cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

¡Juangrabiel en Juárez!

 

Carlos Murillo González


Panem et circenses
Juvenal
 

La despolitización social es un hecho, como lo es la desaparición de mujeres y el feminicidio. No es un mito, como pretende el gobierno del estado, el empresariado y los medios de comunicación de Chihuahua para aparentar la “buena imagen” de Ciudad Juárez.


Más Trasfondo

 

Juego de Ojos

(IV y concluye)
Política exterior y política interior


Miguel Ángel Sánchez de Armas


La expropiación petrolera de 1938 fue sin duda el episodio cimero en la construcción del nacionalismo mexicano después de la Revolución y uno de los sustentos ideológicos y programáticos del moderno Estado mexicano. En materia de política exterior, redefinió la naturaleza de la relación con los Estados Unidos y con el mundo en general e influyó en las determinaciones jurídicas sobre los recursos naturales en los países de América Latina. Fue un paradigma que contuvo casi todos los elementos que después se encontrarían en otras manifestaciones nacionalistas, muchas de las cuales se modelaron más o menos conscientemente en la experiencia mexicana. Al mismo tiempo fue particularmente dramática precisamente por haber sido el primer suceso de esa naturaleza: la expulsión de empresas petroleras extranjeras de un país subdesarrollado en nombre de la soberanía nacional. El ejemplo mexicano facilitó la consumación de expropiaciones en otras latitudes.
 


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

CARNE, BRONCE Y PLOMO


Leobardo Alvarado


Una niña y dos niños nos enseñan no el cobre de esta sociedad, sino el bronce, el hierro y el plomo como símbolos del camino por el que Ciudad Juárez se está conduciendo.

La niña NoemiÁlvarez fue encontrada en una regadera de un albergue en esta ciudad el 11 de marzo del año pasado. Entonces, la información que se dio a conocer es que se suicidó ahorcándose. Noemi es-era-fue una niña de origen ecuatoriano y de raíces indígenas que buscaba llegar con sus padres que estaban trabajando en Estados Unido


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Hacia el estancamiento económico secular?

Germán Gorraiz Lopez

Según la OIT, desde que se inició la crisis habría 30 millones de desempleados más en el mundo y para el 2.019, el número total de desempleados sería de 213 millones (6% de la población activa) aunado con un déficit de 65.000 millones de dólares en los presupuestos de los países pobres y con cerca de 44 millones de personas viviendo en la absoluta pobreza según Intermón Oxfam, por lo que la Reunión Bianual de Primavera que celebran el Banco Mundial y el FMI en Washington debería tener como objetivos impulsar la frágil e incipiente recuperación económica global, promover una capacidad productiva diversificada y garantizar una evolución equilibrada de los ingresos . Sin embargo , la crisis de Deuda Soberana de Grecia, la inestabilidad financiera de EEUU y la posibilidad de una subida de tipos de la Fed para el 2016 serán los temas estrella de la reunión para evitar que la crisis sistémica no acabe lastrando la incipiente y frágil recuperación económica mundial y desemboque en escenarios de estancamiento económico secular (secular stangantion), ya que el fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos.
 


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

APOYEMOS A CARMEN ARISTEGUI

De Nuestros lectores

 

 


Tomás Oropeza Berumen

 

 

En toda sociedad fundada en la explotación de la mayoría por una minoría dueña de los medios de producción, la información y el conocimiento son poderosas armas en manos de quienes las controlan.

 

En México casi todos los medios de comunicación e información son propiedad privada de la oligarquía que dirige el país valiéndose del aparato estatal y el gobierno. La información de lo que ocurre en el país y el mundo es controlada y distorsionada por las agencias informativas (casi todas norteamericanas) que emiten por  televisión, radio,  prensa impresa e Internet mentiras para llevar a cabo la manipulación de masas que mejor convenga a sus intereses.

 

Por ejemplo en los noticiarios de MVS,  XEW, Radio Red, Formato 21, TV Azteca, etc. desde hace años desarrollan una campaña contra los profesores de educación básica que resisten la reforma educativa neoliberal y privatizante. Los Ciro Gómez Leyva (El Universal)   Loret de Mola (XEW), López Dóriga (Televisa) , Luis Cardenas (MVS), Lolita Ayala (Televisa) Javier Alatorre (TV Azteca)  y demás cabezas parlantes los llaman vándalos, delincuentes, perezosos, etc. A los estudiantes y obreros que se manifiestan exigiendo democracia sindical, aumento de salarios o mejor educación los catalogan de seudoestudiantes, perezosos, irresponsables.

 

Periódicos como La Prensa, La Razón, Reforma, Milenio, etc., a todo el que defiende los intereses populares  y recursos naturales frente a las grandes corporaciones capitalistas extranjeras o “mexicanas” se les  acusa de  desestabilizadores, terroristas, y demás términos que los convierten a  ojos de los lectores, escuchas y televidentes en terribles criminales.

 

A los banqueros parásitos y ladrones,  capitalistas explotadores y políticos corruptos, los llaman la clase dirigente, emprendedores, y los pintan como verdaderos héroes y benefactores de la humanidad. Nos dan una visión falsa, invertida,  de la realidad  para confundir y manipular al pueblo a su antojo.

 

Y cuando desde una de esas radiodifusoras o periódicos  alguien se atreve a informar de los robos que cometen contra el erario público los gobernantes, del derroche y lujo en que viven mientras la mayoría de los mexicanos padece de miseria, de inmediato la pandilla que gobierna al país busca suprimirlo. Ejemplo de esto son las decenas de periodistas asesinados en los años  recientes, porque se atrevieron a denunciar la corrupción de gobernadores, el contubernio de policías y delincuentes, etc.

 

Los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Estado, como la desaparición forzada de 43 normalistas de Ayotzinapa, aparecen en  la nota roja de  la mayoría de la prensa impresa o de comentarios frívolos en los noticiarios para los cuales los mexicanos tendríamos que acostumbrarnos a estos acontecimientos, a “superarlos” y aceptar  la “verdad histórica” de polizontes corruptos que encabezan la PGR.

 

Este crimen, junto a la masacre cometida por el ejército en Tlatlaya, estado de México, o los  escandalosos asuntos de la Casa Blanca que virtualmente le fue obsequiada a la primera dama por el Grupo Higa a cambio del contrato para construir el ahora frustrado proyecto de un tren bala que iría del DF a Querétaro; o la red de prostitución del jefe del PRI en el DF,  fueron  investigados  y dados a conocer  por la periodista Carmen Aristegui y su equipo  en el noticiero transmitido por MVS, cumpliendo con su deber de informar a los mexicanos de asuntos que nos incumben a todos, poniendo al descubierto la tremenda corrupción y el carácter autoritario del régimen de Enrique Peña Nieto y de todos los partidos que conforman el entramado gubernamental mexicano.

 

Por ello los dueños de MVS, concesionarios de una frecuencia radiofónica que en rigor es propiedad del pueblo mexicano, la han reprimido, despidiéndola de su empleo. Pero tal injusticia ha provocado un amplio repudio y movimiento de solidaridad con Carmen Aristegui, quien sin duda es víctima de una venganza  ordenada desde Los Pinos por atreverse a indagar y sacar a la luz pública algunos de los secretos de las cloacas del régimen.

 

La represión gubernamental a esta valiente reportera está demostrando que el gobierno de Peña Nieto no puede tolerar  el periodismo que simplemente cumple con el deber de informar con veracidad. La clausura del noticiero de Aristegui es un golpe a las pocas libertades democráticas de los mexicanos. Por ello debemos exigir que se le reinstale en su noticiario. Su despido fue injustificado, eso lo sabe cualquier abogado laborista, porque los dueños de MVS actuaron arbitrariamente violando el contrato que mantenían con Aristegui. Llegando al absurdo de elaborar un nuevo reglamento para someter a un control fascistoide la actividad de todos los reporteros de esa empresa.

 

Exijamos respeto a la libertad de expresión ejerciéndola también con nuestros propios medios, sin depender del capricho del gobierno. Para ello debemos ser conscientes de que en la guerra que hoy libra la burguesía y su Estado contra el pueblo mexicano, los trabajadores, campesinos, indígenas y estudiantes, debemos crear nuestros propios medios de comunicación escritos, radiofónicos y en el Internet, para difundir nuestra concepción del mundo, para organizarnos y luchar por un cambio revolucionario en México./ Tomás Oropeza B.

 

 

Tadet Economía

sintesis2008@gmail.com

 

 

 


Marcha del Silencio

De Nuestros lectores


  

 

Jaime García Chávez

 

 

 

 

¿Para qué hablarle a un gobierno que no sabe, no puede y no quiere escuchar? La pregunta encuentra una respuesta para explicar el por qué en Chihuahua el diálogo de la sociedad con el gobierno es imposible. No se puede conversar con el que, de inicio, te dijo que el poder es para poder, y la deriva de todo esto son los hechos que expresan la caducidad de la grandilocuencia de un gobierno encabezado por un mitómano.

 

No son pocos los que nos han cuestionado por qué organizar una marcha en silencio y el cuestionamiento es correcto: hay que expresar las razones, al menos las mías. El silencio como tema es difícil de abordar, lo reconozco. Algunos lo han hecho privativo de la poesía, pero creo que puede llevarse igualmente al terreno de la política, ya que un discurso –parafraseando a Carlos Monsiváis– debe contener al mismo tiempo los sonidos del silencio y los de la voz alta. Me explico: aquí el silencio es lo que resultará sonoro, porque a final de cuentas no es más que otro nombre de lo real, de lo que tenemos; en tanto que lo real no se agota en un simple nombre: el pronunciar César y su corrupción no lo dice todo, porque invocar ambas palabras provoca el reconocimiento de una realidad con mayor hondura, que se enraiza en un régimen de abuso en el que la política se troca en delito y el delito en la vía más rápida para el enriquecimiento exponencial que sienta la base para la reproducción de un poder que luego aparece incontrastable.

 

Desde aquí resulta lógico deducir que el silencio del espíritu puede redundar en sabiduría para encausar la fuerza del pueblo. Esto no riñe con la idea de que hay siempre que interpretar las cosas, hablar siempre, sugerir o imponer significados. El silencio ayuda a reconocer en el viento que respiramos los anhelos de una sociedad harta de los agravios, porque sin duda los ríos más silenciosos siempre resultan ser los más profundos. Un ejemplo: a la hora del Centenario de la Independencia, Porfirio Díaz fue recibido en Chihuahua con arcos de triunfo, desde la primera estación del ferrocarril hasta llegar a Ciudad Juárez, y el río profundo donde estaban los rancheros, los olvidados, los agraviados, los condenados, muy pronto se levantaron en armas y obligaron a la renuncia del anciano dictador.

 

Unión Ciudadana, al convocar a la Marcha del Silencio, recuerda esto:

 

La voz alta…

 

Ésta se encuentra en la denuncia penal presentada ante la Procuraduría General de la República contra César Horacio Duarte Jáquez, gobernador del estado, Jaime Ramón Herrera Corral, secretario de Hacienda y Carlos Gerardo Hermosillo Arteaga, actual candidato del PRI a una diputación; en la insurgencia que llevó a un nutrido manojo de hombres y mujeres que apelaron a su ciudadanía, despojándose previamente del miedo paralizante; en el Punto de Acuerdo de un senador comprometido con su pueblo, que planteó que esa parte del Congreso de la Unión exigiera la investigación de César Duarte, para cerrarle el camino al pacto de impunidad y corrupción que sustenta a la clase política decadente, hoy en el poder. Esta voz alta se escuchó en todo Chihuahua el 28 de noviembre en el Auditorio Municipal, se replicó en Cuauhtémoc, Creel, Ciudad Juárez, Ciudad de México, Ojinaga, Madera, Parral, Jiménez y crece bajo la divisa de que es un movimiento que no lo para nadie. Decidida a no recibir afrentas, la misma voz rechazó la camorra y la provocación el 28 de febrero a las puertas del palacio de gobierno en la capital chihuahuense; se ha escuchado en discursos, videos, volantes e infinidad de artículos, y si no ha sido mayormente escuchada es por la complicidad de los medios de comunicación, vendidos al poder y preconizadores del silencio pernicioso que aliena a la sociedad.

 

Por voz no ha quedado, ni quedará. Se trata de sonidos que aglutinan porque, más allá de su exactitud o coherencia, van rubricados con la bandera de la honestidad y la honradez. Unión Ciudadana es invencible porque no va a claudicar nunca y esa voz por eso es potente y vigorosa.

 

La del silencio…

 

Marchar en silencio no es la expresión de la mansedumbre de la sociedad finalmente sometida. No es el progresivo y masilento paso con que abre y cierra la película El huevo de la serpiente, de Ingmar Bergman. Se quiere expresar que aún sin hablar, con la simple expresión corporal, de las bocas amordazadas, las lágrimas en los ojos, la rabia contenida, se le puede decir a la tiranía que ya nos hartó, que no la queremos, que deseamos que se vaya y que estamos dispuestos a lograrlo. También es la oportunidad para repensar nuestro momento, en el sosiego y el silencio que requiere la reflexión, sobre una perspectiva profunda y posible para un país que ya no quiere vivir en la corrupción política y que ha optado por reivindicar el Estado de Derecho en toda su extensión y, sobre todo, el establecimiento contundente de la rendición de cuentas, entendida como la posibilidad de fincar responsabilidades a quienes encabezan las instituciones de la república, sean o no de elección popular.

 

El silencio es hoy, este sábado 18 de abril en la ciudad de Chihuahua, sinónimo de que el instrumento popular ha alcanzado el suficiente temple para emprender la batalla. Si alguien lo confunde con renuncia, mansedumbre, abdicación, sosiego obsequioso y arreo de banderas, allá ellos. Sólo es ese momento en que la vergüenza (Karl Marx, Octavio Paz) ya es una revolución, por ser una especie de cólera replegada sobre sí misma y porque cuando todos se avergüenzan, es como el león –en ese momento en silencio– que se dispone a dar el salto.

 

Y si el silencio sólo sirviera para reflexionar lo que estamos haciendo, su pertinencia ética, bienvenido. Nunca olvido lo que un día Jesús de Galilea le dijo al fariseo Nicodemo, miembro del Sanedrín: “No sabes de dónde viene el viento, ni a dónde va”.

 

Pero como en esto lo que se debate son cosas del pueblo, tengo la certidumbre que el viento que corre, no sólo por Chihuahua sino por el país entero, viene de la energía de una sociedad, desconfiada del poder, previsiblemente desobediente, que ha dicho ¡basta a la corrupción! y que barrerá –ese es su destino– con el régimen de impunidad a que tienen sometida a la nación, a la república.

 

No estamos aturdidos: emplearemos, sin duda, la voz alta cuantas veces sea necesaria y agitaremos el filo del silencio cuando sea oportuno. Ya la dijo el viejo sabio de la Grecia legendaria: “Hay que poner a las palabras el sello del silencio y al silencio el sello de la oportunidad”.

–––––––––––––

Mensaje dirigido con motivo de la Marcha del Silencio, el sábado 18 de abril de 2015, en la Plaza de Armas de la ciudad de Chihuahua.

 

 

http://jaimegarciachavez.mx/?p=2819

 

 


ENDEUDAR MÁS A JUAREZ? Y LOS REGIDORES…

De Nuestros lectores

 

 

PUNTUALIZANDO

 

 

Abelardo Valenzuela Holguín

 

 

En la pasada sesión de cabildo se aprobó por mayoría de votos un tema muy importante y delicado para los juarenses, que tiene que ver con dejar en un estado de indefensión a futuras administraciones por el incremento de la deuda y el desaseo financiero en el actual gobierno local.

 

Hasta hoy, no se ha escuchado una posición clara y firme de los miembros del H. Ayuntamiento respecto a este asunto tan delicado, solamente se reservaron a votar un proyecto de renovación de luminarias sin una corrida financiera clara y transparente, sin un proyecto técnico autosustentable, medible y auditable.

 

La ocurrencia de sustituir las luminarias actuales vía un préstamo de alrededor de 350 millones de pesos aproximadamente, es absurdo e irresponsable, pero resulta más ofensivo cuando la propuesta implica el que lo paguen las próximas  dos administraciones municipales.

 

Las condiciones financieras del municipio en su gasto corriente y su gasto de inversión ya incluidos los recursos del FORTAMUN Y FISM son verdaderamente delicados para cualquiera que los analice con sentido de responsabilidad, por eso se esperaba una acción más contundente por parte de los regidores, ante esa pretensión, misma que no fue así.

 

Cuál será la apuesta del Presidente Municipal para empujar esa delicada e irresponsable ocurrencia de solicitar un endeudamiento de esas dimensiones? Ya que se trata de un crédito que trasciende su administración, es decir gastarse el  dinero que deben  pagar  los siguientes alcaldes.

 

Una vez que el cabildo voto por mayoría de votos a favor de endeudar más a Juárez, ahora le corresponde al Congreso Local y sus diputados aprobar o desechar dicha medida que va en claro detrimento de las finanzas municipales por el endeudamiento que esto implica, sobre todo si tomamos en cuenta lo devastador que fue el PMU en materia de finanzas sanas para el gobierno municipal.

 

Hay que puntualizar que la participación ciudadana es vital para frenar cualquier acción de gobierno, y en este caso en específico no podemos ser indiferentes a lo que acontece en el quehacer público con nuestros gobernantes, aún existe otra instancia superior que es el Congreso Local y otras herramientas jurídicas para detener esta acción tan primitiva.

 

Por último hay que puntualizar que las políticas públicas que les generan más endeudamiento a los gobiernos, son cada vez más obsoletas, ya que en la actualidad existen muchos programas públicos y privados que te permiten generar proyectos autosustentables, sin recurrir a la deuda directa.

 

Por todo eso, es muy lamentable y criticable la postura de los regidores que votaron a favor, como también lo es no puntualizar lo devastador de esta acción. También, es triste la postura del Síndico Municipal, no obstante ser una figura electa a través de voto directo,  ha sido figura decorativa del cabildo, ya que participa con su voz en temas sin importancia y se oculta en el silencio, en los  temas importantes, esto hay que puntualizarlo…

 

 

ABELARDO VAENZUELA HOLGUIN

abelardovalenzuelah@gmail.com

 

 


QUÍTATE LA MÁSCARA. 2ª. DE 3 PARTES

De Nuestros lectores

 

 

 

 

Luis Villegas Montes

 

 

Reniego de esa noción maniquea de la historia que está empeñada en ver a Villa como héroe o como villano, así a secas, sin el matiz necesario para entender al hombre en su tiempo y en su circunstancia. En tanto la homosexualidad de Abraham Lincoln es un tema que continúa abierto a debate en los Estados Unidos (y a nadie se le ha ocurrido censurar estos esfuerzos de investigación académica seria o cuestionar su licitud o su ética), plantearse en voz alta el tema de la homosexualidad de Emiliano Zapata es una especie de pecado civil (por decirlo de algún modo); solo porque en el torcido imaginario de nuestra historia, los héroes deben ser “buenos, buenos”; y los “malos”, “malos, malos”. Absurdo.

 

Todavía recuerdo el placer de leer a Jorge Ibargüengoitia (prematura y dolorosamente muerto en un famoso accidente de aviación) en su narrativa de manufactura impecable -y lucidez implacable- sobre la realidad histórica de nuestro país, al amparo de una burla que, de fina, parecía no verse. Novelas como “Los pasos de López”,1 “Maten al León”2 o “Los relámpagos de agosto”,3 dan fe de mis palabras; y de la avidez con que emprendí la relectura de la historia mexicana sin olvidar las enseñanzas de mi abuela Esther, pero preguntándome a cada rato dónde empezaba la ficción y dónde terminaba la realidad.

 

Pero vayamos con Juárez. En la citada obra, “Juárez. El mito de la legalidad”,4 su autora nos recuerda, inclemente, los yerros, equívocos y desatinos jurídicos, así como las debilidades morales, de los que el Benemérito fue protagonista.

 

Una de las primeras manifestaciones palmarias de su falta de respeto al orden constitucional, fue el intento del Presidente Benito Juárez (que ya no lo abandonaría jamás) de fortalecer al Poder Ejecutivo en detrimento de los otros dos poderes. En 1860, el 6 de noviembre, desde Veracruz, expidió  la convocatoria para las elecciones de Presidente y Congreso de la Unión, a llevarse a cabo el 1er. domingo de enero del siguiente año; sin embargo, el 4º. de diciembre, argumentando que tenía facultades extraordinarias, modificó el artículo 34 de la ley electoral del 12 de febrero de 1857, para permitir, entre otras cosas, que los miembros del clero pudieran ser electos diputados, pese a que existía una prohibición expresa en el artículo 56 de la Constitución en vigor (la de 1857):5 “Para ser diputado se requiere: (…) no pertenecer al estado eclesiástico”.

 

No conforme, el 23 de febrero del mismo 1861, a través de un Decreto firmado por el Secretario de Relaciones Exteriores, Francisco Zarco, el Presidente Juárez determinó las atribuciones que tendrían las secretarías de Estado; no habría habido problema alguno de no ser porque esta atribución correspondía de acuerdo al artículo 86 de la Carta Magna, al Congreso:6 “Para el despacho de los negocios del orden administrativo de la federación, habrá el número de secretarios que establezca el Congreso por una ley, la que hará la distribución de los negocios que han de estar á (SIC) cargo de cada secretaría”.

 

A esto hay que agregar que si bien de acuerdo al artículo 85, fracción XIII, de la misma Constitución, era obligación del Ejecutivo: “Facilitar al poder judicial los auxilios que necesite para el ejercicio espedito (SIC) de sus funciones”; eso no autorizaba al titular de dicho órgano a ordenar que la Secretaría de Justicia fuera la encargada de concederle fondos; no contento con eso, de la subordinación económica se pasó al control político; de hecho, en la sesión del Congreso del 26 de junio de 1861, el diputado Montes denunció: “La falta de independencia que hay en el Poder Judicial, mientras intervenga el gobierno en su paga y en la destitución de sus funcionarios”.7

 

A pesar de que el Ejecutivo no tenía atribuciones para redactar las leyes orgánicas o reglamentarias de la Constitución (facultad formal y materialmente legislativa), el Presidente Juárez, argumentando las facultades de que se hallaba “investido”, decretó el 15 de abril de 1861 la Ley Reglamentaria del artículo 3 constitucional (en materia de educación).8 Y en este mismo sentido, otra atribución que de acuerdo a la Constitución pertenencia al Congreso y que fue constante y progresivamente asumida por el Titular del Ejecutivo, fue la redacción de los códigos.9

 

Con todo lo grave que se quieran ver, las anteriores no eran sino transgresiones a la letra y el espíritu de la Constitución de 1857; sin embargo, Juárez incurriría en vicios aún peores, cuyas secuelas (polvos de aquellos lodos) perduran hasta nuestros días.

 

Continuará…

 

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 

1 IBARGÜENGOITIA, Jorge. Los pasos de López. Joaquin Mortiz. México. 1987.

2 IBARGÜENGOITIA, Jorge. Maten al León. Joaquin Mortiz. 2ª. reimpresión. México. 1994.

3 IBARGÜENGOITIA, Jorge. Los relámpagos de agosto. Joaquin Mortiz. México. 1991.

4 SÁENZ PUEYO, Carmen. Juárez. El mito de la legalidad. 1ª. reimpresión. Universidad Nacional Autónoma de México. México. 2014.

5 SÁENZ PUEYO, Carmen. Op. cit. Pág. 38.

6 SÁENZ PUEYO, Carmen. Op. cit. Pág. 39.

7 SÁENZ PUEYO, Carmen. Op. cit. Pág. 45.

8 SÁENZ PUEYO, Carmen. Op. cit. Pág. 54.

9 SÁENZ PUEYO, Carmen. Op. cit. Pág. 59.



La desobediencia civil electoral

De Nuestros lectores

 

 

 

Jaime García Chávez

 

 

 

¿Se puede emplear la desobediencia civil con fines electorales? Pienso que sí, por tanto se puede hacer pública la voluntad de llamar a no votar por partidos o candidatos, más en un momento de crisis del sistema de partidos existente en el país. ¿Qué podemos hacer, además, con candidatos como Carlos Gerardo Hermosillo Arteaga, aspirante del PRI a ocupar el cargo de diputado federal en la próxima legislatura del Congreso de la Unión? Quedarse impasible no es, para nada, expresión de responsabilidad cívica frente a la sociedad y el cuerpo electoral, más cuando en su contra hay actores sociales que luchan contra la escandalosa corrupción política que caracteriza al gobierno de César Duarte y sus operadores financieros, entre los cuales está no nada más el secretario de Hacienda, que se encuentra en conflicto de intereses, sino un candidato que de ganar se cobijaría con el fuero para alcanzar impunidad.

 

Va de historia:

 

El pasado 23 de septiembre de 2014 los denuncié ante la Procuraduría General de la República (PGR) por hechos tipificados en el Código Penal Federal y particularmente por peculado, enriquecimiento ilícito, ejercicio abusivo de funciones, uso indebido de atribuciones y facultades y los que pudieran resultar de la investigación que actualmente se lleva a cabo, con la lentitud que dicta el pacto de impunidad con el que se cobijan los hombres del poder actualmente.

 

En realidad la nominación de Hermosillo Arteaga tiene, al menos, tres finalidades que pretende consolidar la tiranía de César Duarte: cubrir de impunidad, vía el fuero constitucional, a su socio en negocios turbios; responder con arrogancia superlativa a un reclamo de justicia (“el poder es para poder”) y consolidar por esa ruta una avanzada en un distrito marcado fuertemente por la presencia de la criminalidad organizada y los jugosos negocios que se atan y desatan con la presencia del narcotráfico. No olvidemos que el Distrito Noveno electoral federal tiene características muy especiales: rural, étnico, impenetrable en muchas de sus áreas e integrante fronterizo del llamado “triángulo dorado” con Sinaloa y Sonora.

 

Una desobediencia civil bien cimentada encuentra su justificación precisamente en la defensa de los principios del orden constitucional, vale decir del Derecho con mayúscula. Mucho se ha escrito sobre el tema y no viene al caso hacer una reseña de textos, pero sí, a manera de recapitulación, lo que el filósofo John Rawls dijo de la misma y, permítanme esquematizarlo: se trata de 1) un acto público, 2) no violento, 3) consciente y político, 4) contrario a la ley, y 5) con el propósito de ocasionar un cambio en la ley o en los programas de gobierno. El autor hace sus consideraciones partiendo de observar una sociedad casi justa, bien ordenada, en la que, a pesar de ello se dan graves violaciones a la justicia. Imaginen ustedes el gran valor que la desobediencia cobra en sociedades profundamente injustas, desordenadas y en las que la justicia es una simple caricatura, como es el caso de México.

 

En este contexto el dilema que se presenta es más que claro: quien vota por un corrupto político, como Hermosillo Arteaga, indirectamente fortalece la corrupción política. Quien está consciente de esa corrupción y no la denuncia para que se traduzca en actos, como llamar a no votar por el candidato en concreto, termina destruyendo su propia relación ética con la comunidad y la sociedad. Se trata de un dilema con opciones contrastantes, pero no solo, también que entrañan el adoptar una conducta cívica para fortalecer el orden justo, no dejándole paso a las graves violaciones y que desde luego –lo quiero enfatizar– entraña riesgos personales. En el caso que me ocupa, transgredir una norma es ir en contra de una disposición que establece la ley y correr, por tanto, con todas y cada una de las consecuencias. No es como sucede con las transgresiones de los corruptos, que van en contra del Derecho a sabiendas de dos cosas: que en México reina la impunidad y que el crimen se paga con cargos públicos, en este caso la posibilidad de ocupar una curul, tener fuero y hacer, de esa manera, naufragar definitivamente nuestro país.

 

Esta desobediencia civil es darle rostro, con nombre y apellido, a esta propuesta; llamar públicamente a no votar por Hermosillo Arteaga y, llegado el caso de que se proceda penalmente en contra quienes la sustentan y patrocinan, la sociedad tenga la oportunidad de echar a la balanza, por un lado, el peso de la libertad ciudadana y la justicia y, en el otro, la corrupción que la tiranía pretende fortalecer. Después de eso, sacar las lecciones posibles, en particular el valor que se le da a los principios constitucionales por el poder establecido. La prisión sería el mejor reconocimiento a la dignidad.

 

Finalmente, ¿qué se quiere? Es muy sencillo: cambiar la ley, la política que hunde al país, no permitiendo que alcance el título de representante popular una persona que tiene deudas pendientes con la sociedad.

 

Ojalá y fuéramos muchos los que nos sumemos a la desobediencia. Ojalá lo hagamos como un día lo propuso para su pueblo Nelson Mandela y conquistar una sociedad integrada y democrática. Basta un puñado para lograrlo.

 

http://jaimegarciachavez.mx/?p=2789
 


QUÍTATE LA MÁSCARA. 1ª. DE 3 PARTES

De Nuestros lectores

 

 

 

Luis Villegas Montes

 

 

 

Ni modo, sí se me “pegó” uno de los libros que no podían dejar de pegárseme; se llama: “Los aires difíciles”1 y es de Almudena Grandes; al igual que el anterior (“Malena es un nombre de tango”2), tonteando en el aeropuerto, ahí estaba, solito, sin nadie que reparara en él. Anunciado en la red, no encontré otro de los imperdibles: “Hombres buenos”, del también español Arturo Pérez Reverte, del que solo conozco su título y que con uñas afiladas “lo estoy cazando”. Sin embargo, ya puestos, me traje otros tres: “Juárez. El mito de la legalidad”,3 “Reforma constitucional y control de constitucionalidad. Límites a la judiciabilidad de la enmienda”,4 y “La guerra apasionada. La historia narrativa de la Guerra Civil Española”.5

 

          Estos párrafos iban a llevar por título: “El Benemérito”, pues de él se ocupan casi en su totalidad, pero no; en “Quítate la máscara” quedó. Quítate la máscara por dos y hasta tres razones. La primera, porque esa es la pretensión inicial de estas líneas, hacer una reflexión junto con la querida lectora y el apreciable lector (ahí la llevamos, ya vamos en 47 lectores constantes y sonantes) de ese mito llamado: “Benito Juárez”; la segunda, porque ese desenmascararlo a él puede llevarnos a desenmascarar a otros muchos, beatificados por los aires paganos de la historia oficial; y tercero, porque ahora que me perdí, no resistí la tentación y me compré una máscara de “El Santo”, uno de mis héroes infantiles, y no me la quité en tres días; lo que llevó a María a poner el grito en el cielo y a clamar, vía Skype: “Yaaaa, papaaaa, por favor, ¡quítate la máscara!”.

 

Pero entremos en materia. El libro de Juárez lo compré con intenciones aviesas, debo de confesarlo. Con el Benemérito tengo una relación difícil, pedregosa; me imagino que lo que piense de él, a él le tendrá perfectamente sin cuidado (encaramando para siempre en el pedestal inalcanzable donde lo tiene el panteón de nuestros próceres) y mis palabras le harán lo que el viento a su sombrero… ¡nada!

 

En cambio a mí, me “enmuinan” un montón de cosas. Con decirles a ustedes que, en mi humilde opinión, Ahí fue donde se nos empezaron a torcer las cosas como Nación y a ponerse de cabeza nuestra orientación moral y legal; y el norte se volvió sur y el este oeste.

 

Me explico: Juárez es el paradigma de la legalidad y del orden. De uno a otro confín del planeta y del Polo Norte al Polo Sur (si los pingüinos leyeran un poco), todo mundo conoce y salmodia su célebre frase, el “apotegma juarista” por excelencia (tuvo varios): “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. El alcance y el sentido de la frase son muy claros; tanto, que ni siquiera merecen ser glosados. Los tiros van por otro lado.

 

No se trata de qué se dijo; se trata de quién lo dijo. Y es que, teniéndolo tan claro en su cabeza (de impecable “partidura” a un lado -si hemos de creer en todos los retratos que lo representan, en uno más feo que en otros-), llama la atención que, en el terreno de los hechos, a Juárez la regularidad jurídica lo haya tenido más bien sin cuidado.

 

Antes de proseguir y señalar de manera concreta unos pocos, pero ilustrativos ejemplos, es necesaria una aclaración: No soy “antijuarista”; y no lo soy por una razón muy simple: Me da “güevita”. No le hallo sentido. Me da flojera y me parece terrible que no podamos discutir sin desmayos los claro-oscuros de los insignes personajes de nuestra Historia Patria. Me parece una abominación que ensalzar a Cortés, a Iturbide o a Porfirio Díaz, en sus grandes, enormes, aciertos, sea todavía motivos de sonrojo y franco horror para algunos académicos trasnochados que continúan (y continuarán) diciendo o escribiendo estupideces del tipo de: “Los españoles vinieron a conquistarnos”; o dislates aún peores, como culpar a la Iglesia Católica de todos nuestros males (como si los gringos no hayan tenido que ver en la inmensa mayoría de las calamidades que nos agobian y en las taras que nos tienen así, inermes, postrados y pobres… en los arranques del Siglo XXI, siendo un país tan inmensamente rico).

 

Continuará…

 

 

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

1 GRANDES, Almudena. Los aires difíciles. Colección: Andanzas. 1ª. Reimpresión de la 26ª edición. TusQuets. México. 2009.

2 GRANDES, Almudena. Malena es un nombre de tango. Colección: Andanzas. 2ª. Reimpresión de la 26ª edición. TusQuets. Argentina. 2014.

3 SÁENZ PUEYO, Carmen. Juárez. El mito de la legalidad. 1ª. reimpresión. Universidad Nacional Autónoma de México. México. 2014.

4 FERREYRA, Raúl Gustavo. Reforma constitucional y control de constitucionalidad. Límites a la judiciabilidad de la enmienda. Porrúa. México. 2011.

5 WYDEN. Peter. La guerra apasionada. La historia narrativa de la Guerra Civil Española. Martínez Roca. España. 1983.

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 1070

 

Gotera

    Ya tenemos todo.
    El país por mitad entre los que llenan la panza y los que no.
    Las riquezas naturales otra vez en manos extranjeras y de mexcaníbales.
    La esclavitud de millones de indígenas y mestizos en el campo.
    El terror disfrazado de delincuencia común.
    La mordaza del desempleo, cuando no la muerte, a los voceros periodísticos.
    Hasta le han echado ojo al agua para ponerla precio de gasolina. -para remedo y gloria de Santa Anna ventanero-
    Todo, como hace 100 años...para la cuña del mismo palo.(o, los caballos de allá mesmo).


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

LAS INSEGURIDADES COMO FORMA DE CONTROL

Víctor M. Quintana Silveyra

 

Después de todo puede que para algunos no sea un fracaso el que en este país no se incremente de manera real el poder adquisitivo del salario. Que se generen mucho menos empleos de los que se necesitan. Que muchos de quienes disfrutan de un empleo formal estén en la cuerda floja del despido. Que en muchas familias tengan que tener dos o más chambas el padre y la madre para salir adelante.

Para esos mismos tampoco será un fracaso que en algunas poblaciones la gente no pueda salir de casa después que oscurece por temor a los delincuentes. O que se suspenda toda actividad comunitaria organizada acatando órdenes de quienes controlan la región. O que no se pueda hacer presente otra organización que la tolerada o aprobada por los señores de la guerra.



Más Palabra

La Nota Nostra

Las prioridades

 

Ramón Quintana Woodstock

 

Pocas veces la vi planeando ir a fiestas, creo que cuento con los dedos de las manos esas ocasiones especiales. Las veces que acudió, fueron a un bautismo o baby shower, aunque nunca la acompañé a ninguna reunión sabía que habría convite porque desde varias horas antes desfilaba por la pequeña finca de adobe con la cabeza rara. Algo muy similar a Doña Florinda, la chompa era una enorme madeja de tubos, y todavía encima se colocaba una pañoleta, era un ritual largo y tedioso, al menos yo lo miraba de tal forma, ya que se postraba frente al espejo y con los brazos siempre arriba se colocaba uno a uno los artefactos cilíndricos. previamente los había sacado de un veliz rectangular, color café caoba, donde celosamente los guardaba. Dentro del mismo contenían tubos para el pelo de distintas denominaciones, grandes, chicos y unos enormes. -¿te dije que  yo tenía una trenzota? Cada vez que había oportunidad no dejaba de recordar que en sus días mozos su cabello fue largo, negro y abundante. No me tocó ver esa etapa, todavía no nacía, pero de la etapa en la que me centro, mi madre -calculo- que tendría unos 35, hablo del tiempo de arreglarse la cabeza.

 

Más nota

Mediometro

Son casi 28 mil millones, entre la deuda que dejó el anterior gobernador y el actual ¿Dónde quedaron?
Ya fueron convertidos en ranchos y edificios
Mienten José Reyes Baeza y la SHCP
Se los repartieron los del club
Los gastaron en despensas electorales
No existe tal; César Duarte tiene razón
Serán fondo para el banco social-particular
Será capital para invertir en el Fraking
Se fueron a la campaña de Peña Nieto
     Resultados

DesdeJuárez

¿Por qué la tarea de mi hijo es ver la tele? SEP, TV y redondeo

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Juan Hernán: Papá, tenemos que llegar rápido a la casa para hacer mi tarea.

Yo: ¿Pues qué te dejaron de tarea?

JH: Ver la tele.

Yo: ¿Ver la tele?¿Por qué? Ni tele tenemos.

JH: Si tenemos, papá, es donde pones las películas, los videojuegos y mi hermano ve caricaturas.

Yo: Muy bien. ¿Qué tienes que hacer?

JH: Ver un programa de televisión y tomar notas al respecto.

Yo: Pero nunca ponen nada bueno en la TV. Hasta los canales interesantes se han vuelto aburridos. El de historia habla de extraterrestres, el de animales de mascotas, el de música pasa cualquier cosa menos música y los de películas te restringen mucho el horario, por eso vemos películas y videos por internet. ¿No puedes hacer tu trabajo de Netflix o Youtube?


Mas Juárez

chileKNqueso

Pontifexromano

 

Francisco Flores Legarda


“Si la yegua y el caballo se comprenden,
no les importan las fallas del camino."

Jodorowsky


Los insultos de cantina de los que han sido objeto personajes de la vida pública de origen judío, son un síntoma epidérmico cuya denuncia no ha sido suficiente para abrir un debate exploratorio de las vísceras de la intolerancia y el racismo.

Hay situaciones “estructurales” más allá de lo anecdótico, como es la condición de los jornaleros, dos millones de mexicanos que se desplazan de sus pueblos de origen a realizar labores agrícolas en otros estados de la república (http://www.jornada.unam.

mx/2015/04/06/politica/

016n1pol), recibiendo desprecio y bajos salarios, jornaleros que abandonaron su tierra comunitaria para confinarse en espacios “concentracionarios” después de cumplir su jornada laboral de 18 horas.


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2015, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com