón tradicional de elaboración y difusión de sus fantasmas útiles.

 

     Pero detrás de ese andamiaje ideológico hay algo invariable. Prevalece una forma de observar y explicar el funcionamiento de la sociedad. Sustenta Amlo su visión en una interpretación estrecha del mundo social, idea que en La Sociedad Abierta y sus Enemigos Karl R. Popper llama “la teoría conspirativa de la sociedad”, esto es, la explicación de los fenómenos sociales como obra de personas o grupos siempre ocultos en las sombras, interesados en generar y complicar los acontecimientos, como si tales acciones conspirativas fuesen el motor insustituible de la historia real y cotidiana. Así visto, las cosas en México suceden como producto de las conjuras de una mafia que tiene nombre, rostro y, para colmo, pésima imagen (Carlos Salinas, pues), y este discurso del complot es fácilmente asimilable para la multitud porque “descubre” una causalidad diabólica, maléfica. Con pocas reticencias esa denuncia es aceptada como “el gen del mal” con sus intenciones y acciones perversas. ¿Y las causas más reales (económicas, políticas, ideológicas, de partido, o coyunturas varias?) que engendran la complejidad de los acontecimientos? Bueno, esas pueden esperar mejores tiempos para aparecer en las explicaciones porque al líder supremo le interesa solamente imponer su visión cohesionadora y así orientar la inquietud social hacia  fines predeterminados: persistir en candidaturas a la presidencia del país hasta lograrlo. Y así como grandes males reclaman grandes remedios, las acciones de las fuerzas ocultas demandan la voluntad del líder inmaculado que encarna la “esperanza de México”. En este torbellino, amigo Víctor, te has internado con el liderazgo regional de Morena.

 

     Esos presupuestos y alcances alimentan y nutren una imaginación cuasireligiosa de ciega fe en el caudillo  e introduce en las multitudes supersticiones ideológicas que pueden desembocar en irracionales confrontaciones sociales y en riesgosas descalificaciones personales.  Con esos simplismos elementales, pero efectivos, se ha venido manteniendo el “mesías tropical” de México (Amlo, pues). Así, estimado Víctor, en la ruta seleccionada con Morena tienes como faro y dirigente a un astuto agibílibus,  quien con sus aspiraciones personales y algunas garrulerías ha construido una presencia social notable y de lamentable pobreza ideológica. Pero es tu respetable decisión sustentada en tus convicciones, eso es lo que vale. Ojalá mantengas tu criterio independiente y no te dejes arrastrar por la corriente y mucho menos te dejes envolver por el fervoroso torrente de sumisión que anida en la corte cercana de tu singular líder…>>.  [Hasta aquí lo que hace casi cuatro años comentaba al amigo].

 

     Muchas cosas han cambiado en estos cuatro años transcurridos, pero una permanece inalterable, con invariable presencia. Me refiero a lo que Marsilio de Padua llamaba el <<ardentidesiderioprincipatus>> (el “ardiente deseo de gobernar”), que obsesiona y embriaga las aspiraciones del líder indiscutido de Morena (Amlo). Nada puede ni debe interponerse a su curso porque sus dictados no toleran lo distinto; lo que se erige como obstáculo se tritura. No se admiten objeciones ni disidencias y bajo sus órdenes es inadmisible el debate que enriquece ideas y estrategias. Solo impera una voz y una sola dirección, y pensar por cuenta propia tiene riesgos porque la discrepancia con el líder no tiene cabida, es algo que no puede coexistir con las disposiciones inapelables del ónfalo detersivo.

 

     Los que saben dicen que  la vida interna de un partido es un anticipo en pequeño de lo que sería el funcionamiento del Estado con ese partido en el poder. ¿Qué pasó en este caso para que ahora veamos a Víctor Quintana en el Gólgota? El jefe Amlo dispuso que Víctor debía ser el candidato a gobernador de Morena en el proceso electoral de 2016 hoy en curso. Por razones propias, el designado rechazó la oferta, he ahí el primer pecado. Luego, en atención a su convicción de que en 2016 se debe evitar que el PRI gane la elección de gobernador, Víctor vio en Javier Corral la posibilidad de tener éxito en su estrategia y como parte de una alianza ciudadana apoya abiertamente a este candidato. Su razonar puede ser o no el correcto, pero es una postura emanada de sus convicciones y responsabilidad; con ello consumó el segundo pecado. De todo eso se desprendió la orden de proceder a su expulsión de Morena y su calificación de “traidor” por Amlo, el hombre que purifica a políticos que se alejan del PRI y sataniza a quienes disienten de sus disposiciones. El liderazgo de Amlo en Morena, en esencia, se finca en mantener controlada la libertad de criterio y sofocada la opinión propia, todo un fenómeno típico de la psicopatología del autoritarismo que aspira a hacer del conformismo el mejor guardián de las lealtades personales. 

 

Con su postura, Víctor Quintana se rebeló contra esa caricaturesca dictadura mesiánica al interior de Morena. Una expulsión  enaltece a Víctor y la acusación de “traidor” se revierte a quien lanza el dardo, pues la trayectoria de lucha no se borra con la excomunión del inmaculado. Hay sin duda diversos tipos de partidos políticos, Morena es patético en los alcances autoritarios de su líder y lamentables sometimientos acríticos; es un MOvimiento de REciclaje NAcional del priísmo y, como todo partido, busca acceder y mantener el poder. La democracia es un escenario amplio de participación política donde coexisten lo mismo liberales que conservadores o miscelánea de izquierdas; donde vemos a parlamentarios o autoritarios disputarse el favor electoral; donde lo mismo se cocinan gobiernos de auténtica democracia o se construyen democracias totalitarias. Que cada ciudadano asuma la postura que más le convenza ante semejantes escenarios…

 

Buen retorno Víctor a la libertad de opinión. Con saludos amistosos….

 

 

 La Plebada

                                                

15/Mayo/2016      

 

                                          


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 318

 

Gotera

    Carta a Santa Claus:
    Expulsar a Ferromex y convertir los rieles en ruta de tranvía interno -y así restituir a los automovilistas el Eje y el bulevar Zaragoza-.
    Levantar una ciudad deportiva como lo requiere cualquier urbe con población de casi millón y medio.
    Iniciar con el drenaje profundo para acabar con la frontera inundable.
    Construir las nuevas sedes de los gobiernos municipal y estatal en el centro geográfico de la urbe.
    Sacar de la cárcel, liberar a la mitad de la población que permanece tras las rejas en decenas de fraccionamientos -y así dar cumplimiento a la libre.circulación-.
    Definir una ciudad industrial con destino a las nuevas maquilas -y mudar paulatinamente a las ya existentes- para dejar de contaminar y destruir las vialidades con el flete trailero.
    Y dasarmar (jajaja) el Camino Real para ponerlo de punta a punta de la mancha urbana en el sentido que sea, y así por fin sirva de algo.
    Después de todo, Chihuahua tendrá por vez primera con o sin barbas y rojo traje...un gobernador juarense.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

CUATRO DEPENDENCIAS DEL INDEPENDIENTE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

José Luis Barraza, candidato independiente a la gubernatura de Chihuahua está a punto de pasar a la historia. Para mal. No sólo porque será el primer candidato sin partido que contiende a tal puesto en el estado, sino y sobre todo por su empecinamiento. Por su terquedad en no  declinar en favor del candidato de verdadera oposición al duartismo mejor posicionado, Javier Corral.  Hasta ahora la actitud de Barraza concuerda totalmente con las intenciones de César Duarte de dividir a la oposición para mantener al PRI, a Serrano y a la impunidad en el Palacio de Gobierno de Chihuahua.

Barraza se proclama independiente a los cuatro vientos, fustiga a los partidos políticos y al gobierno y hace fervientes declaraciones de amor a Chihuahua. Sin embargo, todo esto es muy cuestionable. Comenzando porque, lejos de ser independiente, Barraza es controlado por una cuádruple dependencia:



Más Palabra

La Nota Nostra

El Doctor García

 

Ramón Quintana Woodstock

 

No sé que me pone más triste, la salida de el Pontífice de los noticieros o no haber visto a las Flans en el Paso. Alguien dígame si los Magneto estarán acá para consolarme. En la lucha por la democracia se ganan espacios pero son más los que se pierden, el Noticiero de Televisa ha contribuido a que los cárteles de la información triunfen y se impongan ideas obtusas y caprichos presidenciales. Termina un ciclo de Televisa y de López Dóriga, pero comienza otro en medio de la desconfianza y la baja del rating de la televisora.

 

Más nota

Mediometro

¿Votará de nuevo una minoría y saldrá electo por tercera vez alcalde Teto Murguía?
Sí, porque ha gobernado muy bien
No, porque la gente ya lo repudia
Triunfará el independiente Cabada
Preferirán a Vicky Caraveo del PAN
El voto será para Loera de Morena
Por Murillo del Partido Abstencionista
O por el PRD con Lluvia su candidata
     Resultados

DesdeJuárez

En esta esquinaaaaaaaa los buenos… en esta otra… los malos

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

En la escuela de mi hijo René hicieron una función especial de lucha libre para poder pagar los aires acondicionados de los salones. Siempre me ha causado incomodidad que la gente se organice para sacar dinero de donde sea, pero no para exigir una mejor administración de los recursos públicos a los responsables del legislativo y ejecutivo que planean y aprueban los presupuestos. Si en lugar de gastar en tonteras como publicidad, grandes compensaciones, celulares y rentas de vehículos, invirtieran en la infraestructura educativa, los festivales no serían necesarios para el buen estado de las escuelas.

Pero regresando a la función de lucha libre. La eterna confrontación del bien contra el mal, los técnicos contra los rudos. Las cuatro luchas las ganaron los técnicos, tal vez porque la función fue en una primaria. Hubo de todo. Los luchadores enmascarados, los exóticos, las luchadoras, la viejita que grita y que incluso aventó a René para poderse tomar una foto.


Mas Juárez

chileKNqueso

EJIDO BAQUEACHI, MUNICIPIO DE CARICHI

 

Francisco Flores Legarda


“Ser lo que se es, es la felicidad más grande”.
Jodorowsky


En el año de 1995, ante un inexperto y joven abogado de la Residencia de la Procuraduría Agraria en Cuauhtémoc, Chihuahua, se presentaron un grupo de indígenas y Comisariado Ejidal del ejido antes señalados, de la etnia Rarámuri.

Estos exigían que el gobierno les diera justicia ya que habían sido invadidos desde hace muchos años (casi 90 años), de su territorio por parte de ganaderos de Nonoava y Carichi. Este sedicente abogado les pidió que si contaban documentación del poblado, y ese momento le pusieron sobre su escritorio una maleta llena de papeles, de los cuales se desprende que un grupo numeroso de ganaderos tenían invadidas alrededor de quince mil hectáreas, las cuales les fueron entregadas al pueblo de Baquechi, a los rarámuris que habitan dicho pueblo, en el año de 1928, y desde entonces los mestizos o chabochis argumentaban que dichos predios eran de propiedad.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2016, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com