Flash Informativo... [...] No pocos de los que identifico como panistas chihuahuenses, para los cuales era el valiente que luchó contra César Duarte, hoy es el apóstata que osa cuestionar a María Eugenia Campos Galván o a Javier Corral Jurado.../ Jaime García Chávez (Cartas el director)
cabezal
Ciudad Juárez | Dólar: COMPRA:VENTA:Suscribase
Suscribase

Trasfondo

Breve análisis del concurso electoral Chihuahua 2016

 

Carlos Murillo González

Si los resultados no se transforman en los tribunales, de acuerdo a la amenaza del PRI por impugnarlos, la votación del concurso electoral en Chihuahua marca el retorno del PAN a la gubernatura, la mayoría de los municipios y del congreso, además de la primera ocasión de un gobierno municipal, el de Juárez, en manos de un candidato sin partido.


Más Trasfondo

Juego de Ojos

Masacre


Miguel Ángel Sánchez de Armas


Día 1.- Un equipo forense alemán investigó una masacre brutal y los resultados de la investigación comienzan a ser divulgados. Luego de prolongadas y exhaustivas pesquisas en la escena del crimen, los expertos emitieron un informe que ha sido calificado como “escalofriante” por quienes lo han conocido.

“El estudio de los restos, que fueron encontrados en el 2006 y están en muy mal estado, ha revelado que las víctimas fueron golpeadas con objetos contundentes […]. Sistemáticamente sufrieron la rotura de la parte inferior de sus piernas”, sostiene el reporte, en donde se indica que “el estudio de las fracturas que les provocaron antes de morir, indican claramente que [las víctimas] fueron torturadas y/o mutiladas cuando ya estaban muertas”, según trascendió en fuentes de la Academia de Ciencias.


Más Juego de Ojos

 

MarcaPasos

LOS ZAPATISTAS LO VINIERON A JODER TODO HACIA EL 2018


Leobardo Alvarado


Mal día para el México vacuo. ¿Será que es el adiós a la posibilidad de acuerdos en pro de un frente amplio y común para las elecciones del 2018? Como sea, son bienvenidos los zapatistas. Así será el camino por el que habrá de transitar México hacia las próximas elecciones federales en las que se ha de elegir al o la siguiente presidente, hombre o mujer, y quien gobierne a ésta maltrecha nación. ¿Quiénes y cuántos podrán decir que no a defender la tierra? ¿A cuántas personas incluye o deja fuera el discurso contundente que pretenden los zapatistas para esa elección con una candidatura independiente y anticapitalista? De una vez va la pregunta, ¿Y usted, por quién votaría? Quién sabe, pero lo cierto es que los zapatistas han venido a joder su comodidad.


Más MarcaPasos

 

desde
España


¿Se está gestando una nueva Europa?

Germán Gorraiz Lopez

Europa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial) y el colapso económico que se está haciendo visible en los países periféricos y emergentes, previsiblemente acabará generando la desmembración de la actual Unión Europea y el retorno a escenarios ya olvidados de compartimentos estancos y proteccionismo económico.

Origen de la crisis

Factores exógenos: La política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como detonante de la crisis de las subprime de EEUU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras, lo que ha originado la desestabilización económica global y la entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales, dibujándose un escenario a cinco años en el que se podría regresar al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial y posterior finiquito a la globalización económica.
 


Más desde España


Por los caminos de Sancho

México, Sancho y yo


Renward García Medrano


Yo tuve un amigo y maestro, viejo periodista, que no sólo me indujo al oficio, sino que iluminaba con su inteligencia aguda y heterodoxa, los laberintos de la vida del país y del mundo en los dos decenios que nos frecuentamos. Cada semana me reunía a desayunar con don Horacio Quiñones y a veces, con algún invitado. Coincidíamos en mucho, pero teníamos diferencias. Para él era claro que todos los títeres, incluyendo al grueso de los políticos, estudiantes y soldados, eran movidos por las pugnas precoces de la sucesión presidencial, y no por el choque de generaciones y mucho menos de ideologías.

En la huelga estudiantil de 1968, como profesor de la Escuela Nacional de Economía pasaba las noches que podía en la UNAM, al igual que otros y más meritorios amigos, como Lalo y Pablo Pascual, Eliezer Morales o Rolando y Fallo Cordera (Yo no conocía a Woldenberg). Don Horacio no cedía en sus opiniones sobre la marcha de los acontecimientos. La sociedad estaba dividida. Los mayores criticaban a los jóvenes y éstos llegábamos a veces al extremo de la ruptura. La incomunicación inició la debacle de la institución familiar.


Más por los caminos

 

 

 

 

 

  Cartas al Director
Cartas

Envíale una carta al director:

 
Nombre : 
Apellido : 
Email :
Teléfono : 

Su carta al Director

o Comentario:

 
   

UNIDAD SÍ, PERO DE LOS DE ABAJO EN LUCHA CONTRA EL MAL GOBIERNO

De Nuestros lectores

 

 

 

Tomás Oropeza B.



Desde hace varios años México atraviesa una crisis económica, social y política.  Hoy dicha crisis se agudizó por los aumentos  de precios de las gasolinas, diésel, gas y electricidad, los cuales  han repercutido en toda la actividad económica incrementando precios y tarifas de todos los bienes y servicios.

 

Hace unos días EPN dijo que no hay crisis en México, sino “un momento de gran desafío” y poco después aceptó que el país enfrentará una “situación de gran incertidumbre” por la relación con el gobierno de Trump, la devaluación del peso y la próxima renegociación del TLC.

 

A esas circunstancias habría que agregar  que los precios de las  gasolinas y demás energéticos van a subir o bajar casi todos los días; la deportación masiva de mexicanos desde Estados Unidos; la violencia del crimen organizado y del ejército que se han apoderado de grandes regiones del país; el crecimiento de la pobreza y el desempleo, y los escándalos que todos los días revientan por la corrupción de los gobernadores de todos los partidos políticos.

 

Como todo mundo sabe los energéticos son necesarios en la producción y el transporte de mercancías y servicios. Un aumento en los precios de las materias primas provoca aumento en los costos de producción y en los precios, cosa que está sucediendo y continuará ahora de manera redoblada, porque casi a diario variarán los precios de los combustibles de manera diferenciada en las noventa zonas en que se ha dividido el país.

 

Hoy los transportistas reclaman autorización para elevar sus tarifas. Sin pedir permiso la tortilla,  pan,  frutas y verduras, carne, pollo, pescado, las comidas corridas, etc., han subido de precio. También muchos servicios y medicamentos.  Sin embargo  los salarios siguen congelados.  

 

La ola de indignación que surgió en enero por todo el país contra  el aumento de 20 por ciento de los energéticos, repudiando el gasolinazo y exigiendo la renuncia de Peña mostró a todo el mundo el desprecio que siente la mayoría de mexicanos por el huésped de Los Pinos.

 

El repudio contra el gobierno peñista no se ha esfumado.  Por el momento se ha replegado y sin duda volverá a resurgir por las  medidas genocidas  que ahora se están instrumentando contra la economía popular y para beneficiar a las empresas petroleras trasnacionales.

 

Un factor distractor con el que se intentó desviar ese descontento han sido los ataques xenófobos, racistas y clasistas  de Donald Trump contra los mexicanos y la iniciativa de varios partidos, Ongs y personajes como el rector de la UNAM, convocando a la unidad ante el imperio, pero sin cuestionar la desastrosa y entreguista administración de EPN y su gabinete de itamitas.

 

En la marcha  Vibra México, convocada por los ricachones de Mexicanos Primero liderados por el empresario Claudio X. González -un archienemigo de la educación pública y los profesores de la CNTE-  a pesar de la vigilancia sus organizadores  no pudieron evitar que varios contingentes exigieran la renuncia de EPN y el !FUERA PEÑA!  ¡FUERA PEÑA! se oyera con fuerza  en las calles. La manifestación resultó un vibrante fracaso. Quedando claro que trabajadores y explotados no están dispuestos a unirse con un gobierno corrupto que ha vendido los recursos naturales a las compañías trasnacionales petroleras, mineras, agroindustriales, etc.

 

Sabemos que es necesaria la unidad, pero esta debe ser en torno a un programa de la clase trabajadora, los campesinos, mujeres y estudiantes pobres, de los pueblos originarios contra las reformas estructurales implementadas por el gobierno de la burguesía “nacional” e imperialista.

 

Como dice León Chávez Texeiro en una de sus canciones “la Patria no es el amo, la patria no es el juez. La patria son los hijos, la mano que hace el pan, la joven compañera, el joven luchador” (https://www.youtube.com/watch?v=Vp-9FPzos3Y)

 

Es verdad. México está en peligro y para salvarlo es necesario revertir las reformas energética, educativa y laboral, aprobadas por los partidos del Pacto por México y además salirse del TLC.  Construir una fuerza social, bajo la conducción de la clase obrera y sus aliados, para quitar del poder a los sirvientes del capital.

 

 

Tadet Economía

sintesis2008@gmail.com

 

 


¡Qué viva la crítica!, ¡coño!

De Nuestros lectores

 

 

 

Jaime García Chávez

 

 

En estos días me di a un ejercicio, nada del otro mundo, para examinar el trabajo periodístico que realizo a través de las redes sociales, básicamente Facebook y Twitter. Me dio gusto saber que tengo un grupo de lectores asiduos u ocasionales que alimentan las ganas de seguir escribiendo textos para su divulgación. He pasado revista a una buena cantidad de nombres de los que me proporcionan like y también a los comentarios, los más responsabilidad de personas que sé de cierto que existen, que dan la cara, justipreciando aquellos que aun proviniendo de un seudónimo contienen señalamientos dignos de atender. Como es obvio, también hay buenas discrepancias y críticas que procuro tomar en cuenta. Aunque la denostación y el insulto también llegan, sinceramente las hago a un lado para seguir adelante.

 

Esta experiencia me ha dejado buenas lecciones, alentadoras enseñanzas. La escuadra de la porra claro que la tomo en cuenta, pero sin duda es la disputa la que me atrae más porque intelectualmente me autopongo a prueba por lo que se refiere a mi talante y sobre todo a mis argumentos. En ese sentido he sacado algunas lecciones que refrendan viejas convicciones y motivos para procurar ser mejor o más cuidadoso. No sé si siempre lo logro.

 

En un somero muestreo me he percatado de algo que se sabe de cierto: la crítica suele tomarse como un ataque, no se le da ni el espacio ni la dimensión que juega cuando se plantan frente a lo que está haciendo el poder público, los partidos, las iglesias, los políticos con o sin poder y, para compendiar, todos aquellos que por ser figuras públicas están en la mira o escrutinio de quienes escribimos u opinamos. Así las cosas menudean cuestionamientos de este corte: si criticas a un gobernante del PRI, te mueven intereses panistas; si cuestionas la presencia del ejército en la calle, eres aliado del crimen y por esa vertiente suelen inventarse cuestionamientos sin fin y a menudo totalmente inútiles a un diálogo cimentado en la crítica. Criticar no es ofender, como es bien sabido pero escasamente practicado.

 

El notable Octavio Paz, en su ya legendaria obra El laberinto de la soledad sostuvo que la “crítica es una forma libre del compromiso”, y es cierto porque quien la realiza asume que desea hacer las cosas de manera diferente, sobre todo cuando por alguna causa se hacen por afición a la maldad. La crítica no ha fructificado en nuestro país y en general en los dominios que fueron de la España colonialista, por una razón que el mismo Paz señala: no tuvimos Ilustración, esa brillante etapa de las ideas que se asocia a la Europa del siglo XVIII. En lugar de eso, estuvimos 300 años bajo la influencia de un catolicismo tridentino, contrarreformista a grado tal que hoy El Vaticano tiene en México una gran reserva de una iglesia eminentemente clerical, cupular y romana.

 

Claro que muchas cosas han cambiado pero para la crítica no tanto. Pero deseo hablar de lo que veo acendrado en las críticas que fluyen a través de las redes sociales en las que participo. No pocos de los que identifico como panistas chihuahuenses, para los cuales era el valiente que luchó contra César Duarte, hoy es el apóstata que osa cuestionar a María Eugenia Campos Galván o a Javier Corral Jurado. Para estos interlocutores son intocables, nada se les puede decir, y por esa vía descargan su impotencia y su ira. Están en su derecho y como personas los respeto, no así a sus argumentos cuando caen por ese barranco.

 

Quepa en mi descargo que nunca les ofrecí plataforma diferente, es un hecho con sobrada fama pública que mi quehacer político y mis convicciones filosóficas han transitado por rumbos diferentes, y aun contradictorios, sin que eso signifique que no se hayan cruzado caminos y se hayan construido convergencias honradas. Advierto intolerancia, afán panista por quemar incienso a sus ídolos. Que lo hagan es su derecho pero recomiendo que construyan sus argumentos bajo otras perspectivas, y lo deseo sinceramente porque a todos conviene que así fuese. Nadie tiene porque pelearse con la verdad o con el reconocimiento de los hechos tal cual son. De una crítica puntual y certera, todos podemos ganar, aunque sé que estamos lejos de ello, ciertamente porque en nuestra historia no tuvimos críticos que conformaran a fondo la ironía, la burla, el buen humor y todas esas cualidades que enriquecen tanto la vida pública en otros lares del planeta.

 

Pongo tres o cuatro ejemplos de intolerancia panista. El caso de la familia Riggs, que no deja dudas de la corrupción y el tráfico de influencias; señalar que las privaciones de libertad de manifestantes sociales criminalizados son un ejercicio del Estado de derecho en la mañana y en la tarde libertad de presos por la gestión de los diputados Latorre y la inefable Karina Velázquez, el cuestionamiento al errático esquema de comunicación que se basa en un periódico oficial que me recuerda al Pravda soviético, y el silencio, casi sepulcral, a que ha querido reducir el gobierno estatal la denuncia penal ante la PGR en contra de César Duarte de septiembre de 2014.

 

Aquí la intolerancia es que no se admite la disputa y la deliberación. Gustan de la uniformidad y hasta reconvienen una implícita recomendación de que no tenga regusto por la macana para sofocar una legítima insurgencia popular como la que tenemos en Chihuahua. Dicen que es pecado decirle a los gobernantes que las bayonetas sirven para todo menos para sentarse en ellas. Olvidando que el amplio catálogo de pecados que ellos se han auto impuesto (para liberarlos con una simple confesión) para muchos otros y yo entre ellos son simple y sencillamente un ejercicio de crítica libérrima con la cual nos comprometemos en serio con nuestros conciudadanos.

 

 

http://jaimegarciachavez.mx/?p=5975

 

 


Esperando a Trump: La crisis sistémica global y algunos manotazos desesperados

De Nuestros lectores

 

 

 

Jorge Beinstein

 

 

A partir de la victoria de Trump los medios de comunicación hegemónicos han lanzado una avalancha de referencias al “proteccionismo económico” del futuro gobierno imperial y en consecuencia al posible inicio de una era de desglobalización. 

 

En realidad la instalación de Trump no será la causa de esa desglobalización anunciada sino más bien el resultado de un proceso que dio su primer paso con la crisis financiera de 2008 y que se aceleró desde 2014 cuando el Imperio ingresó en un recorrido descendente irresistible.

 

Desde el punto de vista del comercio internacional la desglobalización viene avanzando desde hace aproximadamente un lustro. Según datos del Banco Mundial en la década de los 1960 las exportaciones representaron  en promedio el 12,2 % del Producto Bruto Global, en la década siguiente pasaron al 15,8 %, en los años 1980 llegaron al 18,7 % pero hacia fines de esa década el proceso se aceleró y en 2008 alcanzó su máximo nivel cuando llegó el 30,8 %, la crisis de ese año marcó el techo del fenómeno a partir del cual se produjo un descenso suave que se acentuó desde 2014-2015 (1). La propaganda acerca de que las economías se internacionalizaban cada vez más, condenadas a exportar porciones crecientes de su producción fue desmentida por la realidad desde 2008 y ahora la globalización comercial comienza a revertirse.

 

 

 

 

Pero las dos décadas de globalización acelerada fueron principalmente un movimiento de financierización, de hegemonía total del parasitismo financiero sobre el conjunto de la economía mundial, su centro motor se encontraba en los Estados Unidos, extendiendo sus fortalezas hacia el conjunto de Occidente y el socio oriental Japón. Los llamados “productos financieros derivados”, negocios especulativos altamente volátiles, verdadero corazón del sistema, llegaban en el año 1999 a unos 80 billones (millones de millones) de dólares, aproximadamente dos veces y media el Producto Bruto Mundial, luego esa masa se expandió vertiginosamente y en 2008, un poco antes del desastre financiero tocaba los 683 billones de dólares, casi 12 veces el Producto Bruto Mundial de ese año. Allí alcanzó su techo histórico, creció luego muy poco en términos nominales de tal manera que hacia fines de 2013 llegaba a los 710 billones de dólares (9,3 veces el Producto Bruto Global de ese año), fue el comienzo del desinfle ya que en diciembre de 2015 había caído a 490 billones (6,6 veces el Producto Bruto Global de 2015). La oligarquía financiera había entrado en declinación lo que acentuó su canibalismo interno y sus tendencias depredadoras no solo en la periferia sino también en el centro del sistema.

 

 

 

 

 

A esos procesos económicos se agregó una profunda crisis geopolítica, el expansionismo político-militar del Imperio fue frenado en su principal territorio de operaciones: Asia. Los dos rivales estratégicos de Occidente: China y Rusia, estrecharon su alianza y fueron arrastrando hacia su espacio a grandes, medianos y pequeños estados de la región: desde India, hasta Irán, pasando por las naciones de Asia Central. Los recientes giros de Turquía y Filipinas alejándose de la influencia norteamericana y acercándose al espacio chino-ruso marcan desde el Mar Mediterráneo y desde el Océano Pacífico, en los dos extremos geográficos de Eurasia, el declive de la dominación periférica del imperialismo occidental. El fracaso estadounidense en Siria señala el principio del fin de su omnipotencia militar.

 

Sin embargo la decadencia de Occidente no implica el seguro ascenso de los capitalismos de estado ruso y chino como nuevos amos del mundo, la crisis está llegando a China, su crecimiento se va desacelerando, Rusia se encuentra en recesión, ambas potencias son afectadas por la declinación de los mercados occidentales y de Japón, sus principales clientes. Tratan entonces de compensar esas pérdidas extendiendo sus negocios y acuerdos políticos hacia la periferia, especialmente hacia el espacio asiático. Tal vez el más ambicioso proyecto chino sea el de la “Nueva Ruta de la Seda”, gigantesca masa de inversiones en infraestructura y sistemas de transporte terrestre y acuático distribuidas en Asia apuntando hacia la integración comercial del espacio eurasiático,  llegaría a unos 890 mil millones de dólares según Financial Times (2). Esa cifra podría ser comparada con la del Plan Marshall que a valores actuales representaría cerca de 130 mil millones de dólares, China estaría empujando hacia esa zona inversiones equivalentes a más de seis planes Marshall.

 

El problema es que todas esas economías que China busca integrar están siendo golpeadas por la crisis, la caída de los precios de las materias primas deprime al conjunto de la periferia, acorralan a Rusia, a Irán, a las repúblicas centroasiáticas… mientras Europa declina.

 

La crisis es global, obedece a la dinámica del capitalismo como sistema planetario, a su degeneración parasitaria que degrada tanto a los países centrales como a los periféricos, emergentes o no. América Latina es ahora víctima de esos cambios.

 

En su repliegue hacia el patio trasero histórico imperial los Estados Unidos vienen allí ejecutando una estrategia flexible y arrolladora de reconquista y saqueo que en unos pocos años ha conseguido desplazar a los gobiernos de Honduras, Paraguay, Brasil y Argentina, acorralar a Venezuela y  poner de rodillas a la cúpula de la insurgencia colombiana. Sin embargo esa reconquista se produce en el marco de la crisis económica, social-institucional, cultural y geopolítica de Occidente que lleva hacia el pantano a los regímenes lacayos del continente. Las victorias derechistas en Paraguay, Argentina o Brasil anuncian profundas crisis de gobernabilidad, donde sus “gobiernos”, en realidad bandas de saqueadores, generan con sus acciones grandes destrucciones del tejido económico e inevitablemente el ascenso de protestas sociales masivas y crecientes. Dicho de otra manera, la actual arremetida derechista no es el comienzo de la reconversión colonial de la región, de la instauración de un nuevo orden elitista sino de una etapa de desorden, de rebeliones populares amenazando a las élites dominantes.

 

Mientras tanto la desglobalización sigue su curso, las élites dominantes del planeta buscan desesperadamente preservar sus posiciones, acentúan sus disputas internas, empiezan a producir salvadores pragmáticos de todo tipo. Así es como ha irrumpido un personaje grotesco como Donald Trump buscando combinar xenofobia, concentración de ingresos, reindustrialización y recomposición del esquema geopolítico global. O los neofascismos europeos emergentes y los ya instalados en América Latina. Se trata de tentativas ilusorias de recomposición de sistemas decadentes profundizando al mismo tiempo el saqueo, dinámica parasitaria ya vista a lo largo de la historia humana acompañando, acelerando las declinaciones imperiales.

 

Jorge Beinstein

 

Jorge Beinstein: Economista argentino y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Notas

(1) World Bank, “World development Indicators”, 17-11-2016.

(2) James Kynge, “How the Silk Road plans will be financed”, Financial Times, May 9, 2016.

 

Copyright © Jorge Beinstein, Global Research, 2016

 

 


¡FUERA PEÑA!

De Nuestros lectores

 

 

 

 

Tomás Oropeza Berumen

 



La rebelión popular que vive el país desde el 1° de enero por el incremento en el precio de las gasolinas y el Diesel hasta en un 20 por ciento junto con el gas y la electricidad y la amenaza de que en febrero seguirán subiendo, se mantiene y sigue creciendo en todo México. Y el ¡Fuera Peña! es la demanda más pronunciada.

 

Desde Mexicali, BC, donde 40 mil manifestantes sumaron a su repudio contra el gasolinazo al gobernador Kiko Vega y su intento por privatizar el agua, hasta Tapachula, Chiapas, la indignación contra el gobierno peñista y las reformas estructurales privatizadoras, se han convertido en un gran movimiento social espontáneo que sigue creciendo incontenible, mientras el país se hunde en una crisis capitalista sin precedentes.

 

Enrique Peña Nieto está moviendo a millones de mexicanos, pero en su contra. Y en las manifestaciones en todos los estados, bloqueos, tomas de casetas, gasolineras, instalaciones de Pemex y asambleas populares el ¡FUERA PEÑA! y el rechazo al aumento de los combustibles y la actual política económica son el común denominador.

 

Las consecuencias del gasolinazo han comenzado a sentirse en los precios de productos y servicios de todo tipo, pues los energéticos constituyen una materia prima en los procesos productivos y el transporte. Por ello el  tortillazo y aumento del transporte público y todo tipo de mercancías y servicios será incontenible y provocará mayor miseria popular y pauperización de la diezmada clase media. Y con ello una mayor caída del nivel de consumo, desempleo y estancamiento económico. Por cierto el Fondo Monetario Internacional (FMI) donde se fraguó la actual política económica neoliberal advirtió que el crecimiento de México será apenas de 1.7 % en este año y de 2% el próximo.

 

El pretexto para subir los energéticos, el supuesto aumento en el precio internacional del petróleo y la gasolina, ha resultado una vil mentira que muy pronto quedó evidenciada. Según el diario La Jornada (07.01.17) el Departamento de Energía de EE.UU.,  reportó que en la región de Houston en 2016 se registraron los precios más bajos desde el año 2004, con un costo de 2.14 dólares por galón (3.78 litros), unos once pesos por litro al tipo de cambio de 20 pesos por dólar.  Según la Administración de Información Energética gringa el precio de la gasolina disminuyó el año pasado 12 por ciento respecto al 2015 (29 centavos de usd).  Información que el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, oculta para mentirnos a todos todos al decir que “Lisa y llanamente la gasolina se volvió más cara en el mundo”.

 

Lo que niegan el gobierno de Peña Nieto, es que el aumento de la gasolina es resultado de la aplicación del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) que es de 3.16 pesos por litro y eso más el IVA arrojan un aumento de  4 pesos 30 centavos por litro de gasolina magna la más utilizada por los automovilistas. Para el Diesel usado por los campesinos y transportistas, 4.73 pesos y para la gasolina usada por la gente adinerada, la Premium 3.64 pesos. A los pobres se les cobran mayores impuestos. Así el gobierno busca sacar de los bolsillos del pueblo trabajador  el 40 por ciento de los  recursos que le exprimía a  PEMEX, la gallinita de los huevos de oro sacrificada para beneficiar a las petroleras transnacionales Exxon Mobil, Shell, BHP Billiton, Petrobras, y varias más.

 

Peña Nieto también miente cuando dice que estos aumentos no son resultado de su política y  reforma energética que puso en manos de los monopolios trasnacionales y mexicanos el oro negro pues deliberadamente se abandonaron las refinerías donde se producía la gasolina, gas y diesel que consumimos para luego importarla de USA principalmente.

 

Hoy el gobierno de Peña enfrenta una grave crisis política, mayor aún que la producida por el asesinato de estudiantes y el secuestro de 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014, misma que se suma a la actual.

Pues luego del levantamiento popular espontáneo contra el gasolinazo y ante el fracaso del PRI y el gobierno en sembrar temor mediante los saqueos de comercios a cargo pandilleros,  policías y militares vestidos de civil, el movimiento ha seguido creciendo, como lo demuestran las manifestaciones que continúan y la convocatoria a realizar un PARO NACIONAL para el 31 de enero.

 

En un intento por echar agua al fuego, Peña causó  mayor indignación con su Plan para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, que no convenció ni a los siempre beneficiados por su gobierno, los ricachones agrupados en la CONCAMIN. También la Conferencia del Episcopado  Mexicano le dio la espalda y repudió el gasolinazo. Y hasta el PRD está llamando a movilizaciones.

 

Pero es abajo, entre el pueblo explotado y harto de tanta injusticia donde ha surgido la conciencia de que no es posible seguir soportando a Peña Nieto y su gabinete de tecnócratas neoliberales del ITAM. Y que ya es hora de que estos Chicago Boys se vayan y las reformas privatizadoras sean revertidas.

 

Urge encauzar el movimiento popular, obrero, campesino, estudiantil y al mismo tiempo que se lucha construir un programa para generar una gran fuerza que revierta las reformas privatizadoras y defienda al México proletario y popular ante un gobierno vendepatrias como el de Peña.

 

Estas son algunas de las demandas que se pueden leer en las pancartas, mantas y volantes de quienes en las calles y codo a codo escenifican la actual rebelión anti neoliberal, que en los hechos es ya una incipiente lucha contra el Estado y el sistema capitalista y que podría evolucionar hacia una lucha por un cambio social:

 

Abajo el precio de la gasolina, diesel, gas y electricidad;  control de precios de los bienes y servicios de consumo popular;  aumento general de salarios; reforma fiscal progresiva (que paguen las grandes empresas) y los ricos;  re nacionalizar el petróleo; fuera las compañías mineras depredadoras; no a la privatización del agua;  abajo la reforma educativa privatizadora;  regreso del ejército a los cuarteles y la disolución de los cuerpos represivos.

 

Por la presentación de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y castigo a los responsables de ese crimen de Estado; libertad para los presos políticos.

 

Estas son las demandas más mencionadas. Hay otras muchas de carácter local y sectorial, que exigen solución. Todo parece indicar que la correlación de fuerzas ha comenzado a cambiar y el pueblo está tomando conciencia de que sólo con la lucha organizada y tenaz podrá cambiar el rumbo del país.

 

Es necesario democratizar y fortalecer las organizaciones sindicales y populares, crear nuevos instrumentos de lucha: comités obreros, brigadas que propaguen las ideas críticas al sistema; la prensa obrera y  revolucionaria; asambleas de barrio, de escuela, grupos de autodefensa popular, policías comunitarias, etc. para llevar adelante la lucha y evitar que decaiga el ánimo o que los partidos de la burguesía se monten en la ola rebelde.

 

 

Tadet economía

sintesis2008@gmail.com

 

 

 

 


¿NO QUE NO? O DE LIBROS Y DE FE. 2ª. DE 3 PARTES

De Nuestros lectores

 

 

 

Luis Villegas Montes

 

 

Si ya leyó usted la saga de Carlos Ruiz Zafón que empezó con “La sombra del viento”,1 debe de leer “El laberinto de los espíritus”.2 La novela es buena sin ser matadora; en mi opinión hay que leerla por la simple razón de que uno quiere saber cómo acaba ese desmoche de cuatro entregas, pero yo sentí “forzadita” la trama; lograda sólo por la maestría del autor. Dijo Adolfo cuando le comenté que mi atado de libros la incluía: “Cuando me dijiste que la traías, sentí ganas de llorar”.

 

Por lo que hace a “Retrato de un hombre inmaduro”, “Así empieza lo malo”, “No es el fin del Mundo” y “Aurora Boreal”, los puede usted leer… o no, y no pasa nada; novelas intrascendentes, son de esas que, como ya dije, corre uno el riesgo de leerlas en vena de descubridor pero resultan experiencias frustradas. No me gustaron y punto. Allá usted si corre riesgos.

 

Otra cosa fueron “Demencia”, de Eloy Urroz y “Tierra roja”, de Pedro Ángel Palou; escribí en “Adolfo”, y repito ahora: “Me enojé con Volpi, […] me desilusioné de Urroz, odié a Palau”; de Urroz, novelista consumado, esperaba más; la contraportada dice, entre otras cosas: “Dos asesinatos. Tres amigos. Dos hermosas pianistas. Una ciudad enloquecida y una historia trepidante son los ingredientes de este salvaje thriller capitalino […] Novela negra y surrealista, Demencia es el relato alucinado del violinista Fabián Alfaro”. No se aprecia por ningún lado la ciudad enloquecida, ni la historia trepidante, ni el thriller capitalino, ni la novela negra y surrealista, ni el relato alucinado. Es una novela caótica, sin pies ni cabeza; y con un lenguaje, un ritmo y una trama que dejan mucho qué desear. Un fiasco.

 

En tanto que, si Urroz peca de escasez, Pedro Ángel Palou peca de exceso pues “Tierra roja” es más de lo mismo. He leído de él cinco novelas: El dinero del diablo (Planeta, 2009); El impostor, la verdadera historia de Pablo de Tarso: El espía que se convirtió en Apóstol (Planeta, 2012); La amante del guetto (Planeta, 2013); No me dejen morir así (Planeta, 2014); y ahora este bodrio. Tal pareciera que Palou halló la fórmula para escribir novelas: Hace una investigación bibliográfica al tuntún, junta los pedazos, arma una trama completamente insulsa (de misterio, de amor, policiaca, etc.) que pretende vertebrar una narración histórica y ya está. “Tierra roja” no le aporta nada ni a la literatura ni a la historia mexicana y ensalza a lo baboso a Lázaro Cárdenas; otro Presidente que, junto con Juárez, constituyen auténticos campeones del panteón mexicano cuando, de ser justa la historia, deberían ser recordados como lo que fueron: Traidores incompetentes y vendepatrias. No pienso volver a abrir un libro de él en mi vida y, para el caso, de Urroz tampoco. Me imagino que esto no constituye un cataclismo en sus vidas pero estoy hablando por mí.

 

Así llegamos a “Examen de mi padre” de Jorge Volpi. En algún lado he escrito que, para mí, Volpi es uno de los mejores novelistas mexicanos contemporáneos; y este libro suyo lo retrata como lo que es: Un narrador magnífico. Sin embargo, creo que constituye un fallido ensayo pues aborda temas para los que no tiene el conocimiento necesario o simplemente se dejó llevar por una exuberancia retórica. Lo que es peor, su ateísmo autodeclarado, lo lleva a decir estupideces reverberantes: “Bien entendida, la misericordia provoca que la miseria ajena se introduzca en nuestro corazón, que nos toque, nos perturbe y nos concierna aunque no para sufrir, no para apoderarnos del dolor del otro, no para salvarlo ──como Cristo──. Sino para ponernos en marcha, para actuar, para hacer cuanto esté en nuestras manos para remediar un poco ese dolor que se convierte, al menos por un instante, en nuestro dolor”.3 Sostengo que su ignorancia, o fanatismo antirreligioso, lo trastorna, dado que no hay peor manera de entender la fe cristina que como él lo pretende; En modo alguno la fe cristina es pasiva: Bien entendida, es sinónimo de misericordia y nos convoca -en cierto modo nos exige- ponernos en marcha para hacer cuanto esté en nuestras manos para remediar el dolor ajeno. Es falso que la salvación anunciada por Cristo se limite al llamado de una fe vacía de militancia; la fe cristiana es una invitación permanente para ser y estar en el otro y por el otro en el nombre de Dios. Irreligiosidad e ignorancia que no afirmo yo a lo tarugo, conste; dice él: “En toda religión, el secreto mejor custodiado es que no hay secreto, que dios no existe, que no se ha revelado a los hombres, que no dirige sus actos, que no los observa sin tregua, que no los domina ni los acecha”.4 A lo que volveré más tarde.

 

Otro fallo garrafal del libro es una contradicción gigantesca que desbarata muchos de sus postulados. Volpi “denuncia”, por así decirlo, y se lamenta, de esa reflexión totalizadora que a mediados de los años cincuenta del Siglo pasado intentó compendiar México: “Cuan vacuo suena ahora esa filosofía de lo mexicano que entretuvo a Ramos, Zea o Uranga y que culmina con esa extravagante fantasía que aún se lee obligatoriamente en las escuelas, El laberinto de la soledad! ¡Qué empeño demencial ──o pueril── por establecer lo que nos vuelve típicamente mexicanos, es decir, lo que nos separa de los demás habitantes del planeta! ¿Qué significa ser mexicano, francés, malayo o chipriota? Si somos sinceros, no demasiado: haber nacido y crecido en un territorio particular, tener un pasaporte, haber sido adoctrinado para asumir ciertas ideas por encima de otras y haber copiado, de modo más o menos involuntario, la conductas, costumbres y perjuicios de nuestros padres y vecinos”.5

 

Ni siquiera voy a intentar “defender” (básicamente porque no lo necesitan) a Ramos, Zea, Uranga o -¡ay, Dios mío!- a Octavio Paz; lo que ocurre es que, si partimos de la premisa sustentada por Volpi, lo vacuo de la “filosofía de lo mexicano” y lo demencial -o pueril- del empeño por establecer lo que “nos vuelve típicamente mexicanos”, la generalizaciones que él hace en el transcurso de su escrito caen por su propio peso. En realidad se nos ceñimos a rajatabla a esa premisa, cualquier esfuerzo por hallar una categoría, sobre el nacionalismo, la religión, un modo de ser cultural, etc., resulta vacuo, demencial o pueril, por emplear las mismas palabras del autor.

 

 

Continuará…

 

Contácteme en https://unareflexionpersonal.wordpress.com/, que es la dirección de mi blog; en mi en mi cuenta de Facebook (Luis Villegas Montes) o a través de mi correo electrónico; o bien, síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana.

 

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

 

1 RUIZ ZAFÓN, Carlos. La sombra del Viento. Planeta. México. 2002.

2 RUIZ ZAFÓN, Carlos. El laberinto de los espíritus. Planeta. México. 2016.

3 VOLPI, Jorge. Examen de mi padre. Alfaguara. México. 2016. Págs. 135 y 136.

4 Op. cit. Pág. 209.

5 Op. cit. Pág. 281.

 

 


Carta abierta a Javier Corral

De Nuestros lectores

 

 

 

 

Por Gustavo De la Rosa

 

 

 

Javier Corral ganó las elecciones estatales en Chihuahua presentando facetas nunca antes vistas en un candidato de Acción Nacional: Prometió encarcelar o al menos procesar a César Duarte, entonces Gobernador, y dio la sorpresiva declaración, ratificada en varias ocasiones, de voltear hacia los pobres durante su ejercicio gubernamental.

 

Con estos dos planteamientos, él consiguió los votos de miles de ciudadanos que de otra forma no habrían votado ni votarán por el PAN y sus típicas propuestas, y aunque se le ha visto muy activo en la investigación de Duarte y sus cómplices, en el proyecto de Presupuesto de egresos presentado al Congreso por el secretario de Hacienda se encontraron grandes huecos en la segunda oferta.

 

Esto motivó a la fracción parlamentaria de Morena, representada por Leticia Ortega y Pedro Torres, a expresar que “(se) observa que en el presupuesto, las propuestas de campaña no se están retomando en lo referente al gasto social, ya que lo destinado al rubro es a todas luces insuficiente para atender la problemática”.

 

“El presupuesto destinado a la deuda es nueve veces más elevado que el de Desarrollo Social, y el de Seguridad Pública es 10 veces mayor. Existe solo una partida de 35 millones para (el rubro de Desarrollo Social en) el municipio de Juárez, un territorio que contribuye con el 40 por ciento del PIB del Estado y presenta además de los niveles más altos de violencia y de deserción escolar, mientras que Comunicación Social cuenta con un monto de 2 mil millones de pesos, que en nada contribuye al desarrollo del estado”.

 

Motivado por esto, escribí e hice llegar la siguiente carta abierta a Javier Corral:

Ciudadano Gobernador, esperamos mucho de usted.

 

Esperamos que logre sancionar de alguna manera al anterior Gobernador y a todos sus cómplices que pueda identificar y atrapar; que sepa establecer las prioridades del gasto público en consideración de los pobres de Chihuahua.

 

Fue mucho lo que dijo, y ciertamente la teoría solidaria de su partido tiene en usted un excelente expositor, pero “hechos son amores y no buenas razones”.

 

Es importante reconocer el esfuerzo que está haciendo para lograr procesar penalmente al ex Gobernador César Duarte, es un compromiso que usted contrajo con la ciudadanía; sin embargo hay otra gran esperanza que sembró en la conciencia de los habitantes de este Estado: Usted firmó un cheque de compromiso social y de atención a las grandes carencias sociales, sistemáticamente ignoradas por los gobiernos que lo precedieron.

 

Sabemos que lo dejaron con las arcas vacías, comprometido financieramente y con muy poco margen de maniobra monetaria; imagino que usted pierde el sueño tratando de encontrar una fuente de recursos que le permita desarrollar un buen mandato, orillado a gobernar prácticamente con un presupuesto de crisis, pero aún en las crisis más profundas es indispensable establecer prioridades, y usted repetidamente manifestó que en su ejercicio gubernamental optaría por los pobres.

 

La administración pública no es tan compleja como lo hacen parecer los gobernantes que generan hoyos negros por donde cuelan una buena parte del presupuesto directo a sus bolsillos.

 

Administrar es aplicar adecuadamente los recursos económicos y humanos, lo que implica la decisión de las prioridades, y usted está comprometido con el pueblo de Chihuahua a respetar las necesidades sociales, de los grupos vulnerables, la atención de las víctimas y a hacer funcionar las instituciones para que, como decía Aristóteles, busquen “el mejor bien de cuantos hay”, el bien común. 

 

Si el Gobierno está en crisis, imagine las condiciones en las que viven los sectores depauperados del estado.

 

Son pocas palabras pero grandes esperanzas.

 

 

Gustavo De la Rosa Hickerson

gustavo.hickerson@icloud.com

 

 

 


Estas leyendo de la carta 1 a la 6 de un total de 1242

 

Gotera

     ¡Arriba la chichi!
    ¡Aaaah...carajo! pero que bien se siente hacerla de pedo de vez en cuando, gritar, echar pa'fuera tanto enojo, así unidos, agarrados de la mano.
    Rechula es la protesta, sobre todo cuando sólo se trata de un acto ocasional, claro sin que llegue a descarrilar el muy propio tren de vida. Es como ir de pícnic.
    Cómoda, desestresante y hasta placentera cuando por casualidad es anexada a otra distinta causa y se matan dos pájaros de un sólo tiro. --pos si ya va de viaje, que más da otro paquetito al burro--.
    En este caso el muy natural festejo de la comunidad católica por primer aniversario de la vista de su máximo jerarca; y ya puesto el escenario, a la vez los colgados políticos hacerle fuchi al repunoso viejo ese de Donald.
    Así es decente, prudente  y juiciosa; con la inconformidad allá donde no pasan carros y nadie ve, a nadie se molesta. Ni a Trump ni a Peña.
    No se atenta contra la ley y el orden, la propiedad privada o pública. Como pedir que algo cambie, pero que siga igual.
    ¡Muy bien muchachitos! vengan más y muchas de esas hermosas expresiones de educada furia, parece oirse desde los palacios estatal y federal.
    Así sí la 'vida es bella', déjense los burdos campesinos de menearle al status quo con eso de la toma de casetas y caminos, para lo mismo...que todo siga igual.


Más Gotera


México:
año nuevo,
gobierno viejo

Juan Carlos Martínez Prado

Palabra Mayor

LA ANTEPENULTIMA DE DUARTE

Víctor M. Quintana Silveyra

 

La volvió a hacer. Aunque su sexenio vive sus últimas horas, sigue dando lata. Como el robot de  Terminator I del que ya sólo quedaba una mano con antebrazo mecánico, pero se seguía moviendo para hacer el mal. Así llega César Duarte al final de su gobierno.

Si varias organizaciones de la sociedad civil le impidieron a los serviles diputados imponer la reforma constitucional para crear un sometido Consejo de la Judicatura el jueves pasado, el Congreso vuelve a convocar a período extraordinario para el próximo lunes con ese punto en la agenda. Duarte quiere a toda costa salirse con la suya. Burlase del Pueblo de Chihuahua una y otra vez, hasta el último segundo antes de entregar su agonizante mandato.



Más Palabra

La Nota Nostra

Veneno espumoso

 

Ramón Quintana Woodstock

 

En los atardeceres de mi adolescencia, ya casi para ser adulto gozaba del privilegio de estar parado en la esquina largas horas con los amigos de la vieja periferia, mi mejor amigo era el Tecky (era un motete que significaba Tequila) siempre malgastando el tiempo, como queriendo componer el mundo. No, no éramos diputados, simplemente dos jóvenes en la nada, atendiendo a los problemas lenes que se venían solo los viernes. Los jóvenes de aquel entonces estábamos preocupados por ver donde seria la fiesta y si el salario alcanzaba para la cerveza.

No nos iba mal, siempre había que beber y nunca tuvimos que robar para satisfacer las necesidades primarias. No se en dónde nos perdimos pero de repente ya no había mas esquina, ni cervezas, ni amigos. El barrio cambió o nosotros crecimos, ahora las calles lucen diferentes y los gritos en las noches de verano no son los nuestros, ya no se de dónde salen y dónde se esconden todos los sonidos que circundan mi oxidada calle.

 

Más nota

Mediometro

En el rechazo a Sergio Almaraz como sustituto de González Nicolás en la policía, ¿hay algo más que dudas de su rectitud?
No hay razón probada para el repudio
Es una censura bien justificada
Distracción ante falta de planes de seguridad
Es la guerra corralista por conquistar Juárez
Sólo el intento de acalambrar a Cabada
Se trata de otro 'ahijado' de César Duarte
Injerencia pura en la autonomía municipal
GobEdo ve la paja en el ojo ajeno y no...
Mientras pelean las ejecuciones siguen al cien
     Resultados

DesdeJuárez

Cosa buena, cosa mala

 

Juan Hernán III Ortíz Quintana

Hemos empezado mal.

También bien, pero mal.

Me explico y seré breve.

Por un lado tenemos el hecho de que la ciudad se cae a pedazos, literalmente, se abren boquetes bajo los autos o camiones. Lo he visto con estos malditos ojos que se comerán los gusanos. Otro hecho es que no tenemos una total cobertura de alumbrado público. Otro más, que la policía no alcanza a vigilar  toda la ciudad para proteger a la ciudadanía, por eso tiran tantos cuerpos por las calles, al menos uno al día y eso es terrible. Los servicios de salud, de bomberos, de transporte público, no cubren toda la ciudad.

No son percepciones, son hechos.

¿Por qué sucede esto?


Mas Juárez

chileKNqueso

El ejército y el narcotráfico

 

Francisco Flores Legarda


Las heridas del amor no pueden ser
curadas más que por quien las ha hecho.

Jorodowsky


Los niveles de corrupción entre las filas del Ejército Mexicano se están incrementando hasta convertir a esa institución en la base que sostiene la impunidad que narcotraficantes y criminales organizados reciben para continuar su jornada de violencia e inseguridad en el País.

Cuando el Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León consideró sacar a los militares de los cuarteles para encausarlos en una lucha contra el entonces creciente narcotráfico, la principal reflexión que hicieron analistas e ideólogos fue que la medida podría ser efectiva en el combate a la inseguridad, pero que expondría al Ejército a la corrupción, al enfrentarlos con quienes, de manera ilícita, poseen el capital para comprar conciencias, libertad, impunidad.
 


Mas chileKNqueso

 

 

© Copyright 2017, Arrobajuarez.com.
direccion@arrobajuarez.com