Flash Informativo... (...) ¿Qué pasó durante esos 4 días?, ¿quiénes cabildearon? la impunidad para Abarca y su mujer, ¿qué esferas la patrocinaron?, ¿qué se prometió y quién lo hizo?, ¿qué se ofreció a cambio? / Gustavo de la Rosa Hickerson (Cartas al director)
cabezal
 
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

El Estado es el violento

 

Carlos Murillo González

Se define Estado como la institución que posee
el monopolio legítimo de la violencia dentro de un territorio.

Max Weber


¡No se deje engañar! Los sucesos de protesta social del otoño mexicano son en respuesta a la violencia de Estado. Son decenas de miles de asesinatos y desaparecidos; son frecuentes las represiones sociales y es obvia la militarización hacia el Estado policiaco y el terrorismo de Estado como para que el gobierno mexicano finja demencia y quiera voltear la tortilla acusando a la sociedad del desorden, la anomia de la clase política y sus aliados sanguinarios.


Más Trasfondo

 

Juego de Ojos

Goodbye, Ben


Miguel Ángel Sánchez de Armas


              Sabido es que los grandes periodistas no mueren: se diluyen lentamente en el éter y nunca desaparecen del todo. El martes 21 Benjamin Crowninshield ‘Ben’ Bradlee, siguió este camino.

         El Mundo de España reseñó así la noticia: “Hoy es un día triste para el periodismo en todo el mundo. Ben Bradlee, la epítome de director de periódico, ha fallecido esta madrugada en su casa de Washington. Tenía 93 años, de los que pasó 26 como director de The Washington Post. Durante ese periodo, el Post, como se le conoce familiarmente, pulverizó a su competencia en la capital estadounidense y se convirtió en uno de los grandes periódicos de referencia del mundo, en buena medida gracias al tándem formado por Bradlee y Katherine Graham, que asumió la gestión de la empresa familiar tras el suicidio de su esposo, Phil, en 1963.”

         Ben Bradlee saltó a la fama mundial durante la crisis de Watergate, aquel escándalo que culminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de Estados Unidos. Como director del Washington Post y con el apoyo absoluto de Katherine Graham, resistió monumentales presiones políticas y económicas y protegió el trabajo reporteril de dos periodistas que también agregaron su nombre al rol de honor de la profesión: Bob Woodward y Carl Bernstein. Sin embargo, la vida de Bradlee tiene episodios oscuros, que si bien nunca demeritaron su actuación profesional, sí la envuelven en un aire de misterio que está a la espera de un relator.


Más Juego de Ojos

Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

Enlace

EL POR QUIÉN DEL VOTO


Edna Lorena Fuerte


Esta semana es la última previa a las elecciones del 7 de julio en nuestra ciudad, quienes hemos seguido el curso de las campañas, y más aún, nos hemos acercado al sentir de los ciudadanos respecto a las propuestas de los diferentes aspirantes, llegamos a esa semana con una constante pregunta ¿por quién votar?, para algunos preguntarse esto es mera retórica, pues argumentan que entre las opciones que se presentan  no hay una sola que verdaderamente despierte su interés, otros lo preguntan con la sinceridad de quien no encuentra la diferencia sustancial entre las diferentes propuestas, otros lo dicen con el hartazgo de quienes viven a decepción del régimen de partidos, y algunos más lo preguntan con la sinceridad de saber si haría alguna diferencia su voto en medio de un panorama que muchos quieren dar por ya definido.

La experiencia electoral nos muestra que generalmente las reflexiones que entraña esta pregunta, a estas alturas del proceso electoral, culminarán en el abstencionismo, o en aquellos casos de quienes consideran que tienen  la obligación de hacer saber que quieren participar en la elección, pero que no hay ninguna opción que los represente, quizá tiendan a anular su voto.


Más Enlace

 

desde
España


La vigencia de las ideas de Jeremiah Wright

Germán Gorraiz Lopez

Por primera vez en la Historia de EEUU, en 2008 es elegido como Presidente de la Nación un negro debido al voto de las minorías latina y afroamericana, con lo que los partidos tradicionales del establishment habrían cambiado su estrategia electoral para captar un voto que en el horizonte del 2050 será mayoritario. Así, según la Oficina del Censo de EEUU, hacia el 2043 los blancos dejarán de ser la mayoría de la población estadounidense y serán desplazados por la suma de la población hispana que aumentaría de 53,3 millones en la actualidad a 128,8 millones en 2060 y la afroamericana, que pasaría los 41,2 millones actuales a los 61,8 millones previstos por las proyecciones.

Sin embargo, según un artículo de la publicación canadiense Global Research, 47,8 millones de estadounidenses vivirían bajo el umbral de la pobreza y deberían utilizar los cupones de alimentación (SNAP por sus siglas en inglés), para satisfacer sus necesidades alimenticias, lo que se traduce en un aumento del 70 por ciento desde 2008 debido a la elevada tasa de desempleo y pobreza que se habría ensañado con las minorías latina y afroamericana. Así, desde el inicio de la recesión en 2008, 28,2 millones de personas se inscribieron en el SNAP y unos 10 millones de niños vivirían en la pobreza extrema, según dicha publicación. Por otra parte, la reducción en el Presupuesto del 2013 de cerca de 85.000 millones de dólares, ha obligado al Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC) a eliminar beneficios a casi 600.000 madres, lactantes y niños, según la publicación canadiense. Además, aunque la tasa de paro de EEUU en el mes de Septiembre bajó del listón del 6 %, continuaría el endemismo crónico de altas tasas de desempleo en la población afroamericana (17%), cifra que se triplicaría en cuanto atañe a la población joven negra (51%), con los consiguientes efectos colaterales de marginalidad, economía sumergida e incremento de los índices de delincuencia. que se elevaría hasta cifras ionosféricas en lo que respecta a la pblación joven (5 seguiríamos hablando de cerca de 9 millones de peticiones de desempleo (superior a la población de Chicago), a lo que habría que sumar los 7,9 millones que trabajan a tiempo parcial por las condiciones de sus empresas o por motivos económicos (comparable al total de vecinos de Detroit y Baltimore) y los 2,2 millones que no buscan empleo (equivalente a Baltimore).


Más desde España


 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

Los violentos son ellos

De Nuestros lectores

 
 
Mauricio Merino/El Universal
 
 
Las marchas y las protestas extendidas como una ola por todo el país —y por todo el mundo informado— han tenido su origen en el hartazgo de la gran mayoría de los mexicanos por las violencias que nos están haciendo pedazos, ante la incapacidad y la connivencia de los gobiernos para afrontarlas. Pero ahora resulta que los violentos somos quienes nos quejamos de la violencia. Los violentos somos quienes salimos a protestar por la inacción y la complicidad de los gobernantes; somos los enemigos de la estabilidad, del Proyecto de Nación (así, con mayúsculas) y de la paz del país. Los malos somos quienes nos dolemos de las agresiones que sufrimos todos los días. 
 
 
Es bien conocida la regla de oro de Gonzalo N. Santos: “la mejor forma de solucionar un problema, es no plantearlo”. Según ese argumento típico del autoritario, el enemigo no es quien genera el problema, sino quien lo hace público; y quien debe pagar por las consecuencias es el mensajero de las malas noticias. Luego de casi dos años en los que el gobierno de la República había conseguido acallar, que no resolver, el problema más importante de México, los efectos de la impericia, la prepotencia y la corrupción brotaron como un volcán. 
 
 
Pero cuando el Presidente y sus allegados se duelen por el quebranto de la estabilidad política del país, cuando llaman a la paz y la unidad nacional y amenazan con el uso de la fuerza pública del Estado, no se están refiriendo a los delincuentes, ni a los corruptos que se han rendido ante ellos, ni a los negligentes que han ocupado sus puestos sin ofrecer resultados, sino a quienes salen a denunciarlos. Es a éstos a quienes hay que frenar, pues son éstos quienes se han atrevido a gritar que el Rey va desnudo. 
 
 
Desde su mirador, el Estado no es la organización política superior de la sociedad, sino ese conjunto de puestos y presupuestos que están en sus manos. Así pues, defender al Estado no consiste en garantizar la seguridad de los mexicanos y la vigencia plena de sus derechos, sino en evitar que se mine la imagen y la autoridad de los representantes de esa organización. No atacan tanto al Estado quienes lo corrompen ni quienes lo utilizan para su beneficio privado, cuanto quienes denuncian esos defectos y exigen que los líderes políticos del país honren con su conducta y sus decisiones la autoridad de la que están investidos. El origen de esa confusión es tan simple como profunda: para ellos, el Estado es su patrimonio y quien los denuncia, lastima al Estado. 
 
 
Los malos —los verdaderos malos— pueden hacer sus negocios mientras no se metan con ellos. Los malos no se duelen de la debilidad del Estado sino que la utilizan para su beneficio. Pero no hablan mal de quienes lo representan, ni mucho menos (¡faltaba más!) les exigen que cumplan con su función y que asuman su responsabilidad. En cambio, los que salen a manifestarse a las calles y repiten incansablemente sus protestas por todos lados y con todos los medios que tienen a mano, son sus antagonistas directos. Y aunque se hagan daño entre ellos, los criminales y los corruptos pertenecen al mismo bando, mientras que quienes se atreven a denunciarlos los ponen en entredicho y desafían su potencia. Así pues, es a estos rijosos que salen a manifestarse a la calle y que pasan la voz del agravio, a quienes debe exigirse que guarden silencio y vuelvan a casa. 
 
 
Pero no. No hay ningún Proyecto Nacional que les pertenezca a los poderosos ni que esté amenazado por la denuncia social, porque el único proyecto que puede alegarse en estas horas difíciles es el de la restauración de la democracia y la defensa de los derechos humanos y la ética pública. Nadie es dueño de ese proyecto ni nadie quiere dañarlo cuando sale a exigir que se cumpla. Nadie merece ser insultado, golpeado y vejado por decir públicamente su hartazgo. Los malos son otros.
 
Investigador del CIDE

EL CLIMA SOCIAL Y POLITICO

De Nuestros lectores

 

PUNTUALIZANDO

 

EL CLIMA SOCIAL Y POLITICO

 

 

Abelardo Valenzuela Holguín

 

 

Es la primera vez que un acontecimiento me obligue a escribir varias veces sobre el mismo tema, pero el caso de los terribles sucesos en Ayotzinapa amerita eso y más, ya que es tan fuerte e inhumano lo que ahí sucedió, que ha desatado varios movimientos y acontecimientos inesperados por el gobierno, tanto a nivel local, nacional e internacional.

 

Aunado a ello, es lamentable por lo variado y confusa la información oficial que dan al respecto, ya que si no fuese por las redes sociales y la prensa internacional, difícilmente estaríamos informados de la barbarie que se cometió en perjuicio de 43 estudiantes normalistas.

 

A nivel internacional existe un repudio por lo sucedido, ya son varias universidades de todo el mundo las que han marchado y se han manifestado al respecto, pero también lo han hecho varios parlamentos de la Unión Europea, así como políticos, gobernantes y artistas de otras partes del mundo

 

Hace unos momentos el Congreso de Estados Unidos emitió una carta donde le pide al Presidente Barack Obama hacer todo lo posible para que coadyuve en las investigaciones con apoyo de inteligencia policial y forense, ya que no quieren que exista impunidad y no evadan la justicia todos los autores intelectuales y materiales de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas.

 

Percibo en el ambiente un hartazgo ciudadano con todo el sistema político mexicano y un evidente debilitamiento  de las instituciones por tanta impunidad en nuestro país. Esto obviamente no le beneficia a nadie, ya que muchos se han aprovechado para medrar políticamente y otros para cometer actos vandálicos, pero lo peor de todo, el gobierno siguen cometiendo errores gravísimos en el manejo de crisis para resolver este asunto tan delicado.

 

Ante la magnitud del problema nos damos cuenta que suceden casos tan bochornosos como la ausencia del ejecutivo en plena crisis; el asunto de la Casa Blanca por parte de la pareja presidencial; la insensibilidad de familiares y personas cercanas al titular del ejecutivo y la enorme indolencia de algunos funcionarios federales en todo esto.

 

Con todo esto, el clima social y político esta convulsionado y exigiendo cambios de fondo en el esquema gubernamental, ya no se puede minimizar al ciudadano y el movimiento de los jóvenes en todo el país, es un claro reflejo de que las cosas no andan bien para el actual gobierno.

 

Debo puntualizar que también en lo local deben existir cambios tangibles en la forma de conducir el gobierno, el Presidente Municipal debe tomar las riendas de la Ciudad y dejar de ser un encargado del despacho. Como es posible que un alcalde no pueda compartir un evento académico con un Senador de la República? Porque tanto empecinamiento en seguir endeudando a la Ciudad? Porque no arreglar las calles con tanto  recurso millonario que se destina para eso? Porque sigue aumentando la violencia en Juárez en las últimas semanas?

 

La gente también ya se canso y no lo están percibiendo los gobernantes, se siguen tomando decisiones unilaterales tan absurdas como la que hizo el secretario de Educación y Cultura del Gobierno Estatal al recortar las clases para los jóvenes del bachillerato tan solo por una supuesta “alerta climática” 

 

Evidentemente en el fondo hay un temor fundado por la participación activa de jóvenes cansados por el sistema político mexicano. Deseo con todo esto un despertar ciudadano que nos lleve a mejores nivel de gobierno y una genuina participación ciudadana para bien de todos, esto hay que puntualizarlo.

 

 

ABELARDO VAENZUELA HOLGUIN

abelardovalenzuelah@gmail.com

 

 

 


LILIA MERODIO Y EL ESTILO PANISTA

De Nuestros lectores

 

 

Por Gerónimo Estefan

 

 

Las declaraciones de la senadora Lilia Merodio en relación a los desaparecidos de Ayotzinapa, vertidas a los medios de comunicación el domingo próximo pasado, constituyen material sin desperdicio para un catálogo de la estupidez política. Sus frases, que ni mandadas a hacer para un manual de lo que no debe de decir un  político, vinieron a servir de hazmerreir para tirios y troyanos, pero también arrojan una triste imagen de que es aquello que los electores están llevando a las urnas y a las posiciones de  poder político en el país.

Jolgorio pues, a mandíbula batiente, para los que encuentran placer en el conteo de nuestras miserias y profunda tristeza para todos los mexicanos que creemos todavía que merecemos mejores personas al frente de las instituciones que nos gobiernan, es lo que nos deja la entrevista de Merodio a la prensa juarense.

 

Acusar a los estudiantes desaparecidos por la parte de responsabilidad que según la senadora, les cabe al andar secuestrando camiones, revela -además de una falta de sensibilidad para todo el país que está de luto por estos acontecimientos-  que Lilia ni siquiera en materias tan ventiladas como el  tema de Ayotzinapa, puede comportarse con discreción, ni elemental sabiduría…vamos, ni siquiera originalidad.

 

En efecto, en eso de salir con tonterías a la hora de explicar un hecho sangriento y de conmoción social, Lilia no ha hecho sino repetir esquemas panistas de Francisco Barrio, primero y de Felipe Calderón, con idénticas actitudes.

 

Francisco Barrio, al referirse al asesinato de mujeres en Ciudad Juárez, dijo desde su posición de Gobernador del Estado, que las mujeres tenían la culpa por usar vestidos provocadores… Felipe Calderón, más tarde pero también en torno a asesinatos de jóvenes estudiantes, ocurridos en  Villas Salvarcar, calificó a las víctimas de pandilleros. Uno y otro recurrieron al expediente de culpabilizar a las víctimas para minimizar la responsabilidad del gobierno.

 

Ante esta reiteración de estupidez política, la sociedad bien puede parafrasear a Julio Cesar y decirle a la Merodio: ¿tu también, Bruta?.. ( lo de Bruta se usa aquí como femenino de Cayo Bruto, a quien Cesar dirigía el reproche, por ser parte de la conspiración que le estaba dando muerte).

 

Con esta desafortunada declaración, Lilia Merodio da razón al consejo juvenil que recomienda: calladita te ves más bonita. Pero lo delicado del asunto es que las declaraciones, sobre los normalistas de Ayotzinapa, aunadas a un silencio incomprensible en la Cámara de Senadores cuando el gobernador Duarte, emanado del partido que le dio a ella la Senaduría, era atacado por Javier Corral, dejan ver que Lilia no sabe cuando hablar, ni cuando quedarse callada. Esto que es delicado en cualquier persona, es dramático, por decir lo menos, en una senadora.

 

Con su silencio a destiempo, con su verborrea desafortunada y con su tendencia a culpabilizar a las víctimas se percibe que Lilia Merodio ha asimilado de su cercanía con el PAN, lo peor de ese partido…o sea, que hasta para escoger que es aquello del panismo que le es útil, ha resultado un total fracaso, la pobre mujer.

 

Tampoco deja lugar a dudas la declaración de Lilia en relación a cómo percibe su función en el senado. En efecto, cuando asegura la senadora: EN SU MOMENTO TRABAJE, deja muy claro para quien quiera entenderlo, que ese momento pertenece al pasado y que ahora desde su senaduría y percibiendo un jugoso salario, se dedica a cualquier cosa, menos a trabajar.

 

Lilia Merodio, con su desafortunada verborrea se convierte en un excelente argumento para los misóginos de la política, esos que quieren a la mujer en su doble papel de carabina  arrinconada en la casa y  con un tiro en la recámara, apenas haya disparado, es decir, encerrada y embarazada. Con sus declaraciones, echa Lilia por tierra el esfuerzo de las mujeres que empeñando lo mejor de si mismas han abierto los espacios políticos para participar y han logrado que en este campo, antes reservado a los hombres,  se contemple ahora la equidad de género.

 

No se necesita ser un experto de la política para entender que estas declaraciones le estén cerrando a Lilia los espacios en el PRI y que màs temprano que tarde tenga que buscar cobijo en otros partidos. El PAN puede ser uno que se lo brinde, por la similitud de conceptos que maneja con  las figuras del panismo, de fulgor efímero, Pancho Barrio y Felipe Calderón, en el manejo de asuntos que requieren profunda sensibilidad social.

 

-

ROSA HIDALGO S.

rossydalgos01@gmail.com

 

 


Declaración de los estudiantes de Cuba en solidaridad con el estudiantado mexicano

De Nuestros lectores

 

 

Durante las últimas semanas América Latina y de manera particular su movimiento estudiantil ha seguido la evolución de un suceso de extraordinaria connotación: la desaparición de 43 estudiantes normalistas en el Estado de Guerrero, México. Muchas han sido las muestras de solidaridad enviadas al movimiento estudiantil, a los familiares y al pueblo mexicano que los ha secundado en el reclamo por sus compañeros. Cada mensaje ha sido el aliento a no cejar en la lucha.

 

La juventud estudiantil cubana heredera de la tradición revolucionaria de Julio Antonio Mella, condena la violencia y el narcotráfico, resultado de años de explotación, miseria y políticas entreguistas a los intereses del imperialismo yanqui.

 

Los estudiantes de Cuba, fieles a nuestra historia de solidaridad e internacionalismo, inspirados en el ejemplo de Martí y en las enseñanzas de Fidel, condenamos enérgicamente la tortura, el crimen, y las desapariciones, y ratifica que estamos junto al pueblo mexicano en su reclamo de justicia, cada escuela cubana es también una trinchera en su lucha por la verdad.

 

19 de noviembre de 2014



--
Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba
web: mmsc.org.mx
correo:
solidaridad.cuba@gmail.com
facebook: facebook.com/mmsc1996/
síguenos en twitter: @_mmsc

 

 


En defensa de la política

De Nuestros lectores

 

 

 

Jaime García Chávez

 

 

 

 

 

 

Reconozco que todo paralelismo histórico puede derivar en una interpretación forzada de la realidad. De todas maneras, es un frecuente ejercicio para analizar una coyuntura presente a la luz de una experiencia pasada. Pongo estas palabras como una especie de adelanto escéptico para lo que voy a expresar. El estado de Guerrero tiene en nuestra historia un brillo especial, doloroso permanentemente, pero también con momentos de enorme relieve en la historia de nuestra república. En esa parte de nuestro país se refugió y mantuvo viva la llama de la Independencia a la hora de consolidar la separación de España para tomar el estatus de Estado independiente y pactar con las fuerzas que encabezó Vicente Guerrero fue indispensable; entonces hubo un pacto entre adversarios para separarse de la corona borbónica, pero en lo fundamental el país continuó con prácticamente todas las inercias de la era colonial, a contrapelo del cual navegó un liberalismo que brilló por su contundencia y sagacidad, con José María Luis Mora y otros próceres.

 

Para romper con tres décadas de México independiente, de tiranía, reacción, conservadurismo y de una ausencia de Estado, se inició en Guerrero, de nuevo, la revolución de Ayutla en 1854, encabezada por Juan Álvarez y un ramillete de liberales, entre los que estuvo Juárez, y se emitió un plan para desconocer al santanismo, nombrar una presidencia de la república provisional y convocar a un congreso constituyente para consolidar un Estado moderno para México. Con las armas, esta revolución triunfó y se emitió la histórica Constitución de 1857, magistralmente interpretada por don Daniel Cossío Villegas; pero no fue fácil que los terratenientes y el clero que se autoconcebía como un poder omnímodo, se avinieran con los nuevos tiempos y llegaron, de nuevo, tres años de guerra que le dieron el triunfo a los liberales en Calpulalpan, decretándose las Leyes de Reforma, con Juárez a la cabeza. De nuevo el revanchismo se impuso y se buscó en una casa austriaca la construcción de un imperio para que el colonialismo persistiera y, de nueva cuenta, en una guerra desigual, los liberales triunfaron, entre otras razones porque comprendieron que la guerra sin la política es nada y ésta prevaleció, y México se incorporó durante unos años a un ejercicio democrático, ejemplar, de poder, que nunca más se ha repetido en el país.

 

No me adentro en la reflexión de por qué llegó el porfiriato porque ese tema, al igual que el trance de la revolución que se inició en 1910, no me dan la miga que necesito para la propuesta que pienso puede derivar de una buena ruptura, con resultados tangibles, como la que se dio a partir del Plan de Ayutla. Me explico: en el tiempo mexicano actual y después de los dolorosos sucesos que se asocian a los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, jóvenes estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, se manejan en el discurso que se escucha en plazas públicas y en las calles propuestas de la magnitud de exigir la renuncia de Enrique Peña Nieto, de que padecemos una clase política corrupta y corruptora hasta la médula y la famosa frase ¡que se vayan todos! se deja oír con fuerza y furia. Se ve acompañada de llamamientos a las armas y a la violencia que se tilda de revolucionaria. Casi casi quebrar los moldes actuales para volver a vaciar el bronce de nuevas instituciones para un futuro luminoso, retórica muy cara a los oídos del radicalismo. Esto me mueve a pensar en deslindar lo que es la política hoy de los peligros de la antipolítica para un día después.

 

"La política la han desprestigiado con hechos y persuasión quienes se sirven del poder para alentar sus intereses, imponer su visión de la economía excluyente, desdeñando a las grandes y plurales mayorías que integran el pueblo de México. Por eso, muchos al olfatear lo político, de inmediato arrugan la nariz y mueven la cabeza en sentido negativo. Pero la política, a pesar de eso, debe ocupar ahora a miles y miles de mexicanos para alentar una ruptura con un pasado que se trata de imponer con el fermento de viejos moldes que ya dieron de sí y deben desaparecer de la faz del país.

 

Entre ellas, la idea de que sólo con las armas se puede transformar a México. Pero, a la vez, si la liberación de la enorme energía que hoy se expresa en derivación de los crímenes de Iguala no se abre a un programa nacional de grandes transformaciones, de gran aliento al empuje de una juventud y nueva generación, a cuyo golpe se puede refundar la república, estaríamos perdiendo una gran oportunidad. Quiero decir que Ayutla es el ejemplo para dejar atrás el poder autoritario de los priístas, el empleo de las instituciones como una fachada, la perversión de los partidos políticos, la actividad política como un negocio para enriquecerse, la simulación, el crimen, la connivencia del Estado con el sicariato y el narcotráfico y la corrupción, al lado de su hermana gemela, la impunidad. O sea, ayer el desconocimiento del santanismo y los cuartelazos, del México de la religión y fueros; ahora, el derrocamiento de un poder presidencial omnímodo, irresponsable y depredador del país. Romper con el pasado, ver que la energía social impone rectificaciones tangibles, que se puedan cortar, palpar, sentir, para convencernos de que las transformaciones que México requiere se han puesto en ruta.

 

Pongo ejemplos: si los desaparecidos de Ayotzinapa sólo van a dar para una arqueología sobre la que se llenarán muchos volúmenes, como aquellos textos que doña Eulalia Guzmán escribió cuando sostuvo el hallazgo de los restos del último emperador azteca, Cuauhtémoc, habremos fracasado. Se necesita poner en el banquillo de los acusados a quienes son responsables de esto, que paguen sus crímenes, que la justicia aflore, por dolorosa que sea, en cuanto a la información precisa y transparente que ya todo mundo asigna a esta barbarie. Que el escándalo de la “casa blanca” de la Gaviota no quede en la desvergonzada salida de Enrique Peña Nieto que se cifra en la frase mi esposa explicará. Porque, a final de cuentas, no es en sí lo que valga el inmueble sino lo que emblematiza un ejercicio de poder que millones de mexicanos detestan y que se conoce como presidencia imperial, despótica e impune, y que aquí, en nuestro estado de Chihuahua, la acusación contra César Duarte no quede marcada por los denuestos de un tirano que por más explicación afirma que él simplemente está bien plantado, que a él nadie lo mueve, haya hecho lo que haya hecho. Si cosas como estas no tienen remedio ahora, no se van a remediar mañana en tanto se mantenga una lucha electoral de simulaciones, sofisticados fraudes y predominio de empresas como Televisa y Televisión Azteca. Entonces y sólo entonces, la apuesta por la política y el Derecho cederán al México bronco al que se refirió Reyes Heroles cuando arrancó la reforma política de los años setenta; me refiero al discurso que tomó por escenografía a Chilpancingo, Guerrero, y no por azar. Los que cierran puertas no pueden quejarse de que vengan otros a tirarlas.

 

Para encarar esto no necesitamos armas, necesitamos percatarnos de que hacer política es la demanda central, que lo vamos a hacer recurriendo a enormes demostraciones públicas, con la no violencia, que de ninguna manera significa falta de coraje profundo, con desobediencia civil, con ciudadanos que asuman su papel para estremecer y cambiar a México en un momento de crisis del tamaño de 1810, de la década de 1850 y sus derivaciones, y de la Revolución mexicana. En otras palabras, necesitamos fundar la nueva república, convocar a un nuevo constituyente, sin desprecio de lo valioso que está en el texto actual, pero que tendrá un enorme significado nacional e internacional porque se estaría generando un nuevo ciclo con un nuevo pacto social para encarar los nuevos retos, de cara al milenio que ya corre para México con catorce años en el que son más los abonos a la desgracia que a la prosperidad de todos, no de la casta de privilegiados que medran de un país que necesita ser superada.

 

Se requiere un nuevo plan nacional para las transformaciones. Toda una síntesis política para la acción, con la vista fija en el interior del país y abierta al mundo y sobre todo a los países emergentes que buscan sus propios destinos con independencia de los intereses imperiales.

 

"Que toda esta enorme energía que se expresó el 20 de noviembre tenga en la unidad de propósitos su mejor arma para convencer a los mexicanos de los cambios impostergables. No entender esto, renunciando al camino de la violencia y las armas, a la postre es poner la arena más propicia no nada más a lo más siniestro que está detrás de Peña Nieto sino incluso a la mano dura que jamás hemos conocido y, tengo para mí desde hace muchos años, la balcanización de México tan anhelada por los peores círculos de poder de Norteamérica.

 

Ayutla dejó atrás el mundo colonial hispánico, enrutó al país hacia un nuevo estadio; los contrarios se enfrentaron pertinazmente –la llamada reacción se empeñó en eso– y no se prodigaron las bases para la construcción del gran país que hemos podido ser. Esos contrarios se han reeditado ahora. Proponer comérselos o pasarlos al paredón no resuelve nada. Lo que tenemos que hacer es construir una nueva democracia, de ciudadanos que decidan, de mayorías que triunfen y minorías que los reconozcan, con rendición de cuentas entendida como responsabilidad, porque tienen en la competencia permanente la posibilidad de ir avanzando en consensos nacionales bien construidos. Eso sólo lo puede dar la parte más noble del ejercicio de la política.

 

 http://jaimegarciachavez.mx/?p=2169

 

 


Crónica de una Dictadura anunciada

De Nuestros lectores

 


COMPAÑEROS  EN  RED  CIUDADANA
 

 

 


Los acontecimientos  ocurridos el 26 y 27 de Septiembre pasados, con la muerte de  seis  personas y  la desaparición forzada de  43 normalistas en Ayotzinapa, Guerrero han puesto de manifiesto la conducta  gangsteril  de  las  autoridades  de  las  tres  esferas de gobierno.

 

Tal  vez confiados en que estos crímenes pasarían a sumarse a la larga lista de otros que han sucedido  en cada rincón del  país  en donde  las autoridades  involucradas  no  son castigadas, fue  que sus  torpes  reacciones  los  han ido  mostrando tal cual son en su esencia: perversos y corruptos.

 

Ha sido  una  cascada de actos  delictivos y descarados de los gobernantes, los cuales han ido quedando al descubierto uno a uno, gracias  a que  el dolor inmenso  de  los padres y compañeros de las víctimas no ha sido  sinónimo  de rendición, por el contrario, se  ha convertido en un impulso vital que no se detendrá  hasta encontrar la VERDAD Y JUSTICIA  para los jóvenes estudiantes.


"Nosotros  como  la mayoría de los ciudadanos queremos un México con la PAZ que  llega  cuando existen armonía
  y equidad".

"Nos negamos a aceptar el sometimiento de la tiranía y la impunidad".
 
 
                                Comité Médico Ciudadano
 
                             "La Paz se gana Participando"
 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 318

 

Gotera

    ¿Adiós a las reformas?
    Qué ocurrirá, por ejemplo, a la hora en que gaseras y petroleras extranjeras pretendan despojar de sus tierras a las comunidades, como ha quedado infamemente aprobado por las nuevas leyes federales.
    Con la bandera de Ayotzinapa contra toda clase de auspiciada adversidad gubernamental, ya se ve en el ánimo ciudadano, en la sensibilidad social un repunte como para quedarse.
    Sólo la fuerza, y no la de las malos estatutos, sino la bruta, quedará a mano al club que ha decidido por añeja patología de servidumbre y lucro clasista, poner al país al servicio del imperio en declive.
    El remiendo de leyes, se ha visto, fue materia de conciliábulos y oficio de cebados legisladores, pero en cambio las grandes transformaciones...siempre son hijas de la calle.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

UNION CIUDADANA: LA NUEVA OLA DE INSURGENCIA CIVICA CHIHUAHUENSE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La historia no se repite, pero a  veces rima,  como decía  Mark Twain. La frase bien puede aplicarse al proceso que vive el estado de Chihuahua, tanto en su gobierno como en la ciudadanía estos meses. Pareciera que esta sociedad llega al hartazgo en ciclos de treinta años, al menos desde la mitad del siglo XX hasta hoy en día. Los años 1954-1955 y 1983-1986 han mostrado, que esta sociedad, a veces considerada pasiva, instalada, conformista, en un momento dado dice “¡ya basta¡  y exige ser gobernada de otra manera.

Podemos ubicar dos olas de insurgencia cívica, de movimientos de protesta, en los últimos sesenta años que lograron  condensar la inconformidad social en Chihuahua, reunir a una base social pluriclasista y movilizar amplios contingentes de ciudadanas y ciudadanos. Como resultado directo o indirecto de dichos movimientos cayeron los gobernadores en turno.



Más Palabra

La Nota Nostra

La burra rapada

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Un señor que fue alcalde dos veces en mi ciudad dio la concesión de los  servicios médicos a un hospital privado que se llama POLIPLAZA MEDICA. No se sabe como se licitó dicho negocio pero recayó en este nosocomio que pecaba de ser más caro que el Hospital Ángeles de la ciudad de México. Ahora hay una explicación coherente, la administración del hospital no solo expende caros los servicios de los médicos,  su ganancia neta está en la venta de las medicinas que a saber valen diez pesos y los dan en veinticuatro. Es decir, están oficialmente inflados en 140%. Hace apenas horas acaba de morir la madre de un gran amigo. Durante su hospitalización se le comunicó que se requería de su aprobación para suministrarle -a su mamá- un medicamento con valor de 12 mil pesos.

La respuesta de mi cuate fue que se le permitiera conseguirlo por fuera para ahorrarse un poco de dinero. En efecto, en una farmacia de vecino lo encontró a 5 mil pesos. Sin embargo, “por políticas de la empresa” el contador de Poliplaza Medica le hizo saber al cliente del hospital que no se permitía el ingreso de fármacos externos; que lo que se podía hacer era descontarle del 20%. No más. Es decir, la administración del hospital impone precios a su placer, no está regida por precios que la PROFECO debería de tener controlados. Es irónico pensar que la PROFECO pudiera controlar los precios, en los hospitales privados, si eso pasara, el país dejaría de ser México.

 

Más nota

Mediometro

Son casi 28 mil millones, entre la deuda que dejó el anterior gobernador y el actual ¿Dónde quedaron?
Ya fueron convertidos en ranchos y edificios
Mienten José Reyes Baeza y la SHCP
Se los repartieron los del club
Los gastaron en despensas electorales
No existe tal; César Duarte tiene razón
Serán fondo para el banco social-particular
Será capital para invertir en el Fraking
Se fueron a la campaña de Peña Nieto
     Resultados

DesdeJuárez

Mi padre y Fiesta Juárez 2014

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Mañana se inaugura la Feria, ahora llamada Fiesta Juárez.

La verdad, me pregunto ¿qué beneficios trae a la ciudad este evento hoy en día? Y la pregunta es honesta pues lo ignoro.

Cuando era joven, me encantaba ir a la Feria. Era una cantinota y me encantaba beber en ella. Había grupos de rock y todo era muy divertido. Recuerdo que una vez en un juego nos sacamos una botella de vino tinto y ante la desesperación de beberla terminamos por abrirla con un clavo que encontramos en el piso.

Recuerdo que un amigo de una amiga, era promotor de certámenes de belleza en la ciudad. La Feria era uno de sus lugares preferido para reclutar chicas guapas por ser un lugar donde mucha gente usa sus mejores atuendos para lucirse.

La gente paseando comiendo y comprando baratijas. Era bonita la Feria. La disfruté mucho.


Mas Juárez

chileKNqueso

Perder el Estado

 

Francisco Flores Legarda


“Ni esto ni lo otro, vivamos sin andar definiendo.”
Jodorowsky


Tener una aproximación de lo que está sucediendo en México no alcanza con el registro de noticias sobre un país que, periodísticamente, se ha vuelto nota roja. Aproximarnos a lo que sucede, en medio de la impudicia política y los sentimientos de venganza que han emergido y multiplicado, al desamparo de 43 estudiantes normalistas de cuyas anunciadas osamentas ya se prepara un festín más de la lucha por el poder.

Cómo abordar el nuevo pico informativo generado por la conferencia de prensa, dada por el procurador Jesús Murillo Karam, el viernes 7 de noviembre.Desde la PGR se presentó una crónica basada en la confesión de tres participantes, ejecutores de los normalistas de Ayotzinapa.Exterminio expedito, sin adorno de ideología, etnia o religión alguna, el gélido cumplimiento de órdenes ahorradoras de cualquier justificación, como eco porfiriano de ¡Mátenlos en caliente! Lo ordenó el jefe, en este caso José Luis Abarca, en calidad de presidente municipal de Iguala, Guerrero. Conferencia estremecedora que no se puede resumir en la frase “Ya me canse”. Sin considerar su significación no articulada en frase alguna por el Procurador, bien pudo haber dicho y con razón: el Estado está perdido.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2014, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com