Flash Informativo... Desde que tomó las riendas del Ejecutivo en Chihuahua, el corralismo operó para tomar el control de los demás poderes en el estado, empezando por el Judicial. (...) / Francisco Flores Legarda (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

Los signos del fin del mundo/Los sismos de otoño

 

Carlos Murillo González

“…Todo poder emana del pueblo…el pueblo tiene en todo momento, el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de gobierno.”
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos


Los signos del fin del mundo

Tantas cosas pasando en tan corto tiempo: huracanes, terremotos, tsunamis, el retorno de la Guerra Fría, crisis económicas, escasez de agua, todo pareciera indicar la próxima destrucción del mundo como lo conocemos. ¿Estos fenómenos son cíclicos o naturales?, ¿los ha provocado la misma especie humana?, ¿estamos viviendo el fin de los tiempos, la extinción del homo sapiens y otras especies?


Más Trasfondo

Juego de Ojos

A vuelta de correo


Miguel Ángel Sánchez de Armas


El 7 de mayo de 1932, el joven periodista campechano Héctor Pérez Martínez, autor de la columna “Escaparate” de El Nacional, reprochó nada menos que a don Alfonso Reyes –en ese momento embajador de México en Brasil– su “distanciamiento” de la literatura mexicana, y le expuso el descontento de un grupo de escritores –después conocidos como nacionalistas–, porque los “Contemporáneos” ni ponían interés en los problemas del país, ni volvían la mirada a la literatura de los grandes maestros mexicanos:

“Dentro de sobres inexpresivos, Monterrey –correo literario de Alfonso Reyes–, nos visita: notas sobre Góngora, charadas bibliográficas, la eterna cuestión de las aclaraciones al Cementerio marino de Válery, y una evidente desvinculación de México […] Y si es penoso contemplar el desarraigo de valores completos como Reyes, lo será, aún más, la comprobación del desligamiento de la juventud que está, contra su deseo, unida biológicamente a México.”


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

EXIGIR A LA POLICÍA MILITARIZADA EL CESE INMEDIATO DE LA LLAMADA ''REVISIÓN DE RUTINA''


Leobardo Alvarado


Exigir el cese inmediato a la “revisión de rutina” y evitar la tentación de establecer “retenes para prevenir” la inseguridad, debería ser la primera preocupación para la sociedad, para organizaciones sociales y gobiernos locales ante la manera en que el gobierno federal inició acciones para detener la violencia e inseguridad, porque De facto se ha instalado lo que será la Guardia Nacional.


Sobre todo, esto debiera ser prioritario para la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz, atendiendo a la dolorosa experiencia de Ciudad Juárez con la militarización.


Lo ideal es que hubiera una oposición general a la militarización de las policías locales, pero ya sabemos que no sucederá. No al menos si la población agraviada no es la que lo demanda.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Hacia un Brexit traumático?

Germán Gorraiz Lopez

El Brexit y el triunfo de Trump escenificaron el finiquito del “escenario teleológico” en el que la finalidad de los procesos creativos eran planeadas por modelos finitos que podían intermodelar o simular varios futuros alternativos y en los que primaba la intención, el propósito y la previsión y su sustitución por el “escenario teleonómico”, marcado por dosis extremas de volatilidad que afectarán de manera especial a la vieja Europa.


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

Antes de que se me olvide el 68 en Chihuahua

De Nuestros lectores

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de que se me

 

olvide el 68 en Chihuahua

 

 

 

Tomás Oropeza Berumen

 

 

En 1968 yo tenía 15 años y estaba en segundo de secundaria en la Universidad Autónoma de Chihuahua, dónde se trataba a los alumnos como niños delincuentes.

 

Había unas señoras que cuidaban de que lleváramos calcetines, cinturón y que no hiciéramos relajo en los pasillos. Eran unas ancianitas qué sólo hacían el trabajo por el que les pagaban, pero para nosotros, adolescentes, eran la figura de la autoridad junto con el secretario de la prepa, al que apodaban Pinocho, el señor Grajeda.

 

Las clases transcurrían aburridas y monótonas en su mayoría. Con sus profesores y maestras que seguramente también se aburrían en aquellos años del Milagro Mexicano que nunca sacó al pueblo de la miseria. Pero eso no se decía en la escuela.

 

Las clases no tenían nada que ver con la vida real. La escuela era como una realidad paralela, soporífera, al menos en mi caso de chavo que vivía en lo que entonces era una colonia semi rural y sin pavimentar, Las Granjas (hace 50 años, UF!!). Mi papá era ferrocarrilero del CHP. Y creo que el único que tenía trabajo de planta entre los vecinos que eran albañiles, comerciantes, prostitutas (no se decía eso) meseros y hasta un chivero al que admirábamos por la maestría con que usaba la honda. Él era ya entonces una especie en extinción.

 

De la historia verdadera y real de la sociedad chihuahuense no se hablaba en las clases de historia ni literatura.

 

Yo no tenía la menor idea de lo que pasaba a mí derredor. Ni en el país ni en ninguna parte más allá de mi barrio y mi casa. Y eso es mucho decir.

 

Eso sí, me encantaba jugar al fútbol en una cancha que le arrebatamos al llano y los mezquites. Ahí jugábamos hasta que ya no veíamos la pelota y nuestras madres nos llamaban a cenar y dormir.  Después de ver algún programa gringo, cómo Bonanza, en la tele. O el noticiero de Jacobo Zabludovsky de cuya palabra nunca se dudaba en casa. Mis lecturas eran El Chanoc, Superman, Rolando el Rabioso, Hermelinda linda, El Santo, a veces La familia Burrón, Tawa, El hombre araña, Batman y Robin, y lo más culto: Clásicos de la literatura infantil. Y detestaba las Vidas ejemplares (de santitos, ja!). Todo este material de los sueños nos lo enviaba mi abuelo, desde Juaritos lindo y era una fiesta el día que el cartero llegaba con su cargamento.

 

En mi casa no había para comprar el periódico. Pero gracias a mi abuelo y al tío Manuel yo leía o más bien veía Sucesos para todos y La alarma!  Yo vivía en un mundo raro.

 

Pero una mañana llegué a la escuela y vi las fotos de niños y jóvenes muertos a balazos en un periódico mural en un pasillo de la secundaria y preparatoria de la UACH. Y me estremecí. Me indigne, Algo se movió en mí.

 

Y comenzaron las asambleas y manifestaciones. Convocadas por los alumnos más enterados y capaces de articular más de tres palabras para informarnos sobre lo que estaba pasando en México (así se decía y se dice todavía en Chihuahua).

 

Llegaron brigadas de activistas chilangos y mugrosos, de greña larga y mucho verbo a repartirnos volantes (octavillas dirían en las novelas rusas como La madre. Qué en ese entonces no había leído.

 

Y conocí el mimeógrafo. Los stenciles y los bastidores para hacer posters. Y escuchamos cientos de batos cómo yo las canciones sobre el Che Guevara de Judith Reyes, Daniel Viglietti, Mercedes Sosa y José de Molina. Nada que ver con los niños bonitos de la televisión César Costa, Enrique Guzmán o Angélica María, imágenes distorsionadas y ridículas de los jóvenes mexicanos que estaban en rebelión por un pliego petitorio que me aprendí de memoria para poder explicarle a los campesinos gorrudos y a las amas de casa y obreros a quienes les llevábamos los volantes en el mercado Juárez, la Plaza de Armas, la calle Libertad (la Liber), y paradas de camión, y la estación de los Ferrocarriles Nacionales de México y el Chepe que era el Delito de disolución social, los presos políticos, etc. Perdí el miedo a hablar en los mítines relámpago y hasta fui detenido por unos patrulleros que me llevaron a la delegación por repartir volantes. Y me salvé de ser rapado gracias a la rápida defensa de los Nachos ( estudiantes de Derecho agrupados en la Sociedad Ignacio Ramírez).

 

Aprendimos a leer, a hablar y a escribir volantes, pintas en los muros con aceite quemado mezclado con negro de humo (receta del entonces pasante de Derecho Jaime García Chávez que después, en la prepa sería mi profesor de Doctrinas Filosóficas y -como bibliotecario- orientador de mis escasas  lecturas).

Conocimos la pequeña ciudad del Chihuahua de aquellos años. Y fui consciente de que vivimos en una sociedad terriblemente injusta.

 

Pero después de la matanza de estudiantes del 2 de octubre en la Plaza de las tres culturas, las Olimpiadas nos hicieron “ olvidar”  por unos días la mierda en que vivíamos. Y aunque el año ya casi terminaba seguimos buscando una explicación a la violencia del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. Y en la misma universidad las conferencias, discusiones y lecturas nos fueron aclarando las causas de la represión.

 

A un año de la masacre del 2 de octubre un profesor de Psicología nos dio una conferencia. Y esa misma noche el Ejército lo secuestró y torturó. Lo mantuvo desaparecido en el Campo militar número 1 en la capital del país. Pero gracias a la movilización estudiantil y popular tuvieron que liberarlo.

 

El profe Antonio Becerra, miembro del PCM nos platicó en clase las torturas que le aplicaron. Y aunque para esas fechas muchos ya veíamos el oportunismo de ese partido le teníamos respeto a gente como él.

 

Muy intensos fueron los meses que siguieron. Muchos folletos y libros que nos prestaban o comprábamos con el sorbono, leímos para entender que México no era lo que nos habían dicho los libros de texto de la escuela pública. Ni lo que nos enseñaban los profesores de la UACH. Y fue en ese proceso que formamos un grupito de activistas, el Frente Estudiantil Preparatoriano (Frep) chavos como Juan Chávez , El abuelo, Pizarro, El Banano, el Ornelas, El niño, Borunda, Celia yo y otros que no recuerdo. Se trataba de deslindamos del Círculo Fraternal del Instituto, la sociedad de alumnos, más o menos oficiosa. Dónde luego conocí a Ignacio Rodriguez, Nacho, quién prácticamente abolió las novatadas y le dio un giro a la sociedad de alumnos hacia la izquierda.

 

En medio del movimiento estudiantil de la UNAM y el Politécnico y sus repercusiones en Chihuahua, dónde había motivos para el descontento se produjo, sin que muchos ni cuenta nos diéramos  la guerrilla de Oscar González, un intento por continuar la lucha de Arturo Gámiz y su grupo por tierra, pan y justicia para los campesinos.

 

Los años que siguieron al 68 fueron de rebeldía y lucha por todos los medios contra el gobierno de la burguesía.

 

Para enfrentarla el Estado utilizó, como siempre, al ejército y las policías en una guerra sucia cuyas consecuencias aún se viven. Pero lo más efectivo para mantener el dominio y la explotación ha sido la política de cooptación de una izquierda carente de principios. Que renegó del marxismo para asumir una ideología nacionalista y democrática burguesa. Dónde lo único que pueden hacer los explotados es participar en elecciones para votar por uno u otro de los representantes del capital.

 

Pero mientras haya explotados y explotadores, dueños de los medios de producción y millones de desposeídos que viven de vender su fuerza de trabajo, habrá lucha de clases y necesidad de una revolución socialista.

 

 

Cd. de México. A 30 de septiembre del 2018.

2 de octubre no se olvida!!

 

 


Ciudad Juárez a Corral: Rechazo total y llamado a la conversión

De Nuestros lectores

 

 

 

Ciudad Juárez a Corral:

Rechazo total y llamado a la conversión

 

 

 

 

Hugo Almada Mireles

 

 

 

 

Son ya conocidos los resultados de la votación nacional, en la que los mexicanos decidieron cambiar el rumbo del país, otorgándole (de acuerdo al P.R.E.P.) a Andrés Manuel López Obrador hasta un 53.0% de la votación, mientras que el segundo lugar, Ricardo Anaya, representante de Por México al Frente (PAN, PRD y MC) obtuvo apenas el 22.5%, y José Antonio Meade apenas 16.0%. Es también conocido que Chihuahua y Ciudad Juárez no fueron la excepción en este caso.

 

Menos conocida, al menos mucho menos preciso, es el gran contraste entre la votación de Ciudad Juárez con la del resto del Estado; contraste tan acentuado que implica que se trata de dos regiones y de dos percepciones totalmente distintas. Veamos algunos datos:

 

a. En la votación para la Presidencia de la República, en el conjunto del estado la votación para presidente es de 42.7 – 28.9 – 16.0, gana López Obrador pero por 14 puntos de diferencia, mucho menos que en el ámbito nacional. Si quitamos los cuatro distritos con cabecera en Ciudad Juárez, lo que llamaremos “Resto del Estado”, los porcentajes son de 36.9 – 33.9 – 17.2. Todavía gana Andrés Manuel, pero apenas por tres puntos. En los 4 distritos con cabecera en Ciudad Juárez, (agregados), los porcentajes son en cambio de 51.0 – 21.5 – 14.3. Treinta puntos de diferencia, en lugar de los 3 en el resto del estado. [1] 

 

b. Mayores son las diferencias todavía en el caso de la senaduría. Mientras en el resto del estado el Frente (el PAN más PRD y MC) gana la elección con 35.1% contra 28.6 de Morena y 25.6 de Reyes Baeza, en Juárez los resultados son 46.5 para Morena y sólo 23.7 para el PAN, y 16.3 para el PRI; lo que da un resultado final de 36.0 – 30.4 – 21.7 y da a Morena el triunfo y las senadurías a Bertha Caraveo y Cruz Pérez Cuéllar, mientras para el segundo lugar será senador sólo Gustavo Madero.

 

c. Algo parecido sucede en el caso de los diputados federales: mientras para el conjunto del estado los resultados son de 34.2 – 31.7 – 17.2, dos puntos y medio en favor de Morena, el PAN-Frente gana en el resto del estado y por un margen más o menos amplio de 9 puntos: 29.7 – 38.7, y 19.5 para el PRI. En los distritos con cabecera en Juárez, en cambio, Morena arrolla: 40.9 – 21.4 – 13.8. Los valores son un poco menores en Juárez por la presencia de los candidatos del independiente, que en conjunto quedan en 4º. Lugar y se llevan el 12.0 % de la votación.

 

De hecho de los distritos federales Morena gana (el PAN pierde) los 4 de Juárez, todo por diferencias muy amplias. Morena gana además el distrito de Cuauhtémoc, mientras el PAN o el Frente ganan los otros 4, los dos con cabecera en Chihuahua, el de Delicias y el de Parral.

 

d. Y la misma situación observamos en el caso de los diputados locales. No vamos ya a las cifras para no saturarlos. Baste decir que con los datos del PREP hasta ahora, el PAN habría ganado 11 de los 13 distritos del “resto del estado”, excepción nuevamente del de Cuauhtémoc para Morena y el de Guachochi para el PRI. En Juárez en cambio, ¡pierde en los 9 distritos! y con excepción del 5 en todos los demás por diferencias muy amplias.

 

Estas cifras son aún preliminares, pudieran cambiar en los cómputos distritales (en favor del PAN) en el distrito 5, en que la diferencia a favor de Morena es apenas de 55 votos. O en favor de Morena en el distrito 19, donde la diferencia es de 219 votos, y difícilmente incluso en el 12 en que es de alrededor de 700.

 

e. Finalmente quedan las elecciones para presidentes municipales. El PAN gana 28 municipios, incluyendo Chihuahua, Delicias y algunas ciudades medias: Camargo, Madera, Ojinaga y Meoqui. Parral es para el independiente, y el PRD gana NCG; mientras el PRI mantiene sólo 23 municipios, Jiménez, Guachochi y Guadalupe y Calvo los más importantes. Morena gana Cuauhtémoc y Parral el independiente.

 

Pero mientras el PAN gana Chihuahua (un grupo diferente al gobernador) el gran tema es nuevamente Juárez, en donde, hasta los datos del PREP, Morena habría ganado la alcaldía con 5,218 votos de diferencia, al obtener 123,370 votos (el 34.68%), por 118,152 (el 33.21) del todavía alcalde “independiente”; pero en donde el exrepresentante del gobernador y  candidato del Frente no habría obtenido más que 49,590 votos, (apenas el 13.94%)

 

 

En síntesis: Juárez votó muy diferente al resto del estado.

 

Hay un segundo perdedor, no menor, –para el que las consecuencias pudieran ser todavía más graves, puesto que no parece haber forma de recuperación– que es el “alcalde independiente”.

 

Pero el mensaje de los juarenses al gobernador es durísimo. Mientras en el resto de la entidad podríamos decir que el PAN y el gobernador mantienen un nivel de votación aceptable, con el que incluso ganarían la mayoría de los puestos en juego, lo que sucedió en Juárez es un acto de repudio, de rechazo total a lo que ha sido la actuación del Gobierno del Estado.

 

El gobernador que prometió “devolver a Juárez lo que en justicia le corresponde”, no ha cumplido. No sólo no le ha devuelto prácticamente nada, sino que el centralismo atroz que padecimos con Duarte ha seguido igual o peor con su gobierno. Varios de sus secretarios abiertamente han discriminado a Ciudad Juárez. No sólo se olvidó de sus promesas, sino que el trato que se ha dado a los funcionarios de Juárez ha sido en ocasiones humillante.

 

La opción por los pobres, con la que significativamente se presentó en la campaña, quedó de hecho en el olvido, y desapareció hasta en el discurso. No hemos avanzado en desarrollo social, ni hay medicinas en los hospitales, ni se ha avanzado en los temas básicos de los rezagos en educación, especialmente en la pública, y en materia de seguridad han aumentado la violencia y la inseguridad (si bien todavía no a los niveles de 2008-10). No hay apenas obra pública, y de plano el candidato mejor tuvo que presentar lo que él había hecho hace más de 20 años.

 

No hay, como decía Leobardo, una narrativa de gobierno, no sabemos qué ha hecho el gobernador. Mientras en el caso de Obrador ya sabemos ahorita que va a ayudar a los adultos mayores, en el suyo ni sus directores pueden contestar con claridad qué es lo que está haciendo el Gobierno del Estado.

 

---------

 

En esta noche oscura el gobernador necesita hacer un alto. Detenerse y revisar el desastre de sus naves, el tiempo perdido, la profundidad de la derrota.

 

Y necesita reordenar su gobierno. Revisar con cuidado las cosas en las que pareció interesarse pero que luego olvidó. Caer en cuenta de lo que implica una intervención social, un plan especial de desarrollo social para Juárez. O de lo que implica una intervención amplia en salud pública. O de cuáles son los retos de la educación pública, en una ciudad en la que este tema va profundamente imbricado con la pobreza y la debilidad de las instituciones sociales. Hacer cierto aquello de que iba a gobernar con los que más saben. Y necesita también afinar su estrategia de seguridad, con conciencia de lo que es el sistema mundo, del lugar que ocupa nuestra ciudad en él, de las fuerzas presentes y de lo que es posible y deseable hacer.

 

Y necesita a los medios. Si va a gobernar con la ciudadanía, no sólo necesita estrategias claras y convocantes, también necesita saber y poder comunicarlas.

 

Pero más que eso, o para ello, necesita poder hacer silencio.

Encomendarse a su Dios, al que se encomendó el día de la celebración del triunfo, en la plaza de la ciudad de Chihuahua.

 

Y tocar sus mejores fibras. Las que nos convencieron a tantos de que un nuevo amanecer era posible para Chihuahua. Tal vez aún tenga tiempo de ofrecernos lo mejor de él, y el gobierno que esperan los juarenses.



[1] Otro elemento que llama la atención es que mientras para el conjunto nacional el porcentaje obtenido por el Bronco es de 5.1%, en Juárez éste obtuvo hasta el 9.2% y en el resto del estado 8.5; lo que implica un mayor malestar hacia los partidos en general, especialmente entre los sectores más jóvenes.

 

 


VAMOS QUEDANDO POCOS

De Nuestros lectores

 

 

Envío esta carta para que sea publicada en su diario,
si fuera posible. Muchas gracias de antemano.

Saludos.

Alfredo Hernandez Sacristan
Jerez de la Frontera
Andalucia

 


VAMOS  QUEDANDO  POCOS


 

   Cuando eres octogenario y no te sientes como tal, sólo bajas a la realidad (cruda realidad), que puede ser triste, o contemporizas con ella cuando te lo dice, cuando miras tu DNI y te aconsejan que tienes que cuidarte, mala señal. O estás sólo regular, o haces locuras impropias de tu edad.

   En realidad soy del 37, como antes decían los quintos. Esto de los quintos se lo tendrán que explicar los abuelos de mi edad a los nietos que se dignen leer estas letras que ha escrito este “anciano”. Antes se decía también, soy del remplazo  del año de que se trate y lo escribían en las paredes, vivan los quintos de 45, o del que sea.

   Y mira por donde me viene a la cabeza la Barriada de Reventón de Quintos y sus calles empinadas, calle Manuel María, calle Luisa…que tanto he pateado en mi vida profesional. Y sin ser historiador pienso que su nombre se deba a los soldaditos que harían instrucción por aquellos lugares y sus cuestas. Así lo deduzco.

   Como comencé estos escritos, vamos querando pocos. Ya casi todos mis amigos se fueron y claro de vez en cuando te toca lo que hay…o tanatorios o funerales. Hace unos días fui al tanatorio de Jerez y allí me encontré con una conocida de casi toda la vida, hasta ahí nada de importancia y normal; pero después fuimos a un funeral y me encontré con la misma persona. Al saludarla le dije: nos vemos en los mismos sitios. Ella repuso, y cuantos más años cumplamos en los mismos lugares coincidiremos.

   Al salir del funeral se lo comenté a mi mujer, que pudo reprimir la sonrisa a pesar del lugar de donde salíamos.

 

Fdo. Alfredo Hernández Sacristán
DNI  00062.129
 

 


TSJ: PROCESO DE ELECCIÓN BASURA

De Nuestros lectores

 

 


TSJ: PROCESO DE ELECCIÓN BASURA


 

Luis Villegas Montes

  

 

El miércoles 23 de mayo a las 14 hrs. estaré ratificando mi denuncia de Juicio Político en las instalaciones del Congreso del Estado y ofreceré una rueda de prensa sobre ese y cualquier otro tema vinculado con el Poder Judicial.

 

Saludos.

 

 

-

“Basura” es la palabra que describe el proceso de elección de los juzgadores corralistas a cargo de la Jefa de Jefes: Lucha Castro.

 

A diferencia del ataque de 2016 contra el Poder Judicial, que transcurrió sin fundamentos ni pruebas de ningún tipo, examinemos algunas de las circunstancias concretas que envuelven el proceso.

 

En primer lugar la institución que se hizo cargo de los preparativos no fue un organismo propio, el INFORAJ por ejemplo, no señor; el Consejo acudió a instancias privadas, externas, costosas, concretamente la Ibero. ¿Qué relación con la judicatura? ¿Con el Poder Judicial? ¿Con Chihuahua? Ninguna, excepto los vínculos de Lucha Castro con la institución pues es en ella es donde se promueve esa ridiculez llamada “Teología Feminista”.1

 

Digámoslo de una vez: se trata de un plantel elegido a modo, derivado de una relación personal de Castro, sin mediar ningún proceso de selección objetivo o transparente, incluso de los que las leyes en materia de adquisiciones establecen.

 

Consideremos sólo dos factores: temario y plazos de estudio. En “Teoría del Proceso”, en lo relativo a la heterocomposición, el autor del mamotreto ni siquiera sabe que en Chihuahua ya no existe el Juicio Arbitral pues lo sustituyó la Ley de Justicia Alternativa.

 

¿Otro ejemplo? En el área de derecho civil el tema de sucesiones está contemplado dentro del derecho de familia; prueba de que ni siquiera abrieron los códigos Civil o de Procedimientos Civiles locales.

 

Hablando de contenidos, de los nueve temas, el de “TRATADOS INTERNACIONALES” contiene siete subtemas; bajo el rubro inocente de “derechos humanos” se omite el que existen 210 tratados suscritos por México; y las materias son muy variadas, van del derecho de asilo a la salud. Si los 210 tratados no bastaran, la bibliografía sugerida es de 12 textos, aunados a 10 volúmenes complementarios: Convención Americana, caso Radilla, etc.; total: 232 volúmenes para consultar, de un solo tema.

 

El ridículo no termina ahí; en materia constitucional, hay 13 subtemas y la bibliografía sugerida la integran 181 volúmenes. Es decir, sumados los textos sugeridos, sólo en dos áreas, da un total de 413 textos, sin temario guía propiamente dicho, apenas “subtemas” de contenido vago.

 

El despropósito queda de manifiesto, así como que el autor de la burla es un imbécil, si se estima la materia civil; aunque sólo se sugieren 16 volúmenes, en el número 17 de la bibliografía se lee: “Tratados internacionales vigentes”; para el 2007 México había celebrado mil 270 tratados.2 En resumen: sólo para estudiar tres materias es preciso examinar 1,683 textos... en quince días.

 

Un examen para no pasar; o que pasen los “consen” de Luchillita; donde las calificaciones suben y bajan a placer, de la página del Tribunal. Mala espina da, por cierto, que la Secretaria General, Lic. Godínez, lejos de pedir licencia, se quede en su lugar tan fresca… pasado en primer lugar.

 

Para colmo, premian la gestión de Luchía, ¡Oh, Luchía!, regalándole, de nuevo sin mediar ningún proceso de selección objetivo o transparente, el INFORAJ completito —¡Suertudota!—; y ahora, ¿quién podrá defendernos?

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

 

Luis Villegas Montes. [email protected][email protected]

 

1 Ver el sitio: http://ibero.mx/prensa/que-es-la-teologia-feminista consultado el 18 de mayo de 2018 a las 08.00 hrs.

2 ARÁMBULA REYES, Alma. Tratados Internacionales Vigentes en México en materia de Derechos Sociales Parte I (Derechos de los niños, de los indígenas, humanos y de las mujeres). Cámara de Diputados. LX Legislatura. México. 2007. Pág. 3.

 

 


Las nuevas dictaduras latinoamericanas

De Nuestros lectores

 

 

 

 

Las nuevas dictaduras latinoamericanas.

   

 

Jorge Beinstein

 

 

 

El ascenso autoritario

 

La radicalización reaccionaria de los gobiernos de países como Paraguay, Argentina, Brasil, México u Honduras comienza a generar la polémica en torno de su caracterización. 

 

Ninguno de esos regímenes ha sido el resultado de golpes de estado militares, en los casos de Brasil, Honduras o Paraguay la destitución de los presidentes fue realizada (parodia constitucional mediante) por el poder legislativo en combinación más o menos fuerte con los poderes judicial y mediático. En Brasil la Presidencia pasó a ser ejercida por el vicepresidente Temer (ungido por un golpe parlamentario) cuyo nivel de aceptación popular según diversas encuestas rondaría apenas el 3 % de los ciudadanos. En Paraguay ocurrió lo mismo, y el presidente destituido fue remplazado por el vicepresidente a través de un procedimiento parlamentario express y luego fueron realizada elecciones presidenciales que consagraron a Horacio Cartes un personaje de ultraderecha claramente vinculado al narcotráfico.

 

En Honduras se realizaron elecciones presidenciales en noviembre 2017[1], la  Alianza de Oposición contra la Dictadura” había ganado claramente pero el gobierno haciendo honor al calificativo con que lo había marcado la oposición consumó un fraude escandaloso afirmando así la continuidad del dictador Juan Orlando Hernandez.

 

Un caso por demás curioso es el de Argentina donde se realizaron en 2015 elecciones presidenciales en medio de una avalancha mediática, económica y judicial sin precedentes contra el gobierno y favorable al candidato derechista Maurizio Macrì. El resultado fue la victoria de Macrì por escaso margen quien apenas asumió la presidencia avanzó sobre los otros poderes del estado logrando al poco tiempo de hecho la suma del poder público. Si a esa concentración de poder le agregamos el control de los medios de comunicación y del poder económico nos encontramos ante una pequeña camarilla con una capacidad de control propia de una dictadura. Completa el panorama el comportamiento cada vez más represivo del gobierno que por primera vez desde el fin de la dictadura militar en 1983 ha decidido la intervención de las Fuerzas Armadas en conflictos internos mediante la constitución de una “fuerza militar de despliegue rápido” integrada por efectivos del Ejército, la Marina y la Aeronáutica y la conformación de una fuerza operativa conjunta con la DEA utilizando la excusa de la “lucha contra el narcotráfico y el terrorismo[2]. De ese modo Argentina se incorpora a una tendencia regional impuesta por los Estados Unidos de reconversión convergente de las Fuerzas Armadas convencionales, las policías y otras estructuras de seguridad en policias-militares capaces de “controlar” a las poblaciones de esos países. No siguiendo el viejo estilo conservador-cuartelario inspirado en la “doctrina de seguridad nacional” sino estableciendo espacios sociales caóticos inmersos en el desastre, precisamente atravesados por el narcotráfico (promovido, manipulado desde arriba) y otras formas de criminalidad disociadora siguiendo la doctrina de la Guerra de Cuarta Generación.

 

En México como sabemos se suceden los gobiernos fraudulentos inmersos en una creciente ola de barbarie y en Colombia la abstención electoral tradicionalmente mayoritaria llegó recientemente a cerca de dos tercios del padrón electoral[3] adornada por un muy publicitado “proceso de paz” que logró la rendición de las FARC asegurando al mismo tiempo la preservación de la dinámica de saqueos, asesinatos y concentración de ingresos que caracteriza tradicionalmente a ese sistema. En estos dos casos no nos encontramos ante algo “nuevo” sino frente a regímenes relativamente viejos que fueron evolucionando hasta llegar hoy a constituir verdaderos ejemplos exitosos de aplicación de las técnicas más avanzadas de desintegración social. La tragedia de esos países muestra el futuro que aguarda a los recién llegados al infierno.

 

El panorama queda completado con las tentativas de restauración reaccionaria en Bolivia y Venezuela. En el caso venezolano la intervención directa de Estados Unidos busca recuperar (recolonizar) la mayor reserva petrolera del mundo en momentos en que el reinado del petro-dolar (fundamento de la hegemonía financiera global del Imperio) entra en declinación rápida ante el ascenso de China (el mayor comprador internacional de petróleo) que busca imponer su propia moneda respaldada por oro (el petro-yuan-oro) en alianza presisamente con Venezuela y otros gigantes del sector energético como Rusia e Irán.

 

En Bolivia el aparato de inteligencia imperial realiza una de sus manipulaciones de manual inspirada en la doctrina de la Guerra de Cuarta Generación. Pone en acción sus apéndices mediáticos locales y globales intentando desplegar la histeria (en este caso racista) de franjas importantes de las clases medias blancas y mestizas contra el presidente indio. Aquí no solo se trata de barrer a un gobierno progresista sino de apropiarse de las reservas de litio, las mayores del mundo (según distintas prospecciones Bolivia contaría con aproximadamente el 50 % de las reservas de litio del planeta), pieza clave en la futura reconversión energética global.  

 

 

Principales características

 

Las actuales dictaduras tienen todas las características de presentar una imagen civil con apariencia de respeto a los preceptos constitucionales, manteniendo un calendario electoral con pluralidad de partidos y demás rasgos de un régimen democrático de acuerdo a las reglas occidentales. Por otra parte, no nos encontramos ante mecanismos explícitos de censura y aunque marginales o en posiciones muy secundarias se escuchan algunas voces divergentes. Los prisioneros políticos pasan casi siempre por los juzgados donde los jueces los condenan de manera arbitraria, pero aparentando apoyarse en las normas legales vigentes. Los asesinatos de opositores son minimizados u ocultados por los medios de comunicación y quedan por lo general envueltos por mantos de confusión que diluyen las culpas estatales amalgamando de manera sistemática los crímenes políticos con las violencias policiales contra pobres y pequeños delincuentes sociales y represiones a las protestas populares.

 

Esa máscara democrática, prolijamente desprolija, resulta ser lo que es: una máscara, cuando constatamos que los medios de comunicación convertidos en un instrumento de manipulación total de la población están controlados por monopolios como el grupo Clarín en Argentina, O Globo en Brasil o Televisa en México cuyos propietarios forman parte del estrecho círculo del Poder. O cuando llegamos a la conclusión de que el sistema judicial está completamente controlado por ese círculo del que participan los principales intereses económicos (transnacionalizados) manejando a discreción al aparato policial-militar. Y que en consecuencia los partidos políticos significativos, los medios de comunicación, las grandes estructuras sindicales y otros espacios de potencial expresión de la sociedad civil están estratégicamente controlados (más allá de ciertos descontroles tácticos) mediante una embrollada maraña de represiones, chantajes, crímenes selectivos, abusos judiciales, bombardeos mediáticos apabullantes disociadores o disciplinadores y fraude  electoral más o menos descarado según el problema concreto a resolver.  

 

El nuevo panorama ha provocado una notable crisis de percepción donde la realidad choca con principios ideológicos, conceptualizaciones y otras componentes de un “sentido común” heredado del pasado. No somos víctimas de un rígido encuadramiento de la población con pretensiones totalitarias explícitas anulando toda posibilidad de disenso, buscando integrar al conjunto de la sociedad a un simple esquema militar, sino ante sistemas flexibles, en realidad embrollados, que no intentan disciplinar a todos sino más bien desarticular, degradar a la sociedad civil convirtiéndola en una víctima inofensiva, apabullada por la tragedia.

 

No se presentan proyectos nacionales desmesurados, propios de los militares “salvadores de la patria” de otros tiempos o imágenes siniestras como la de Pinochet, ni siquiera discursos hiper optimistas como el de los globalistas neoliberales de los años 1990 o personajes cómicos como Carlos Menem, sino presidentes sin carisma, por lo general torpes, aburridos repetidores de frases banales preparadas por los asesores de imagen que conforman una red regional globalizada de “formadores de opinión” made in USA.

 

En suma, las dictaduras blindadas y triunfalistas del pasado parecen haber sido reemplazadas por dictaduras o protodictaduras grises que ofrecen poco y nada montadas sobre aplanadoras mediáticas embrutecedoras. Siempre por detrás (en realidad por encima) de estos fenómenos se encuentran el aparato de inteligencia de los Estados Unidos y los de algunos de sus aliados. La CIA, la DEA, el MOSSAD, el M16 según los casos manipulan los ministerios de seguridad o de defensa, los de relaciones exteriores, las grandes estructuras policiales de esos regímenes vasallos y diseñan estrategias electorales fraudulentas y represiones puntuales.

 

 

Capitalismo de desintegración

 

Se forjan así articulaciones complejas, sistemas de dominación donde convergen élites locales (mediáticas, políticas, empresarias, policial-militares, etc.) con aparatos externos integrantes del sistema de poder de los Estados Unidos.

 

Estas fuerzas dominan sociedades marcadas por lo que podría ser calificado como  capitalismo de desintegración” basado en el saqueo de recursos naturales y la especulación financiera, y la creciente marginación de población, radicalmente diferente de los viejos capitalismos subdesarrollados estructurados en torno de actividades productivas (agrarias, mineras, industriales). No es que en los viejos sistemas no existiera el saqueo de recursos ni el bandidaje financiero, en algunos momentos y países ocupaban el centro de la escena pero en el largo plazo y en la mayor parte de los casos quedaban en un segundo plano. La superexplotación de la mano de obra y el acaparamiento de las ganancias productivas aparecían como los principales objetivos económicos directos de aquellas dictaduras.

 

Tampoco es cierto que ahora las élites dominantes se desinteresen de los salarios o de la propiedad de la tierra, por el contrario desarrollan una amplio abanico de estratagemas destinadas a reducir los salarios reales y adueñarse de territorios, ya que si en los viejos capitalismos no existía solamente producción sino también especulación y saqueo, en los actuales la base productiva, en retracción a causa del pillaje desmesurado, sigue siendo una fuente importantisima de beneficios. Sin embargo su preservación, su reproducción en el largo plazo no está en el centro de las preocupaciones cotidianas de las élites atrapadas psicológicamente por la dinámica parasitaria de la especulación financiera y su entorno de negocios turbios.

 

Entre otras cosas porque en el actual imaginario burgués ha desaparecido el largo plazo, sus operaciones más importantes están regidos por el corto plazo lumpecapitalista. En el saqueo de recursos naturales a través de la megaminería a cielo abierto, de la extracción de gas y petróleo de esquisto o de la agricultura basada en transgénicos, se utilizan tecnologías orientadas por la velocidad del ritmo financiero al servicio de gente que no tiene tiempo ni interés para dedicarse a temas tales como la salud de la población afectada, el equilibrio ambiental y otras áreas impactadas por los “daños colaterales” del éxito empresario (financierización del cambio tecnológico, la cultura técnica dominante como auxiliar del saqueo).

 

Estos capitalismos de desintegración son conducidos por élites que pueden ser caracterizadas como lumpenburguesías, burguesías principalmente parasitarias, transnacionalizadas, financierizadas, oscilando entre lo legal y lo ilegal, crecientemente alejadas de la producción. Son inestables no por accidentes de la coyuntura sino por su esencia decadente. Por encima de ellas se encuentran las grandes potencias y sus élites embarcadas desde hace tiempo en el camino de la degradación, en un planeta donde los productos financieros derivados representaban a fines de 2017 unas siete veces el Producto Bruto Global, donde la deuda global total (pública más privada) era de casi tres veces el Producto Bruto Global, donde solo cinco grandes bancos estadounidenses disponían de “activos financieros derivados” por unos 250 billones de dólares (13 veces el Producto Bruto Interno de los Estados Unidos), donde sumadas las ocho personas más ricas del mundo disponen de una riqueza equivalente al 50 % de la población mundial (los más pobres).

 

La formación y encumbramiento de esas élites latinoamericanas son el resultado de prolongados procesos de decadencia estructural y cultural, de un subdesarrollo que incluyó hace ya varias décadas componentes parasitarias que se fueron adueñando del sistema, lo fueron carcomiendo, envenenando, pudriendo, siguiendo la lógica sobredeterminante del capitalismo global, no de manera mecánica sino imponiendo especificidades nacionales propias de cada degeneración social.

 

Por debajo de esas élites aparecen poblaciones fragmentadas, con trabajadores integrados desde el punto de vista de las normas laborales vigentes separados de los trabajadores informales, precarios. Con masas crecientes de marginales urbanos, de pobres e indigentes estigmatizados por los medios de comunicación, despreciados por buena parte de las clases integradas que se van achicando en la medida en que avanzan los procesos de concentración económica y pillaje de riquezas.

 

No se trata entonces de espacios sociales estancados, segmentados de manera estable sino de sociedades sometidas a la reproducción ampliada de la rapiña elitista transnacionalizada, a la sucesión interminable de transferencias de ingresos de abajo hacia arriba y hacia el exterior, a la degradación ascendente de la calidad de vida de las clases bajas pero también de porciones crecientes de las capas medias. 

 

Algunos autores se refieren al fenómeno calificándolo de “neoliberalismo tardío[4], algo así como un regreso a los paradigmas ideológicos neoliberales que tuvieron su auge en los años 1990 pero en un contexto global desfavorable a ese retorno (ascenso del proteccionismo comercial, declinación de la unipolaridad en torno de los Estados Unidos, etc.). Nos encontraríamos entonces frente a una aberración histórica, un contrasentido económico y geopolítico protagonizado por círculos dirigentes empecinados en su subordinación al Imperio norteamericano, interrumpiendo la marcha normal, racional, progresista y despolarizante que predominaba en América Latina. Las derechas latinoamericanas se encontrarían embarcadas en un proyecto a contramano de la evolución del mundo.

 

Pero ocurre que el mundo no se encamina hacia una nueva armonía, un nuevo ciclo productivo, sino hacia la profundización de una crisis de larga duración, iniciada hace casi medio siglo. La misma se caracteriza entre otras cosas por la declinación tendencial de las tasas de crecimiento de las economías capitalistas centrales tradicionales y la hipertrofia financiera (financierización de la economía global) impulsando el quiebre de normas, legitimidades institucionales y equilibrios socioculturales que aseguraban la reproducción de la civilización burguesa más allá de las turbulencias políticas o económicas. La mutación parasitaria-depredadora del capitalismo tiene como centro a Occidente articulado en torno del Imperio norteamericano pero envuelve al conjunto de la periferia y también afecta a potencias emergentes como China o Rusia muy dependientes de sus exportaciones donde los mercados de Europa, Estados Unidos y Japón cumplen un papel decisivo. Así es como la tasas de crecimiento del Producto Bruto Interno de China se vienen desacelerando y la economía rusa oscila entre la recesión, el estancamiento y el crecimiento anémico.

 

Un aspecto esencial de la nueva situación global es el carácter abiertamente devastador de las dinámicas agrarias, mineras e industriales motorizadas tanto por la potencias tradicionales como por las emergentes, cuyos efectos han dejado de ser una borrosa amenaza futura para convertirse en un desastre presente que se va amplificando año tras año.

 

Todo ello nos debería llevar a la conclusión de que los regímenes reaccionarios de América Latina no tienen nada de tardío, de desactualizado, de desubicación histórica sino que son la expresión de la podredumbre radical de sus élites, de su mutación parasitaria enlazada con un fenómeno global que las incluye. Lo que nos permite descubrir no solo la fragilidad histórica, la inestabilidad de esas burguesías, tan prepotentes y voraces como enfermas, sino también las vanas ilusiones progresistas negadoras de la realidad, que al calificar de tardío al lumpencapitalismo dominante lo marcan como anormal, anómalo, a destiempo, alentando la esperanza del retorno a la “normalidad” de un nuevo ciclo de prosperidad en la región, más o menos keynesiano, más o menos productivo, más o menos democrático, más o menos razonable, ni muy derechista ni muy izquierdista, ni tan elitista ni tan populista. El sujeto burgués de ese horizonte burgués fantasioso solo está en su imaginación, la marcha real del mundo lo ha convertido en un habitante fantasmagórico de la memoria. Mientras tanto los grandes “empresarios”, los círculos concretos de poder, participan de cuerpo y alma en la orgía de la devastación, tan desinteresados en el largo plazo y el desastre social y ambiental como en la racionalidad progresista (a la que consideran un estorbo, una traba populista al libre funcionamiento del “mercado”).     

 

 

Reacciones populares y profundización de la crisis

 

La gran incognita es la que se refiere al futuro comportamiento de las grandes mayorías populares que fueron afectadas tanto desde el punto de vista económico como cultural por la decadencia del sistema. Las élites pudieron aprovechar la desestructuración, las irracionalidades sociales generadas por un fenómeno perverso que atravesó tanto las etapas derechistas como las progresistas. Durante los períodos de gobiernos de derecha civiles o militares promoviendo y garantizando privilegios y abusos de todo tipo, afirmando un “sentido común“ egoísta, disociador, subestimador de identidades culturales solidarias. Pero cuando llegaron las experiencias progresistas esas élites utilizaron la degradación social existente, la fragmentación neoliberal heredada (enlazada en algunos casos con tradiciones de marginación muy enraizadas) impulsando irrupciones racistas, neofascistas de las capas medias extendidas a veces hasta espacios medio-bajos donde se mezclan el pequeño comerciante con el asalariado integrado (en consecuencia por encima del marginado, del precario).

 

Vimos así en Brasil, Argentina, Bolivia o Venezuela movilizaciones histéricas de clases medias urbanas neofascistas exigiendo las cabezas de los gobernantes “populistas”, manipuladas por los medios de comunicación y los poderes económicos que el progresismo había respetado como parte de su pertenencia al sistema (admitida abiertamente, silenciada o negada de manera superficial o insuficiente).

 

Ahora las llamadas restauraciones conservadoras o derechistas no están restaurando el pasado neoliberal sino instaurando esquemas de devastación nunca antes vistos. Pudieron triunfar gracias a las limitaciones y desinfles de progresismos acorralados por las crisis de sistemas que ellos pretendían mejorar, reformar o en algunos casos superar de manera indolora, gradual, “civilizada”.

 

Pero las crisis nacionales no se detienen, por el contrario son incentivadas por los comportamientos saqueadores de las derechas gobernantes que siguen practicando sus tácticas disociadoras, de embrutecimiento colectivo, buscando generar odio social hacia los pobres. Los medios de comunicación trabajan a pleno detrás de esos objetivos y como la declinación económica avanza empujada por las políticas oficiales y por la marcha de la crisis global, las manipulaciones mediáticas comienzan a demostrarse impotentes ante la marea ascendente de protestas populares. La virtualidad del marketing neofascista empieza a ser desbordado por la materialidad de las penurias no solo de los pobres sino también de capas medias que se van empobreciendo. Males materiales que al amplificarse les abren la puerta a la rebeldía de quienes nunca fueron engañados y de los que han sido embaucados. Es así como en Brasil el repudio popular al gobierno de Temer es abrumador o en Argentina la imagen edulcorada de Macri se va diluyendo velozmente mientras se extienden las protestas populares.

 

La represión, la militarización de los gobiernos de derecha aparece entonces como alternativa de gobernabilidad, las dinámicas dictatoriales de esos regímenes van engendrando dispositivos policial-militares con la esperanza de controlar a los de abajo, van funcionando con cada vez mayor intensidad los mecanismos de “cooperación hemisférica”: operaciones conjuntas con la DEA, suministro de armamento y capacitación para el control de protestas sociales, multiplicación de estructuras represivas nacionales y regionales monitoreadas desde los Estados Unidos.

 

Se trata de un combate con final abierto entre fuerzas sociales que buscan sobrevivir y que al hacerlo pueden llegar a engendrar vastos movimientos de regeneración nacional, radicalmente antisistémicos y élites degradadas e inestables, dependientes del amo imperial (que se reserva el derecho a la intervención directa, si las circunstancias lo requieren y permiten), animadas por un nihilismo portador de pulsiones tanáticas.



[1]    Hugo Noé Pino, “Cronología del fraude electoral en Honduras”, Criterio.hn. Diciembre 8 de 2017,  https://criterio.hn/2017/12/08/cronologia-del-fraude-electoral-honduras/

[2]    Manuel Gaggero,  “Argentina. La historia se repite… como tragedia”, http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/02/11/argentina-la-historia-se-repitecomo-tragedia/

[3]    Ana Patricia Torres Espinosa, “Abstención electoral en Colombia. Desafección política, violencia política y conflicto armado”, Cuadernos de Investigación, Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, http://politicasysociologia.ucm.es/data/cont/docs/21-2016-12-21-CI12_W_Ana%20Patricia%20Torres.pdf

      Miguel García Sanchez, “Sobre la baja participación electoral en Colombia”, Semana, 2016-10-18, http://www.semana.com/opinion/articulo/miguel-garcia-sanchez-sobre-la-baja-participacion-electoral-de-colombia/499388

[4]    “El neoliberalismo tardío. Teoría y praxis. Documento de Trabajo nº 5”, Daniel García Delgado y Agustina Gradin (compiladores), FLACSO, Argentina 2017.

 

 

 


Qué ha cambiado desde el 68?

De Nuestros lectores

 

 

 

Tomás Oropeza Berumen

 

 
Hace 50 años cuando los estudiantes del IPN y la UNAM se rebelaron contra el autoritarismo del PRI gobierno, México era un país capitalista subdesarrollado y dependiente de Estados Unidos. Hoy día lo es en un grado mayor, pues incluso está considerado dentro del área de seguridad de la gran potencia imperial en decadencia.

 

En ese entonces el país estaba dividido en capitalistas dueños de casi todas las riquezas y obreros, campesinos, estudiantes pobres y otros sectores oprimidos. Hoy el número de desposeídos de todo medio de producción es mayor porque el capitalismo avanza despojando a los pueblos de sus bosques, ríos y territorios. A ese proceso le llaman Acumulación capitalista por despojo. El capitalismo, que es el modo de producción dominante en México es parte de un sistema mundial de explotación de cientos de millones de hombres y mujeres.

 

En nuestro país el partido que representaba los intereses de un sector de la clase capitalista “nacional” e internacional, el PRI y sus aliados, dejó de ser útil al sistema y fue derrotado en las elecciones federales del 1 de julio en la que votó poco más del 30 por ciento del padrón electoral por el candidato de Morena, un mazacote político integrado por ex priistas, ex perredistas, panistas arrepentidos y narcotraficantes. Aglutinados en torno a Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO) un ex priísta y ex perredista que con un programa supuestamente antineoliberal dice que emprenderá la Cuarta transformación del país.

 

Los mexicanos que votaron por él, más que por Morena, lo hicieron porque prometió lo que demandaban diversos sectores sociales en lucha: Abrogar la reforma educativa; cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad  de México (NAICM); revertir la reforma energética para que el petróleo beneficie al pueblo de México; terminar con la guerra contra el narco iniciada por Calderón y meter al ejército a los cuarteles, etc.

 

Aunque faltan 3 meses para que tome posesión del Ejecutivo, en los hechos ya se ha constituido en un poder de facto que interviene en las negociaciones del TLC, y realizará una consulta nacional vinculante sobre el NAICM, además de anunciar que “plantara millones de árboles frutales y maderables en el sureste del país” y construirá el Tren maya todo esto en tierras de pueblos originarios, sin que medie ninguna consulta a quienes viven desde siempre en esos territorios ni al resto de mexicanos.

 

Es claro que todo hace pensar que las promesas de campaña quedarán en eso.

 

Pues hasta ahora no ha recibido a los miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra que se oponen desde hace 18 años a la construcción del Aeropuerto que originalmente es un proyecto del gobierno de Vicente Fox.

 

En campaña Amlo esgrimió la consigna de Primero los pobres por el bien de México, pero en los hechos con quiénes se ha reunido y acordado ha sido con los grandes capitalistas con los que mantiene, en palabras del empresario transnacional Alfonso Romo, ex amigo de Fox, una luna de miel. Primero los ricos, parece que esa es su divisa actual.

 

En 1968 los estudiantes exigían la solución de su pliego petitorio de 6 Puntos: Abrogación del artículo 145 bis que legitimaba la represión. Hoy existe la Ley de Seguridad Interior, que le permite al Ejecutivo establecer el estado de excepción y el control por el ejército sobre la sociedad.

 

En el 68 se exigía desaparición del cuerpo de granaderos. Hoy esa agrupación cuenta con enormes recursos para reprimir manifestaciones. Y el Ejército y la Marina siguen en la calle implementando la guerra contra las drogas por mandato de Estados Unidos y con el apoyo de López Obrador, quién sentenció que no se les puede sustituir por la policía, porque es corrupta. Aunque todos sabemos que el Ejército viola los derechos humanos todos los días. Así ocurrió en Cd. Juárez, Chihuahua.

 

Otro punto del pliego petitorio del 68 era castigo a los responsables de la represión. Sigue pendiente. El presidente Gustavo Díaz Ordaz murió hace mucho  y su secretario de Gobernación Luis Echeverría Álvarez presidente de la República durante los años de la guerra sucia pronto morirá en su lecho por vejez pero nunca se le castigó ni a él ni a ninguno de los que masacraron a pueblo y estudiantes.

 

Y como lo vimos el 3 de septiembre hoy los grupos de golpeadores al servicio de los jerarcas en las universidades y el IPN actúa con total impunidad para amedrentar y desorganizar a los estudiantes por medio de ataques planeados desde el mismo gobierno de las universidades y del Estado, que continúa en manos de los mismos enemigos del pueblo que ordenaron la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

 

Hoy, como entonces, es necesaria la organización independiente de los estudiantes, obreros, pueblos indios y campesinos con un programa revolucionario para lucha por el socialismo.

 

10 de septiembre 2018

 

 

Tadet economia

[email protected]

 

 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 1286

 

 

Gotera

    No, no y no¡¡
    Tundido por la delincuencia, para desgracia "de los que menos tienen, menos saben y menos pueden", el gobernador durante su corto mandato no ha dudado en suplicar en público le sean enviados tanto soldados como policías federales ya para la sierra, los ingobernables municipios aledaños a la capital, o Juárez.
    Igual, de manita sudada, feliz ha trabajado con el club de delegados y subdelegados del extenso abanico de dependencias federales y descentralizadas en la entidad.
    Pero a la víspera de un nuevo gobierno central, Corral no quiere cambios ni en una cosa ni en la otra. Con ese ánimo agrio se da a la tarea de organizar en la mezquindad a los gobernadores de su partido.
    Y lo hace cobijado e impulsado por la clase adinerada, el sindicato patronal porque, así lo hace parecer: tampoco quiere la separación del poder económico del poder político. Duele el destete.
    No quiere lo que sería una Guardia Nacional y prefiere el evidente y añoso fracaso demostrado de las fuerzas federales, y con ello el de su propia policía, en zonas como la serrana y la fronteriza. A saber qué ganancia hay en ese río revuelto.
    Se niega a un sólo representante estatal del gobierno lopezobradorista. Quizá por que ya no será él quien decida --o sus pares en los respectivos estados-- a que individuo prefiere como embajador. No quiere supervisión.
    Total que por estos días a los panistas no hay chile que le embone, chillan y patalean, claro...todavía con la gruesa daga electoral hundida hasta la empuñadura.


Más Gotera

Contexto


México:
año nuevo,
gobierno viejo

flecha

Leviatán

Viva Méjico


Ramón Quintana Woodstock

 

Me emociona que les emocione que estén emocionados por la independencia de Méjico, me da harto gusto ver como en el cumpleaños de Porfirio Díaz nos pongamos patrioteros, luego el presidente en turno hace el ridículo antes miles de ridículos que se sienten ridículamente Mexicanos porque se ponen unas garras horribles que llevan tufo de campesino revolucionario, con colores patrios; la verdad es que esa ropa lo único que hace es disimular la panzota de ella y de el, de ahí en más no sirve para maldita la cosa.



Más Leviatán

La Nota Nostra

Nini

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Conforme pasó el tiempo hicieron mella los consejos de mi mamá. Entre otras cosas decía: báñate Ramón. No lo hacía con gusto pero sabía que de no hacerlo me diría con todas sus letras “hueles a sobaco chavalo marrano”. (La palabra chavalo en el norte es muy usual para denominar a los lepes, así que, chilangos, ahí la tienen para que se familiaricen con el caló norteño).

Cada año mi madre me inscribía en la escuela, era la única respuesta que ella le obsequiaba a la ignorancia con la que había crecido en el pueblo, así que por lo mismo el hecho de que faltara o reprobara era como pegarle a Dios en la entrepierna. En ese mismo tenor si aquella me miraba con los chavalos punks, aquello implicaba regañada.

 

Mediometro

¿A qué obedece el repunte violento con hasta 80 ejecuciones por mes?
No hay tal, es el nivel 'normal'
 [tally] 0%
Falta, o no hay trabajo ministerial
 [tally] 10%
Hay 'arreglo' con gente de la Fiscalía
 [tally] 19%
Faltan armas y capacitación policial
 [tally] 2%
Quieren, no pueden; simple ineficiencia
 [tally] 7%
Ni quieren ni pueden, el hampa los supera
 [tally] 45%
Es ineficacia de la policía preventiva
 [tally] 2%
Aún es parte de 'la guerra vs el narco'
 [tally] 5%
No importa: 'se están matando entre ellos'
 [tally] 10%
Este sondeo de opinión no tiene valor estadístico, responde tan sólo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean manifestarse.

DesdeJuárez

Juárez. ¿Ciudad resiliente?

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

María Luisa García Amaral, además de llamarme pendejo a la menor oportunidad, me decía que la ciudad era la costra de las relaciones sociales. Que en la ciudad se ve reflejada la manera en que la gente vive.

Ciudad Juárez es sucia. Evidencia de ello son los eventos que se anuncian en los postes de la ciudad, la mayoría de mediana calidad e intrascendentes culturalmente, violan los reglamentos municipales, ensucian y a cambio los juarenses les damos nuestro dinero.


Mas Juárez

A la Cabeza

Cielo despejado

 

Francisco Flores Legarda

 

Nunca digas "es mío". Si no es nuestro, no es mío ni tuyo.
Jodorowsk


Un sábado primero de diciembre, con cielo despejado, fue el día de la asunción como presidente constitucional de Andrés Manuel López Obrador. Es el dato que sin intermediarios verifiqué, lo demás lo he escuchado y leído al boleo. Nada nuevo acerca de lo que ha dicho él, de lo que han dicho sobre él. AMLO de una sola pieza y con una gran responsabilidad sobre sus espaldas y a la que están comprometidos sinfónicamente sus colaboradores (eso creo). Decenas de miles se reunieron en el centro histórico del país, México. Alegría jubilosa de los reunidos para constatar el inicio de una administración más que quiere hacer historia inclusiva para no estar demás.


Mas información

 

 

© Copyright 2018, Arrobajuarez.com.
[email protected]