Flash Informativo... Opina el padre Camilo Daniel sobre la conformación de la Alianza Ciudadana por Chihuahua (Cartas al director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

Pornografía electoral

 

Carlos Murillo González

Desde los últimos dos meses del 2015 empezaron las campañas electorales. Sí, los medios periodísticos en su afán de hacer noticias han visibilizado las pre pre candidaturas partidistas e independientes, especulando nombres o cínicamente cargando hacia algún partido o persona.
 


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

EL MACHISMO ES UN PROBLEMA SOCIAL


Leobardo Alvarado


Es grave. El machismo es un problema social. Es algo evidente. Sin embargo muchos hombres sienten incomodidad porque las mujeres les interpelan, otros y todavía la gran mayoría ni siquiera se dan por aludidos, los menos hacen un esfuerzo por reflexionar sobre sus privilegios. El pasado domingo 24 de abril, en varios estados del país salieron a manifestarse muchas mujeres en lo que se llamó marcha contra las violencias machistas. Una convocatoria exitosa, tanto por la cantidad de personas que acudió y pueden verse en las muchas fotografías y videos que se publican, como por el tono del discurso.

El cuerpo como entidad política, bajo la colectividad de las mujeres organizadas y la exigencia desde el espacio público como nunca toma sentido para una discusión pendiente en la parte de las masculinidades. Mejor dicho, cuál si fuera un encuentro de espejos, la discusión política desde la calle, el género y los múltiples feminismos que en esa manifestación convergieron exhiben una pregunta: cómo los hombres nos cuestionamos nuestros roles y privilegios. Para el caso de Ciudad Juárez es significativo, porque hay personas que en ciertos espacios han venido abordando las masculinidades.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Nueva ola desestabilizadora mundial?

Germán Gorraiz Lopez

Muchas de las elecciones democráticas de la última década han estado marcadas por acusaciones de fraude electoral (Nigeria, Ucrania, México, Bielorrusia, Honduras, Costa de Marfil, Tailandia, Paquistán y Afganistán), aislamiento internacional de los gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia, Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Franja de Gaza); pseudo-elecciones para intentar edulcorar golpes de mano blandos (Honduras, Ucrania, Egipto y Paraguay) y aceptación por la comunidad internacional de sistemas políticos devenidos en meros gobiernos autocráticos ( Georgia y Rusia).

De todo ello se deduce que estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de la nueva ola desestabilizadora mundial originada por causas económicas (el ocaso de la economía global); culturales (el declive de las principales democracias formales occidentales debido a la cultura de la corrupción; el déficit democrático de EEUU plasmado en el Programa Prism llevado a cabo por la Administración Obama y la pérdida de credibilidad democrática de incontables gobiernos de países occidentales y del Tercer Mundo) y geopolíticas (la irrupción de un nuevo escenario geopolítico mundial que surgirá tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría entre EEUU y Rusia).


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

SOBRE LA ALIANZA CIUDADANA POR CHIHUAHUA: Padre Camilo Daniel

De Nuestros lectores

 

 

 

SOBRE LA ALIANZA CIUDADANA POR CHIHUHUA.

 

 

Miembros de la llamada “ALIANZA CIUDADANA POR CHIHUAHUA” que ha surgido por motivos electorales me han solicitado una opinión sobre este gran movimiento social y político que está surgiendo y creciendo en nuestro Estado de Chihuahua. Ante todo, me congratulo y saludo esta iniciativa porque alienta grandemente la participación ciudadana, base indispensable para avanzar en la democracia y vencer la corrupción que tanto daño y dolor  ha causado en nuestra sociedad.

 

He tenido la oportunidad de conocer en detalle el surgimiento de esta alianza y puedo testimoniar la nobleza de sus principios y el propósito sincero de rehabilitar y dignificar la política. En ella, en la política, “los laicos cristianos pueden encontrar también el camino de la propia santificación”, así lo ha expresado el Papa Juan Pablo II de feliz memoria.

 

Por consiguiente, desacreditar a la “Alianza Ciudadana” con fotomontajes repartidos como volantes, haciendo creer de una manera sucia, ruin y descarada que su tema central son los “matrimonios gay”  (asunto que para nada ha tratado la Alianza como tal y que merece, por otra parte, ser analizado de una manera respetuosa), es  una muestra de hasta dónde ha salpicado la cloaca de la corrupción. Esto solamente es un indicativo más de la urgente necesidad de que los ciudadanos nos comprometamos más decididamente por los valores democráticos de la verdad, la transparencia, la justicia social y la verdad. Que Dios nos bendiga a todos.

 

 

Atentamente:

 

Pbro. Camilo Daniel Pérez, Sacerdote Católico

 

 

 


Argentina después del golpe blando

De Nuestros lectores

 

 

 

Argentina después del golpe blando.

La marcha apresurada del capitalismo mafioso

 

 

 

Jorge Beinstein

 

 

 

 

En Argentina empieza a conformarse un régimen autoritario con apariencia constitucional, convergencia mafiosa de camarillas empresarias, judiciales y mediáticas monitoreada por el aparato de inteligencia de los Estados Unidos, pero lo que demuestran los primeros meses del proceso es que la tentativa tropieza con numerosas dificultades que amenazan convertirla en una gigantesca crisis de gobernabilidad. El contexto de su desarrollo es una recesión económica que se va profundizando en marcha hacia la depresión, es decir un funcionamiento económico de baja intensidad, con altas tasas de desocupación, salarios reales muy reducidos y baratos en dólares.

 

No se trata del retorno del viejo neoliberalismo de los años 1990 ni mucho menos de una imitación del régimen oligárquico de fines del siglo XIX, sino de la tentativa de instauración de un sistema mafioso parasitando sobre una población desarticulada albergando grandes espacios de marginalidad y superexplotación laboral, realizando un saqueo sin precedentes de recursos naturales.  En esa dirección se van imponiendo los instrumentos esenciales del régimen dictatorial: control completo de los medios de comunicación, reconversión integral del sistema de seguridad como apéndice del de los Estados Unidos[1], implantación de mecanismos de destrucción económica y social a gran escala, despliegues mediático-judiciales tendientes a extirpar a las oposiciones que no se subordinen al nuevo régimen.

 

Sometimiento colonial y decadencia periférica

 

Los tiempos han cambiado, la “doctrina de la seguridad nacional” vigente en la época de Videla y Pinochet coincidía con la visión militar-profesional del Imperio, se trataba del control milimétrico de la sociedad colonizada, administrada como un cuartel que coincidió históricamente con la última etapa del predominio en los Estados Unidos del “complejo militar-industrial” tradicional, alianza entre la gran industria armamentista y los altos mandos militares subordinando a las elites políticas. Resultado del keynesianismo militar que marcó a la superpotencia desde la Segunda Guerra Mundial y que entró en declinación en los años 1980[2].

 

Más adelante el “Consenso de Washington” reinó durante la era de Carlos Menem en Argentina, Collor de Mello y  Cardoso en Brasil señalando el auge de la financierización de la economía y de la política en los Estados Unidos y el conjunto de potencias dominantes sin por ello dejar de lado a la componente militar que comenzó a transformarse. 

 

Esos dos momentos trágicos expresaron la afirmación del sometimiento colonial de Argentina, el primero con formato militar-dictatorial y el segundo con rostro civil-constitucional, que se correspondieron con diferentes configuraciones imperialistas: en el primer caso con un imperialismo norteamericano industrial ascendente, disputando la Guerra Fría y en el segundo con la presencia de la única superpotencia global que venía de ganar esa guerra y que se aprestaba a ejercer la hegemonía planetaria. Aunque al mismo tiempo se financierizaba, el parasitismo empezaba a corroer el sistema degradando sus pilares productivos, instalando la cultura del consumismo desenfrenado. Esa prosperidad malsana contagió a elites periféricas, en los Estados Unidos la fiesta se convirtió en ola militarista desde 2001 y la mega burbuja financiera estalló en 2008, en  Argentina el show derivó en recesión la que a su vez culminó con un gran desastre económico, social e institucional en 2001.

 

El actual sometimiento de Argentina a los Estados Unidos no se corresponde con el auge del Imperio sino con su decadencia, su degradación económica y social, su retroceso geopolítico internacional que busca ser compensado mediante el control total de su patio trasero latinoamericano asegurando la súper explotación de recursos naturales decisivos pero también para introducir a la región como pieza propia de su juego global: como señuelo para sus socios europeos en la OTAN o como retaguardia segura en el armado del “Acuerdo Transpacífico”.

 

Es un imperio  comandado por una lumpenburguesía financiera, sobreviviendo con bajas tasas de crecimiento productivo, parasitando sobre el resto del mundo, que no busca instaurar una jerarquía mundial estable reproduciéndose en el largo plazo sino depredar recursos naturales, degradar o eliminar estados, destruir defensas sociales periféricas extendiendo ofensivas desestructurantes, desintegradoras de identidades nacionales y culturales. Su instrumento de intervención militar es ahora una constelación de organizaciones guiadas por la doctrina de la Guerra de Cuarta Generación[3] empleando de manera intensiva mercenarios, operaciones clandestinas de su estructura profesional, redes mafiosas, manipulaciones mediáticas y otras actividades destinadas a destruir, caotizar espacios periféricos con el fin de saquearlos.    

 

En correspondencia con ese fenómeno las burguesías latinoamericanas fueron mutando  hasta llegar a la situación actual donde grupos industriales, financieros o de agrobusiness combinan sus inversiones tradicionales con otras más rentables pero también más volátiles: aventuras especulativas, negocios ilegales de todo tipo (desde el narco hasta operaciones inmobiliarias opacas pasando por fraudes comerciales y fiscales y otros emprendimientos turbios), transnacionalizándose, convergiendo con “inversiones” saqueadoras provenientes del exterior. En el caso argentino podríamos encontrar antecedentes en el reinado de la “patria financiera” durante la última dictadura militar el que a su vez tiene que ser visto como resultado del fin de la era industrialista.  

 

En síntesis, la configuración lumpenimperialista impone dinámicas decadentes en la periferia, en América Latina ha llegado la hora del lumpencapitalismo, las elites argentinas venían avanzando en esa dirección, la llegada de Macri a la presidencia expresa un enorme salto cualitativo, el país en su conjunto acaba de ingresar de manera recargada y brusca en ese proceso. 

 

Recesión, depresión y economía de baja intensidad

 

Recientemente el FMI pronosticó para Argentina un crecimiento económico real negativo en 2016 del orden del -1 %, cuando observamos las caídas que ya se han producido en indicadores decisivos desde diciembre de 2015 es posible bajar aún más esa cifra hacia el -3 % o más bajo aún.

 

Se ha producido en muy poco tiempo una fuerte reducción de los salarios reales, causada entre otros factores por la megadevaluación, los aumentos del precio de los combustibles y de las tarifas de electricidad, gas y transportes, la eliminación o reducción de retenciones y sus impactos inflacionarios a lo que se agrega la suba de las tasas de interés y los despidos masivos en la administración publica (que empiezan a ser seguidos por el sector privado) con lo que tenemos un panorama recesivo provocado por el gobierno cuyo objetivo principal es reducir los salarios reales y su valor en dólares.

 

La avalancha de cambios ha desatado en algunos círculos el debate en torno del supuesto “modelo de desarrollo” que la derecha estaría intentando imponer. Decretos, endeudamientos, subas de precios y despidos se han sucedido de manera vertiginosa, buscarle coherencia estratégica-desarrollista a ese conjunto es una tarea ardua que a cada paso choca con contradicciones que obligan a desechar hipótesis sin que se pueda llegar a una conclusión mínimamente rigurosa. En primer lugar la contradicción entre medidas que destruyen el mercado interno para favorecer a una supuesta ola exportadora evidentemente inviable ante el repliegue de la economía global, otra es la suba de las tasas de interés que comprime al consumo y a las inversiones a la espera de la llegada de fondos provenientes de un sistema financiero internacional en crisis que casi lo único que puede brindar es el armado de bicicletas especulativas.

 

Algunos han optado por resolver el tema adoptando definiciones abstractas tan generales como poco operativas (“modelo favorable al gran capital”, “restauración neoliberal”, etc.), otros han decidido seguir el estudio pero cada vez que llegan a una conclusión satisfactoria aparece un nuevo hecho que les tira abajo el edificio intelectual construido y finalmente unos pocos, entre los que me encuentro, hemos llegado a la conclusión de que buscar esa coherencia estratégica constituye una tarea imposible. La llegada de la derecha al gobierno no significa el reemplazo del modelo anterior (desarrollista, neokeynesiano o como se lo quiera calificar) por un nuevo modelo (oligárquico) de desarrollo sino simplemente el despliegue de un gigantesco saqueo protagonizado por fuerzas entrópicas altamente destructivas que convierten al país burgués en una república de bandidos.  

 

Esto nos debería llevar a la reflexión acerca del significado del fin de la era kirchnerista visualizado por algunos como un traspié resultado de una derrota electoral por escaso margen y por otros como el producto de una manipulación mediática prolongada combinada con operaciones de la mafia judicial, de grupos económicos concentrados y del aparato de inteligencia de los Estados Unidos. Esta última evaluación está más cerca de la realidad sin embargo es insuficiente, el “golpe blando” existió (lo que pulveriza la presunta legitimidad democrática del gobierno actual) pero falta explicar porque fue exitoso.

 

Si nos limitamos a ciertos aspectos económicos del tema podemos observar que el motor externo empezó a enfriarse desde 2012 luego de la breve recuperación de la recesión global de 2009, la situación se agravó desde mediados de 2014 cuando los precios de las commodities cayeron en picada, la economía pasó a una etapa de crecimientos anémicos sostenidos por el mercado interno. Los grandes exportadores aumentaron sus presiones destinadas a obtener en la economía nacional beneficios que les permitieran compensar las menores ganancias externas convergiendo con intereses financieros y agrupando al conjunto de la derecha mediática, judicial y política, se trató de una jauría que se fue envalentonando a medida que su enemigo perdía espacio económico y se acentuaba la crisis global.

 

Los equilibrios del gobierno fueron cada vez más inestables, las compuertas neokeynesianas que bloqueaban la marea comenzaron a sufrir fisuras para finalmente desmoronarse, la candidatura presidencial de Daniel Scioli fue una opción defensiva y débil que no pudo evitar el derrumbe. Entonces se desató (fue desatada) la recesión y diversas señales nacionales e internacionales nos indican que lo hizo para quedarse, nos encontramos ante el comienzo de una depresión económica resultado de la reproducción de un sistema que ha ingresado en una fase de contracción desordenada.

 

Una referencia importante es la de la salida de la recesión producida desde 2003, en ese período convergieron dos factores principales: el alza de los precios internacionales de las commodities y la reanimación del mercado interno.

 

El “motor externo” fue impulsado por el auge de mercados emergentes como los de China o Brasil entre otros lo que permitió una mejora sustancial de las cuentas externas de Argentina. Los precios de las commodities experimentaron subas notables en esos años impulsadas no solo por la expansión de la demanda internacional sino también por el crecimiento de la especulación financiera, las operaciones globales con productos financieros derivados basadas en commodities llegaban en Diciembre de 2003 a 1,4 billones de dólares, en Diciembre de 2005 alcanzaban los 5,4 billones, en Junio de 2007 llegaban a 8,2 billones y en Junio de 2008 a 13,1 billones de dólares [4].

 

Por su parte el “motor interno” funcionó empujado por el ascenso del empleo, de los salarios reales y de los ingresos de las capas medias, en consecuencia se expandió la demanda interna y el tejido industrial, la economía argentina se recuperó creciendo a tasas excepcionales. Como es sabido el salario real promedio experimenta en Argentina una tendencia descendente de largo plazo (desde mediados de los años 1970), sufrió una caída descomunal durante la crisis de los años 2001-2002, luego se recuperó llegando a los niveles de los años 1990 pero sin alcanzar nunca los de los años 1970, ni siquiera los de mediados de los años 1980[5], podríamos resumir lo sucedido señalando que la reanimación del mercado interno se apoyó en un fuerte crecimiento del empleo y en una recuperación salarial limitada.    

 

Si el crecimiento anémico de los últimos años del gobierno anterior incentivó la voluntad de rapiña de los grupos económicos concentrados es altamente probable que la recesión actual la acentúe mucho más, al achicarse la economía como resultado de los ajustes y las transferencias de ingresos esos grupos intentarán al menos sostener su volumen real de ganancias apropiándose de una porción creciente del ingreso nacional, aunque empujados por su propia dinámica y por el ejercicio de la totalidad del poder es casi seguro que buscarán absorber un volumen real mayor. Además las medidas que buscan reequilibrar los desequilibrios provocados por las propias medidas económicas del gobierno causan mayor inestabilidad y empobrecimiento del grueso de la población. Es el caso de la tentativa de desacelerar la suba de la cotización del dólar subiendo las tasas de interés con lo que a veces se consigue frenar por poco tiempo esa tendencia pero a costa del agravamiento de la recesión o cuando se pretende achicar el déficit fiscal reduciendo el gasto público (despidiendo empleados, clausurando programas, etc.) lo que agrava la recesión y en consecuencia reduce los ingresos fiscales y aumenta el déficit. En suma, nos encontramos ante un circulo vicioso de concentración de ingresos, achicamiento del Estado y hundimiento de la actividad económica.

 

La caída de los salarios reales no alienta más inversión interna o externa desalentada por el desinfle de los mercados nacional y global (no hay alternativa exportadora). Mientras tanto el gobierno aparenta aferrarse ante lo que sería la tabla de salvación de la economía: el endeudamieno externo que teóricamente le permitiría realizar inversiones reactivadoras, pero el clima enrarecido del sistema financiero internacional comprime el espacio de los potenciales acreedores cada vez más duros ante una economía nacional deprimida. En realidad esa ansiedad por endeudarse no responde a una pasión desarrollista sino a la presión de los grupos de negocios que han acumulado superbeneficios en estos últimos meses (exportadores, bancos, etc.) y que necesitan convertirlos en dólares, es la evasión de capitales y no la inversión productiva la que reclama endeudamiento externo.  

 

Conclusión: los dos motores de la salida de la recesión en la década pasada ha dejado de funcionar, las políticas que buscaban compensar el ciclo recesivo global han sido eliminadas por las clases dominantes, antes les habían sido útiles para restablecer la gobernabilidad y acumular beneficios ahora las han destruido porque frenaban su voracidad.

 

Es posible elaborar un modelo excesivamente abstracto de estabilización del proceso depresivo argentino bajo la forma de “economía de baja intensidad” o de “penuria”, es decir una estructura económica dual con un sector popular contraído y una elite parasitando sobre el primero (superexplotación de los trabajadores y otros saqueos a las clases medias y bajas). Ello permitiría mantener relativamente bajos niveles de importaciones que asegurarían (no siempre) saldos positivos de la balanza comercial destinados a pagar deudas externas. Estas últimas, además de llenar las arcas de las redes financieras, podrían ser utilizadas para bloquear peligros de implosión y de revuelta social operando como una suerte de droga dosificada destinada a preservar la reproducción del sistema.

 

Ese modelo económico siniestro necesitaría de manera ineludible del apoyo de un aceitado mecanismo de represión y degradación de las clases inferiores, se trataría de la instalación de un régimen neofascista acorde con la doctrina de la Guerra de Cuarta Generación (restringiéndonos a la realidad latinoamericana no está de más observar lo que ocurre en México o en países de América Central). Requeriría además de mucha estabilidad al interior de la articulación mafiosa, de la atenuación de las disputas internas ante un botín de volumen variable sujeto a numerosos factores de inestabilidad locales e internacionales.  Se trata de un escenario de muy difícil (pero no imposible) realización empalmando con tendencias depresivas globales acompañadas por el aumento de la volatilidad en mercados decisivos, la proliferación de guerras, los deterioros institucionales de los estados centrales, los derrumbes y crisis graves de estados periféricos y otros síntomas claros que describen a un planeta que se encamina hacia horizontes de alta turbulencia.  

 

El fantasma del 2001

 

El gobierno macrista se comporta como suelen hacerlo los llamados “sistemas caóticos” que a diferencia de los “inestables” (en desorden permanente) y de los “estables” (que tienden hacia el orden de manera irresistible), oscilan entre un polo ordenador, es decir un “atractor” neofascista y fuerzas que lo desordenan, que lo conducen hacia la crisis de gobernabilidad.

 

La marcha hacia la dictadura mafiosa está apuntalada por tres estrategias convergentes: la corrupción de dirigentes, la represión de las protestas sociales y políticas y el bombardeo mediático. Son operaciones de eficacia incierta circulando en medio del hundimiento económico y de la pugna de intereses entre grupos dominantes, se apoyan además en una base social reaccionaria cuyo núcleo duro impulsado por una euforia neofascista está incrustado en las clases medias y altas. 

 

La corrupción de dirigentes políticos y sindicales puede serle útil a corto plazo para imponer decisiones impopulares o frenar protestas pero desgasta a los corruptos, erosiona sus posiciones de poder reduciendo a no muy largo plazo su capacidad operativa, las hace cada vez más vulnerables ante el descontento popular. Es lo que se percibe en los primeros meses del gobierno macrista respecto de la compra de sindicalistas, diputados,  senadores y gobernadores.

 

La represión avanza, funciona un Ministerio de Seguridad subordinado al aparato de inteligencia de los Estados Unidos, han regresado las “policías bravas”, ha sido  dictado un “Protocolo” de represión de protestas populares, aparecen las primeras expresiones, aparentemente desprolijas, de represión ilegal. Pero no es seguro que esa estrategia de amedrentamiento tenga éxito, es posible que su efecto termine siendo el opuesto del que busca el gobierno, existe en Argentina una enraizada cultura de confrontación contra la brutalidad estatal que puede resultar un catalizador del desborde opositor.

 

El bombardeo mediático fue un instrumento decisivo de la llegada de Macri a la presidencia, tuvo una elevada eficacia atacando al gobierno y ampliando un vacío político que podía ser ocupado por opositores de derecha que se limitaban a denunciar al oficialismo  contraponiendo promesas vagas de felicidad futura. Ahora esos medios tienen que cargar con la compleja tarea de defender a un régimen claramente antipopular. En este nuevo escenario su eficacia es decreciente y el intento por compensar ese declive aumentando la presión mediática (de por si abrumadora) produce efectos de saturación y descrédito de dichas intoxicaciones hasta generar rechazos cada vez más fuertes.

 

Finalmente la base social neofascista puede se fanatizada al extremo por los medios de comunicación pero es casi imposible impedir que su área de influencia sobre todo en las clases medias se vaya reduciendo a medida que se prolonga la depresión económica, lo que terminará por deteriorar a ese sector reaccionario. 

 

En síntesis, el sistema dispone de instrumentos y apoyos sociales crecientemente vulnerables, su fuerza depende en última instancia del grado debilidad de su adversario: el espacio popular, si este se pone en marcha fortaleciéndose en la pelea el instrumental autoritario podría sufrir fisuras, desgarramientos cada vez más importantes, su inevitable centralismo operativo acosado por una marea ascendente de ataques, resistencias y repudios iría perdiendo vitalidad acentuándose sus contradicciones internas, el contexto global turbulento debería contribuir a dicho proceso.

 

Tarde o temprano la resistencia popular puede llegar a convertirse en ofensiva general contra el sistema, la acumulación de despliegues combativos de los de abajo produciendo repliegues en las élites dominantes terminaría por generar un salto cualitativo de grandes dimensiones, no sería la primera vez que ocurre ese fenómeno en Argentina aunque su aspecto y contenido puede llegar a incluir muchas novedades.

 

Obviamente el deterioro grave del gobierno macrista puede llevar a una remodelación del equipo presidencial (una suerte de “gobierno-de-unidad-nacional”) o a un cambio institucional de gobierno destinado a estabilizar la situación, aunque los mismos aún introduciendo medidas “sociales” más o menos audaces se enfrentarían a una crisis sistémica apabullante, mucho más grave que la de 2001 en un contexto global depresivo, una coyuntura de ese tipo difícilmente podría ser superada con aspirinas rosadas o de otro color.

 

Apenas llegó a la presidencia Macri lanzó a gran velocidad una andanada de decretos arbitrarios, desplegó de inmediato una ofensiva para asegurar el control derechista de los medios de comunicación, compró (o extorsionó) a dirigentes políticos y sindicales, redujo el poder adquisitivo de los salarios y las jubilaciones, lanzó una ola de despidos de empleados públicos, concretó enormes transferencias de ingresos hacia las elites dominantes, en suma: desplegó una blizkrieg destinada eludir las resistencias posibles antes de que estas se organicen. De todos modos no estaba en condiciones de imponer el gigantesco saqueo realizado mediante un sistema de negociaciones, el nivel de destrucción logrado en tan poco tiempo probablemente lo haya convencido de su éxito incitándolo a seguir avanzando.

 

La irrupción devastadora de las elites dominantes podría ser asimilada a la de un ejercito penetrando en un vasto territorio, al comienzo la ofensiva es exitosa, el efecto sorpresa, la explotación de debilidades locales, la contundencia del operativo, etc. permiten avances rápidos aparentemente irreversibles, pero poco a poco las víctimas empiezan a reaccionar acosando al invasor y el espacio simplificado por mapas e informes de especialistas se va convirtiendo en un sistema complejo, crecientemente incontrolable. La velocidad inicial de la sucesión de victorias que en un principio aparentaba ser la clave del éxito, empieza a ser percibido por el invasor como la principal causa de sus dificultades, la rapidez operativa genera fenómenos de inadaptación, de sobre-extensión estratégica que aumentan su vulnerabilidad llevándolo finalmente a la derrota, aplastado por una avalancha humana incontenible (recordemos lo que le pasó a Napoleón cuando invadió Rusia).

 

Macri podría terminar descubriendo que la realidad social argentina es mucho más compleja que lo que su visión de mafioso detectaba, que la cultura popular existe y se reproduce (maltrecha, golpeada pero existe), que los salarios no son como él dijo una vez “un costo más” que puede y debe ser comprimido al máximo como cualquier otro insumo sino el pago a seres humanos que piensan y se defienden, y finalmente que para un bandido no hay nada peor que otro bandido (los socios de hoy pueden ser los caníbales de mañana).



[1]    Horacio Verbitsky,  “La transparencia del sigilo”, Página 12, Buenos Aires, 27 de marzo de 2016.

[2]    Jorge Beinstein,”La ilusión del metacontrol imperial del caos. La mutación del sistema de intervención militar de los Estados Unidos y sus consecuencias para América Latina”, Seminario “Nuestra América y Estados Unidos: desafíos del Siglo XXI”. Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central del Ecuador, Quito, 30 y 31 de Enero de 2013. http://beinstein.lahaine.org/?p=516

[3]    Jorge Beinstein, art. cit.

[4]    Fuente: “Semiannual OTC derivatives statistics”, Bank for International Settlements (BIS).

[5]    Eduardo M. Basualdo, “La distribución del ingreso en la Argentina y sus condicionantes estructurales”, Memoria Anual 2008, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Argentina.

      Juan Kornblihtt y Tamara Seiffer, “La persistente caída del salario real argentino (1975 a la actualidad)”, Revista de la Bolsa de Comercio de Rosario, 2014,  http://www.bcr.com.ar/Secretara%20de%20Cultura/Revista%20

Institucional/2014/Septiembre/Pol%C3%ADtica%20Social.pdf

 

 


DE LA LEY BALA A LA LEY PEÑA

De Nuestros lectores

 


 

Tomás Oropeza B.

 

 

En medio de la peor crisis ecológica que se ha vivido en la capital del país, donde más de 20 millones de personas trabajan y  sobreviven respirando humos venenosos generados por más de 6 millones de automotores, cientos de aviones que aterrizan y despegan diariamente en el aeropuerto internacional de la CDMX y miles de fábricas que nadie menciona, pero que trabajan las 24 horas de todo el año contaminando aire, tierra y agua en uno de los mayores espacios urbanos creados por el capitalismo,  el gobierno, de Miguel Ángel Mancera no da pie con bola. Y el resultado es que el ex DF se ha convertido en un escenario de pesadilla para sus sufridos habitantes.

 

En este panorama que no podría ser más sucio e irritante, a finales de marzo los diputados de todos los partidos (excepto Morena) aprobaron en la Comisión de Gobernación  la Ley Reglamentaria del Artículo 29 de la Constitución Mexicana para normar las condiciones que le permitirían a Peña Nieto repetir en escala nacional lo que hizo contra el pueblo de Atenco hace 10 años, cuando envió a miles de policías a reprimir, torturar, violar mujeres y asesinar, para vengarse de los campesinos que habían derrotado a Vicente Fox, el presidente panista, en su intento por construir un enorme aeropuerto internacional  en sus tierras de cultivo. Demostración de fuerza, de clasismo y racismo que lo catapultó a la presidencia, por parte del PRI y una oligarquía dispuesta a todo, para hacerse nuevamente de Los Pinos.

 

Hay que hacer mención que unos días antes el sucesor de Peña en el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, hizo aprobar una ley que regula el uso de la fuerza pública en esa entidad, a la que decenas de organizaciones sociales, entre ellas el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra,  se oponen porque atenta contra las garantías individuales al anular el derecho a manifestarse, la libertad de expresión y  autoriza a la policía a usar armas letales contra quienes luchen por sus reivindicaciones mediante huelgas, marchas, etc.

 

Hace unos años, el gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, había logrado la aprobación de La Ley Bala, mediante la cual sus esbirros podían acribillar a mujeres y niños que "pusieran en peligro sus vidas", como hicieron en Chalchihuaplan donde asesinaron al niño Alberto Tehuatlie Tamayo.

 

Ahora sólo falta que ésta ley aprobada en la Comisión de Gobernación sea presentada ante el pleno de la Cámara de Diputados para que entre en vigor. Y lo más seguro es que ahí se repita el lamentable espectáculo donde todos los diputados –o casi todos- refrenden la Ley Peña, que suspende las garantías individuales y establece el estado de excepción, si un ejército extranjero osara poner su planta en suelo mexicano (¿para impedir la defensa de la patria?); si hubiese un desastre natural (terremoto, inundación, erupción volcánica); epidemias, perturbación grave a la paz (¿?) crisis económica que provoque disturbios (como la que ya se vive en el país) etc.

 

No cabe duda, la oligarquía mexicana y su narco estado saben que el México profundo, podría rebelarse. Y por ello está preparándose para un golpe de Estado legal.

Los recortes presupuestales a la educación, agricultura, salud, vivienda, etc., para el año próximo, los despidos masivos, el desempleo de millones de jóvenes, aunado a la inflación y la recesión económica, son caldo de cultivo para el muy justificable y creciente descontento social.

 

Peña Nieto y su gabinete han demostrado su ineptitud. La crisis económica que han agudizado con su necedad neoliberal, el crecimiento de la miseria y la concentración de enormes fortunas en manos de una burguesía parasitaria, no debe continuar

--


Publicado por Blogger en SINTESIS DE COYUNTURA el 4/05/2016 07:03:00 p.m

 

 

 


4ª. REFLEXIÓN ORTEGUIANA: ¿QUÉ TENEMOS PARA DAR?

De Nuestros lectores

 


 

 

 

Luis Villegas Montes

 

 

 

Con ésta prometo concluir, de momento, que conste, esta larga serie de reflexiones dedicadas al filósofo español. Leyendo el libro sobre Ortega,1 hay un párrafo que dice: “Arrancaba de las famosas preguntas de Mason de Morvilliers sobre lo que Europa debía a España, a la altura del último tercio del siglo XVIII, y es el narrador y alter ego de Pérez de Ayala, Alberto Guzmán, quien las contesta con el reticente e irónico escepticismo de su autor. Lo que España ha dado de sí, diga lo que diga Ortega, son troteras y danzaderas, amigo mío, troteras y danceras”.2 La razón de ser de esas líneas es lamentarse, precisamente, del grado de desarrollo de la España de principios del Siglo XX en la cápsula de esa pregunta venenosa de ¿qué le debe Europa a España?

 

Pues bien, esa pregunta tan simple: ¿Qué tenemos para dar? Constituye una llamada de atención, un hito, pues a partir de la misma y la respuesta que nos (le) demos, será posible establecer el rol que no toca jugar en la historia de nuestro Planeta. En efecto, la posibilidad de darnos, de volcarnos hacia el exterior, de ser con los otros y para los otros, así como el grado o la importancia de esa entrega, constituye un indicio de qué somos o de quiénes somos en el devenir de la humanidad. En la medida en que vengan hacia nosotros a preguntarnos, a consultarnos, a tomarnos como modelo de crecimiento (económico, político, social, etc.), será el grado de influencia que tengamos como pueblo en el desenvolvimiento del Orbe; y no me refiero, por supuesto, solamente a bienes o aportaciones materiales; el desarrollo moral de una nación, el florecimiento de una idea deslumbrante o extremadamente valiosa (la democracia ateniense, por ejemplo), están destinados a perdurar en la memoria del Mundo y a constituirse en auténtico paradigma de vida.

 

Pues bien, el tiempo que nos ha tocado vivir es uno singular. Desde hace décadas estábamos advertidos: En la sociedad por venir, “el conocimiento científico y técnico no sólo aumenta la capacidad de producción, sino que la rebasa rápidamente para influir de modo directo en casi todos los aspectos de la vida”;3 escribió Zbigniew Brzezinski, asesor de Jimmy Carter, en 1970; hace más de cuarenta años. “Lo que sigue –Escribió Alvin Toffler diez años después- comienza con la premisa de que lo que ahora está sucediendo es, ni más ni menos, una auténtica revolución global, un salto cuántico en la Historia”.4 Y agregaba. “Conectados con bancos, tiendas, oficinas públicas, con las casas de los vecinos y con el lugar de trabajo, estos computadores están destinados a remoldear no sólo toda la actividad comercial, desde la producción hasta la venta al por menor, sino también la naturaleza misma del trabajo, e incluso la estructura de la familia”.5

 

A México, ese aviso le pasó de noche. Los avances en materia de adelanto científico o desarrollo tecnológico son ínfimos, por no decir ridículos. El premio Nobel de economía, Joseph Stiglitz afirma que en los próximos años “la educación será aún más importante que antes. […] Para prosperar, para ser competitiva, América Latina debe modernizar sus habilidades y mejorar su tecnología”.6 En 1965, el organismo predecesor del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT), el Instituto Nacional de la Investigación Científica, señalaba que lo esencial y decisivo sería siempre encauzar con acierto el impulso de un pueblo, induciéndolo a despertar y activar en él una creciente y noble ambición por el progreso científico, una mayor autosuficiencia, un conocimiento más pleno de su realidad y un mejor control y aprovechamiento de ella en su propio beneficio: “La ciencia debe y puede además aprovecharse como participante vital en nuestra formación cultural, en nuestra actitud hacia la vida tanto individual como colectiva, como elemento poderoso para imponer la objetividad, la serenidad y la democracia en el tratamiento de nuestros problemas sociales y políticos”.7 A casi medio siglo de haberse pronunciado estas palabras, la ciencia y la tecnología mexicanas, como tales, prácticamente no existen. Así, en gasto doméstico bruto en materia de investigación y Desarrollo, México ocupa el último lugar de los países de la OCDE”.8 Además, ciertamente la tendencia ha sido a la baja; de ahí que no deba de sorprendernos el gasto en ciencia y tecnología, significativamente menor al de otras naciones; por ejemplo, comparado con Alemania, en términos del porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), México invierte menos de un 16% que aquel país; y no se hable de Japón, Corea o Suecia; comparativamente con los cuales, México invierte menos del equivalente al 14% en relación con los dos primeros, y menos de un 13%, con el último.9 Es decir, muy por debajo de la quinta parte de lo que ellos invierten.

 

Hace 15 años, Juan Enriquez Cabot escribió: “El Reto de México. Tecnología y Fronteras en el Siglo XXI. Una Propuesta Radical”.10 En él, el autor recuerda la frase de Winston Churchill pronunciada en 1953: “Todos los grandes imperios del futuro serán imperios de la mente”;11 sobre esta base, el autor señala: “Los países más ricos ya no requerían grandes depósitos de oro y diamantes… ni territorios extensos… ni millones de gentes… Necesitan educar a su población. Necesitan un liderazgo que permita construir. Necesitan atraer gente inteligente y emprendedora. Nada más”.[1]2 Eso explica el porqué países de dimensiones minúsculas, escasos recursos naturales y menor población, compitan con éxito en los mercados internacionales y sus naturales gocen de elevados niveles de bienestar, como sería el caso de Suiza, Kuwait, Austria, Singapur, Israel, Corea del Sur, Portugal, Malta, Trinidad y Tobago, Chile, Uruguay, Barbados, Gabón y Venezuela, cuyo ingreso per cápita, según BM, se sitúa por encima del de México.[1]3

 

Pues con la penita pero, a la pregunta “¿qué tenemos para dar?”, la respuesta es una lisa y llana: Chiles, tomates, cebollas y apenas un poco más.

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 

[1] GRACIA, Jordi. José Ortega y Gasset. Serie: Españoles eminentes. 1ª. edición (en México). Taurus y Fundación Juan March. México. 2015.

2 Ibídem. Pág. 152.

3 BRZEZINSKI, Zbigniew. Era Tecnotrónica. 1ª reimpresión. Paidós. Argentina. 1979. Pág. 34.

4 TOFFLER, Alvin. La Tercera Ola. Círculo de Lectores, Plaza & Janes. Colombia. 1980. Pág. 11.

5 Ibídem. Pág. 94.

6 OPPENHEIMER, Andrés. ¡Basta de Historias! La Obsesión Latinoamericana con el Pasado y las 12 claves del Futuro. Debate. México. 2010. Pág. 26.

7 Consejo de Especialistas para la Educación. Los Retos de México en el Futuro de la Educación. Autor. México. 2006. Pág. 55.

8 OCDE. Perspectivas OCDE: México Políticas Clave para un Desarrollo Sostenible. OCDE. México. 2010. Pág. 29.

9 Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT). Indicadores de Actividades Científicas y tecnológicas. Edición de Bolsillo México 2010. Autor. México. 2010. Pág. 30.

10 ENRIQUEZ CABOT, Juan. El Reto de México. Tecnología y Fronteras en el Siglo XXI. Una Propuesta Radical. México. Planeta. 2000.

[1]1 “The empires of the futures are the empires of the mind”.

[1]2 Juan Enriquez Cabot, op. cit. p. 37.

[1]3 Listado de ingreso per cápita por país, publicado por el Banco Mundial, con el título: “PIB per cápita (US$ a precios actuales)”; visible en el sitio: http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.CD Consultado el 22 de abril de 2013 a las 08.15 hrs.

 

 


3ª. REFLEXIÓN ORTEGUIANA: ¿EL “LOCO” DE TRUMP?

De Nuestros lectores

 


 

 

Luis Villegas Montes

 

 

          En la “Rebelión de las Masas”, escribe Ortega: “Hay un hecho que, para bien o para mal, es el más importante en la vida pública europea de la hora presente. Este hecho es el advenimiento de las masas al pleno poderío social. Como las masas, por definición, no deben ni pueden dirigir su propia existencia, y menos regentar la sociedad, quiere decirse que Europa sufre ahora la más grave crisis que a pueblos, naciones, culturas, cabe padecer. Esta crisis ha sobrevenido más de una vez en la historia. Su fisonomía y sus consecuencias son conocidas. También se conoce su nombre. Se llama la rebelión de las masas”.1 Y párrafos después, agrega: “Delante de una sola persona podemos saber si es masa o no. Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo -en bien o en mal- por razones especiales, sino que se siente ‘como todo el mundo’ y, sin embargo, no se angustia, se siente a saber al sentirse idéntico a los demás”.2

 

          Estas líneas son ilustrativas del pensamiento de Ortega, reflejan de buena manera el planteamiento medular de la obra y, sobre todo, constituyen una explicación a muchas de las desgracias de nuestros días; a saber, la masa, en pleno, como detentadora del poder público; pero como esto es imposible por definición, es forzoso que éste recaiga en personas ordinarias. Hombres y mujeres que, incapaces de valorarse a sí mismos, tanta su simpleza y mediocridad, se conforman con vivir sumidos en su mezquina vulgaridad, en su indolente pequeñez, en su palmaria insignificancia; sólo atenta a su apetito voraz de todo: Bienes materiales, reconocimiento, honores, etc.

 

Empero, ese no es el problema, el problema es que ese es el talante, generalizado, de los ciudadanos del Continente Americano -por lo menos- y, por ende, de nuestros gobernantes porque, todo sea dicho, éstos no caen de los árboles ni se dan en ellos. Los líderes políticos, en su mayoría, son una eclosión de la sociedad en que habitan.

 

Pues bien, pensar que el aspirante republicano a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, es un pobre “loquito”, no sólo constituye una soberbia estupidez, sino que ignora la raíz del problema: Por una parte, que Donald Trump no está solo. Donald Trump representa una porción del pueblo norteamericano; una significativa porción del mismo, que lo apoya con entusiasmo, como lo demuestra el hecho de que el precandidato posee el 39% de la intención de voto en su Partido, según una nueva encuesta de NBC News del mes pasado.3

 

Un “loquito” similar incendió Europa en 1939. Si alguien piensa que Hitler fue capaz de hacer lo que hizo porque era un estupendo orador o porque tenía una “personalidad magnética” no solo es un perfecto idiota, sino un completo ignorante. El mayor mérito de Hitler no fue, en lo absoluto, convencer a los alemanes de que era necesario emprender la guerra; su mayor mérito -y no es poca cosa-, fue encarnar el acendrado nacionalismo del pueblo alemán todavía resentido -20 años después- por el Tratado de Versalles y la derrota sufrida tras la “Gran Guerra”, “leer en su alma” y obrar en consecuencia. Y conste que los orígenes de Hitler son todavía más oscuros que los de Donald Trump; un personaje polémico, popular y, para colmo, multimillonario; quien además, cuenta con unos recursos económicos y herramientas mediáticas ingentes que el Führer ni siquiera podía haber imaginado; aunque, todo sea dicho, sí le haya hecho su luchita.

 

Donald Trump es un peligro para América Latina porque encarna el sentir de una fracción del pueblo estadounidense, quizá aquella xenófoba, racista e imbécil, que increíblemente parece ignorar o por lo menos no ser consciente, de que los orígenes de aquella nación (si “nación” puede llamársele a ese mosaico de culturas, etnias, lenguas y creencias) se encuentran en la riqueza de su diversidad a la que contribuyeron gente procedente de los cuatro continentes: Sajones, ingleses, nórdicos, sí, pero también asiáticos, latinos y negros, una multitud de personas, millones de seres humanos, de hombres y mujeres de toda laya y condición que constituyen el germen de la sociedad norteamericana de hogaño.

 

Trump y sus seguidores constituyen el mejor ejemplo de esa masa mediocre de la que se lamentaba Ortega; ahíta de satisfacciones materiales, pero vulgar en el fondo; incapaz de una reflexión profunda que los afiance en su singularidad, en su unicidad; y la propia de los Estados Unidos, la más característica tal vez, es ese crisol de razas de la que emerge, poderoso, el mito del “Sueño norteamericano”. Imbéciles cuantos piensan que los mexicanos o, para el caso, los latinos, han ido empobrecer a la orgullosa Norteamérica; la cual le debe tanto a México, empezando por la mitad de su territorio.

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

  

 

[1] Énfasis añadido. ORTEGA Y GASSET, José. La rebelión de las masas. México. 2010. La Guillotina. Pág. 10.

2 Énfasis añadido. Ibídem. Pág. 16.

3 Portal de Telemundo; visible en el sitio: https://www.telemundo.com/noticias/2016/02/26/trump-y-clinton-lideran-las-encuestas-nivel-nacional Consultado el 29 de marzo de 2016 a las 08.00 hrs.

 

 


2ª. REFLEXIÓN ORTEGUIANA: LA VICTORIA DE ORTEGA

De Nuestros lectores


 

 

 

Luis Villegas Montes

 

  

 

He escrito ya sobre esa conmoción que ha producido en mí la lectura José Ortega y Gasset.[1]

 

Escribe el autor (cuya obra ha sido calificada como “la mejor biografía de 2014”2) en la contraportada: “Esta biografía narra numerosas batallas, pero sobre todo dos: la primera es la de Ortega contra todos; la segunda es la de Ortega contra Ortega mismo. Las dos son fulgurantes y en las dos pierde Ortega”. Esta derrota se explique, quizá, por las altas expectativas que el propio Ortega tiene de sí mismo: “Esta es la historia de una frustración y es también la historia de un éxito insuficiente”,3 así comienza la biografía. Y agrega luego en una entrevista: “La frustración es el incumplimiento de los horizontes más altos que Ortega fragua sobre sí mismo, porque son altísimos y, por tanto, condenados al fracaso. Por otra parte, es inequívoco que él sabe que ha conquistado un éxito instantáneo desde el momento en que abre los ojos a la vida. Es alguien en quien todo el mundo deposita la noción del éxito pero no por lo que va a hacer, sino por lo que ya es; y sin embargo, esa repercusión, percepción o evidencia del éxito de la obra intelectual o institucional y política de Ortega es insuficiente para satisfacer la noción que él se asigna a sí mismo como deber”.4 A caballo con esta visión de las cosas, tenemos que Ortega era un hombre “insultantemente inteligente” y “una máquina de pensar infatigable”.5

 

Sin embargo, la biografía, excelente, bien escrita, amena, inteligente, también nos muestra un lado más humano de Ortega; entre ellos, su relación, plagada de equívocos, con Victoria Ocampo. Una dama de la alta sociedad bonaerense que desde el primer instante cautivó al filósofo por su belleza e inteligencia. Aquí, algunos párrafos tanto del libro como de una carta que le escribe él a ella en el mes de febrero de 1930:

 

ü  “Me aterra entrar en el tema (la vida misma de cada uno) porque es enorme. Es enorme porque lo característico de eso que se llama Vida, la Tuya, la Mía, la de Cada Cual -la vida es una realidad a la que es esencial ser siempre Alguien- es existir en un mundo determinado inexorablemente, en este de ahora. Tu Vida depende de lo que en el mundo pase y de lo que el mundo sea. Tú no eres más que uno de los dos grandes ingredientes de tu Vida: el otro es el Mundo. Por tanto yo no puedo en serio hablarte de tu Vida sin hablarte del Mundo”;

 

ü  Una vida acierta cuando vive hacia, con y de lo más auténtico y sustancias de cuanto pasa y es en esta hora el mundo. Es inútil que tú seas admirable si no vives lo sustancial de tu época. Para esto tu vida tiene que dejar de resbalar sobre el mundo (divertirse, ver, oír, tratar, encapricharte) -tiene, por el contrario, que hincarse en él-. Ahora bien, por determinadas coincidencias, en estos momentos en que el mundo está, él por sí, en crisis radical acaece que la sustancia del mundo no tiene nada que ver con su superficie”;

 

ü  “Me darás la razón sin más que formalizar tu propia impresión de lo que te rodea. Ves con evidencia que eso es todo liquidación de una realidad fenecida, fantasma y larva de un pretérito. Pero no es menos evidente que alguna otra realidad se estará preparando. Esa realidad será el Mañana próximo. Y tienes, sin remisión, que decidirte: o resbalar por el Hoy o disponerte a llegar tú plenamente con el mañana. Toda la vida actual está en sus últimos minutos y rápidamente se incorpora otro tipo de vida radicalmente distinto. Pero, claro es, precisamente porque será lo que mañana triunfe no se encuentra esa nueva vida en la calle ni en los escaparates. Dar con ella supone trabajo, esfuerzo, adscripción, vocación -no diversión-. La vida “actual” está ahí, ya hecha. Por eso cualquiera puede verla, usarla, gozarla, saber quién es y qué es. La otra se está haciendo, su realidad es su hacerse y sólo se la ve haciéndola, es decir, sumiéndose en ella, en sus problemas, en sus iniciaciones, adoptándola como destino”, y

 

ü  “Me aburro de escribirte todo esto cuya aclaración y concreción -únicas cosas que pueden extirparle ese aire vago, sibilino- sólo larguísimas conversaciones podían traer. Me aburro de mi carta. Me voy de ella. Adiós, entrañablemente tuyo

Ortega”.6

 

Sin embargo, la lúcida pasión de estos párrafos no fue correspondida como Ortega esperaba (y quería): “Ella, en cambio, era capaz de enamorarse del talento de un hombre, pero incapaz de transformar en amor de orden sexual este enamoramiento si el aspecto del genio, por genio que fuese, no le entraba por los ojos y no respondía a una afinidad de orden físico, no metafísico. Y él no fue suficiente para arrebatarla de su amante Julián y mover en Victoria Ocampo ‘otras zonas de mi ser’, de modo que ‘no pasaría las fronteras. Esto ocurrió con Ortega’”.7

 

Al final, escribe Ortega del amor: El “verdadero amor se arrastra siempre ulcerado e incumplido. Todo el que ha amado y sabe apartar las descripciones convencionales para mirar de frente a su interior enamorado se da cuenta de que la pasión no le fue impuesta sino que hubo un claro momento en que fue libremente aceptada. Los grandes amores suelen nacer de un golpe y de una buena vez, pero es mentira que sea ineluctable. Todo lo contrario: lo vimos claramente ante nosotros abrirse como una sima incendiada y un abismo de martirio y en pleno goce de nuestro albedrío resolvimos arrojarnos en él. Aparece en realidad como una terrible y serena decisión de padecer”.8

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 

[1] GRACIA, Jordi. José Ortega y Gasset. Serie: Españoles eminentes. 1ª. edición (en México). Taurus y Fundación Juan March. México. 2015. Págs. 90 y 176.

2 Artículo suscrito por María Ibáñez, publicada el 30 de diciembre de 2014, con el título: “Ortega y Gasset’ de Jordi Gracia, la mejor biografía de 2014”; visible en el sitio: http://www.actualidadliteratura.com/ortega-y-gasset-de-jordi-gracia-la-mejor-biografia-de-2014/

3 GRACIA, Jordi. Ibídem. Pág. 15.

4 Artículo suscrito por Mario S. Arsenal, publicada el 11 de junio de 2014, con el título: “JORDI GRACIA: ‘TODO ORTEGA ES UNA BOMBA DE RELOJERÍA’; visible en el sitio: http://revistadeletras.net/jordi-gracia-todo-ortega-es-una-bomba-de-relojeria/

5 Artículo publicado el 22 de mayo de 2014, con el título: “Luces y sombras del filósofo Ortega y Gasset”, publicada por el periódico español El Universal.

6 Carta publicada el 17 de noviembre de 2014, en la revista Nexos. Énfasis añadido.

7 GRACIA, Jordi. Ibídem. Pág. 245.

8 Ibídem. Pág. 257.

 

 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 1182

 

Gotera

    Piedad.
    ¡Una limosnita de voto por el amor de Dios!
    Un votito para este atribulado candidat@ que sufre y no duerme en busca hacer el bien al por mayor.
    Con su ropita gastada, desteñida, van los humildes aspirantes de zapatos empolvados en busca de puertas como espejos de cuerpo entero.
    Por su indumentaria, habrá quien los confunda con sí mismo. O con mendigos, otros (alguien más, con méndigos), pero no, lo que ocurre es que, para estar a tono, se han camuflado de gente.
    Pantalones de rodillas emblanquecidas, camisas decoloridas y blusas raídas son las preferidas, las que mas rápido desaparecen por estos días de los mercados de garras.
    Los segunderos no dan abasto, son muchos los candidatos y pocas las pacas.
    Y ahí disfrazados de iguales, van por las aterradas calles, cual ejército de kamikazes de la democracia, dispuestos a ofrendar su vida en aras del pobrerío.
    Pocos serán los que del modesto capullo muden al colorido traje y hagan el vuelo de la mariposa, y entonces sí...a chiflar su mauser (guanmortaim) los herederos de la sopa de estrellitas.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

GABRIEL, EL TRANSGRESOR FESTIVO

Víctor M. Quintana Silveyra

 

De Gabriel Borunda pueden y se van a recordar muchos aspectos: su talento literario; su impresionante erudición; su desenfado desafiante de lo establecido; su pedagogía para hacer de los talleres literarios una experiencia de disfrute y liberación de la creatividad personal, su ironía, a veces muy fina, a veces hasta soez. De esas cualidades muchos pueden escribir y decir.

Yo quiero recordar en  estos momentos en que nos ha dejado dos series de experiencias que pudimos compartir con Gabriel,  que tal vez no se conocen mucho.



Más Palabra

La Nota Nostra

¡Ah pa bromitas!

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Lo conocí hace ya muchos años, llegó de Zacatecas a buscar fortuna en esta ciudad, y al parecer lo logró. Se llamaba Agustín y le perdí la huella ya que se fue a vivir a los Estaites Naites. Con toda la tambora zacatecana en la cara guardaba en su haber la inocencia de un pueblerino venido a más, caía bien nomás de verlo. Ocupó un lugar en la cuadrilla de topógrafos, integrada por gente muy ruda, que vivía jornadas laborales sumamente intensas y desgastantes ya que su trabajo era bajo el incandescente sol de Ciudad Juárez. Quien haya estado acá en los meses de julio o agosto sabrá que a eso del medio día comienza a planchar la bruja y es casi imposible mantenerse afuera o en una habitación sin aire acondicionado. Siendo esta ciudad un desierto el sol arremete con una furia parecida a la del desierto de Sahara.  La piel se te estira y se reseca y todo comienza a derretirse en tu cuerpo, hay que bañarse a diario porque ya a las cinco, los calzones están hechos chicle.

 

Más nota

Mediometro

Por qué el priista Teto Murguía por 3ra vez tras la alcaldía juarense
Por su magnífico anterior desempeño
No había otro gallo menos peor
Es garantía de triunfo
Es su premio de consolación
Amenazó con candidatura independiente
Juárez no se merece otra cosa
Centaveó a los dirigentes
Chantajeó con desviar votos a la oposición
     Resultados

DesdeJuárez

Carta a Gerardo

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Gerardo:

Recibí tu mensaje y tus bendiciones. Sabes que soy muy escéptico en el aspecto religioso y que sólo busco a dios cuando me conviene por eso agradezco las bendiciones de manera especial.

Respondiendo a tus preguntas. Sí, me he cuidado la diabetes y sí, sigo con mis vicios de beber y fumar, pero ahora soy moderado. Mis hijos están bien. Sofía me sorprende por su sociabilidad y capacidad de razonamiento; Hernán es raro, habla muy feo el inglés, pero lo lee perfectamente, ha leído los tres tomos de El Capital y en ocasiones lo veo ensayando alemán y escribiendo el alfabeto ruso. René, ese chico sabes que es una combinación de timidez y osadía que lo llevan siempre al límite, de lo que sea, pero al filo de la navaja.


Mas Juárez

chileKNqueso

La tortura y su arraigo cultural

 

Francisco Flores Legarda


“Dijo – Dios, haz que nada
tenga que no sea mío – Y se esfumó. –

Jodorowsky


Con el surgimiento de la CNDH y la suscripción de tratados internacionales, la tortura ha tratado de ser erradicada de nuestra realidad nacional.

Hace días, se presentó a la opinión pública, un documento ejecutivo que revela los resultados del llamado Diagnóstico Nacional de la Percepción de la Población sobre la Práctica de la Tortura, que fue realizado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, a cargo de Verónica Cervera Torres y la Universidad Nacional Autónoma de México, a través del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Los resultados son muy interesantes ya que permiten comprobar que la práctica de la tortura tiene un hondo arraigo cultural dentro de nuestra sociedad y en consecuencia, una parte importante de la población, justifica su práctica.

Durante los tres siglos de la Colonia, la tortura fue practicada como método de investigación y castigo por la Santa Inquisición. Se pensaba que el diablo penetraba en la conciencia de algunos hombres y eso los llevaba a ser pecadores, delincuentes y contrarios a las ideas religiosas que profesaba la Iglesia católica.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2016, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com